Lo que usted no sabe sobre los acuer­dos entre Esta­dos Uni­dos e Irán

JPEG - 22.8 KB
John Kerry y Moham­mad Javad Zarif lle­ga­ron a un pre­acuer­do polí­ti­co bila­te­ral secre­to. Y con­clu­ye­ron a la vez un acuer­do públi­co en el mar­co de las nego­cia­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les 5+1.

Las con­ver­sa­cio­nes bila­te­ra­les secretas

Esta­dos Uni­dos e Irán vie­nen con­ver­san­do en secre­to des­de mar­zo de 2013. Esos con­tac­tos secre­tos se ini­cia­ron en Omán. Aho­ga­dos por un ase­dio eco­nó­mi­co y mone­ta­rio sin pre­ce­den­te en la his­to­ria, los ira­níes no tenían inten­cio­nes de ceder ante el impe­ria­lis­mo sino de obte­ner varios años de tre­gua, un tiem­po para res­pi­rar y recu­pe­rar fuer­zas. Para Esta­dos Uni­dos, que quie­re des­pla­zar sus tro­pas del Medio Orien­te hacia el Lejano Orien­te, esta opor­tu­ni­dad tenía que venir acom­pa­ña­da de garan­tías pre­ci­sas de que Tehe­rán no apro­ve­cha­rá ese res­pi­ro para seguir exten­dien­do su influencia.
Dos nego­cia­do­res excep­cio­nal­men­te hábi­les, Jake Sulli­van y William Burns, enca­be­za­ban el equi­po esta­dou­ni­den­se. Se des­co­no­ce la com­po­si­ción de la dele­ga­ción iraní.
Sulli­van había sido uno de los prin­ci­pa­les con­se­je­ros de la secre­ta­ria de Esta­do Hillary Clin­ton, con quien no com­par­tía sin embar­go ni el res­pal­do incon­di­cio­nal a Israel ni la fas­ci­na­ción por la Her­man­dad Musul­ma­na. Orga­ni­zó las gue­rras con­tra Libia y con­tra Siria. Cuan­do el pre­si­den­te Oba­ma deci­dió des­ha­cer­se de la seño­ra Clin­ton, Sulli­van se con­vir­tió en con­se­je­ro de segu­ri­dad nacio­nal del vice­pre­si­den­te Joe Biden y fue des­de ese pues­to que ini­ció los con­tac­tos con Irán. William Burns, por su par­te, es un diplo­má­ti­co de carre­ra, se dice que uno de los mejo­res de Esta­dos Uni­dos, y se unió a las con­ver­sa­cio­nes a títu­lo de adjun­to del secre­ta­rio de Esta­do John Kerry.
De esos con­tac­tos salie­ron al menos 2 deci­sio­nes. En pri­mer lugar, el Guía de la Revo­lu­ción, aya­to­la Ali Kha­me­nei, se ocu­pa­ría de excluir de la carre­ra pre­si­den­cial a Esfan­diar Rahim Mashaie –el ex res­pon­sa­ble del ser­vi­cio de inte­li­gen­cia de los Guar­dia­nes de la Revo­lu­ción, con­ver­ti­do en jefe de la ofi­ci­na del enton­ces pre­si­den­te ira­ní Mah­mud Ahma­di­ne­jad. El obje­ti­vo era garan­ti­zar que Irán baja­ra el tono en las ins­tan­cias inter­na­cio­na­les. Pos­te­rior­men­te, Esta­dos Uni­dos se ocu­pa­ría de que sus alia­dos anti-ira­níes tam­bién baja­ran el tono y des­blo­quea­ran las nego­cia­cio­nes con el gru­po 5+1 sobre el tema nuclear para pre­pa­rar el fin de las sanciones.
De hecho, para sor­pre­sa gene­ral, el Con­se­jo de los Guar­dia­nes de la Cons­ti­tu­ción (la mitad de sus miem­bros son nom­bra­dos por el aya­to­la Kha­me­nei) recha­zó la can­di­da­tu­ra de Esfan­diar Rahim Mashaie, a quien los son­deos de opi­nión daban como gana­dor des­de la pri­me­ra vuel­ta de la elec­ción pre­si­den­cial ira­ní. Fue gra­cias a la divi­sión así crea­da en el cam­po de los revo­lu­cio­na­rios, y hábil­men­te ali­men­ta­da por el Guía, que el jeque Has­san Roha­ni ganó la elección.
Roha­ni era el hom­bre de la situa­ción. Este reli­gio­so nacio­na­lis­ta había sido nego­cia­dor en jefe sobre la cues­tión nuclear des­de 2003 has­ta 2005. Había acep­ta­do todas las exi­gen­cias euro­peas antes de que Mah­mud Ahma­di­ne­jad, al lle­gar a la pre­si­den­cia, deci­die­ra sus­ti­tuir­lo. Roha­ni había estu­dia­do dere­cho cons­ti­tu­cio­nal en Esco­cia y fue el pri­mer con­tac­to ira­ní de Israel y Esta­dos Uni­dos en el escán­da­lo Irán­ga­te. En 2009, duran­te el inten­to de revo­lu­ción de color orga­ni­za­do por la CIA con ayu­da de los aya­to­las Raf­san­ja­ni y Kha­ta­mi, Roha­ni se puso del lado de los pro-occi­den­ta­les en con­tra del pre­si­den­te Ahma­di­ne­jad. Y de paso, el esta­tus cle­ri­cal de Roha­ni per­mi­tía a los molas recon­quis­tar el Esta­do ira­ní de manos de los Guar­dia­nes de la Revolución.
Por su par­te, Esta­dos Uni­dos impar­tía ins­truc­cio­nes a sus alia­dos sau­di­tas para que tam­bién baja­ran el tono y acep­ta­ran la mano ten­di­da del nue­vo gobierno ira­ní. Duran­te varios meses hubo son­ri­sas entre Riad y Tehe­rán mien­tras que el jeque Roha­ni se ponía per­so­nal­men­te en con­tac­to con su homó­lo­go estadounidense.

El plan de la Casa Blanca

La idea de la Casa Blan­ca era tomar nota de los éxi­tos ira­níes en Pales­ti­na, Líbano, Siria, Irak y Bah­réin y per­mi­tir que Tehe­rán goce de su influen­cia en esos paí­ses a cam­bio de que renun­cie a seguir expan­dien­do su revo­lu­ción. Des­pués de aban­do­nar la idea de com­par­tir el Medio Orien­te con los rusos, Washing­ton pre­veía dis­tri­buir­lo entre Ara­bia Sau­di­ta e Irán antes de reti­rar sus pro­pias tro­pas de esa región.
El anun­cio de esta posi­ble divi­sión for­ta­le­ció abrup­ta­men­te la lec­tu­ra de los acon­te­ci­mien­tos regio­na­les como un con­flic­to entre sun­ni­tas (sau­di­tas) y chii­tas (ira­níes), lo cual resul­ta absur­do ya que la reli­gión de los cabe­ci­llas a menu­do no corres­pon­de con la de quie­nes los apoyan.
Pero esa divi­sión devol­vía el Medio Orien­te a la épo­ca del Pac­to de Bag­dad [1], o sea a los tiem­pos de la gue­rra fría, con la dife­ren­cia de que Irán ocu­pa­ría el lugar que antes tenía la URSS y que la repar­ti­ción de las zonas de influen­cia sería diferente.
Ade­más de que eso obli­ga­to­ria­men­te moles­ta­ría a la actual Fede­ra­ción Rusa, esta nue­va repar­ti­ción devol­vía Israel a la épo­ca en que no dis­po­nía del para­guas esta­dou­ni­den­se. Algo inacep­ta­ble des­de el pun­to de vis­ta del pri­mer minis­tro Ben­ya­min Netan­yahu, par­ti­da­rio de la expan­sión de Israel «des­de el Nilo has­ta el Éufra­tes». Así que Netan­yahu hizo todo lo posi­ble por sabo­tear la con­ti­nua­ción del programa.
Es por eso que, a pesar de que a prin­ci­pios de 2014 ya se había alcan­za­do en Gine­bra un acuer­do sobre la cues­tión nuclear, la nego­cia­do­ra esta­dou­ni­den­se Wendy Sher­man uti­li­zó las exi­gen­cias israe­líes para tra­tar de obte­ner más con­ce­sio­nes y afir­mó sor­pre­si­va­men­te que Washing­ton no se con­for­ma­ría con eli­mi­nar la posi­bi­li­dad de que Irán obtu­vie­se la bom­ba ató­mi­ca sino que tam­bién exi­gía que Tehe­rán renun­cia­ra a desa­rro­llar sus misi­les balís­ti­cos. Esta sor­pren­den­te exi­gen­cia fue recha­za­da por Chi­na y Rusia seña­lan­do que no tenía abso­lu­ta­men­te nada que ver con el Tra­ta­do de No Pro­li­fe­ra­ción nuclear ni entra­ba en el cam­po de com­pe­ten­cia de los 5+1.
Eso demues­tra que la bom­ba ató­mi­ca nun­ca fue la preo­cu­pa­ción de Esta­dos Uni­dos en todo este asun­to y que Washing­ton sólo uti­li­zó ese pre­tex­to para con­te­ner a Irán impo­nién­do­le un terri­ble cer­co eco­nó­mi­co y mone­ta­rio. Lo más intere­san­te es que el pro­pio pre­si­den­te Oba­ma lo reco­no­ció implí­ci­ta­men­te en su dis­cur­so del 2 de abril cuan­do men­cio­nó la fat­wa del Guía de la Revo­lu­ción prohi­bien­do el arma ató­mi­ca. En reali­dad, la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán puso fin a su pro­gra­ma nuclear mili­tar poco des­pués de la decla­ra­ción del aya­to­la Kho­meiny con­tra las armas de des­truc­ción masi­va, en 1988. A par­tir de aquel momen­to, Tehe­rán se ha limi­ta­do a la inves­ti­ga­ción nuclear de carác­ter civil, que en algu­nos casos pue­de tener impli­ca­cio­nes mili­ta­res, como –por ejem­plo– garan­ti­zar la fuer­za motriz en navíos de gue­rra. La deci­sión del imam Kho­meiny adqui­rió fuer­za de ley con la fat­wa del aya­to­la Kha­me­nei, el 9 de agos­to de 2005 [2].
En todo caso, como en Washing­ton esti­man que Ben­ya­min Netan­yahu es un «faná­ti­co his­té­ri­co», los esta­dou­ni­den­ses pasa­ron el año todo el año 2014 tra­tan­do de lle­gar a un acuer­do con Tsahal [las fuer­zas arma­das de Israel]. Poco a poco, fue impo­nién­do­se la idea de que, en la repar­ti­ción de la región entre Ara­bia Sau­di­ta e Irán, habría que ima­gi­nar un sis­te­ma de pro­tec­ción para la colo­nia judía. De ahí sur­gió el pro­yec­to de crear una espe­cie de nue­vo Pac­to de Bag­dad, algo así como una OTAN regio­nal, pre­si­di­da ofi­cial­men­te por los sau­di­tas –para que fue­se acep­ta­ble para los ára­bes– pero diri­gi­da en reali­dad por Israel, como el anti­guo Pac­to pre­si­di­do de fac­to por Esta­dos Uni­dos a pesar de que este país no era miem­bro. El pre­si­den­te Oba­ma hizo públi­co este pro­yec­to en su Doc­tri­na de Segu­ri­dad Nacio­nal, el 6 de febre­ro de 2015 [3].
Así que el acuer­do nuclear y el fin de las san­cio­nes fue­ron pos­pues­tos. Washing­ton orga­ni­zó la rebe­lión de Tsahal con­tra Netan­yahu, cre­yen­do que al pri­mer minis­tro no le que­da­ba mucho tiem­po en el poder. Pero, a pesar de la crea­ción de Com­man­ders for Israel’s Secu­rity y de los lla­ma­dos de casi todos los ex ofi­cia­les supe­rio­res a no votar por Netan­yahu, este últi­mo logró con­ven­cer a sus elec­to­res de que él úni­co defen­sor de la colo­nia judía y aca­bó sien­do reelecto.
En lo tocan­te a Pales­ti­na, Washing­ton y Tehe­rán habían pre­vis­to con­ge­lar la situa­ción de Israel y crear un Esta­do pales­tino, con­for­me a los acuer­dos de Oslo. Netan­yahu, que esta­ba espian­do no sólo las nego­cia­cio­nes de los 5+1 sino tam­bién las con­ver­sa­cio­nes bila­te­ra­les secre­tas [4], reac­cio­nó anun­cian­do públi­ca­men­te que mien­tras él esté vivo Israel nun­ca acep­ta­rá que se reco­noz­ca un Esta­do pales­tino. Al hacer esa decla­ra­ción, Netan­yahu reco­no­cía implí­ci­ta­men­te que Tel Aviv no tie­ne inten­cio­nes de res­pe­tar la fir­ma israe­lí estam­pa­da en los acuer­dos de Oslo y que ha veni­do nego­cian­do con la Auto­ri­dad Pales­ti­na duran­te 20 años úni­ca­men­te para ganar tiempo.

La Fuer­za Común Árabe

Apu­ra­dos por com­ple­tar su plan, Washing­ton y Lon­dres deci­die­ron uti­li­zar la rebe­lión yeme­ni­ta para con­cre­tar todo el asun­to. Los chii­tas hutis alia­dos a los sol­da­dos fie­les al ex pre­si­den­te Saleh habían exi­gi­do y obte­ni­do la renun­cia del pre­si­den­te Hadi, quien a últi­ma hora deci­dió tra­tar de recu­pe­rar su pues­to. Aun­que la ver­dad es que su estan­cia en el car­go ya no era ni legal ni legí­ti­ma des­de hacía mucho tiem­po. Hadi se había man­te­ni­do en el poder des­pués de ter­mi­nar su man­da­to sin haber cum­pli­do nin­guno de los com­pro­mi­sos que había con­traí­do sin inten­cio­nes de res­pe­tar­los. Ni Esta­dos Uni­dos ni el Rei­no Uni­do tenían nin­gún tipo de sim­pa­tía por nin­guno de los dos ban­dos, des­pués de haber­los res­pal­da­do alter­na­ti­va­men­te en dife­ren­tes momen­tos. Así que per­mi­tie­ron que Ara­bia Sau­di­ta afir­ma­ra que la revo­lu­ción era un gol­pe de Esta­do y que jus­ti­fi­ca­ra así su nue­vo inten­to de ane­xar Yemen. Lon­dres mon­tó una ope­ra­ción mili­tar para res­pal­dar a Adén des­de el Esta­do pira­ta de Soma­li­lan­dia. Al mis­mo tiem­po, con el pre­tex­to de la cri­sis yeme­ni­ta, la Liga Ára­be hizo públi­ca la par­te ára­be de la nue­va OTAN regio­nal: la Fuer­za Común Árabe.
Tres días más tar­de, tam­bién se hacía públi­co el acuer­do de los 5+1 nego­cia­do un año antes. Sin embar­go, el secre­ta­rio de Esta­do John Kerry y el minis­tro ira­ní de Rela­cio­nes Exte­rio­res Moham­mad Javad Zarif dedi­ca­ban todo un día a pasar revis­ta a todos los pun­tos polí­ti­cos en dis­cu­sión. Se deci­dió que Washing­ton y Tehe­rán redu­ci­rán la ten­sión en Pales­ti­na, Líbano, Siria, Irak y Bah­réin duran­te los pró­xi­mos 3 meses y que el acuer­do de Gine­bra no se fir­ma­ría has­ta fina­les de junio y por 10 años si ambas par­tes res­pe­ta­ban su palabra.

Con­se­cuen­cias

-Es pro­ba­ble que Netan­yahu tra­te nue­va­men­te, en los 3 pró­xi­mos meses, de hacer fra­ca­sar el plan esta­dou­ni­den­se. No sería por lo tan­to sor­pren­den­te que vea­mos toda una serie de actos de terro­ris­mo o de ase­si­na­tos polí­ti­cos no rei­vin­di­ca­dos pero cuya res­pon­sa­bi­li­dad será atri­bui­da a Washing­ton o a Tehe­rán para impe­dir la fir­ma pre­vis­ta para el 30 de junio de 2015.
Lógi­ca­men­te, Washing­ton esti­mu­la­rá en Israel una evo­lu­ción polí­ti­ca que limi­te los pode­res del pri­mer minis­tro. Eso es lo que se des­pren­de del durí­si­mo dis­cur­so que pro­nun­ció el pre­si­den­te israe­lí Reou­ven Rivlin cuan­do encar­gó a Netan­yahu la for­ma­ción del pró­xi­mo gobierno.
- La cues­tión de Yémen nun­ca lle­gó a men­cio­nar­se en las dis­cu­sio­nes bila­te­ra­les. Si se fir­ma el acuer­do, ese país podría man­te­ner­se como úni­co pun­to de con­flic­to en la región duran­te los pró­xi­mos 10 años.
- Al con­cluir un acuer­do con Tehe­rán y pro­mo­ver una alian­za mili­tar en torno a Ara­bia Sau­di­ta, Washing­ton favo­re­ce, por un lado, una divi­sión de la región entre Esta­dos. Por otro lado, frag­men­ta las socie­da­des uti­li­zan­do para ello el terro­ris­mo e inclu­so aca­ba de crear un sub-Esta­do terro­ris­ta: el Emi­ra­to Islá­mi­co, tam­bién cono­ci­do como «Daesh».
- Esta­dos Uni­dos había pre­vis­to ori­gi­nal­men­te con­for­mar la Fuer­za Común Ára­be con las monar­quías del Gol­fo y Jor­da­nia, con la posi­bi­li­dad de incor­po­rar pos­te­rior­men­te a Marrue­cos. Exis­te en ello una cohe­ren­cia entre los regí­me­nes impli­ca­dos. Sin embar­go, Omán se ha man­te­ni­do al mar­gen, a pesar de ser miem­bro del Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo, mien­tras que Ara­bia Sau­di­ta está tra­tan­do de uti­li­zar su influen­cia para incluir a Egip­to y Pakis­tán, a pesar de que este últi­mo no es un país árabe.
En el caso de Egip­to, El Cai­ro no dis­po­ne de nin­gún mar­gen de manio­bra y tie­ne que ple­gar­se a todas las pre­sio­nes sin impli­car­se en mate­ria de actua­ción. El país no dis­po­ne de medios sus­tan­cia­les y sólo pue­de ali­men­tar a su pobla­ción gra­cias a la ayu­da inter­na­cio­nal, o sea gra­cias a Ara­bia Sau­di­ta, los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, Rusia y Esta­dos Uni­dos. Egip­to se ve impli­ca­do en la ope­ra­ción «Tem­pes­tad Deci­si­va» con­tra Yemen, nue­va­men­te jun­to a la gen­te del sur, como en la gue­rra civil (1962−1970), con la dife­ren­cia de que en vez de estar con los comu­nis­tas aho­ra está del lado de los miem­bros de al-Qae­da y que El Cai­ro es aho­ra alia­do de la monar­quía sau­di­ta. Es evi­den­te que Egip­to debe­ría tra­tar de salir de ese enre­do lo más rápi­do posible.
- Más allá del Levan­te y del Gol­fo, la evo­lu­ción de la situa­ción regio­nal plan­tea­rá pro­ble­mas a Rusia y a Chi­na. Para Mos­cú, el cese del fue­go de 10 años es una bue­na noti­cia pero le resul­ta­rá amar­go tener que renun­ciar a sus espe­ran­zas mien­tras que Irán se bene­fi­cia úni­ca­men­te por­que la diri­gen­cia rusa tar­dó en recons­ti­tuir sus fuer­zas des­pués de la diso­lu­ción de la URSS. Esto expli­ca el acuer­do con­clui­do con Siria para desa­rro­llar el puer­to mili­tar de Tar­tús. La mari­na de gue­rra rusa debe­ría imple­men­tar de for­ma dura­de­ra su pre­sen­cia en el Medi­te­rrá­neo, tan­to en Siria como en Chipre.
En cuan­to a Chi­na, el cese del fue­go entre Esta­dos Uni­dos e Irán se tra­du­ci­rá rápi­da­men­te en un tras­la­do de las tro­pas esta­dou­ni­den­ses hacia el Lejano Orien­te. El Pen­tá­gono ya se plan­tea la cons­truc­ción de la mayor base mili­tar esta­dou­ni­den­se del mun­do en Bru­nei. Para Pekín, poner sus fuer­zas arma­das al nivel de esa ame­na­za se con­vier­te des­de aho­ra en una carre­ra con­tra reloj: Chi­na debe estar lis­ta para hacer fren­te al Impe­rio esta­dou­ni­den­se antes de que este últi­mo esté en con­di­cio­nes de atacarla. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *