Estra­te­gia esta­dou­ni­den­se incre­men­ta las ten­sio­nes con China

El acuer­do nuclear de Irán pue­de haber teni­do bene­fi­cios eco­nó­mi­cos impor­tan­tes para Chi­na, que aho­ra podrá incre­men­tar sus impor­ta­cio­nes petro­lí­fe­ras de Irán y sus inver­sio­nes de todo tipo en este país, del cual ya se ha con­ver­ti­do hace tiem­po en el prin­ci­pal socio comercial.
Sin embar­go, este acuer­do sig­ni­fi­ca que Washing­ton ya no con­tem­pla una gue­rra pró­xi­ma en Orien­te Medio y esto dará lugar al envío de más tro­pas esta­dou­ni­den­ses hacia el Extre­mo Orien­te. El Pen­tá­gono ya se plan­tea la cons­truc­ción de la mayor base mili­tar esta­dou­ni­den­se del mun­do en Bru­nei. Para Pekín, poner sus fuer­zas arma­das al nivel de esa ame­na­za se con­vier­te des­de aho­ra en una carre­ra con­tra reloj: Chi­na debe estar lis­ta para hacer fren­te a la agre­si­vi­dad de EEUU antes de que este últi­mo esté en con­di­cio­nes de atacarla.
Esta posi­bi­li­dad no es sólo una hipó­te­sis leja­na. Como ejem­plo, pue­de citar­se el dis­cur­so del almi­ran­te esta­dou­ni­den­se Harry Harris el pasa­do 31 de Mar­zo en el Ins­ti­tu­to Aus­tra­liano de Polí­ti­ca Estra­té­gi­ca de Cam­be­rra, en el que ame­na­zó a Chi­na con una “con­fron­ta­ción” por la cons­truc­ción de ins­ta­la­cio­nes en islas y arre­ci­fes en el Mar de la Chi­na Meridional.
Una “mura­lla de arena”
Harris acu­só a Chi­na de “cons­truir tie­rra arti­fi­cial echan­do are­na a los arre­ci­fes del coral y pavi­men­tán­do­la lue­go con cemen­to” y dijo que “la ampli­tud y el rit­mo de estas cons­truc­cio­nes plan­tean serias dudas acer­ca de las inten­cio­nes de Chi­na”. Él recha­zó tam­bién las afir­ma­cio­nes chi­nas de sobe­ra­nía “sobre una gran par­te del Mar de la Chi­na Meri­dio­nal” como “incon­sis­ten­tes con el Dere­cho Internacional”.
Harris mos­tró el com­pro­mi­so de EEUU con el lla­ma­do “giro hacia Asia”, que ha sido pro­mo­vi­do por la Admi­nis­tra­ción Oba­ma. Esto supo­ne que el 60% del poder naval y aéreo de EEUU se con­cen­tra­rá a par­tir de aho­ra en la región de Asia y el Pací­fi­co. El almi­ran­te se refi­rió en este sen­ti­do a la pre­sen­cia de mari­nes, avio­nes y buques de gue­rra esta­dou­ni­den­ses en Aus­tra­lia y la impli­ca­ción de este país en las ope­ra­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas en la región. “Si una cri­sis se pro­du­ce esta­re­mos en mejo­res con­di­cio­nes para res­pon­der rápi­da­men­te”, afirmó.
Poco des­pués, el pro­pio secre­ta­rio de Defen­sa de EEUU, Ash­ton Car­ter, advir­tió a Chi­na des­de Tokio en con­tra de “infla­mar las dispu­tas terri­to­ria­les” en el Mar de la Chi­na Meri­dio­nal y el Mar de la Chi­na Orien­tal. En decla­ra­cio­nes a medios japo­ne­ses, él mani­fes­tó que “las rei­vin­di­ca­cio­nes marí­ti­mas de Chi­na incre­men­tan seria­men­te las ten­sio­nes y redu­cen las pers­pec­ti­vas de una solu­ción diplo­má­ti­ca” a los con­flic­tos de la región. Él lla­mó a Chi­na a “limi­tar sus acti­vi­da­des y ejer­cer contención”.
En reali­dad, es EEUU el que está pro­vo­can­do ten­sio­nes en la región de Asia y el Pací­fi­co a tra­vés de la crea­ción de su des­plie­gue mili­tar en la región ‑que inclu­ye un nue­vo bom­bar­de­ro fur­ti­vo, sub­ma­ri­nos avan­za­dos cla­se Vir­gi­nia, misi­les de cru­ce­ro anti­bu­que y sis­te­mas de gue­rra elec­tró­ni­ca- y su apo­yo a las rei­vin­di­ca­cio­nes de paí­ses como Japón o Fili­pi­nas, que man­tie­nen dispu­tas terri­to­ria­les con China.
Por otro lado, el Pen­tá­gono ha desa­rro­lla­do un plan deno­mi­na­do Air-Sea Battle, que pre­vé ata­ques masi­vos con­tra la Chi­na con­ti­nen­tal des­de bases nava­les y aéreas situa­das en el oes­te del Pací­fi­co, como la de Guam y otras de Japón y Corea del Sur.
EEUU está alen­tan­do la remi­li­ta­ri­za­ción de Japón y las polí­ti­cas del pri­mer minis­tro Shin­zo Abe, que bus­ca expan­dir el Ejér­ci­to del país y poner fin a las res­tric­cio­nes lega­les inclui­das en la Cons­ti­tu­ción apro­ba­da tras la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Abe bus­ca aho­ra “rein­ter­pre­tar” el tex­to cons­ti­tu­cio­nal para per­mi­tir al país embar­car­se en ope­ra­cio­nes mili­ta­res diri­gi­das por EEUU.
Washing­ton tie­ne tam­bién pla­nes para des­ple­gar un sis­te­ma de defen­sa anti­mi­sil en Japón y Corea del Sur que está diri­gi­do con­tra los misi­les nuclea­res chi­nos en la creen­cia que dicho sis­te­ma podría des­truir dichos misi­les cuan­do éstos fue­ran lan­za­dos como repre­sa­lia con­tra EEUU tras un pri­mer ata­que nuclear nor­te­ame­ri­cano. Pla­nes simi­la­res han sido dise­ña­dos para Euro­pa con el des­plie­gue de un sis­te­ma anti­mi­si­les en Polo­nia y otras nacio­nes de Euro­pa del Este fron­te­ri­zas con Rusia.
La derro­ta del BAII
EEUU, sin embar­go, ha cose­cha­do una impor­tan­te derro­ta en rela­ción con el Ban­co Asiá­ti­co de Inver­sio­nes en Infra­es­truc­tu­ras pro­mo­vi­do por Chi­na. Sus alia­dos euro­peos, como el Rei­no Uni­do y Ale­ma­nia, se han uni­do al ban­co igno­ran­do las obje­cio­nes esta­dou­ni­den­ses, lo cual es una cla­ra mues­tra del decli­ve eco­nó­mi­co y polí­ti­co de EEUU. Esto ten­drá tam­bién con­se­cuen­cias en la región de Asia y el Pací­fi­co don­de otros alia­dos de EEUU, como Aus­tra­lia, Corea del Sur y Tai­wan, han expre­sa­do su deseo de adhe­rir­se a la nue­va ins­ti­tu­ción finan­cie­ra que vie­ne a sim­bo­li­zar el lide­raz­go eco­nó­mi­co mun­dial chino. En reali­dad, en com­pa­ra­ción con el enor­me desa­rro­llo de la eco­no­mía chi­na, EEUU tie­ne poco que ofrecer.
Bipo­la­ri­za­ción
En reali­dad, las afir­ma­cio­nes de res­pon­sa­bles esta­dou­ni­den­ses sobre la “ame­na­za chi­na” no son más que un mito. Mien­tras que EEUU man­tie­ne alian­zas mili­ta­res con dece­nas de paí­ses en el mun­do, Chi­na no tie­ne bases en el extran­je­ro ni alia­dos de ese tipo en fun­ción de su polí­ti­ca de no ali­nea­mien­to. Sin embar­go, la pre­sión de EEUU lle­va­rá a Pekín a bus­car fir­mes alia­dos y en pri­mer lugar Rusia, que ha desa­rro­lla­do con Chi­na una sóli­da alian­za en tér­mi­nos diplo­má­ti­cos, mili­ta­res y económicos.
Recien­te­men­te, el perió­di­co chino The Glo­bal Times recor­dó que “en 2011, Chi­na y Rusia se opu­sie­ron fir­me­men­te a los paí­ses occi­den­ta­les en rela­ción a la cri­sis siria y en 2012 Rusia y Chi­na se enfren­ta­ron diplo­má­ti­ca­men­te a EEUU y Japón al pro­du­cir­se ten­sio­nes por las islas Senkaku/​Diaoyu. En 2014 la cri­sis en Ucra­nia refor­zó la rela­ción estra­té­gi­ca entre los paí­ses. Esto ha dado lugar a lo que la publi­ca­ción chi­na lla­ma “un pro­ce­so de bipo­la­ri­za­ción en la región de Asia y el Pacífico”.
Glo­bal Times con­clu­ye seña­lan­do que “en un momen­to en el que el cen­tro del mun­do está cam­bian­do de Euro­pa al Extre­mo Orien­te, el sis­te­ma uni­po­lar domi­na­do por EEUU está evo­lu­cio­nan­do hacia otro bipolar”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *