Estrategia estadounidense incrementa las tensiones con China

El acuer­do nuclear de Irán pue­de haber teni­do bene­fi­cios eco­nó­mi­cos impor­tan­tes para Chi­na, que aho­ra podrá incre­men­tar sus impor­ta­cio­nes petro­lí­fe­ras de Irán y sus inver­sio­nes de todo tipo en este país, del cual ya se ha con­ver­ti­do hace tiem­po en el prin­ci­pal socio comer­cial.
Sin embar­go, este acuer­do sig­ni­fi­ca que Washing­ton ya no con­tem­pla una gue­rra pró­xi­ma en Orien­te Medio y esto dará lugar al envío de más tro­pas esta­dou­ni­den­ses hacia el Extre­mo Orien­te. El Pen­tá­gono ya se plan­tea la cons­truc­ción de la mayor base mili­tar esta­dou­ni­den­se del mun­do en Bru­nei. Para Pekín, poner sus fuer­zas arma­das al nivel de esa ame­na­za se con­vier­te des­de aho­ra en una carre­ra con­tra reloj: Chi­na debe estar lis­ta para hacer fren­te a la agre­si­vi­dad de EEUU antes de que este últi­mo esté en con­di­cio­nes de ata­car­la.
Esta posi­bi­li­dad no es sólo una hipó­te­sis leja­na. Como ejem­plo, pue­de citar­se el dis­cur­so del almi­ran­te esta­dou­ni­den­se Harry Harris el pasa­do 31 de Mar­zo en el Ins­ti­tu­to Aus­tra­liano de Polí­ti­ca Estra­té­gi­ca de Cam­be­rra, en el que ame­na­zó a Chi­na con una “con­fron­ta­ción” por la cons­truc­ción de ins­ta­la­cio­nes en islas y arre­ci­fes en el Mar de la Chi­na Meri­dio­nal.
Una “mura­lla de are­na”
Harris acu­só a Chi­na de “cons­truir tie­rra arti­fi­cial echan­do are­na a los arre­ci­fes del coral y pavi­men­tán­do­la lue­go con cemen­to” y dijo que “la ampli­tud y el rit­mo de estas cons­truc­cio­nes plan­tean serias dudas acer­ca de las inten­cio­nes de Chi­na”. Él recha­zó tam­bién las afir­ma­cio­nes chi­nas de sobe­ra­nía “sobre una gran par­te del Mar de la Chi­na Meri­dio­nal” como “incon­sis­ten­tes con el Dere­cho Inter­na­cio­nal”.
Harris mos­tró el com­pro­mi­so de EEUU con el lla­ma­do “giro hacia Asia”, que ha sido pro­mo­vi­do por la Admi­nis­tra­ción Oba­ma. Esto supo­ne que el 60% del poder naval y aéreo de EEUU se con­cen­tra­rá a par­tir de aho­ra en la región de Asia y el Pací­fi­co. El almi­ran­te se refi­rió en este sen­ti­do a la pre­sen­cia de mari­nes, avio­nes y buques de gue­rra esta­dou­ni­den­ses en Aus­tra­lia y la impli­ca­ción de este país en las ope­ra­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas en la región. “Si una cri­sis se pro­du­ce esta­re­mos en mejo­res con­di­cio­nes para res­pon­der rápi­da­men­te”, afir­mó.
Poco des­pués, el pro­pio secre­ta­rio de Defen­sa de EEUU, Ash­ton Car­ter, advir­tió a Chi­na des­de Tokio en con­tra de “infla­mar las dispu­tas terri­to­ria­les” en el Mar de la Chi­na Meri­dio­nal y el Mar de la Chi­na Orien­tal. En decla­ra­cio­nes a medios japo­ne­ses, él mani­fes­tó que “las reivin­di­ca­cio­nes marí­ti­mas de Chi­na incre­men­tan seria­men­te las ten­sio­nes y redu­cen las pers­pec­ti­vas de una solu­ción diplo­má­ti­ca” a los con­flic­tos de la región. Él lla­mó a Chi­na a “limi­tar sus acti­vi­da­des y ejer­cer con­ten­ción”.
En reali­dad, es EEUU el que está pro­vo­can­do ten­sio­nes en la región de Asia y el Pací­fi­co a tra­vés de la crea­ción de su des­plie­gue mili­tar en la región ‑que inclu­ye un nue­vo bom­bar­de­ro fur­ti­vo, sub­ma­ri­nos avan­za­dos cla­se Vir­gi­nia, misi­les de cru­ce­ro anti­bu­que y sis­te­mas de gue­rra elec­tró­ni­ca- y su apo­yo a las reivin­di­ca­cio­nes de paí­ses como Japón o Fili­pi­nas, que man­tie­nen dispu­tas terri­to­ria­les con Chi­na.
Por otro lado, el Pen­tá­gono ha desa­rro­lla­do un plan deno­mi­na­do Air-Sea Battle, que pre­vé ata­ques masi­vos con­tra la Chi­na con­ti­nen­tal des­de bases nava­les y aéreas situa­das en el oes­te del Pací­fi­co, como la de Guam y otras de Japón y Corea del Sur.
EEUU está alen­tan­do la remi­li­ta­ri­za­ción de Japón y las polí­ti­cas del pri­mer minis­tro Shin­zo Abe, que bus­ca expan­dir el Ejér­ci­to del país y poner fin a las res­tric­cio­nes lega­les inclui­das en la Cons­ti­tu­ción apro­ba­da tras la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Abe bus­ca aho­ra “rein­ter­pre­tar” el tex­to cons­ti­tu­cio­nal para per­mi­tir al país embar­car­se en ope­ra­cio­nes mili­ta­res diri­gi­das por EEUU.
Washing­ton tie­ne tam­bién pla­nes para des­ple­gar un sis­te­ma de defen­sa anti­mi­sil en Japón y Corea del Sur que está diri­gi­do con­tra los misi­les nuclea­res chi­nos en la creen­cia que dicho sis­te­ma podría des­truir dichos misi­les cuan­do éstos fue­ran lan­za­dos como repre­sa­lia con­tra EEUU tras un pri­mer ata­que nuclear nor­te­ame­ri­cano. Pla­nes simi­la­res han sido dise­ña­dos para Euro­pa con el des­plie­gue de un sis­te­ma anti­mi­si­les en Polo­nia y otras nacio­nes de Euro­pa del Este fron­te­ri­zas con Rusia.
La derro­ta del BAII
EEUU, sin embar­go, ha cose­cha­do una impor­tan­te derro­ta en rela­ción con el Ban­co Asiá­ti­co de Inver­sio­nes en Infra­es­truc­tu­ras pro­mo­vi­do por Chi­na. Sus alia­dos euro­peos, como el Reino Uni­do y Ale­ma­nia, se han uni­do al ban­co igno­ran­do las obje­cio­nes esta­dou­ni­den­ses, lo cual es una cla­ra mues­tra del decli­ve eco­nó­mi­co y polí­ti­co de EEUU. Esto ten­drá tam­bién con­se­cuen­cias en la región de Asia y el Pací­fi­co don­de otros alia­dos de EEUU, como Aus­tra­lia, Corea del Sur y Tai­wan, han expre­sa­do su deseo de adhe­rir­se a la nue­va ins­ti­tu­ción finan­cie­ra que vie­ne a sim­bo­li­zar el lide­raz­go eco­nó­mi­co mun­dial chino. En reali­dad, en com­pa­ra­ción con el enor­me desa­rro­llo de la eco­no­mía chi­na, EEUU tie­ne poco que ofre­cer.
Bipo­la­ri­za­ción
En reali­dad, las afir­ma­cio­nes de res­pon­sa­bles esta­dou­ni­den­ses sobre la “ame­na­za chi­na” no son más que un mito. Mien­tras que EEUU man­tie­ne alian­zas mili­ta­res con dece­nas de paí­ses en el mun­do, Chi­na no tie­ne bases en el extran­je­ro ni alia­dos de ese tipo en fun­ción de su polí­ti­ca de no ali­nea­mien­to. Sin embar­go, la pre­sión de EEUU lle­va­rá a Pekín a bus­car fir­mes alia­dos y en pri­mer lugar Rusia, que ha desa­rro­lla­do con Chi­na una sóli­da alian­za en tér­mi­nos diplo­má­ti­cos, mili­ta­res y eco­nó­mi­cos.
Recien­te­men­te, el perió­di­co chino The Glo­bal Times recor­dó que “en 2011, Chi­na y Rusia se opu­sie­ron fir­me­men­te a los paí­ses occi­den­ta­les en rela­ción a la cri­sis siria y en 2012 Rusia y Chi­na se enfren­ta­ron diplo­má­ti­ca­men­te a EEUU y Japón al pro­du­cir­se ten­sio­nes por las islas Senkaku/​Diaoyu. En 2014 la cri­sis en Ucra­nia refor­zó la rela­ción estra­té­gi­ca entre los paí­ses. Esto ha dado lugar a lo que la publi­ca­ción chi­na lla­ma “un pro­ce­so de bipo­la­ri­za­ción en la región de Asia y el Pací­fi­co”.
Glo­bal Times con­clu­ye seña­lan­do que “en un momen­to en el que el cen­tro del mun­do está cam­bian­do de Euro­pa al Extre­mo Orien­te, el sis­te­ma uni­po­lar domi­na­do por EEUU está evo­lu­cio­nan­do hacia otro bipo­lar”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: