¿Tan­gos de izquier­da? No, bata­lla de ideas- Ati­lio A. Boron

El pasa­do domin­go 29 de mar­zo el sema­na­rio Mira­das al Sur publi­có una nota de Miguel Rus­so titu­la­da “Deba­te sobre el deba­te” en la cual se refe­ría a la con­tro­ver­sia sus­ci­ta­da en torno al Foro Eman­ci­pa­ción e Igual­dad que sesio­nó en Bue­nos Aires entre el 12 y el 14 de ese mis­mo mes.1 En ella men­cio­na un tex­to de mi auto­ría ‑que cir­cu­ló exclu­si­va­men­te por las redes socia­les y algu­nos perió­di­cos digi­ta­les- en don­de se vuel­can unas pocas refle­xio­nes sobre el “Mani­fies­to de Bue­nos Aires” dado a cono­cer por los orga­ni­za­do­res una vez fina­li­za­do el even­to.2 Para ilus­trar los alcan­ces de las diver­gen­tes pos­tu­ras al res­pec­to Rus­so alu­de a un artícu­lo escri­to por José Steins­le­ger en el perió­di­co mexi­cano La Jor­na­da el 25 del mis­mo mes.3 Intere­sa­do en cono­cer una opi­nión dis­tin­ta lo bus­qué y al hallar­lo tro­pe­cé con algo insó­li­to. Espe­ra­ba un artícu­lo en el que se cues­tio­na­se mi inter­pre­ta­ción con argu­men­tos razo­na­dos y nue­vas evi­den­cias pero, en cam­bio, encon­tré un tex­to que comien­za con una pie­za fic­cio­nal en la cual soy obje­to de un ata­que en don­de se ridi­cu­li­za mi per­so­na y que ofi­cia como preám­bu­lo a una serie de ase­ve­ra­cio­nes reve­la­do­ras de un inte­lec­to que pare­ce movi­do más que nada por el odio y el resen­ti­mien­to y dota­do de un infre­cuen­te des­pre­cio por las reglas de la lógi­ca y los datos de la experiencia.
Sobre el ata­que per­so­nal no voy a hablar. Dejo a los lec­to­res intere­sa­dos la ingra­ta tarea de repa­sar esas líneas y juz­gar por su cuen­ta la espe­su­ra moral de quien las escri­bió. Paso por ello a refe­rir­me al con­te­ni­do de las ocu­rren­cias, que no ideas, expues­tas en esa nota. Pri­me­ro debo decir que mi crí­ti­co con­fun­de un acon­te­ci­mien­to como el Foro con un tex­to, el “Mani­fies­to de Bue­nos Aires” (MBA), redac­ta­do como supues­to pro­duc­to de aquél. Si el even­to fue valio­so por la diver­si­dad de opi­nio­nes, enfo­ques teó­ri­cos y expe­rien­cias con­cre­tas apor­ta­das por los par­ti­ci­pan­tes, el MBA es exac­ta­men­te lo con­tra­rio: una eté­rea refle­xión diso­cia­da de las apa­sio­nan­tes inter­ven­cio­nes escu­cha­das en ese encuen­tro y cen­tra­da sobre gene­ra­li­da­des y cues­tio­nes abs­trac­tas. Es debi­do a esto que las cosas no son lla­ma­das por su nom­bre, se ape­la a clau­di­can­tes eufe­mis­mos (por ejem­plo, se habla de “paí­ses pode­ro­sos” que moto­ri­zan una ofen­si­va des­ti­tu­yen­te con­tra algu­nos gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos en lugar de decir “Esta­dos Uni­dos”) y las prin­ci­pa­les cate­go­rías teó­ri­cas del pen­sa­mien­to crí­ti­co bri­llan por su ausen­cia. No voy a repe­tir aquí lo dicho en el bre­ve tex­to que enfu­re­ció a mi cen­sor, pero en lo esen­cial esa era la tesis que desa­rro­lla­ba en ese escri­to. Espe­ra­ba, reco­noz­co aho­ra que con inge­nui­dad, que el deba­te pro­pues­to hubie­se sido acep­ta­do. La res­pues­ta has­ta aho­ra ha sido el silen­cio y un ata­que per­so­nal. Pare­ce que el disen­so y la con­tro­ver­sia ‑aún al inte­rior de un amplio cam­po ocu­pa­do por ideas de izquier­da, pro­gre­sis­tas o popu­lis­tas- pro­du­cen un males­tar into­le­ra­ble en algu­nos espí­ri­tus y ante la fal­ta de argu­men­tos se ape­la a la des­ca­li­fi­ca­ción personal.
Habien­do esta­ble­ci­do que mi crí­ti­ca se diri­ge al MBA y no a la rea­li­za­ción del Foro paso al segun­do tema. Lue­go del ata­que el colum­nis­ta de La Jor­na­da se embar­ca en una serie de con­si­de­ra­cio­nes de fon­do. Ofre­ce, para comen­zar, una curio­sa tipo­lo­gía de la izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na, divi­di­da en cua­tro cate­go­rías: una “idea­lis­ta”, otra “rea­lis­ta”, una ter­ce­ra “heroi­ca” y una cuar­ta que no tie­ne nom­bre, aun­que pre­su­mi­ble­men­te esta­ría refi­rién­do­se a las trans­for­ma­cio­nes polí­ti­cas, socia­les y eco­nó­mi­cas en cur­so en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be des­de comien­zos del siglo. Pues bien: como lo sabe cual­quier alumno de cien­cias socia­les que pre­ten­da apro­bar su pri­mer examen de Meto­do­lo­gía de la Inves­ti­ga­ción las cate­go­rías de una tipo­lo­gía deben ser mutua­men­te exclu­yen­tes y exclu­si­vas. En caso con­tra­rio la cons­truc­ción se derrum­ba bajo el peso de sus pro­pias incon­sis­ten­cias y el valor heu­rís­ti­co de la taxo­no­mía se extra­vía en la con­fu­sión gene­ral. Por eso al leer el apor­te escla­re­ce­dor de mi crí­ti­co vino a mi men­te un pasa­je de “El Idio­ma Ana­lí­ti­co de John Wil­kins”, cuen­to en el cual Jor­ge Luis Bor­ges habla de una enci­clo­pe­dia chi­na que en una entra­da del “Empo­rio celes­tial de cono­ci­mien­tos bené­vo­los” cla­si­fi­ca a los ani­ma­les del siguien­te modo: “(a) per­te­ne­cien­tes al Empe­ra­dor, (b) embal­sa­ma­dos, © amaes­tra­dos, (d) lecho­nes, (e) sire­nas, (f) fabu­lo­sos, (g) perros suel­tos, (h) inclui­dos en esta cla­si­fi­ca­ción, (i) que se agi­tan como locos, (j) innu­me­ra­bles, (k) dibu­ja­dos con un pin­cel finí­si­mo de pelo de came­llo, (1) etcé­te­ra, (m) que aca­ban de rom­per el jarrón, (n) que de lejos pare­cen mos­cas.” La tipo­lo­gía en cues­tión tie­ne la mis­ma falla: sus cate­go­rías no son ni exclu­yen­tes ni exclu­si­vas, y un caso con­cre­to pue­de caber en más de una. No sólo eso: tam­po­co se expli­ci­tan los cri­te­rios de cla­si­fi­ca­ción ni apor­ta ejem­plos que per­mi­tan pon­de­rar su vali­dez y su fecun­di­dad interpretativa.
En su nota el crí­ti­co dice tex­tual­men­te que “en el siglo pasa­do, la mesa de las izquier­das lati­no­ame­ri­ca­nas tuvo cua­tro patas: la idea­lis­ta (que ima­gi­nó el socia­lis­mo bro­tan­do natu­ral­men­te del capi­ta­lis­mo), la rea­lis­ta (que aupó buro­cra­cias polí­ti­cas increí­bles con pre­tex­tos ideo­ló­gi­cos creí­bles), la heroi­ca (que cayó en el pre­ci­pi­cio) y la que, inter­pe­lan­do a sus com­pa­ñe­ras, cru­zó el Rubi­cón del nue­vo siglo.” Y a ren­glón segui­do agre­ga que “la pri­me­ra fra­ca­só por ilu­sa, la segun­da por anti­de­mo­crá­ti­ca, la ter­ce­ra por arro­gan­te, y la cuar­ta se pre­gun­ta hoy has­ta dón­de es razo­na­ble seguir diva­gan­do en los qué hacer, cuan­do los pue­blos ape­nas pue­den resol­ver las cosas dia­rias del hacer.” Al igual que el MBA mi cen­sor se refu­gia en la vague­dad por­que se abs­tie­ne de seña­lar quie­nes son las figu­ras pro­to­tí­pi­cas –líde­res, par­ti­dos, movi­mien­tos o pro­ce­sos- que caben en cada una de sus cate­go­rías. ¿Quién en Lati­noa­mé­ri­ca ima­gi­nó al socia­lis­mo como flo­ra­ción del capi­ta­lis­mo? Juan B. Jus­to, en la Argen­ti­na de ini­cios del siglo vein­te. Correc­to, pero, ¿sólo él? ¿Cuán­tos más caye­ron, ayer y hoy, en esa vie­ja tram­pa y cuya expre­sión actual es el “posi­bi­lis­mo”? Por otro lado, ¿quié­nes son los rea­lis­tas, los heroi­cos y los que ayer atra­ve­sa­ron el Rubi­cón? ¿Dón­de colo­ca­ría en su tipo­lo­gía a Fidel, al Che, a Allen­de, a Bosch, a Chá­vez, a Evo, a Correa, a Cha­fik Han­dal, a Fara­bun­do Mar­tí, a San­dino, a Maru­lan­da, a Raúl Sen­dic (padre, ¡no al hijo!), a Luiz Car­los Pres­tes, al Sub­co­man­dan­te Mar­cos, para que­dar­nos en esta par­te del mun­do y no inda­gar sobre la per­ti­nen­cia de esas cate­go­rías para cla­si­fi­car a per­so­na­jes como Lenin, Trotsky, Buja­rin, Rosa Luxem­burg, Grams­ci, Mao, Ho Chi Mihn, Lumum­ba, Man­de­la y tan­tos otros. ¿Cuá­les son los cri­te­rios de cla­si­fi­ca­ción? Peor aún: ¿no hubo aca­so izquier­dis­tas que fue­ron idea­lis­tas y simul­tá­nea­men­te heroi­cos lucha­do­res por el socia­lis­mo y la revo­lu­ción? ¿Quié­nes son los Julio César actua­les, que cru­za­ron el Rubi­cón des­em­ba­ra­zán­do­se de esas “fija­cio­nes de las izquier­das”, como el Mani­fies­to Comu­nis­ta, para abra­zar al “Con­sen­so de Bue­nos Aires”, esa nefas­ta tra­duc­ción de la ter­ce­ra vía de Tony Blair, Gerhard Schrö­der, Bill Clin­ton y com­pa­ñía que Jor­ge Cas­ta­ñe­da y Rober­to Man­ga­bei­ra Unger pro­pu­sie­ran a fines del 1997 a un con­jun­to de polí­ti­cos lati­no­ame­ri­ca­nos. ¿No han caí­do, algu­nos de ellos, en el ato­lla­de­ro del idea­lis­mo “posi­bi­lis­ta”, en la qui­me­ra de un “capi­ta­lis­mo racio­nal” huma­ni­za­ble? 4
Aún más des­afor­tu­na­das son sus ocu­rren­cias a la hora de iden­ti­fi­car las cau­sas del fra­ca­so de todas las izquier­das lati­no­ame­ri­ca­nas, a excep­ción de las de su pre­fe­ren­cia. Lamen­ta­ble­men­te nues­tro autor se abs­tu­vo de defi­nir sus con­tor­nos, pero sos­pe­cha­mos que abar­ca­rían un hete­ro­gé­neo espec­tro que iría des­de los gobier­nos “pro­gre­sis­tas” del Cono Sur (Argen­ti­na, Bra­sil, Uru­guay, Chi­le) que se pro­po­nen solu­cio­nar la cua­dra­tu­ra del círcu­lo cons­tru­yen­do un “capi­ta­lis­mo serio y racio­nal” has­ta el cha­vis­mo, el gobierno de los movi­mien­tos socia­les de Evo Mora­les y la “revo­lu­ción ciu­da­da­na” de Rafael Correa que tie­nen como hori­zon­te la ins­tau­ra­ción de dis­tin­tas varian­tes de un socia­lis­mo boli­va­riano y anti­im­pe­ria­lis­ta adap­ta­do a las con­di­cio­nes impe­ran­tes en la épo­ca actual. Va de suyo que las dife­ren­cias entre ambos pro­yec­tos: “capi­ta­lis­mo racio­nal” o “socia­lis­mo del siglo vein­tiuno” es lo sufi­cien­te­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va como para que carez­ca de sen­ti­do incluir­los den­tro de una mis­ma cate­go­ría socio­po­lí­ti­ca. Sin embar­go, mi cen­sor pare­ce no estar intere­sa­do en esas minu­cias. En la oscu­ri­dad de la noche, dice el refrán, todos los gatos son pardos.
¿Fra­ca­sa­ron los idea­lis­tas sólo por­que eran unos ilu­sos? No pode­mos saber­lo, por­que igno­ra­mos de quie­nes está hablan­do. ¿Acon­te­ció lo mis­mo con los rea­lis­tas por su talan­te pre­ten­di­da­men­te anti­de­mo­crá­ti­co? Tam­po­co lo sabe­mos, si bien tene­mos algu­nas sos­pe­chas que pre­ci­pi­ta­rían nue­vos cues­tio­na­mien­tos que por aho­ra nos reser­va­mos para otra oca­sión. ¿Fra­ca­só la izquier­da heroi­ca ‑que en el aquí y aho­ra de Nues­tra Amé­ri­ca tie­ne una refe­ren­cia emble­má­ti­ca en Ernes­to “Che” Gue­va­ra- por su arro­gan­cia? ¿Fue la sober­bia del “gue­rri­lle­ro heroi­co” la que aca­bó con su vida? ¿No será que la gue­rra de con­tra­in­sur­gen­cia lan­za­da por Esta­dos Uni­dos tuvo algún papel en el trá­gi­co des­en­la­ce de la epo­pe­ya del Che? En este caso no sólo esta­ría­mos en pre­sen­cia de un diag­nós­ti­co erró­neo sino tam­bién indig­nan­te por la pedan­te­ría de quien se arro­ga el papel de “cen­sor de revo­lu­cio­na­rios” o “ins­pec­tor de revo­lu­cio­nes”, un vicio bas­tan­te exten­di­do entre quie­nes jamás pro­ta­go­ni­za­ron una y mira­ron todas des­de afue­ra. No tene­mos infor­ma­ción, al momen­to de escri­bir estas líneas, sobre el jui­cio que le mere­ce a Steins­le­ger la suer­te corri­da por el hete­ró­cli­to con­glo­me­ra­do de la izquier­da que cru­zó el Rubi­cón. En suma: son dema­sia­dos los inte­rro­gan­tes que que­dan sin res­pues­ta y que cues­tio­nan de raíz la fecun­di­dad de esta tipo­lo­gía. 5
Dos últi­mas con­si­de­ra­cio­nes. Una sobre el mar­xis­mo, esa moles­ta “fija­ción de las izquier­das” que tan­to escan­da­li­za a nues­tro crí­ti­co y que reco­mien­da some­ter a urgen­te revi­sión. Lamen­to (por él, no por mí) decir­le que has­ta hoy el mar­xis­mo es la úni­ca crí­ti­ca radi­cal de la socie­dad capi­ta­lis­ta y que, en con­se­cuen­cia, sin esta tra­di­ción inte­lec­tual y polí­ti­ca, teó­ri­ca y prác­ti­ca a la vez, cual­quier cues­tio­na­mien­to al orden del capi­tal es, como decía Marx, una “jere­mia­da”, una pro­tes­ta insa­na­ble­men­te super­fi­cial por­que sos­la­ya la cues­tión fun­da­men­tal de una socie­dad cons­trui­da sobre el irre­so­lu­ble con­flic­to entre quie­nes sólo pue­den sobre­vi­vir ven­dien­do su fuer­za de tra­ba­jo y la cada vez más peque­ña mino­ría que dis­po­ne de los recur­sos sufi­cien­tes para com­prar­la. Pue­de argüir­se que con el mar­xis­mo sólo no bas­ta para dar cuen­ta de la com­ple­ji­dad actual del orden social bur­gués, y que otras pers­pec­ti­vas teó­ri­cas (como el femi­nis­mo radi­cal, el eco­lo­gis­mo anti­ca­pi­ta­lis­ta y el pen­sa­mien­to post­co­lo­nial, por ejem­plo) son tam­bién nece­sa­rias. Es cier­to: pero tam­bién lo es que sin el mar­xis­mo y su visión de la dia­léc­ti­ca his­tó­ri­ca como una tota­li­dad sur­ca­da por per­ma­nen­tes con­tra­dic­cio­nes nin­gu­na de estas otras pers­pec­ti­vas ‑para ni hablar las que pro­vie­nen del saber con­ven­cio­nal de las cien­cias socia­les o del pen­sa­mien­to úni­co- pue­de ofre­cer una expli­ca­ción míni­ma­men­te satis­fac­to­ria para enten­der los pro­ble­mas y desa­fíos de la socie­dad con­tem­po­rá­nea. El seña­la­mien­to de las con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo, que no han hecho sino agra­var­se con el paso del tiem­po, es el telón de fon­do del Mani­fies­to Comu­nis­ta cuya actua­li­dad ha sido rati­fi­ca­da en estos días por el famo­so libro de Tho­mas Piketty. A pesar de la dis­tan­cia que el eco­no­mis­ta fran­cés toma del mar­xis­mo, su obra corro­bo­ra empí­ri­ca­men­te el acier­to de los pro­nós­ti­cos de Marx y Engels que, con sin­gu­lar cla­ri­vi­den­cia, iden­ti­fi­ca­ron como una de las ten­den­cias his­tó­ri­cas fun­da­men­ta­les del capi­ta­lis­mo la cre­cien­te pola­ri­za­ción eco­nó­mi­ca y el incre­men­to de la des­igual­dad, tér­mino ama­ble a menu­do uti­li­za­do por algu­nos ana­lis­tas y gober­nan­tes para no hablar lisa y lla­na­men­te de “explo­ta­ción”.6 Pese a ello esta fecun­da tra­di­ción teó­ri­ca es des­ca­li­fi­ca­da como una “fija­ción” deci­mo­nó­ni­ca que debe ser arro­ja­da al “museo de anti­güe­da­des” jun­to con, dice nues­tro crí­ti­co, una bula papal emi­ti­da poco des­pués de la publi­ca­ción del Mani­fies­to con­sa­gran­do la vir­gi­ni­dad de María. Para­le­lis­mo absur­do, que reve­la el ses­go reac­cio­na­rio y anti­mar­xis­ta que infor­ma su pers­pec­ti­va política.
Segun­da con­si­de­ra­ción: nues­tro autor afir­ma, y cito, “los sufri­mien­tos que a esca­la indus­trial están con­vir­tien­do al mun­do en cós­mi­ca fosa neo­li­be­ral podrían ser con­ju­ra­dos si lo revo­lu­cio­na­rio se toma­ra como sinó­ni­mo de demo­cra­cia radi­cal.” Gra­cias a un tru­co del len­gua­je la revo­lu­ción, es decir, la cruen­ta y labo­rio­sa cons­truc­ción de un nue­vo orden social en don­de las cla­ses some­ti­das y domi­na­das comien­zan a escri­bir su his­to­ria a par­tir de la supre­sión de toda for­ma de explo­ta­ción y opre­sión, se iden­ti­fi­ca con ‑y ago­ta en- ¡la radi­ca­li­za­ción de la demo­cra­cia! Este es un vie­jo e insos­te­ni­ble argu­men­to ori­gi­nal­men­te expues­to por Ernes­to Laclau y Chan­tal Mouf­fe en varias de sus obras y reto­ma­do como prin­ci­pio car­di­nal por el funes­to “Con­sen­so de Bue­nos Aires”. En este docu­men­to, ya cita­do, se dice que “la misión de la izquier­da con­sis­te en con­fron­tar la des­igual­dad al com­ba­tir el dua­lis­mo median­te la pro­fun­di­za­ción de la demo­cra­cia.” Así, median­te una pres­ti­di­gi­ta­ción ter­mi­no­ló­gi­ca mi cen­sor rein­tro­du­ce subrep­ti­cia­men­te, vein­te años des­pués, la mis­ma falli­da rece­ta que Cas­ta­ñe­da y Man­ga­bei­ra Unger pro­po­nían para aca­bar con los “sufri­mien­tos” pro­du­ci­dos por el capi­ta­lis­mo (más no para supe­rar al sis­te­ma capi­ta­lis­ta) a los polí­ti­cos “sen­sa­tos y racio­na­les” reu­ni­dos en Bue­nos Aires. ¿Así que de eso se trata?
Toda esta corrien­te de pen­sa­mien­to ‑que a fal­ta de mejor nom­bre podría­mos deno­mi­nar­la como “social­de­mo­cra­cia ver­gon­zan­te”- pare­ce igno­rar que el capi­ta­lis­mo y la demo­cra­cia son incom­pa­ti­bles y que la pro­fun­di­za­ción o radi­ca­li­za­ción de la demo­cra­cia no es una meta alcan­za­ble modi­fi­can­do las ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas sino que sólo podrá lograr­se si se avan­za en la des­mer­can­ti­li­za­ción de la vida social, rom­pien­do los férreos mol­des cla­sis­tas de la demo­cra­cia bur­gue­sa e ins­tau­ran­do una demo­cra­cia eman­ci­pa­da de las res­tric­cio­nes que, por diver­sos con­duc­tos, el capi­ta­lis­mo impo­ne a la demo­cra­cia.7 Esto es, des­man­te­lan­do sin pau­sa el pro­ce­so por el cual en las últi­mas déca­das la edu­ca­ción, la salud, la recrea­ción, la cul­tu­ra, la segu­ri­dad social y las más diver­sas esfe­ras de la socie­dad fue­ron inte­gra­das a lo que Ist­ván Més­zá­ros deno­mi­na­ra “el meta­bo­lis­mo del capi­tal” que, cual moderno Levia­tán, con­vir­tió anti­guos dere­chos ‑tan­to for­ma­les como con­sue­tu­di­na­rios- en mer­can­cías. Sólo bajo esta con­di­ción podría dete­ner­se la regre­sión de las demo­cra­cias cada vez más “secues­tra­das” por las mega­cor­po­ra­cio­nes, todo lo cual con­fir­ma ple­na­men­te que el avan­ce y la pro­fun­di­za­ción del capi­ta­lis­mo tuvo como con­tra­par­ti­da el vacia­mien­to y la cri­sis del pro­yec­to democrático.
En este sen­ti­do hay una inne­ga­ble invo­lu­ción polí­ti­ca y social en los capi­ta­lis­mos demo­crá­ti­cos. Esta­dos Uni­dos, los paí­ses euro­peos y Japón ates­ti­guan, con diver­sas tona­li­da­des, la inten­si­dad de esta deca­den­cia. Obsér­ven­se los lamen­ta­bles alcan­ces de este pro­ce­so en Espa­ña (para ni hablar de casos más espec­ta­cu­la­res y omi­no­sos como Gre­cia) don­de la infa­me Ley Mor­da­za recien­te­men­te san­cio­na­da es ape­nas el últi­mo esla­bón de una lar­ga secuen­cia de degra­da­ción de la vida demo­crá­ti­ca que tie­ne su ori­gen en los Pac­tos de la Mon­cloa, lo que demues­tra que la reco­men­da­ción emi­ti­da por los teó­ri­cos de la Comi­sión Tri­la­te­ral no cayó en saco roto y con­ser­va una deplo­ra­ble actua­li­dad. En el con­tex­to de los años seten­tas del siglo pasa­do, sig­na­do por la estan­fla­ción que ago­bia­ba a los capi­ta­lis­mos desa­rro­lla­dos y por las reno­va­das pro­tes­tas socia­les, ese orga­nis­mo esta­ble­ció que los défi­cits demo­crá­ti­cos eran cau­sa­dos por las “exce­si­vas” deman­das de la ciu­da­da­nía y no por la intran­si­gen­cia del capi­tal ante una even­tual reduc­ción de su tasa de ganan­cia. De este diag­nós­ti­co se des­pren­día una con­sig­na polí­ti­ca muy cla­ra: había que enfren­tar esa cri­sis recor­tan­do los “exce­sos” demo­crá­ti­cos. Obrar de otro modo, es decir, “pro­fun­di­zan­do la demo­cra­cia” para recons­truir su daña­da legi­ti­mi­dad, equi­va­lía a pre­ten­der apa­gar un incen­dio arro­jan­do gaso­li­na a las lla­mas.8 Los gobier­nos que asu­mie­ron el poder poco des­pués en Esta­dos Uni­dos (Ronald Reagan) y el Rei­no Uni­do (Mar­ga­ret That­cher) y muchos otros, tan­to en los capi­ta­lis­mos desa­rro­lla­dos como en los peri­fé­ri­cos, siguie­ron al pie de la letra ese con­se­jo. Mis­mo que tam­bién le había ofre­ci­do Frie­drich von Hayek al dic­ta­dor chi­leno Augus­to Pino­chet cuan­do dijo que un buen libe­ral siem­pre tie­ne que estar dis­pues­to, cuan­do las cir­cuns­tan­cias así lo requie­ran, a sacri­fi­car la demo­cra­cia ‑al fin y al cabo una con­ve­nien­cia- en el altar de la liber­tad de mer­ca­do, una inne­go­cia­ble nece­si­dad. Según el eco­no­mis­ta aus­tría­co el sacri­fi­cio sería tem­po­ra­rio por­que sien­do esta últi­ma madre de todas las liber­ta­des, la res­tau­ra­ción del libre mer­ca­do más pron­to que tar­de abri­ría la puer­ta al flo­re­ci­mien­to de la liber­tad polí­ti­ca y la democracia.
Este sofis­ma con­ti­núa vigen­te en el mun­do actual, y si algo ha ocu­rri­do con el adve­ni­mien­to del neo­li­be­ra­lis­mo ha sido la deca­den­cia de las ins­ti­tu­cio­nes de la demo­cra­cia. Es pre­ci­sa­men­te por esto que han comen­za­do a sur­gir voces de alar­ma ante la degra­da­ción de la demo­cra­cia en Esta­dos Uni­dos ‑que solía ser ensal­za­da como la más per­fec­ta encar­na­ción de ese tipo de régi­men polí­ti­co- hoy con­ver­ti­da en una pro­sai­ca plu­to­cra­cia. La deci­sión de la Cor­te Supre­ma de ese país de pro­te­ger el dere­cho de pro­pie­dad y dero­gar, en con­se­cuen­cia, la legis­la­ción que impo­nía un tope al finan­cia­mien­to que per­so­nas y empre­sas podían des­ti­nar a las cam­pa­ñas polí­ti­cas ha con­ver­ti­do a la anti­gua com­pe­ten­cia por los votos de la ciu­da­da­nía en un nos­tál­gi­co ana­cro­nis­mo. Aho­ra lo que cuen­ta es la lucha por recau­dar fon­dos ili­mi­ta­dos entre los muy ricos y las gran­des empre­sas. Es decir, quien aspi­ra a gober­nar Esta­dos Uni­dos se ofre­ce al ser­vi­cio del mejor pos­tor, que pri­me­ro finan­cia­rá su cam­pa­ña polí­ti­ca y lue­go exi­gi­rá las retri­bu­cio­nes del caso por medio de con­tra­tos, licen­cias, sub­si­dios y toda la para­fer­na­lia de argu­cias con las cua­les la Casa Blan­ca recom­pen­sa a sus men­to­res y finan­cis­tas. La demo­cra­cia se recor­ta des­de arri­ba, otor­gán­do­le pode­res incon­men­su­ra­bles a los ricos y a las cor­po­ra­cio­nes; y des­de aba­jo, debi­li­tan­do la efi­ca­cia de la influen­cia que pudie­ra ejer­cer la ciu­da­da­nía. Como dice Tom Engelhardt, uno de los obser­va­do­res más agu­dos de la socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na, la pró­xi­ma elec­ción pre­si­den­cial en Esta­dos Uni­dos se deci­di­rá al inte­rior del 1 % más rico del país. En sus pro­pias pala­bras, “la pri­me­ra eta­pa de las pri­ma­rias, la que cuen­ta, se cele­bra entre un peque­ño gru­po de millo­na­rios y mul­ti­mi­llo­na­rios , una nue­va cas­ta adi­ne­ra­da que per­so­nal­men­te, o median­te com­ple­jas redes de donan­tes, invier­ten miles de millo­nes de dóla­res en las cam­pa­ñas de los can­di­da­tos que han deci­di­do apo­yar. Por eso la pri­me­ra eta­pa de las pri­ma­rias –que este año es sobre todo un asun­to repu­bli­cano– está tenien­do lugar en des­ti­nos turís­ti­cos como Las Vegas, Ran­cho Mira­ge, Cali­for­nia o Island Sea (Geor­gia), tal y como los medios han infor­ma­do amplia­men­te. En estas ‘con­tien­das’ par­ti­ci­pan polí­ti­cos ser­vi­les que están a dis­po­si­ción de los ricos y pode­ro­sos, refle­ján­do­se en ello nues­tro nue­vo sis­te­ma elec­to­ral del 1%.” 9 Por lo tan­to, la clá­si­ca fór­mu­la acu­ña­da por Abraham Lin­coln para defi­nir la demo­cra­cia: “gobierno del pue­blo, por el pue­blo y para el pue­blo” ha sido impia­do­sa­men­te sepul­ta­da y sus­ti­tui­da por “gobierno del gran capi­tal, por el gran capi­tal y para el gran capi­tal” o, si se pre­fie­re, “gobierno de los ricos, por los ricos y para los ricos.” No es este el lugar para abru­mar al lec­tor con citas y refe­ren­cias biblio­grá­fi­cas, pero bas­ta­ría con que mi crí­ti­co hubie­ra leí­do algo de lo publi­ca­do por auto­res tan nota­bles como Shel­don Wolin, Peter Dale Scott, Jef­frey Sachs (¡si, el mis­mí­si­mo Jef­frey Sachs!), Noam Chomsky y, en Euro­pa, Ellen Meik­sins Wood y Gio­van­ni Vat­ti­mo entre tan­tos otros para per­ca­tar­se de esta con­tra­dic­ción que con­de­na aún a las demo­cra­cias for­ma­les del capi­ta­lis­mo a su pro­gre­si­va ina­ni­ción y a ser reem­pla­za­das por una des­em­bo­za­da y osten­to­sa plu­to­cra­cia. Si hubie­ra pro­ce­di­do de esta mane­ra se habría evi­ta­do el bochorno de escri­bir que en el capi­ta­lis­mo se pue­de “pro­fun­di­zar la demo­cra­cia” ‑y cons­truir una socie­dad que luche efi­caz­men­te con­tra la des­igual­dad- como si la cisu­ra estruc­tu­ral que opo­ne pro­pie­ta­rios ver­sus no pro­pie­ta­rios de los medios de pro­duc­ción pudie­se tole­rar de bra­zos cru­za­dos un des­en­vol­vi­mien­to polí­ti­co que, lle­va­do a sus lími­tes, aca­ba­ría con el des­po­tis­mo del capi­tal. Toda la evi­den­cia dis­po­ni­ble con­fir­ma que hoy los “capi­ta­lis­mos demo­crá­ti­cos” son menos demo­crá­ti­cos que anta­ño, y que la ten­den­cia no es hacia la pro­fun­di­za­ción de la demo­cra­cia o su radi­ca­li­za­ción sino exac­ta­men­te hacia su con­tra­rio: la ins­tau­ra­ción de omni­po­ten­tes plu­to­cra­cias. El finan­cis­ta Geor­ge Soros tuvo un rap­to de fran­que­za al reco­no­cer esta ten­den­cia y decir que los pue­blos votan cada dos o cua­tro años, pero “los mer­ca­dos votan todos los días”. Es más, según él “los mer­ca­dos fuer­zan a los gobier­nos a adop­tar medi­das impo­pu­la­res que, sin embar­go, son indis­pen­sa­bles.” 10
Con­clu­yo con una bre­ve ano­ta­ción. Repi­to: el Foro estu­vo muy bien; el pro­ble­ma es el “Mani­fies­to de Bue­nos Aires”. La impres­cin­di­ble “bata­lla de ideas” a la que nos con­vo­ca­ra Fidel requie­re la más amplia aper­tu­ra del deba­te al inte­rior de las fuer­zas de izquier­da. Su clau­su­ra sólo trae­rá como con­se­cuen­cia el empo­bre­ci­mien­to ideo­ló­gi­co y la debi­li­dad polí­ti­ca por­que no se podrá derro­tar al impe­ria­lis­mo con fór­mu­las hue­cas, abs­trac­cio­nes bri­llan­tes y clau­di­can­tes eufe­mis­mos. Cie­rro esta nota citan­do un pasa­je del tex­to que pre­ci­pi­ta­ra el eno­jo de mi crí­ti­co y que ilus­tra esta preo­cu­pa­ción: “en una coyun­tu­ra como la que hoy mar­ca a fue­go a Lati­noa­mé­ri­ca y el Cari­be, y dada la bru­tal agre­sión que está sufrien­do entre noso­tros la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, el docu­men­to se des­plie­ga sin hacer abso­lu­ta­men­te nin­gu­na men­ción a la ofen­si­va des­ti­tu­yen­te y al gol­pis­mo en tiem­po real en cur­so en la patria de Bolí­var y Chá­vez, bajo la direc­ción gene­ral de la Casa Blan­ca. Tam­po­co hace un lla­ma­do para con­vo­car a una soli­da­ri­dad mili­tan­te en defen­sa de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na y para poner fin a más de medio siglo de blo­queo inte­gral en con­tra de Cuba, repu­dian­do al mis­mo tiem­po la arti­ma­ña de Washing­ton de ofre­cer la zanaho­ria a la isla cari­be­ña y pegar con el garro­te a Vene­zue­la. Tam­po­co se alu­de en el tex­to al omi­no­so pro­ce­so de fas­cis­ti­za­ción que avan­za con inusi­ta­da fuer­za en Bra­sil y que el pasa­do domin­go sobre­pa­sa­ra anti­guas cotas; o a la ofen­si­va des­ti­tu­yen­te en mar­cha en la Argen­ti­na con el mono­po­lio mediá­ti­co y el poder judi­cial como arie­tes; o a las pers­pec­ti­vas de una “res­tau­ra­ción con­ser­va­do­ra” tal como la denun­cia­ra con nom­bre y ape­lli­do el pre­si­den­te Correa en varios paí­ses del área; o a la impa­ra­ble expan­sión de las bases mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas, cer­ca de ochen­ta ya, ins­ta­la­das en casi todos los paí­ses del área y que más pron­to que tar­de entra­rán en acción. …. Se habla, eso sí, de la nece­si­dad de cri­ti­car el con­te­ni­do y el régi­men de pro­pie­dad de los medios de comu­ni­ca­ción, pero nada se dice … del ase­si­na­to de tres perio­dis­tas de Gua­te­ma­la duran­te la mis­ma sema­na en que se reu­nía el Foro y las dece­nas de muje­res y hom­bres de pren­sa acri­bi­lla­dos por el para­mi­li­ta­ris­mo en Hon­du­ras, Méxi­co y Bra­sil, entre los casos más lace­ran­tes. Se repu­dian “enér­gi­ca­men­te los inten­tos des­ti­tu­yen­tes por par­te de los paí­ses pode­ro­sos” (sic), pero sin sub­ra­yar el sinies­tro papel que Esta­dos Uni­dos vie­ne desem­pe­ñan­do en Nues­tra Amé­ri­ca des­de 1823 en ade­lan­te. Por­que, ¿qué otro “país pode­ro­so” ha des­es­ta­bi­li­za­do a gobier­nos demo­crá­ti­cos y de izquier­da en la región, o pro­du­ci­do gol­pes de esta­do, o ase­si­na­do –o inten­ta­do hacer­lo- a gran­des líde­res polí­ti­cos lati­no­ame­ri­ca­nos? ¿Qué “país pode­ro­so” per­ge­ñó una ope­ra­ción tan cri­mi­nal y mons­truo­sa como el Plan Cón­dor? Estos silen­cios y el refu­gio en una nebu­lo­sa con­cep­tual de un docu­men­to con las carac­te­rís­ti­cas con­cien­ti­za­do­ras y movi­li­za­do­ras que debe tener un Mani­fies­to (y no está de más recor­dar aquí la pasión por lo con­cre­to, por el “aquí y aho­ra” del Mani­fies­to Comu­nis­ta) cons­pi­ra con­tra su efi­ca­cia como un ins­tru­men­to de lucha en la bata­lla de ideas y en la dispu­ta por el poder. Un Mani­fies­to por la Eman­ci­pa­ción y la Igual­dad en don­de tér­mi­nos cru­cia­les como “impe­ria­lis­mo”, “explo­ta­ción”, “gol­pe de esta­do”, “socia­lis­mo”, “revo­lu­ción”, “refor­ma”, “cla­ses socia­les” bri­llen por su ausen­cia y que cuan­do se habla del “capi­ta­lis­mo” (una sola vez en el tex­to) sea para denun­ciar sus “for­mas irra­cio­na­les” (sin decir cuá­les serían las “racio­na­les”) difí­cil­men­te podrá con­ver­tir­se en un movi­li­za­dor de con­cien­cias, en un ins­tru­men­to útil para luchar por la eman­ci­pa­ción y la igual­dad, ni en Nues­tra Amé­ri­ca ni en Europa”.
Notas:
1 Rus­so, Miguel “Deba­te sobre el Deba­te”, http://​www​.mira​da​sal​sur​.com​.ar/​n​o​t​a​/​1​0​8​2​8​/​d​e​b​a​t​e​-​s​o​b​r​e​-​e​l​-​d​e​b​ate
2 “ El ‘Mani­fies­to de Bue­nos Aires’: apor­tes para un deba­te”. Dis­po­ni­ble en https://www.google.com.ar/?gfe_rd=cr&ei=TwYbVZG6HoLX8gff-oHIAg&gws_rd=ssl#q=El+%E2%80%9CManifiesto+de+Buenos+Aires%E2%80%9D:+aportes+para+un+debate&start=20
3 Steins­le­ger, José, “Tan­gos de Izquier­da”, La Jor­na­da (Méxi­co), 25 de Mar­zo de 2015. Dis­po­ni­ble en http://​www​.jor​na​da​.unam​.mx/​2​0​1​5​/​0​3​/​2​5​/​o​p​i​n​i​o​n​/​0​2​5​a​1​pol
4 Ver Jor­ge Cas­ta­ñe­da y Rober­to Man­ga­bei­ra Unger, “Des­pués del Neo­li­be­ra­lis­mo: Un Nue­vo Camino”, en el por­tal de la revis­ta Nexos (Méxi­co, 1º de Mar­zo de 1998) http://​www​.nexos​.com​.mx/​?​p​=​8​825 . Una crí­ti­ca a las tesis social­de­mó­cra­tas del “Con­sen­so de Bue­nos Aires”, como se cono­ce ese mani­fies­to, se encuen­tra en Mas­si­mo Modo­ne­si, “ La Ter­ce­ra Vía en Amé­ri­ca Lati­na y el ‘Con­sen­so de Bue­nos Aires’ «, en Rebe­lión 12 Diciem­bre 2000. Dis­po­ni­ble en: http://​www​.rebe​lion​.org/​h​e​m​e​r​o​t​e​c​a​/​i​z​q​u​i​e​r​d​a​/​m​o​d​o​n​e​s​i​1​2​1​2​0​0​.​htm . Según cuen­tan Cas­ta­ñe­da y Man­ga­bei­ra Unger par­ti­ci­pa­ron en las diver­sas reunio­nes pro­mo­vi­das por ellos Car­los “Cha­cho” Alva­rez. Adol­fo Agui­lar Zin­ser. John Biehl. José Bor­dón. Leo­nel Bri­zó­la. Manuel Cama­cho, Dan­te Capu­to. Cuauh­té­moc Cár­de­nas. José Dir­ceu. Mar­co Aure­lio Gar­cía, Gabriel Gas­par. Tar­so Gen­ro Ciro Gomes, Oscar Gon­zá­lez, Facun­do Guar­da­do, Clau­dio Fer­mín, Gra­cie­la Fer­nán­dez Mei­ji­de, Vicen­te Fox. Ita­mar Fran­co, David Iba­rra, Ricar­do Lagos, Andrés Manuel López Obra­dor, Luis Igna­cio Lula da Sil­va, Car­los Omi­na­mi, Ser­gio Ramí­rez, Fede­ri­co Sto­ra­ni. Rodol­fo Terragno y Vicen­tinho. Se podrán dis­cu­tir muchas cosas en rela­ción a las ideas pro­mo­vi­das por los con­vo­can­tes, menos su fino sen­ti­do del opor­tu­nis­mo: ambos fue­ron los heral­dos de los gobier­nos de “cen­troiz­quier­da” (¡mucho más de cen­tro que de izquier­da!) que bro­ta­rían en la región, como la Alian­za en la Argen­ti­na, el PT en Bra­sil (don­de Man­ga­bei­ra Unger se con­ver­ti­ría en Minis­tro de Asun­tos Estra­té­gi­cos), el Fren­te Amplio en Uru­guay, el PAN mexi­cano (del cual Cas­ta­ñe­da sería su pri­mer can­ci­ller), amén de la ya por ese enton­ces esta­ble­ci­da Con­cer­ta­ción chi­le­na, para no men­cio­nar sino los casos más conocidos.
5 Sobre el tema del fra­ca­so de los pro­yec­tos eman­ci­pa­to­rios y la com­ple­ji­dad del mapa socio­po­lí­ti­co de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be remi­ti­mos al lec­tor a nues­tro Socia­lis­mo Siglo XXI. ¿Hay vida des­pués del neo­li­be­ra­lis­mo? (Bue­nos Aires: Edi­cio­nes Luxem­burg, 2ª edi­ción amplia­da y actua­li­za­da, 2014), pp. 11 – 51.
6 Se tra­ta, obvia­men­te, de El Capi­tal en el Siglo XXI (Bue­nos Aires: Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca, 2014)
7 Hemos exa­mi­na­do en deta­lle las tesis de Laclau y Mouf­fe y de auto­res encua­dra­dos en la mis­ma línea de refle­xión teó­ri­ca en dos libros de nues­tra auto­ría: Tras el Búho de Miner­va. Mer­ca­do con­tra Demo­cra­cia en el Capi­ta­lis­mo de Fin de Siglo (Bue­nos Aires: Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca, 2000). Este tex­to está ago­ta­do, pero dis­po­ni­ble en Inter­net en https://​docs​.goo​gle​.com/​f​i​l​e​/​d​/​0​B​x​2​Y​C​3​g​J​b​q​2​T​O​T​F​m​Z​T​E​0​O​T​c​t​M​T​V​i​O​S​0​0​N​m​Z​h​L​T​g​2​Y​j​c​t​Z​T​U​3​M​m​Q​1​Y​j​I​z​O​D​N​j​/​e​ditVer asi­mis­mo mi “La ver­dad sobre la demo­cra­cia capi­ta­lis­ta”, en Socia­list Regis­ter en Espa­ñol (Bue­nos Aires: CLACSO, 2006), dis­po­ni­ble en http://​biblio​te​ca​.clac​so​.edu​.ar/​a​r​/​l​i​b​r​o​s​/​s​o​c​i​a​l​/​2​0​0​6​/​b​o​r​o​n​.​pdf
y tam­bién Aris­tó­te­les en Macon­do. Notas sobre el feti­chis­mo demo­crá­ti­co en Amé­ri­ca Lati­na (Cór­do­ba: Edi­to­rial Espar­ta­co, 2009) y publi­ca­do en Bra­sil por la edi­to­rial Pao e Rosas (Río de Janeiro,2011) y en Chi­le, con una nue­va intro­duc­ción, por Edi­cio­nes Cons­tru­yen­do Amé­ri­ca (San­tia­go, 2013)
8 La metá­fo­ra es uti­li­za­da por Samuel P. Hun­ting­ton en su capí­tu­lo sobre la cri­sis de la demo­cra­cia en Esta­dos Uni­dos en el libro que publi­ca­ra jun­to a Michel Cro­zier y Joji Wata­nu­ki, The cri­sis of demo­cracy. Report on the Gover­na­bi­lity of Demo­cra­cies to the Tri­la­te­ral Com­mis­sion (Nue­va York, New York Uni­ver­sity Press, 1975)
9 Tom Engelhardt, “El Nue­vo Orden Esta­dou­ni­den­se”, en Rebe­lión (26 mar­zo 2015), http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​9​6​927
10 Geor­ge Soros, Soros, Geor­ge “Entre­vis­ta” con­ce­di­da al perió­di­co ita­liano La Rep­pu­bli­ca (Roma, 28 de enero de 1995)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *