La CIA no diri­gió la tran­si­ción espa­ño­la- J.M. Olarieta

Las supues­tas reve­la­cio­nes del gene­ral Mon­zón, un anti­guo miem­bro de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia de la épo­ca del fas­cis­mo, trans­mi­ten dos erró­neas con­cep­cio­nes de la tran­si­ción: que fue un cam­bio fic­ti­cio y, ade­más, que se lle­vó a cabo bajo la batu­ta de la CIA. Esas con­cep­cio­nes son tan fal­sas como aque­lla aque­llas que equi­pa­ran la tran­si­ción a una trai­ción o a una transacción.
Para que haya una trai­ción pre­via­men­te tie­ne que haber una con­fian­za, lo cual supo­ne admi­tir que quie­nes así la con­si­de­ran aho­ra ante­rior­men­te sos­tu­vie­ron algún tipo de ilu­sio­nes con las orga­ni­za­cio­nes refor­mis­tas que par­ti­ci­pa­ron en ella, fun­da­men­tal­men­te el PCE. Se tra­ta de aque­llos a quie­nes el cam­bio les ha sabi­do a poco. Ellos que­rían más o que­rían algo dis­tin­to. ¿Una revo­lu­ción acaso?
En lo que a mí per­so­nal­men­te me con­cier­ne jamás me sen­tí trai­cio­na­do por el cam­bio que se pro­du­jo en los años seten­ta, con lo cual defien­do que ‑en efec­to- exis­tió un cam­bio. Tam­po­co me sen­tí defrau­da­do por quie­nes lo lle­va­ron a cabo, los fas­cis­tas, ni por aque­llos, como el PCE, que cola­bo­ra­ron con los fas­cis­tas en dicho cam­bio. Por lo tan­to, yo pro­cu­ro no hablar de traición.
Tam­po­co hubo tran­sac­ción algu­na por­que los refor­mis­tas no tenían nada que ven­der a cam­bio, sino sólo a sí mis­mos, su dig­ni­dad. Pero yo creo que care­cían de ella. Sólo se pres­ta­ron al jue­go por­que sin ellos, es decir, sin la para­fer­na­lia de par­ti­dos y colec­ti­vos, el fas­cis­mo hubie­ra segui­do en blan­co y negro y una “demo­cra­cia” nece­si­ta color. En fin, los par­ti­dos refor­mis­tas se ven­die­ron a sí mis­mos, se pres­ta­ron a dejar­se uti­li­zar en bene­fi­cio de los pla­nes fascistas.
Ade­más, el gene­ral Mon­zón pone en pri­mer plano a Esta­dos Uni­dos, a ter­ce­ros paí­ses, con pleno des­co­no­ci­mien­to de la natu­ra­le­za del impe­ria­lis­mo y, más en con­cre­to, de su polí­ti­ca exte­rior en los años seten­ta, es decir, en ple­na gue­rra fría, no sólo con res­pec­to a Espa­ña sino a otros paí­ses con los que se pue­de com­pa­rar, como Por­tu­gal, Chi­le o Ita­lia, por ejem­plo. Situa­dos a ese nivel, la tran­si­ción se hubie­ra debi­do ana­li­zar en rela­ción con la posi­ción del impe­ria­lis­mo res­pec­to a la Revo­lu­ción de los Cla­ve­les, el gol­pe de Esta­do en Chi­le o a las tur­bias accio­nes de Gla­dio en Italia.
Ese tipo de aná­li­sis se hubie­ra teni­do que com­ple­men­tar con su simé­tri­co, la polí­ti­ca exte­rior espa­ño­la, para lo cual habría que haber enten­di­do que el impe­ria­lis­mo no es esa pirá­mi­de que muchos ima­gi­nan en sus fan­ta­sías, que bajo el impe­ria­lis­mo no exis­te ni pue­de exis­tir una sumi­sión a los dic­ta­dos de cual­quier poten­cia por gran­de que sea, ni siquie­ra en el caso de un país de segun­da divi­sión en el table­ro inter­na­cio­nal, como es España.
Esa ima­gen pira­midal que se sue­le vin­cu­lar con cier­ta con­cep­ción de la “hege­mo­nía” es erró­nea, inclu­so en aque­lla épo­ca de la gue­rra fría, inclu­so para el ante­ce­den­te inme­dia­to de la Unión Euro­pea, que enton­ces se lla­ma­ba “Mer­ca­do Común”, e inclu­so para Espa­ña. Si eso no está cla­ro, es impo­si­ble acla­rar que la tran­si­ción fue ‑entre otras cosas- un giro de la polí­ti­ca exte­rior espa­ño­la para sacu­dir­se el peso de Esta­dos Uni­dos y acer­car­se al “Mer­ca­do Común”, bien enten­di­do que no se tra­ta­ba sólo de incor­po­rar­se al mis­mo sino de aso­ciar­se a una polí­ti­ca exte­rior dife­ren­te, pro­pia de cier­tos paí­ses de Euro­pa, en la que Espa­ña pudie­ra tener una mayor auto­no­mía, para lo cual hay que tener en cuen­ta que enton­ces Espa­ña no per­te­ne­cía a la OTAN, ni había fir­ma­do el Pac­to de No Pro­li­fe­ra­ción Nuclear (“armas de des­truc­ción masi­va”), ni había reco­no­ci­do al Esta­do de Israel, por poner algu­nos ejem­plos ilustrativos.
En todos los paí­ses del mun­do, la polí­ti­ca exte­rior está estre­cha­men­te aso­cia­da a la polí­ti­ca mili­tar, inclu­so físi­ca­men­te, es decir, que son mili­ta­res o, mejor dicho, un cier­to tipo de mili­ta­res, quie­nes la dise­ñan. En Espa­ña ocu­rre lo mis­mo, con la sal­ve­dad de que aquí el fran­quis­mo des­ta­ca pre­ci­sa­men­te por el peso de los altos ofi­cia­les den­tro del con­jun­to del apa­ra­to del Esta­do y de que la estú­pi­da per­so­na­li­za­ción que ha lle­va­do a cabo la his­to­rio­gra­fía en la figu­ra de Fran­co, con­tri­bu­ye tam­bién a dis­tor­sio­nar la polí­ti­ca exte­rior del régimen.
El ver­da­de­ro núcleo del fran­quis­mo y de los cam­bios intro­du­ci­dos por el fran­quis­mo no fue Fran­co, un gene­ral afri­ca­nis­ta del ejér­ci­to de Tie­rra, sino Carre­ro Blan­co, un almi­ran­te de la Arma­da. El eje­cu­tor mate­rial del giro en la polí­ti­ca exte­rior del fran­quis­mo fue uno de sus cola­bo­ra­do­res: el bil­baíno Fer­nan­do Cas­tie­lla, quien per­ma­ne­ció entre 1957 y 1969, doce años cla­ve, al fren­te del Minis­te­rio de Asun­tos Exteriores.
Cuan­do murió Cas­tie­lla en la tran­si­ción, el minis­tro de Asun­tos Exte­rio­res era otro vas­co, Ore­ja Agui­rre, quien en un dis­cur­so rin­dió home­na­je a su pre­de­ce­sor, de quien pro­nun­ció dos fra­ses para recor­dar. La pri­me­ra es que “Gibral­tar no era una obse­sión de Cas­tie­lla, Gibral­tar fue para él, y lo es para noso­tros, la cla­ve de toda una con­cep­ción de la polí­ti­ca exte­rior de Espa­ña”. La segun­da es aún más intere­san­te: “El Esta­do espa­ñol ha care­ci­do de una autén­ti­ca polí­ti­ca exte­rior en los dos últi­mos siglos de su his­to­ria […] Cas­tie­lla supo­ne, pre­ci­sa­men­te, una de las pocas excep­cio­nes, un raro momen­to en el que se pre­ten­de pla­ni­fi­car orde­na­da­men­te una actua­ción per­ma­nen­te. En defi­ni­ti­va, Ore­ja Agui­rre se decla­ró un con­ti­nua­dor de la polí­ti­ca exte­rior de su pre­de­ce­sor en el car­go, es decir, que tam­bién en lo que a la polí­ti­ca exte­rior se refie­re, la tran­si­ción fue una con­ti­nua­ción del fran­quis­mo. Pero no de cual­quier polí­ti­ca, sino de la que se puso en mar­cha en los años sesenta.
En aque­lla épo­ca, la refe­ren­cia euro­pea no era Ale­ma­nia, como aho­ra, sino Fran­cia y lo que Carre­ro pre­ten­día para Espa­ña es lo mis­mo que De Gau­lle esta­ba lle­van­do a cabo al otro lado de los Piri­neos, en don­de el ejér­ci­to a pesar de per­te­ne­cer a la OTAN, que­da­ba fue­ra de su estruc­tu­ra mili­tar y man­te­nía una polí­ti­ca exte­rior ale­ja­da de Esta­dos Uni­dos, para lo cual impu­so la nuclea­ri­za­ción del país, tan­to mili­tar como civil.
Es una obvie­dad recor­dar que la polí­ti­ca exte­rior tam­bién está aso­cia­da a la inte­rior, a la polí­ti­ca sin más y, en el caso de Carre­ro, hay que insis­tir en que fue él quien creó los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia fas­cis­tas, que son los mis­mos, e inclu­so las mis­mas per­so­nas, que siguen en la actua­li­dad, incluí­do el gene­ral Mon­zón, aho­ra jubilado.
Es intere­san­te que en sus memo­rias el gene­ral recuer­de a otro gene­ral, Díez Ale­gría, que enton­ces esta­ba situa­do por enci­ma de él en la cade­na de man­do y que tam­bién pro­ce­día de los ser­vi­cios secre­tos mili­ta­res. Pues bien, en aque­lla épo­ca el gene­ral Díez Ale­gría esta­ba con­si­de­ra­do como el mili­tar libe­ral (“aper­tu­ris­ta”, se decía enton­ces) por anto­no­ma­sia y hay que recor­dar que en 1974 fue depu­ra­do del ejér­ci­to a cau­sa de un via­je a Buca­rest, es decir, al otro lado del Telón de Ace­ro, para nego­ciar la tran­si­ción con Carri­llo en nom­bre del fran­quis­mo.
Como con­se­cuen­cia de aquel via­je, una par­te del ejér­ci­to, liga­da a la CIA, pre­sio­nó para depu­rar­le del Alto Esta­do Mayor y mar­car a los nego­cia­do­res una línea roja que no se podía cru­zar: el régi­men nun­ca lega­li­za­ría al PCE.
Apa­ren­te­men­te el gene­ral Díez Ale­gría tiró la toa­lla. Dejó su pues­to para que otro gene­ral de los ser­vi­cios secre­tos mili­ta­res, Gutié­rrez Mella­do, autén­ti­co baluar­te del gobierno de Suá­rez, siguie­ra la mis­ma línea de cam­bios que la inte­li­gen­cia mili­tar tenía tra­za­da des­de los tiem­pos de Carre­ro Blan­co, inclu­so en lo que a la lega­li­za­ción del PCE concierne.
Hubo varios fac­to­res que con­tri­bu­ye­ron a ello y, por lo tan­to, a que una par­te del ejér­ci­to se sin­tie­ra trai­cio­na­da por dicha lega­li­za­ción, ya que les habían pro­me­ti­do que, en efec­to, el PCE jamás sería lega­li­za­do, ya que para eso habían gana­do la gue­rra civil que, en la retó­ri­ca fas­cis­ta, había sido una gue­rra con­tra el comunismo.
No es el momen­to aho­ra de expo­ner dichos fac­to­res, que están rela­cio­na­dos ‑sobre todo- con el hecho de que en aque­lla épo­ca el PCE ya era una pil­tra­fa. Lo intere­san­te es poner de mani­fies­to las divi­sio­nes inter­nas del régi­men que, en el caso de los mili­ta­res, refle­ja­ban la polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos res­pec­to a Espa­ña y a otros paí­ses: Esta­dos Uni­dos siem­pre se opu­so ‑des­de un prin­ci­pio- a los cam­bios que el régi­men fas­cis­ta pre­ten­dió intro­du­cir para suce­der­se a sí mis­mo. Por lo tan­to, la CIA no sólo no patro­ci­nó la tran­si­ción sino que se opu­so fron­tal­men­te a ella, como se opu­so a los cam­bios que se tra­ta­ron de lle­var a cabo en otros paí­ses en aque­lla mis­ma épo­ca, espe­cial­men­te en Por­tu­gal, Chi­le e Italia.
Esta opo­si­ción es lo que expli­ca que en aque­llos años se des­en­ca­de­na­ra la olea­da de crí­me­nes fas­cis­tas y la apa­ri­ción de ban­das para­po­li­cia­les del tipo de las que hoy se cali­fi­can como “neo­na­zis”. Entre otras cosas, la tran­si­ción se carac­te­ri­za tam­bién por la apa­ri­ción de gru­pos como la Tri­ple A o los Gue­rri­lle­ros de Cris­to Rey que, en bue­na par­te, pro­ce­dían de ter­ce­ros paí­ses, como Ita­lia, en don­de eran una pro­lon­ga­ción de la OTAN. Su papel con­sis­tió en inti­mi­dar a las masas y sacar­las de la calle, impe­dir “la vio­len­cia” de tal mane­ra que todo se pudie­ra mane­jar en los des­pa­chos, como les gus­ta a los ser­vi­cios secretos.
Es un error con­ce­bir al fran­quis­mo como un régi­men mono­lí­ti­co, sobre todo en su últi­ma eta­pa. Pero tam­bién es un error con­si­de­rar que la CIA o Esta­dos Uni­dos en su con­jun­to pudie­ran mane­jar los hilos del un país, por débil que sea, como si fue­ra una mario­ne­ta. Aho­ra bien, lo impor­tan­te es tener en cuen­ta que si el fran­quis­mo no fun­cio­na­ba como una uni­dad, ¿con qué par­te del mis­mo se ali­neó la CIA?, ¿con los que que­rían cam­biar­lo? Si alguien pien­sa de esa mane­ra no sólo no cono­ce lo que es el impe­ria­lis­mo, sino que tam­po­co cono­ce la Espa­ña de la segun­da mitad del siglo pasado.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *