¡No a la eje­cu­ción médi­ca de Mumia Abu-Jamal!


Hoy mar­tes 7 de abril estu­vi­mos afue­ra de la emba­ja­da de esta­dos uni­dos, dicien­do No a su eje­cu­ción por negli­gen­cia médi­ca y exi­gien­do vida, salud y liber­tad para Mumia. Leí­mos la siguien­te decla­ra­ción y cro­no­lo­gía de even­tos y tam­bién algu­nos de los recien­tes ensa­yos de Mumia.
¡NO A LA EJECUCIÓN MÉDICA de MUMIA ABU-JAMAL!
¡VIDA, SALUD Y LIBERTAD A MUMIA!
Esta­mos aquí afue­ra de la Emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos en Méxi­co para decir NO a la eje­cu­ción médi­ca de nues­tro her­mano Mumia Abu-Jamal – pre­so polí­ti­co, perio­dis­ta, acti­vis­ta, escri­tor y com­pa­ñe­ro soli­da­rio. El 30 de mar­zo, des­pués de meses de negli­gen­cia médi­ca, Mumia entró en shock dia­bé­ti­co y fue hos­pi­ta­li­za­do con nive­les altí­si­mos de azú­car en la san­gre. Tres días des­pués, lo tras­la­da­ron de regre­so a la mis­ma pri­sión don­de no le había diag­nos­ti­ca­do la dia­be­tes, don­de le die­ron un tra­ta­mien­to per­ju­di­cial. Su ali­men­ta­ción es peli­gro­sa para su enfer­me­dad y su salud está deteriorando.
En 1981, la poli­cía y fis­ca­lía de Fila­del­fia incri­mi­na­ron al ex Pan­te­ra Negra por el ase­si­na­to del poli­cía Daniel Faulk­ner. En 1982 le die­ron una sen­ten­cia a muer­te a pesar de su ino­cen­cia. Mumia sobre­vi­vió casi tres déca­das en el corre­dor de la muer­te en con­di­cio­nes de ais­la­mien­to aho­ra reco­no­ci­das como la tor­tu­ra por la ONU. En 2011 la Supre­ma Cor­te de Esta­dos Uni­dos decla­ró su sen­ten­cia de muer­te incons­ti­tu­cio­nal. Al no poder ase­si­nar a Mumia de mane­ra ofi­cial, las auto­ri­da­des jurí­di­cas lo sen­ten­cia­ron a cade­na per­pe­tua, es decir lo con­sig­na­ron al “corre­dor de la muer­te len­ta”. Aho­ra, en vís­pe­ras de su cum­plea­ños 61, su vida está en gra­ve peli­gro. Las auto­ri­da­des han inten­ta­do de muchas mane­ras evi­tar que él siga en la lucha social a tra­vés de sus ensa­yos, men­sa­jes soli­da­rios y libros. Toda­vía lo quie­ren muer­to. Si lo pue­den lograr por la negli­gen­cia médi­ca, no duda­rán en hacerlo.
En los años 90 la pre­sión ejer­ci­da por un amplio movi­mien­to social pudo impe­dir la eje­cu­ción de Mumia a manos del Esta­do. Aho­ra nues­tra deman­da por su liber­tad es más urgen­te que nun­ca. Tam­bién exi­gi­mos un tra­ta­mien­to médi­co de cali­dad con doc­to­res inde­pen­dien­tes, una die­ta salu­da­ble, y visi­tas de apo­yo de su fami­lia, ami­gos y abogados.
La situa­ción actual de Mumia tam­bién des­ta­ca la fal­ta de aten­ción médi­ca enfren­ta­da por todos los demás pre­sos y en par­ti­cu­lar, los pre­sos de edad avan­za­da, que son un gru­po cada vez más gran­de en las pri­sio­nes de Esta­dos Uni­dos debi­do a las lar­gas sen­ten­cias dic­ta­das por las cor­tes en las últi­mas décadas.
Hace dos meses supi­mos de la muer­te en pri­sión del pre­so polí­ti­co Phil Áfri­ca en cir­cuns­tan­cias muy pare­ci­das a las de cir­cuns­tan­cias actua­les de Mumia. Esto des­ta­ca la impor­tan­cia de sacar a Mumia y a todos las y los pre­sos polí­ti­cos de las pri­sio­nes de Esta­dos Uni­dos, Méxi­co y el mun­do lo antes posible.
Recor­da­mos algu­nos de los escri­tos recien­tes de Mumia – su memo­ria de su hija Sami­ya, quien murió el diciem­bre pasa­do a la edad de 36; sus ensa­yos sobre el movi­mien­to actual con­tra el terror poli­cia­co en Esta­dos Uni­dos, impul­sa­do por el impu­ne ase­si­na­to del joven Mike Brown en Fer­gu­son, Misu­ri; su pie­za en soli­da­ri­dad con Ayotzi­na­pa, entre muchos otros.
Hoy nos suma­mos al esfuer­zo inter­na­cio­nal para impe­dir la eje­cu­ción médi­ca de Mumia Abu-Jamal. Pelea­mos por su salud, vida y liber­tad. ¡No a la eje­cu­ción médi­ca de Mumia Abu-Jamal! ¡Pre­sas y pre­sos polí­ti­cos liber­tad! ¡Muer­te a la cárcel!
Cro­no­lo­gía de la cri­sis médi­ca actual de Mumia Abu-Jamal
Duran­te varios meses, Mumia no se ha sen­ti­do bien. En enero, fue cas­ti­ga­do por los los guar­dias que tuvie­ron que des­per­tar­lo de un sue­ño pro­fun­do cuan­do él no apa­re­ció para el con­teo de pre­sos. Duran­te dos sema­nas, no pudo reci­bir lla­ma­das o visi­tas y no pudo salir al jar­dín a tomar ejercicio.
Duran­te ese perio­do Mumia repor­tó una erup­ción de ecze­ma por todo el cuer­po con ampo­llas y úlce­ras san­gran­tes. El tra­ta­mien­to pro­por­cio­na­do por la per­so­nal de la pri­sión pro­vo­có una seve­ra reac­ción que lo dejó con la piel áspe­ra y agrie­ta­da. Estu­vo en la clí­ni­ca duran­te dos sema­nas don­de se negó a reci­bir vis­tas por­que se esta­ba que­dan­do dor­mi­do duran­te las visitas.
A pesar de haber toma­do tres mues­tras de san­gre, las auto­ri­da­des car­ce­la­rias falla­ron en diag­nos­ti­car debi­da­men­te su diabetes.
El 30 de mar­zo de 2014, Mumia entró en shock dia­bé­ti­co y se des­ma­yó en la pri­sión. Fue tras­la­da­do al Cen­tro Medi­co de Schuyl­kill, sin avi­so a sus fami­lia­res. Las auto­ri­da­des prohi­bie­ron toda visi­ta y se nega­ron a dar infor­ma­ción sobre su con­di­ción a su fami­lia, ami­gos y abo­ga­dos. Se ini­ció una cam­pa­ña de lla­ma­das tele­fó­ni­cas para exi­gir visi­tas e información.
Ese mis­mo día se reali­zó en la ciu­dad de Harris­burg, Pen­sil­va­nia una audien­cia sobre la Ley de Revic­ti­mi­za­ción, cono­ci­do como la Ley Mor­da­za, apro­ba­da en diciem­bre del 2014, uno de muchos inten­tos de silen­ciar a Mumia Abu-Jamal.
El mar­tes 31 de mar­zo, se reali­zó una con­fe­ren­cia de pren­sa afue­ra del hos­pi­tal para denun­ciar el tra­to dado a Mumia. Des­pués, su espo­sa Wadi­ya y su her­mano Keith pudie­ron visi­tar con él duran­te 30 minu­tos cada uno. Duran­te las visi­tas Mumia esta­ba enca­de­na­do a su silla. A Pam Afri­ca, ano­ta­da en el archi­vo médi­co de Mumia como su con­tac­to médi­co de urgen­cia, no le per­mi­tie­ron nin­gu­na visita.
El miér­co­les 1 de abril, el Depar­ta­men­to de Correc­cio­nes de Pensyl­va­nia anun­ció la crea­ción de una nue­va regla arbi­tra­ria y capri­cho­sa, la cual dice que sus fami­lia­res inme­dia­tos sólo serán per­mi­ti­dos visi­tar­lo una vez a la sema­na. El miér­co­les, Bill Cook (el her­mano menor de Mumia) y Jamal Hart (el hijo mayor de Mumia) lo visitaron.
Encon­tra­ron la con­di­ción de Mumia inquie­tan­te. Jamal Hart salió del cuar­to des­pués de 10 minu­tos, angus­tia­do de que su papá sin­tie­ra tan­to dolor. Bill Cook repor­tó que Mumia esta­ba muy enfer­mo. Res­pi­ra­ba con difi­cul­tad, sufría dolor, tenía sed y esta­ba tem­blan­do. Una mano esta­ba enca­de­na­da a la cama. Sin embar­go, a pesar de su con­di­ción deli­ca­da, Mumia fue tras­la­da­do de regre­so a la pri­sión a las 7 p.m.
Se repor­tó que el día que se des­ma­yó en la pri­sión, Mumia tenía un nivel de azú­car en la san­gre de 779 – casi lle­gan­do al nivel de 800 que indi­ca un coma dia­bé­ti­co. Su nivel de sodio tam­bién era ele­va­do al nivel de 168, el cual pudo haber resul­ta­do en su muerte.
Estu­vo enca­de­na­do a su cama duran­te toda su estan­cia en el hospital.
El vier­nes 3 de abril los fami­lia­res y sim­pa­ti­zan­tes de Mumia Abu-Jamal se reu­nie­ron afue­ra de la pri­sión SCI Maha­noy, don­de rea­li­za­ron una con­fe­ren­cia de pren­sa y algu­nos pudie­ron visi­tar­lo duran­te una hora. Keith Cook, Johan­na Fer­nan­dez, Orie Lumum­ba, Abdul Jon y Mike Afri­ca repor­ta­ron que Mumia lle­gó a la sala de visi­tas en silla de rue­das, que su espí­ri­tu esta­ba fuer­te pero que había baja­do de peso 34 kilos, que su piel era de color negro aza­ba­che, que esta­ba tem­blan­do fuer­te­men­te al final de la visi­ta y que le difi­cul­ta­ba hablar – aun­que sí les recor­dó del poder del pueblo.
El mis­mo día, los acti­vis­tas fue­ron en cara­va­na al Depar­ta­men­to de Correc­cio­nes de Pen­sil­va­nia, don­de lo hicie­ron cla­ro a la Secre­ta­ria de Pren­sa que no deja­rán de pre­sio­nar al DOC has­ta que Mumia reci­ba el tra­ta­mien­to que nece­si­ta urgen­te­men­te. Exi­gie­ron una reu­nión con el Direc­tor del Depar­ta­men­to de Correc­cio­nes John Wetzel para el lunes 6 de abril.
El lunes 6 de abril algu­nos com­pa­ñe­ros via­ja­ron de nue­vo al Depar­ta­men­to de Correc­cio­nes. Fue­ron hos­ti­ga­dos en el esta­cio­na­mien­to y no les per­mi­tie­ron ver a Wetzel, pero hicie­ron una pro­tes­ta afuera.
El mis­mo día Pam Áfri­ca, Johan­na Fer­nán­dez y Abdul Jon visi­ta­ron con Mumia en la pri­sión de Maha­noy. Repor­ta­ron que Mumia sigue sien­do muy debil y su nivel de azú­car sigue fluc­tuan­do, pero pare­ce que se sien­te un poco mejor. Aun­que esta­ba en la silla de rue­das duran­te toda la visi­ta, se esfor­zó en poner­se de pie para que le toma­ran dos fotos. Les con­tó que el día ante­rior se había caí­do en el baño y que­dó en el sue­lo duran­te 34 minu­tos has­ta que un pre­so y un guar­dia lo encon­tra­ron ahí. Tam­bién les con­tó que jus­ta­men­te antes de la visi­ta, los doc­to­res le die­ron una doble inyec­ción de insu­li­na, tal vez para que apa­re­cie­ra más enér­gi­co de lo nor­mal. Este dato es preo­cu­pan­te por­que una sobre­do­sis de insu­li­na pue­de ser peligrosa.
Mumia les con­tó a sus visi­tas que miles de pen­sa­mien­tos lle­nan su men­te pero sólo pue­de con­cen­trar en uno a la vez. Dijo que ha apren­di­do que por siem­pre haber teni­do una cons­ti­tu­ción robus­ta, no ha valo­ra­do tan­to la cen­tra­li­dad de la fuer­za enér­gi­ca de la vida.
Los com­pa­ñerxs com­par­tie­ron con Mumia algu­nas car­tas escri­tas para él por los estu­dian­tes de la maes­tra del ter­cer año Mary­lin Auni­ga de Oran­ge, New Jer­sey. Tam­bién com­par­tie­ron otras escri­tas por un gru­po de estu­dian­tes de bachi­lle­ra­to en Fila­del­fia que luchan por refor­mas esco­la­res, enca­be­za­do por el señor Hiram Rive­ra. Dicen que hace mucho tiem­po que no habían vis­to a Mumia son­reír. Se rió entre dien­tes al leer algu­nos extrac­tos de las car­tas conmovedoras.
Se han rea­li­za­do accio­nes de apo­yo en Fran­cia y Ale­ma­nia y esta sema­na está pro­gra­ma­do un de de accio­nes nacio­na­les en Esta­dos Uni­dos. La cam­pa­ña de lla­ma­das tele­fó­ni­cas sigue para exi­gir visi­tas regu­la­res y aten­ción médi­ca de cali­dad por doc­to­res independientes.
Núme­ros de telé­fono y correos electrónicos:
Secre­tary of PA Correc­tions, John E. Wetzel
pho­ne: 717 728‑4109 email: ra-​[email protected]​pa.​gov
Gover­nor Tom Wolf
pho­ne: 717 787‑2500 fax: 717 772‑8284
email: [email protected]​pa.​gov
SCI-Maha­noy Super­in­ten­dent John Kerestes
570 773‑2158 ext.8102
Agre­ga tu fir­ma a esta peti­ción: https://www.change.org/p/john-e-wetzel-pa-secretary-of-corrections-tom-wolf-pa-governor-stop-the-medical-execution-of-mumia-abu-jamal-by-neglect-and-malpractice‑3
¡VIDA, SALUD Y LIBERTAD PARA MUMIA ABU-JAMAL! 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *