Movi­li­za­cio­nes del 9 de abril: qué pro­po­nen las FARC y el ELN

FARCELN

Como par­te de las con­sig­nas que se expre­sa­rán el jue­ves pró­xi­mo en todo el país se encuen­tra el apo­yo al pro­ce­so de diá­lo­go entre el Gobierno y las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (FARC); y el esta­ble­ci­mien­to for­mal de una mesa de nego­cia­ción con el Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal (ELN). Ambas orga­ni­za­cio­nes rea­li­za­ron pro­nun­cia­mien­tos acer­ca de lo que espe­ran de esa jornada.
FARC: “El más amplio fren­te de uni­dad política”
En una colum­na titu­la­da ¡Dejen hacer la paz!, Car­los Anto­nio Loza­da, inte­gran­te del Secre­ta­ria­do (órgano máxi­mo de direc­ción de las FARC) y miem­bro de la comi­sión nego­cia­do­ra de esta gue­rri­lla en La Haba­na, ase­gu­ró que no son casua­les los recien­tes ata­ques direc­tos de los par­la­men­ta­rios del Cen­tro Demo­crá­ti­co, el Pro­cu­ra­dor Gene­ral Ale­jan­do Ordo­ñez y los voce­ros de la Aso­cia­ción de Ofi­cia­les Reti­ra­dos de las Fuer­zas Mili­ta­res ‑Aco­re- en los que se cali­fi­ca el pro­ce­so como una “clau­di­ca­ción fren­te al terro­ris­mo”. “En la medi­da que avan­zan los diá­lo­gos de paz, arre­cian los ata­ques de sus enemi­gos”, afirmó.
“Para nadie es un secre­to que la agen­da acor­da­da en La Haba­na bus­ca des­atar nudos que man­tie­nen a Colom­bia ama­rra­da al aca­pa­ra­mien­to de la tie­rra y la mar­gi­na­li­dad del cam­po, al dis­tan­cia­mien­to abis­mal entre la vida urba­na y rural; al clien­te­lis­mo polí­ti­co y la corrup­ción, a la hege­mo­nía polí­ti­co e ideo­ló­gi­ca de una mino­ría auto­ri­ta­ria, liga­da por sus intere­ses al gran capi­tal trans­na­cio­nal”, sen­ten­ció en el líder guerrillero.
Final­men­te se refi­rió a la nece­sa­ria par­ti­ci­pa­ción del con­jun­to de la socie­dad colom­bia­na en las mar­chas en apo­yo al pro­ce­so y en gene­ral como con­di­ción para el éxi­to de las nego­cia­cio­nes: “la cul­mi­na­ción de los diá­lo­gos de paz no es solo com­pe­ten­cia del Gobierno y las FARC. Es una tarea his­tó­ri­ca de toda Colombia”.
Anun­ció que si bien son alen­ta­do­ras las movi­li­za­cio­nes que se anun­cian en res­pal­do al pro­ce­so, no son sufi­cien­tes. “La paz tene­mos que con­quis­tar­la y ese obje­ti­vo requie­re la con­for­ma­ción del más amplio fren­te de uni­dad polí­ti­ca”, agre­gó Lozada.
ELN: “El pro­ce­so de paz debe estar lide­ra­do por la sociedad”
Por su par­te, el ELN ase­gu­ró a tra­vés de un comu­ni­ca­do que la paz nece­sa­ria para el pue­blo colom­biano es “una paz como úni­ca sali­da de futu­ro que sig­ni­fi­ca jus­ti­cia y equi­dad social, demo­cra­cia y soberanía”.
En el tex­to, edi­to­rial de la revis­ta Insu­rrec­ción que publi­can en la web, esta gue­rri­lla afir­ma que tras medio siglo del ase­si­na­to del líder popu­lar Jor­ge Elie­cer Gai­tán, “la oli­gar­quía colom­bia­na, que hoy sigue en el poder, con­ti­núa impi­dien­do el des­tino de los pue­blos a ser libres”.
Ase­gu­ran que tras la muer­te de Gai­tán “los revo­lu­cio­na­rios demó­cra­tas y lucha­do­res popu­la­res encon­tra­ron cerra­dos los cami­nos de la demo­cra­cia”. Con esta afir­ma­ción resal­tan las raí­ces polí­ti­cas que die­ron lugar a la fase actual del con­flic­to arma­do del país.
El ELN reafir­mó que la paz es urgen­te para Colom­bia pero que no com­par­te el mode­lo de paz de la cla­se domi­nan­te: “el pro­ce­so de paz debe estar lide­ra­do por la socie­dad, prio­ri­zan­do a los mar­gi­na­dos de siem­pre que son las mayo­rías, sólo de esta mane­ra la paz ten­drá futuro”.
Sobre la movi­li­za­ción del 9 de abril, ase­gu­ra­ron que la Colom­bia humil­de, la que quie­re la paz, sal­drá a las calles rei­vin­di­can­do la memo­ria de Gai­tán. Según la orga­ni­za­ción insur­gen­te, el pue­blo se mani­fes­ta­rá para decir­le al pre­si­den­te San­tos lo que el líder popu­lar dijo a Mariano Ospi­na Pérez: “pedi­mos hechos de paz y civilización”.
Con­ver­gen­cia por la Paz
Las dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas que con­vo­can a movi­li­zar este jue­ves inte­gran la lla­ma­da Con­ver­gen­cia por la Paz. La fecha con­me­mo­ra el Día Nacio­nal de la Memo­ria y Soli­da­ri­dad con las Víc­ti­mas. En dicha con­ver­gen­cia con­flu­yen prác­ti­ca­men­te la tota­li­dad de expre­sio­nes popu­la­res del país, si se tie­ne en cuen­ta a los sec­to­res cam­pe­si­nos, urba­nos y popu­la­res que inte­gran la Cum­bre Agra­ria, los refe­ren­tes polí­ti­cos que alien­tan el Fren­te Amplio y los inte­lec­tua­les y sec­to­res ecle­sia­les que dina­mi­zan el Cla­mor Social por la paz

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *