Zona de alie­na­ción- Borro­ka Garaia

En 1986 se pro­du­jo en la cen­tral nuclear de Cher­nó­bil un acci­den­te de efec­tos desas­tro­sos y devas­ta­do­res. Entre muchas de las con­se­cuen­cias que tuvo esa catás­tro­fe se encuen­tra la eva­cua­ción dejan­do todas sus per­te­nen­cias atrás de dece­nas y dece­nas de miles de per­so­nas que nun­ca vol­ve­rían a ver sus hoga­res. Ya que fue pre­ci­so la crea­ción de un perí­me­tro de 30 kiló­me­tros alre­de­dor de la cen­tral debi­do a la fuer­te con­ta­mi­na­ción radio­ac­ti­va creada.
Ese perí­me­tro es cono­ci­do como la Zona de alie­na­ción, la Zona Muer­ta o la zona de exclu­sión. Aun­que común­men­te sim­ple­men­te se le lla­ma “la Zona”. Es un lugar cus­to­dia­do por el ejér­ci­to y la poli­cía don­de está prohi­bi­da la entra­da y cual­quier acti­vi­dad resi­den­cial, civil o de nego­cios es puni­ble. Las úni­cas excep­cio­nes reco­no­ci­das lo han sido para acti­vi­da­des cien­tí­fi­cas o de obras de con­ten­ción en la cen­tral . El gobierno tam­bién ha orga­ni­za­do via­jes turís­ti­cos con máxi­ma exten­sión de 24 horas por los luga­res menos con­ta­mi­na­dos bajo estric­tas medi­das de segu­ri­dad. Se pien­sa que ten­drán que pasar aún algo más de 600 años para que la zona pue­da ser habi­ta­ble de nuevo.
Lo cier­to es que ese para­je se ha con­ver­ti­do en uno de los luga­res más extra­ños del mun­do. Como si se hubie­ra dete­ni­do el reloj y el tiem­po. Ciu­da­des aban­do­na­das, imá­ge­nes post-apo­ca­líp­ti­cas, efec­tos visi­bles de la con­ta­mi­na­ción radio­ac­ti­va como el cam­bio de color de algu­nos bos­ques por tonos roji­zos. Todo crea un cua­dro bas­tan­te fantasmagórico.
Sin embar­go, lo mas increí­ble de la zona son los lla­ma­dos “Samo­sely”. Per­so­nas que se esca­bu­lle­ron de la eva­cua­ción de urgen­cia o bien regre­sa­ron de mane­ra ilí­ci­ta tras acor­do­nar­se el perí­me­tro. La mayo­ría de ellos son ancia­nos. Se cal­cu­la actual­men­te que serían varios cien­tos, resi­dien­do la mayor par­te en el mis­mo Cher­nó­bil y los demás dis­per­sos en dife­ren­tes villas de la zona. Unos 1000 samo­sely han muer­to en los últi­mos 30 años y se sabe al menos de un naci­mien­to. A pesar de las órde­nes y del peli­gro, los resi­den­tes de la zona se nie­gan a des­alo­jar sea por­que no creen en las con­se­cuen­cias de la radio­ac­ti­vi­dad o por­que no les impor­tan. Se tra­tó duran­te mucho tiem­po que aban­do­na­ran el lugar pero sin nin­gún resultado.
Ayer se cele­bró un nue­vo abe­rri egu­na. 83 años han pasa­do des­de el pri­me­ro. Una patria que en todas estas déca­das y des­de tiem­po atrás has­ta hoy no ha con­se­gui­do hacer­se res­pe­tar y ase­gu­rar­se los dere­chos que le corres­pon­de no tie­ne mucho que cele­brar mas que su pro­pia auto­com­pla­cien­cia. Tan­to el capi­ta­lis­mo como los esta­dos espa­ñol y fran­cés siguen sien­do radio­ac­ti­vos y de peli­gro mor­tal para Eus­kal Herria. Ante ello, o se pro­du­ce un fuer­te cam­bio de las iner­cias actua­les y un resur­gir nacio­nal y social vas­co o el hori­zon­te his­tó­ri­co de nues­tro país será el de los samoselys.

article-0-1975B13E000005DC-674_964x657

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *