«Hay que hacer enten­der cada vez a más gen­te que la solu­ción debe ser polí­ti­ca y no mera­men­te huma­ni­ta­ria»

El pró­xi­mo fin de sema­na, con­cre­ta­men­te el día 11 de abril par­ti­rá de Eus­kal Herria una mar­cha a las cár­ce­les de Alge­ci­ras y Puer­to a recla­mar la amnis­tía y denun­ciar la repre­sión. Entre­vis­ta­mos a [email protected] [email protected] de dicha mar­cha que nos hablan con deta­lles de esta y de otras ini­cia­ti­vas
Boltxe: Antes que nada, ¿podíais expli­car­nos cómo enten­déis el con­cep­to de amnis­tía?
Movi­mien­to pro Amnis­tía y con­tra la Repre­sión: Enten­de­mos que la amnis­tía, des­de una con­cep­ción revo­lu­cio­na­ria de la mis­ma, debe com­pren­der la libe­ra­ción de todos y todas las mili­tan­tes polí­ti­cas que per­ma­ne­cen en pri­sión, sin dis­tin­ción de nin­gún tipo, así como la posi­bi­li­dad de que aque­llas per­so­nas que se encuen­tran hui­das o depor­ta­das por su mili­tan­cia polí­ti­ca pue­dan vol­ver a Eus­kal Herria para vivir libres y sin sufrir nin­gún tipo de medi­da repre­si­va.
Por otra par­te, tam­bién enten­de­mos que para que la amnis­tía sea efec­ti­va debe com­pren­der la reso­lu­ción de las cau­sas que lle­va­ron a miles de per­so­nas a poner en jue­go su liber­tad per­so­nal para con­se­guir la liber­tad de su pue­blo, es decir, se deben dar todas las garan­tías para que el pue­blo sea sobe­rano, y eso pasa por el reco­no­ci­mien­to del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción para Eus­kal Herria.
Si no se resuel­ven estas cues­tio­nes podre­mos poner muchos par­ches, pero esta­re­mos con­de­nan­do a las futu­ras gene­ra­cio­nes a la lucha y por lo tan­to a sufrir la repre­sión en pare­ci­dos tér­mi­nos a los que la sufri­mos has­ta hoy. Un ejem­plo cla­ro lo tene­mos en la mal lla­ma­da «amnis­tía» del 77. El 9 de diciem­bre de ese año salió de la cár­cel el últi­mo mili­tan­te polí­ti­co vas­co que per­ma­ne­cía pre­so, pero tan sólo 26 días des­pués encar­ce­la­ron a otros dos mili­tan­tes dete­ni­dos en Ore­re­ta y un año des­pués ya había otros 200 pre­sas y pre­sos polí­ti­cos vas­cos.
La del 77 fue en reali­dad una Ley de Pun­to Final que pre­ten­dió dar abso­lu­ta impu­ni­dad a las bar­ba­ri­da­des del fran­quis­mo y per­pe­tuar en el poder las bases de su régi­men. Ese es un error que no pode­mos vol­ver a repe­tir por­que casi cua­ren­ta años des­pués segui­mos sufrien­do la repre­sión de los here­de­ros del fran­quis­mo.
Boltxe: ¿Por qué habéis deci­di­do vol­ver a reor­ga­ni­zar el movi­mien­to pro-amnis­tía?
Movi­mien­to pro Amnis­tía: Con la diso­lu­ción de Aska­ta­su­na en 2012 la rei­vin­di­ca­ción de la amnis­tía que­dó huér­fa­na y ese hue­co no lo relle­na­ron ni Egin Deza­gun Bidea ni Herri­ra, como aho­ra no lo pue­de relle­nar Sare, y no lo pue­den hacer por la pro­pia esen­cia de estos orga­nis­mos.
El Movi­mien­to Pro Amnis­tía y Con­tra la Repre­sión ve con bue­nos ojos cual­quier ini­cia­ti­va que vaya enca­mi­na­da a mejo­rar las durí­si­mas con­di­cio­nes que viven en pri­sión o en el exi­lio los y las mili­tan­tes polí­ti­cas de Eus­kal Herria y está dis­pues­to a tra­ba­jar con otros agen­tes en ese camino siem­pre y cuan­do esto no sir­va para des­viar la aten­ción sobre cuál debe ser el obje­ti­vo final, que es el de la con­se­cu­ción de la amnis­tía.
Tam­po­co nos pare­ce sufi­cien­te limi­tar las rei­vin­di­ca­cio­nes de las per­so­nas repre­sa­lia­das a un tema de dere­chos huma­nos, que evi­den­te­men­te tam­bién lo es, pero cree­mos abso­lu­ta­men­te nece­sa­rio expli­car al pue­blo que las medi­das de excep­ción que les apli­can a estas per­so­nas mili­tan­tes se deben pre­ci­sa­men­te al carác­ter polí­ti­co de la lucha que empren­die­ron y por la cual miles de per­so­nas han sufri­do la repre­sión.
Por lo tan­to, hay que hacer una lucha ideo­ló­gi­ca que haga enten­der cada vez a más gen­te que la solu­ción debe ser polí­ti­ca y no mera­men­te huma­ni­ta­ria. Des­po­jar del carác­ter polí­ti­co a estas per­so­nas repre­sa­lia­das es dar un che­que en blan­co para la repre­sión al per­ci­bir los Esta­dos que vul­ne­ran­do sus dere­chos con­se­gui­rán doble­gar­las y, como con­se­cuen­cia de ello, des­po­li­ti­zar tam­bién al pue­blo. Los pre­sos y pre­sas, las per­so­nas refu­gia­das, depor­ta­das y cai­das son el máxi­mo expo­nen­te de la lucha por la libe­ra­ción nacio­nal y social de Eus­kal Herria y acep­tar su des­po­li­ti­za­ción es acep­tar el fra­ca­so de la lucha del MLNV. Eso no lo vamos a per­mi­tir de nin­gu­na de las mane­ras.
Boltxe: Vemos que estáis orga­ni­zan­do una mar­cha a las dos cár­ce­les espa­ño­las más ale­ja­das de Eus­kal Herria, Alge­ci­ras y Puer­to. ¿Por qué habéis deci­di­do hacer­las? ¿Qué sen­ti­do tie­ne para voso­tros orga­ni­zar estas mar­chas? ¿Qué espe­ráis con­se­guir con ellas?
Movi­mien­to pro Amnis­tía: Ésta es la pri­me­ra con­vo­ca­to­ria públi­ca que hace nues­tro movi­mien­to y hemos deci­do que sean mar­chas a Alge­ci­ras y Puer­to por lo que sim­bo­li­zan estas cár­ce­les. En Puer­to hay tres cár­ce­les jun­tas, sien­do Puer­to I un sím­bo­lo his­tó­ri­co de cas­ti­go a nues­tros mili­tan­tes polí­ti­cos, y Alge­ci­ras es la cár­cel espa­ño­la en la que tene­mos kides que más lejos está de Eus­kal Herria. Ade­más, en Alge­ci­ras hicie­ron pasar un autén­ti­co infierno a Arkaitz Bellón, últi­mo mili­tan­te polí­ti­co muer­to en pri­sión, don­de reci­bió dos pali­zas a manos de car­ce­le­ros en la gale­ría de ais­la­mien­to, y en Puer­to I es don­de apa­re­ció muer­to en su cel­da.
Bara­ja­mos varias posi­bi­li­da­des, entre las que tam­bién entra­ba Sevi­lla II (don­de tam­bién apa­lea­ron a Arkaitz) por las duras con­di­cio­nes que están sufrien­do y el ejem­plo de dig­ni­dad que están dan­do nues­tros com­pa­ñe­ros allí pre­sos, o cár­ce­les en las que estu­vie­ra alguno de los y las pre­sas enfer­mas. Lo cier­to es que la situa­ción es tan cru­da que en cual­quier cár­cel hubié­ra­mos encon­tra­do razo­nes por las que acu­dir a rei­vin­di­car la amnis­tía y denun­ciar la situa­ción de los y las pre­sas polí­ti­cas.
Con estas mar­chas pre­ten­de­mos demos­trar que este movi­mien­to está dis­pues­to a lle­var la lucha por la amnis­tía has­ta don­de haga fal­ta, que está pre­pa­ra­do para hacer algo más que dar un paseo rei­vin­di­ca­ti­vo una vez al año y que tam­bién es impor­tan­te la cali­dad de lo que se rei­vin­di­ca y no sólo la can­ti­dad en la que se haga.
Espe­ra­mos que sea un pun­to de infle­xión para lle­var a cabo apues­tas mucho más impor­tan­tes en el futu­ro y aca­bar con este lar­go perio­do de letar­go en el que pare­ce haber­se sumi­do Eus­kal Herria.

Boltxe: Estas mar­chas nos recuer­dan a las anti­guas a Herre­ra. ¿Tra­táis con esta ini­cia­ti­va de reac­ti­var el espí­ri­tu de movi­li­za­ción y lucha por la amnis­tía?
Movi­mien­to pro Amnis­tía: Des­de su naci­mien­to es lo que ha tra­ta­do de hacer este movi­mien­to: reac­ti­var el espí­ri­tu de movi­li­za­ción y lucha por la amnis­tía, y ade­más cree­mos que hemos empe­za­do a reco­ger los pri­me­ros fru­tos.
Las mar­chas a Herre­ra son un cla­ro refe­ren­te de lucha por la amnis­tía y, por qué no decir­lo, un cla­ro ejem­plo de lo que nos hemos deja­do por el camino. No hace tan­tos años de las últi­mas movi­li­za­cio­nes mul­ti­tu­di­na­rias en las que la rei­vin­di­ca­ción de la amnis­tía seguía lle­nan­do las calles de Eus­kal Herria. Oja­la más pron­to que tar­de este movi­mien­to ten­ga la capa­ci­dad de con­vo­car mar­chas simi­la­res a las de Herre­ra. Para ello es para lo que esta­mos tra­ba­jan­do día a día.
Boltxe: La recla­ma­ción de la amnis­tía apa­re­ce cada vez con más fuer­za en Eus­kal Herria… ¿Pen­sáis que es el momen­to para dar ese sal­to hacia ade­lan­te que socia­li­ce de nue­vo el con­cep­to amnis­tía?
Movi­mien­to pro Amnis­tía: Des­de el momen­to en el que exis­ten per­so­nas repre­sa­lia­das por su mili­tan­cia polí­ti­ca es nece­sa­rio socia­li­zar el con­cep­to de la amnis­tía. La rei­vin­di­ca­ción de la amnis­tía aca­rrea no reco­no­cer como demo­crá­ti­co al Esta­do al que se le exi­ge que la apli­que, y eso es lo que da legi­ti­mi­dad a la lucha de quie­nes sufren la repre­sión, ade­más de impe­dir la cri­mi­na­li­za­ción de estos últi­mos. Por ello los Esta­dos per­si­guen tam­bién a quie­nes rei­vin­di­can la amnis­tía des­de un pun­to de vis­ta revo­lu­cio­na­rio. Por eso el Esta­do espa­ñol ile­ga­li­zó Ges­to­ras Pro Amnis­tía y Aska­ta­su­na y tor­tu­ró y encar­ce­ló a varias per­so­nas que mili­ta­ban en estas orga­ni­za­cio­nes.
En amplios sec­to­res de la izquier­da aber­tza­le se ha vuel­to a asu­mir que es impres­cin­di­ble la rei­vin­di­ca­ción de la amnis­tía y fue­ra de la izquier­da aber­tza­le se ha pues­to enci­ma de la mesa, aun­que aún de mane­ra tími­da, como lo demues­tran las recien­tes decla­ra­cio­nes de Josu Erko­re­ka en Radio Eus­ka­di, aun­que sólo fue­ra para negar la posi­bi­li­dad de que algo así se pro­duz­ca.
Boltxe: Tras varios meses des­de que apa­re­cis­teis da la sen­sa­ción de que sois un colec­ti­vo en fran­co cre­ci­mien­to.
Movi­mien­to pro Amnis­tía: Com­pa­ran­do la situa­ción en la que nos encon­trá­ba­mos cuan­do deci­di­mos crear de nue­vo un movi­mien­to pro amnis­tía con un enfo­que nacio­nal y la situa­ción actual, está cla­ro que hemos cre­ci­do inclu­so más rápi­do de lo que había­mos pre­vis­to, pero tene­mos cla­ro que no esta­mos como para caer en eufo­rias. Veni­mos de una situa­ción en la que muchos y muchas mili­tan­tes del MLNV habían entra­do en una espe­cie de depre­sión y se habían reti­ra­do a sus casas por no encon­trar su sitio para lle­var a cabo su mili­tan­cia y aún hoy segui­mos arras­tran­do esas secue­las, por no hablar de la estig­ma­ti­za­ción a la que nos han some­ti­do tan­to des­de quie­nes con­si­de­rá­ba­mos com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras de lucha como de los medios de into­xi­ca­ción.
En cual­quier caso, cree­mos que hemos teni­do más acier­tos que erro­res y esta­mos mode­ra­da­men­te satis­fe­chos de la pro­gre­sión que esta­mos tenien­do. No nos vamos a rela­jar lo más míni­mo por­que tene­mos todo por hacer y por con­se­guir. Hemos hecho una apues­ta fuer­te y ten­dre­mos que estar a la altu­ra de las cir­cuns­tan­cias y para ello nece­si­ta­re­mos la par­ti­ci­pa­ción acti­va de muchas más per­so­nas.
Boltxe: Habéis hecho varias pre­sen­ta­cio­nes públi­cas, noso­tras estu­vi­mos en la de Bil­bo y vimos que había un gran inte­rés en vues­tra ini­cia­ti­va e, igual­men­te, vimos vues­tro com­pro­mi­so y fuer­za para seguir ade­lan­te. ¿Cuá­les son las valo­ra­cio­nes que hacéis de esas pre­sen­ta­cio­nes? ¿Pen­sáis que sir­ven para poner en entre­di­cho varias ase­ve­ra­cio­nes que se hacen sobre vues­tro movi­mien­to?
Movi­mien­to pro Amnis­tía: Hace­mos una valo­ra­ción posi­ti­va de las pre­sen­ta­cio­nes por­que es estar en con­tac­to direc­to con la gen­te que tie­ne inte­rés en cono­cer qué es real­men­te este nue­vo Movi­mien­to Pro Amnis­tía. La gen­te ha escu­cha­do con mucho res­pe­to y han podi­do plan­tear todas sus dudas. Esta­mos res­pon­dien­do a todas las cues­tio­nes que se nos plan­tean por­que no tene­mos nada que ocul­tar. Que­re­mos que sepan de pri­me­ra mano qué es lo que defen­de­mos, que no es otra cosa que lo que his­tó­ri­ca­men­te ha defen­di­do la izquier­da aber­tza­le en rela­ción con las per­so­nas repre­sa­lia­das.
En cuan­to a lo de si sir­ve para poner en entre­di­cho varias de las ase­ve­ra­cio­nes que se han hecho sobre nues­tro movi­mien­to, tene­mos cla­ro que sí. La mejor for­ma de hacer­les fren­te no va a ser entrar en dispu­tas ras­tre­ras caren­tes de nin­gu­na éti­ca. Han dicho sobre nues­tro movi­mien­to todo tipo de men­ti­ras: que éra­mos txa­ku­rras, que está­ba­mos infil­tra­dos por las FSE, nos han ata­ca­do en lo per­so­nal… Pero en las pre­sen­ta­cio­nes están vién­do­nos las caras y nos cono­cen por­que lle­va­mos muchos años tra­ba­jan­do por nues­tro pue­blo. Tene­mos un por­cen­ta­je altí­si­mo de per­so­nas que han sufri­do la cár­cel, por­cen­ta­je mayor que el de cual­quier otra orga­ni­za­ción de la izquier­da aber­tza­le. Estar pre­so no te da ni te qui­ta razo­nes, eso lo hacen los argu­men­tos, pero sí que hace que deter­mi­na­dos insul­tos sean mucho más gra­ves.
Al res­pec­to, tam­bién que­re­mos decir que no vamos a acep­tar que a nin­gún mili­tan­te de nues­tro movi­mien­to se le ata­que por su tra­ba­jo polí­ti­co y vamos a hacer fren­te a ese tipo de cues­tio­nes, al igual que nos pare­ce inacep­ta­ble que Sor­tu esté ela­bo­ran­do lis­tas con nom­bres de nues­tros y nues­tras mili­tan­tes, y sabe­mos que es así de fuen­tes abso­lu­ta­men­te sol­ven­tes. No hemos naci­do para per­ju­di­car­les, sino para rei­vin­di­car algo que cree­mos impres­cin­di­ble, pero si nos ata­can nos ten­drán enfren­te.
Boltxe: For­máis par­te de ese teji­do social y mili­tan­te vas­co que pare­ce recu­pe­rar­se tras un tiem­po en el que se habían deja­do de lado los pila­res fun­da­men­ta­les por los que el MLNV había lucha­do siem­pre. ¿Pen­sáis que los colec­ti­vos socia­les van a recu­pe­rar su fuer­za y vol­ver a con­se­guir su lugar en las calles de Eus­kal Herria?
Movi­mien­to pro Amnis­tía: Tene­mos ple­na con­fian­za en la capa­ci­dad de orga­ni­za­ción y de lucha de nues­tro pue­blo.
Duran­te déca­das Eus­kal Herria ha sido un ejem­plo para muchí­si­mos movi­mien­tos socia­les del mun­do y con eso no se pue­de aca­bar de la noche a la maña­na. Pero para que se recu­pe­re hay que tra­ba­jar duro, cada cual des­de su ámbi­to, por­que creer que se va a recu­pe­rar por el sim­ple hecho de tener una his­to­ria de la que sen­tir­nos orgu­llo­sos y orgu­llo­sas es una equi­vo­ca­ción.
Debe­mos apren­der de los erro­res pasa­dos y debe­mos enten­der que las bases son el autén­ti­co motor de los movi­mien­tos socia­les. No pode­mos repe­tir erro­res recien­tes y dejar las deci­sio­nes en manos de eli­tes polí­ti­cas.
Boltxe: ¿Qué pla­nes tenéis para el futu­ro? ¿Qué apo­yo habéis reci­bi­do para avan­zar y cuá­les estáis reci­bien­do para con­ti­nuar?
Movi­mien­to pro Amnis­tía: Nues­tros pla­nes a medio pla­zo pasan por afian­zar el movi­mien­to en toda Eus­kal Herria, por seguir suman­do apo­yos y por seguir tejien­do com­pli­ci­da­des con aque­llos agen­tes que nos pue­dan ayu­dar en la tarea que esta­mos lle­van­do a cabo, que es la de vol­ver a socia­li­zar la rei­vin­di­ca­ción de la amnis­tía.
A lar­go pla­zo pre­ten­de­mos lle­var a cabo un tra­ba­jo de con­cien­cia­ción que haga calar en el pue­blo la idea de que las per­so­nas repre­sa­lia­das por el con­flic­to que Eus­kal Herria vive con los Esta­dos espa­ñol y fran­cés son mili­tan­tes polí­ti­cos, no terro­ris­tas ni delin­cuen­tes, y que su situa­ción no pue­de depen­der de las leyes de Esta­dos anti­de­mo­crá­ti­cos. Ésta es una tarea impor­tan­tí­si­ma por­que del resul­ta­do de esta apues­ta depen­de­rá en un alto gra­do la posi­ción en la que cada una de las par­tes enca­re la reso­lu­ción del con­flic­to cuan­do lle­gue el momen­to, algo que toda­vía no ha ocu­rri­do. Es difí­cil pero no impo­si­ble. No ven­de­mos nada en lo que no cree­mos.
En cuan­to a los apo­yos reci­bi­dos, cada vez son más las per­so­nas que se están acer­can­do para par­ti­ci­par en nues­tro movi­mien­to y cada vez son más los colec­ti­vos que nos ofre­cen cola­bo­ra­ción o par­ti­ci­par en foros de deba­te con otros gru­pos. Cada vez son más los que reco­no­cen la legi­ti­mi­dad de nues­tro movi­mien­to para tra­ba­jar a favor de la amnis­tía.
Pero sin duda, lo que más nos ani­ma a con­ti­nuar son los apo­yos que nos han hecho lle­gar des­de den­tro de algu­nas cár­ce­les o los que nos han hecho lle­gar algu­nas de las per­so­nas refu­gia­das polí­ti­cas. Eso nos lle­na de fuer­za para seguir tra­ba­jan­do y nos apor­ta al mis­mo tiem­po un plus de pre­sión, por­que sabe­mos que no pode­mos defrau­dar­les. A medi­da que se vayan cono­cien­do nues­tras rei­vin­di­ca­cio­nes y nues­tras lec­tu­ras polí­ti­cas, el apo­yo que nos brin­dan las per­so­nas repre­sa­lia­das irá en aumen­to.
Boltxe: Y para ter­mi­nar, que­re­mos pre­gun­ta­ros por el colec­ti­vo de pre­sos y pre­sas vas­cos. Sabe­mos que sus con­di­cio­nes de vida han empeo­ra­do en muchí­si­mos casos. ¿Cómo veis su esta­do aní­mi­co y su fuer­za para lograr derro­tar esta estra­te­gia del Esta­do que pare­ce pasar por derro­tar a las y los pre­sos y con ello el pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta vas­co?
Movi­mien­to pro Amnis­tía: Sabe­mos que la repre­sión en las cár­ce­les es bru­tal. Que los Esta­dos no paran de apre­tar más y más a la gen­te más gene­ro­sa de este pue­blo, y sabe­mos que bus­can la ren­di­ción de los pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vas­cas. Bus­can que renie­guen de lo que son.
Al igual que para nues­tro movi­mien­to lo úni­co que pue­de garan­ti­zar la liber­tad de las gene­ra­cio­nes futu­ras es la amnis­tía, para los Esta­dos sólo la renun­cia a la lucha de quie­nes la han lle­va­do a cabo pue­de garan­ti­zar la vic­to­ria final de los opre­so­res sobre las per­so­nas opri­mi­das. Las per­so­nas repre­sa­lia­das son las más cons­cien­tes de que esto es así y no tene­mos nin­gu­na duda de que la repre­sión no las podrá derro­tar. Tene­mos el ejem­plo de todos los com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras que des­pués de trein­ta años de cár­cel han sali­do con la cabe­za alta y el orgu­llo intac­to.
Son un gran ejem­plo para todos y todas y este pue­blo debe estar­les muy agra­de­ci­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *