Lo que usted no sabe sobre los acuerdos entre Estados Unidos e Irán

JPEG - 22.8 KB
John Kerry y Moham­mad Javad Zarif lle­ga­ron a un preacuer­do polí­ti­co bila­te­ral secre­to. Y con­clu­ye­ron a la vez un acuer­do públi­co en el mar­co de las nego­cia­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les 5+1.

Las conversaciones bilaterales secretas

Esta­dos Uni­dos e Irán vie­nen con­ver­san­do en secre­to des­de mar­zo de 2013. Esos con­tac­tos secre­tos se ini­cia­ron en Omán. Aho­ga­dos por un ase­dio eco­nó­mi­co y mone­ta­rio sin pre­ce­den­te en la his­to­ria, los ira­níes no tenían inten­cio­nes de ceder ante el impe­ria­lis­mo sino de obte­ner varios años de tre­gua, un tiem­po para res­pi­rar y recu­pe­rar fuer­zas. Para Esta­dos Uni­dos, que quie­re des­pla­zar sus tro­pas del Medio Orien­te hacia el Lejano Orien­te, esta opor­tu­ni­dad tenía que venir acom­pa­ña­da de garan­tías pre­ci­sas de que Tehe­rán no apro­ve­cha­rá ese res­pi­ro para seguir exten­dien­do su influen­cia.
Dos nego­cia­do­res excep­cio­nal­men­te hábi­les, Jake Sulli­van y William Burns, enca­be­za­ban el equi­po esta­dou­ni­den­se. Se des­co­no­ce la com­po­si­ción de la dele­ga­ción ira­ní.
Sulli­van había sido uno de los prin­ci­pa­les con­se­je­ros de la secre­ta­ria de Esta­do Hillary Clin­ton, con quien no com­par­tía sin embar­go ni el res­pal­do incon­di­cio­nal a Israel ni la fas­ci­na­ción por la Her­man­dad Musul­ma­na. Orga­ni­zó las gue­rras con­tra Libia y con­tra Siria. Cuan­do el pre­si­den­te Oba­ma deci­dió des­ha­cer­se de la seño­ra Clin­ton, Sulli­van se con­vir­tió en con­se­je­ro de segu­ri­dad nacio­nal del vice­pre­si­den­te Joe Biden y fue des­de ese pues­to que ini­ció los con­tac­tos con Irán. William Burns, por su par­te, es un diplo­má­ti­co de carre­ra, se dice que uno de los mejo­res de Esta­dos Uni­dos, y se unió a las con­ver­sa­cio­nes a títu­lo de adjun­to del secre­ta­rio de Esta­do John Kerry.
De esos con­tac­tos salie­ron al menos 2 deci­sio­nes. En pri­mer lugar, el Guía de la Revo­lu­ción, aya­to­la Ali Kha­me­nei, se ocu­pa­ría de excluir de la carre­ra pre­si­den­cial a Esfan­diar Rahim Mas­haie –el ex res­pon­sa­ble del ser­vi­cio de inte­li­gen­cia de los Guar­dia­nes de la Revo­lu­ción, con­ver­ti­do en jefe de la ofi­ci­na del enton­ces pre­si­den­te ira­ní Mah­mud Ahma­di­ne­jad. El obje­ti­vo era garan­ti­zar que Irán baja­ra el tono en las ins­tan­cias inter­na­cio­na­les. Pos­te­rior­men­te, Esta­dos Uni­dos se ocu­pa­ría de que sus alia­dos anti-ira­níes tam­bién baja­ran el tono y des­blo­quea­ran las nego­cia­cio­nes con el gru­po 5+1 sobre el tema nuclear para pre­pa­rar el fin de las san­cio­nes.
De hecho, para sor­pre­sa gene­ral, el Con­se­jo de los Guar­dia­nes de la Cons­ti­tu­ción (la mitad de sus miem­bros son nom­bra­dos por el aya­to­la Kha­me­nei) recha­zó la can­di­da­tu­ra de Esfan­diar Rahim Mas­haie, a quien los son­deos de opi­nión daban como gana­dor des­de la pri­me­ra vuel­ta de la elec­ción pre­si­den­cial ira­ní. Fue gra­cias a la divi­sión así crea­da en el cam­po de los revo­lu­cio­na­rios, y hábil­men­te ali­men­ta­da por el Guía, que el jeque Has­san Roha­ni ganó la elec­ción.
Roha­ni era el hom­bre de la situa­ción. Este reli­gio­so nacio­na­lis­ta había sido nego­cia­dor en jefe sobre la cues­tión nuclear des­de 2003 has­ta 2005. Había acep­ta­do todas las exi­gen­cias euro­peas antes de que Mah­mud Ahma­di­ne­jad, al lle­gar a la pre­si­den­cia, deci­die­ra sus­ti­tuir­lo. Roha­ni había estu­dia­do dere­cho cons­ti­tu­cio­nal en Esco­cia y fue el pri­mer con­tac­to ira­ní de Israel y Esta­dos Uni­dos en el escán­da­lo Irán­ga­te. En 2009, duran­te el inten­to de revo­lu­ción de color orga­ni­za­do por la CIA con ayu­da de los aya­to­las Raf­san­ja­ni y Kha­ta­mi, Roha­ni se puso del lado de los pro-occi­den­ta­les en con­tra del pre­si­den­te Ahma­di­ne­jad. Y de paso, el esta­tus cle­ri­cal de Roha­ni per­mi­tía a los molas recon­quis­tar el Esta­do ira­ní de manos de los Guar­dia­nes de la Revo­lu­ción.
Por su par­te, Esta­dos Uni­dos impar­tía ins­truc­cio­nes a sus alia­dos sau­di­tas para que tam­bién baja­ran el tono y acep­ta­ran la mano ten­di­da del nue­vo gobierno ira­ní. Duran­te varios meses hubo son­ri­sas entre Riad y Tehe­rán mien­tras que el jeque Roha­ni se ponía per­so­nal­men­te en con­tac­to con su homó­lo­go esta­dou­ni­den­se.

El plan de la Casa Blanca

La idea de la Casa Blan­ca era tomar nota de los éxi­tos ira­níes en Pales­ti­na, Líbano, Siria, Irak y Bah­réin y per­mi­tir que Tehe­rán goce de su influen­cia en esos paí­ses a cam­bio de que renun­cie a seguir expan­dien­do su revo­lu­ción. Des­pués de aban­do­nar la idea de com­par­tir el Medio Orien­te con los rusos, Washing­ton pre­veía dis­tri­buir­lo entre Ara­bia Sau­di­ta e Irán antes de reti­rar sus pro­pias tro­pas de esa región.
El anun­cio de esta posi­ble divi­sión for­ta­le­ció abrup­ta­men­te la lec­tu­ra de los acon­te­ci­mien­tos regio­na­les como un con­flic­to entre sun­ni­tas (sau­di­tas) y chii­tas (ira­níes), lo cual resul­ta absur­do ya que la reli­gión de los cabe­ci­llas a menu­do no corres­pon­de con la de quie­nes los apo­yan.
Pero esa divi­sión devol­vía el Medio Orien­te a la épo­ca del Pac­to de Bag­dad [1], o sea a los tiem­pos de la gue­rra fría, con la dife­ren­cia de que Irán ocu­pa­ría el lugar que antes tenía la URSS y que la repar­ti­ción de las zonas de influen­cia sería dife­ren­te.
Ade­más de que eso obli­ga­to­ria­men­te moles­ta­ría a la actual Fede­ra­ción Rusa, esta nue­va repar­ti­ción devol­vía Israel a la épo­ca en que no dis­po­nía del para­guas esta­dou­ni­den­se. Algo inacep­ta­ble des­de el pun­to de vis­ta del pri­mer minis­tro Ben­ya­min Netan­yahu, par­ti­da­rio de la expan­sión de Israel «des­de el Nilo has­ta el Éufra­tes». Así que Netan­yahu hizo todo lo posi­ble por sabo­tear la con­ti­nua­ción del pro­gra­ma.
Es por eso que, a pesar de que a prin­ci­pios de 2014 ya se había alcan­za­do en Gine­bra un acuer­do sobre la cues­tión nuclear, la nego­cia­do­ra esta­dou­ni­den­se Wendy Sher­man uti­li­zó las exi­gen­cias israe­líes para tra­tar de obte­ner más con­ce­sio­nes y afir­mó sor­pre­si­va­men­te que Washing­ton no se con­for­ma­ría con eli­mi­nar la posi­bi­li­dad de que Irán obtu­vie­se la bom­ba ató­mi­ca sino que tam­bién exi­gía que Tehe­rán renun­cia­ra a desa­rro­llar sus misi­les balís­ti­cos. Esta sor­pren­den­te exi­gen­cia fue recha­za­da por Chi­na y Rusia seña­lan­do que no tenía abso­lu­ta­men­te nada que ver con el Tra­ta­do de No Pro­li­fe­ra­ción nuclear ni entra­ba en el cam­po de com­pe­ten­cia de los 5+1.
Eso demues­tra que la bom­ba ató­mi­ca nun­ca fue la preo­cu­pa­ción de Esta­dos Uni­dos en todo este asun­to y que Washing­ton sólo uti­li­zó ese pre­tex­to para con­te­ner a Irán impo­nién­do­le un terri­ble cer­co eco­nó­mi­co y mone­ta­rio. Lo más intere­san­te es que el pro­pio pre­si­den­te Oba­ma lo reco­no­ció implí­ci­ta­men­te en su dis­cur­so del 2 de abril cuan­do men­cio­nó la fat­wa del Guía de la Revo­lu­ción prohi­bien­do el arma ató­mi­ca. En reali­dad, la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán puso fin a su pro­gra­ma nuclear mili­tar poco des­pués de la decla­ra­ción del aya­to­la Kho­meiny con­tra las armas de des­truc­ción masi­va, en 1988. A par­tir de aquel momen­to, Tehe­rán se ha limi­ta­do a la inves­ti­ga­ción nuclear de carác­ter civil, que en algu­nos casos pue­de tener impli­ca­cio­nes mili­ta­res, como –por ejem­plo– garan­ti­zar la fuer­za motriz en navíos de gue­rra. La deci­sión del imam Kho­meiny adqui­rió fuer­za de ley con la fat­wa del aya­to­la Kha­me­nei, el 9 de agos­to de 2005 [2].
En todo caso, como en Washing­ton esti­man que Ben­ya­min Netan­yahu es un «faná­ti­co his­té­ri­co», los esta­dou­ni­den­ses pasa­ron el año todo el año 2014 tra­tan­do de lle­gar a un acuer­do con Tsahal [las fuer­zas arma­das de Israel]. Poco a poco, fue impo­nién­do­se la idea de que, en la repar­ti­ción de la región entre Ara­bia Sau­di­ta e Irán, habría que ima­gi­nar un sis­te­ma de pro­tec­ción para la colo­nia judía. De ahí sur­gió el pro­yec­to de crear una espe­cie de nue­vo Pac­to de Bag­dad, algo así como una OTAN regio­nal, pre­si­di­da ofi­cial­men­te por los sau­di­tas –para que fue­se acep­ta­ble para los ára­bes– pero diri­gi­da en reali­dad por Israel, como el anti­guo Pac­to pre­si­di­do de fac­to por Esta­dos Uni­dos a pesar de que este país no era miem­bro. El pre­si­den­te Oba­ma hizo públi­co este pro­yec­to en su Doc­tri­na de Segu­ri­dad Nacio­nal, el 6 de febre­ro de 2015 [3].
Así que el acuer­do nuclear y el fin de las san­cio­nes fue­ron pos­pues­tos. Washing­ton orga­ni­zó la rebe­lión de Tsahal con­tra Netan­yahu, cre­yen­do que al pri­mer minis­tro no le que­da­ba mucho tiem­po en el poder. Pero, a pesar de la crea­ción de Com­man­ders for Israel’s Secu­rity y de los lla­ma­dos de casi todos los ex ofi­cia­les supe­rio­res a no votar por Netan­yahu, este últi­mo logró con­ven­cer a sus elec­to­res de que él úni­co defen­sor de la colo­nia judía y aca­bó sien­do reelec­to.
En lo tocan­te a Pales­ti­na, Washing­ton y Tehe­rán habían pre­vis­to con­ge­lar la situa­ción de Israel y crear un Esta­do pales­tino, con­for­me a los acuer­dos de Oslo. Netan­yahu, que esta­ba espian­do no sólo las nego­cia­cio­nes de los 5+1 sino tam­bién las con­ver­sa­cio­nes bila­te­ra­les secre­tas [4], reac­cio­nó anun­cian­do públi­ca­men­te que mien­tras él esté vivo Israel nun­ca acep­ta­rá que se reco­noz­ca un Esta­do pales­tino. Al hacer esa decla­ra­ción, Netan­yahu reco­no­cía implí­ci­ta­men­te que Tel Aviv no tie­ne inten­cio­nes de res­pe­tar la fir­ma israe­lí estam­pa­da en los acuer­dos de Oslo y que ha veni­do nego­cian­do con la Auto­ri­dad Pales­ti­na duran­te 20 años úni­ca­men­te para ganar tiem­po.

La Fuerza Común Árabe

Apu­ra­dos por com­ple­tar su plan, Washing­ton y Lon­dres deci­die­ron uti­li­zar la rebe­lión yeme­ni­ta para con­cre­tar todo el asun­to. Los chii­tas hutis alia­dos a los sol­da­dos fie­les al ex pre­si­den­te Saleh habían exi­gi­do y obte­ni­do la renun­cia del pre­si­den­te Hadi, quien a últi­ma hora deci­dió tra­tar de recu­pe­rar su pues­to. Aun­que la ver­dad es que su estan­cia en el car­go ya no era ni legal ni legí­ti­ma des­de hacía mucho tiem­po. Hadi se había man­te­ni­do en el poder des­pués de ter­mi­nar su man­da­to sin haber cum­pli­do nin­guno de los com­pro­mi­sos que había con­traí­do sin inten­cio­nes de res­pe­tar­los. Ni Esta­dos Uni­dos ni el Reino Uni­do tenían nin­gún tipo de sim­pa­tía por nin­guno de los dos ban­dos, des­pués de haber­los res­pal­da­do alter­na­ti­va­men­te en dife­ren­tes momen­tos. Así que per­mi­tie­ron que Ara­bia Sau­di­ta afir­ma­ra que la revo­lu­ción era un gol­pe de Esta­do y que jus­ti­fi­ca­ra así su nue­vo inten­to de ane­xar Yemen. Lon­dres mon­tó una ope­ra­ción mili­tar para res­pal­dar a Adén des­de el Esta­do pira­ta de Soma­li­lan­dia. Al mis­mo tiem­po, con el pre­tex­to de la cri­sis yeme­ni­ta, la Liga Ára­be hizo públi­ca la par­te ára­be de la nue­va OTAN regio­nal: la Fuer­za Común Ára­be.
Tres días más tar­de, tam­bién se hacía públi­co el acuer­do de los 5+1 nego­cia­do un año antes. Sin embar­go, el secre­ta­rio de Esta­do John Kerry y el minis­tro ira­ní de Rela­cio­nes Exte­rio­res Moham­mad Javad Zarif dedi­ca­ban todo un día a pasar revis­ta a todos los pun­tos polí­ti­cos en dis­cu­sión. Se deci­dió que Washing­ton y Tehe­rán redu­ci­rán la ten­sión en Pales­ti­na, Líbano, Siria, Irak y Bah­réin duran­te los pró­xi­mos 3 meses y que el acuer­do de Gine­bra no se fir­ma­ría has­ta fina­les de junio y por 10 años si ambas par­tes res­pe­ta­ban su pala­bra.

Consecuencias

-Es pro­ba­ble que Netan­yahu tra­te nue­va­men­te, en los 3 pró­xi­mos meses, de hacer fra­ca­sar el plan esta­dou­ni­den­se. No sería por lo tan­to sor­pren­den­te que vea­mos toda una serie de actos de terro­ris­mo o de ase­si­na­tos polí­ti­cos no reivin­di­ca­dos pero cuya res­pon­sa­bi­li­dad será atri­bui­da a Washing­ton o a Tehe­rán para impe­dir la fir­ma pre­vis­ta para el 30 de junio de 2015.
Lógi­ca­men­te, Washing­ton esti­mu­la­rá en Israel una evo­lu­ción polí­ti­ca que limi­te los pode­res del pri­mer minis­tro. Eso es lo que se des­pren­de del durí­si­mo dis­cur­so que pro­nun­ció el pre­si­den­te israe­lí Reou­ven Rivlin cuan­do encar­gó a Netan­yahu la for­ma­ción del pró­xi­mo gobierno.
- La cues­tión de Yémen nun­ca lle­gó a men­cio­nar­se en las dis­cu­sio­nes bila­te­ra­les. Si se fir­ma el acuer­do, ese país podría man­te­ner­se como úni­co pun­to de con­flic­to en la región duran­te los pró­xi­mos 10 años.
- Al con­cluir un acuer­do con Tehe­rán y pro­mo­ver una alian­za mili­tar en torno a Ara­bia Sau­di­ta, Washing­ton favo­re­ce, por un lado, una divi­sión de la región entre Esta­dos. Por otro lado, frag­men­ta las socie­da­des uti­li­zan­do para ello el terro­ris­mo e inclu­so aca­ba de crear un sub-Esta­do terro­ris­ta: el Emi­ra­to Islá­mi­co, tam­bién cono­ci­do como «Daesh».
- Esta­dos Uni­dos había pre­vis­to ori­gi­nal­men­te con­for­mar la Fuer­za Común Ára­be con las monar­quías del Gol­fo y Jor­da­nia, con la posi­bi­li­dad de incor­po­rar pos­te­rior­men­te a Marrue­cos. Exis­te en ello una cohe­ren­cia entre los regí­me­nes impli­ca­dos. Sin embar­go, Omán se ha man­te­ni­do al mar­gen, a pesar de ser miem­bro del Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo, mien­tras que Ara­bia Sau­di­ta está tra­tan­do de uti­li­zar su influen­cia para incluir a Egip­to y Pakis­tán, a pesar de que este últi­mo no es un país ára­be.
En el caso de Egip­to, El Cai­ro no dis­po­ne de nin­gún mar­gen de manio­bra y tie­ne que ple­gar­se a todas las pre­sio­nes sin impli­car­se en mate­ria de actua­ción. El país no dis­po­ne de medios sus­tan­cia­les y sólo pue­de ali­men­tar a su pobla­ción gra­cias a la ayu­da inter­na­cio­nal, o sea gra­cias a Ara­bia Sau­di­ta, los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, Rusia y Esta­dos Uni­dos. Egip­to se ve impli­ca­do en la ope­ra­ción «Tem­pes­tad Deci­si­va» con­tra Yemen, nue­va­men­te jun­to a la gen­te del sur, como en la gue­rra civil (1962−1970), con la dife­ren­cia de que en vez de estar con los comu­nis­tas aho­ra está del lado de los miem­bros de al-Qae­da y que El Cai­ro es aho­ra alia­do de la monar­quía sau­di­ta. Es evi­den­te que Egip­to debe­ría tra­tar de salir de ese enre­do lo más rápi­do posi­ble.
- Más allá del Levan­te y del Gol­fo, la evo­lu­ción de la situa­ción regio­nal plan­tea­rá pro­ble­mas a Rusia y a Chi­na. Para Mos­cú, el cese del fue­go de 10 años es una bue­na noti­cia pero le resul­ta­rá amar­go tener que renun­ciar a sus espe­ran­zas mien­tras que Irán se bene­fi­cia úni­ca­men­te por­que la diri­gen­cia rusa tar­dó en recons­ti­tuir sus fuer­zas des­pués de la diso­lu­ción de la URSS. Esto expli­ca el acuer­do con­clui­do con Siria para desa­rro­llar el puer­to mili­tar de Tar­tús. La mari­na de gue­rra rusa debe­ría imple­men­tar de for­ma dura­de­ra su pre­sen­cia en el Medi­te­rrá­neo, tan­to en Siria como en Chi­pre.
En cuan­to a Chi­na, el cese del fue­go entre Esta­dos Uni­dos e Irán se tra­du­ci­rá rápi­da­men­te en un tras­la­do de las tro­pas esta­dou­ni­den­ses hacia el Lejano Orien­te. El Pen­tá­gono ya se plan­tea la cons­truc­ción de la mayor base mili­tar esta­dou­ni­den­se del mun­do en Bru­nei. Para Pekín, poner sus fuer­zas arma­das al nivel de esa ame­na­za se con­vier­te des­de aho­ra en una carre­ra con­tra reloj: Chi­na debe estar lis­ta para hacer fren­te al Impe­rio esta­dou­ni­den­se antes de que este últi­mo esté en con­di­cio­nes de ata­car­la.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: