«Hay que hacer enten­der cada vez a más gen­te que la solu­ción debe ser polí­ti­ca y no mera­men­te humanitaria»

El pró­xi­mo fin de sema­na, con­cre­ta­men­te el día 11 de abril par­ti­rá de Eus­kal Herria una mar­cha a las cár­ce­les de Alge­ci­ras y Puer­to a recla­mar la amnis­tía y denun­ciar la repre­sión. Entre­vis­ta­mos a [email protected] [email protected] de dicha mar­cha que nos hablan con deta­lles de esta y de otras iniciativas
Boltxe: Antes que nada, ¿podíais expli­car­nos cómo enten­déis el con­cep­to de amnis­tía?
Movi­mien­to pro Amnis­tía y con­tra la Repre­sión: Enten­de­mos que la amnis­tía, des­de una con­cep­ción revo­lu­cio­na­ria de la mis­ma, debe com­pren­der la libe­ra­ción de todos y todas las mili­tan­tes polí­ti­cas que per­ma­ne­cen en pri­sión, sin dis­tin­ción de nin­gún tipo, así como la posi­bi­li­dad de que aque­llas per­so­nas que se encuen­tran hui­das o depor­ta­das por su mili­tan­cia polí­ti­ca pue­dan vol­ver a Eus­kal Herria para vivir libres y sin sufrir nin­gún tipo de medi­da represiva.
Por otra par­te, tam­bién enten­de­mos que para que la amnis­tía sea efec­ti­va debe com­pren­der la reso­lu­ción de las cau­sas que lle­va­ron a miles de per­so­nas a poner en jue­go su liber­tad per­so­nal para con­se­guir la liber­tad de su pue­blo, es decir, se deben dar todas las garan­tías para que el pue­blo sea sobe­rano, y eso pasa por el reco­no­ci­mien­to del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción para Eus­kal Herria.
Si no se resuel­ven estas cues­tio­nes podre­mos poner muchos par­ches, pero esta­re­mos con­de­nan­do a las futu­ras gene­ra­cio­nes a la lucha y por lo tan­to a sufrir la repre­sión en pare­ci­dos tér­mi­nos a los que la sufri­mos has­ta hoy. Un ejem­plo cla­ro lo tene­mos en la mal lla­ma­da «amnis­tía» del 77. El 9 de diciem­bre de ese año salió de la cár­cel el últi­mo mili­tan­te polí­ti­co vas­co que per­ma­ne­cía pre­so, pero tan sólo 26 días des­pués encar­ce­la­ron a otros dos mili­tan­tes dete­ni­dos en Ore­re­ta y un año des­pués ya había otros 200 pre­sas y pre­sos polí­ti­cos vascos.
La del 77 fue en reali­dad una Ley de Pun­to Final que pre­ten­dió dar abso­lu­ta impu­ni­dad a las bar­ba­ri­da­des del fran­quis­mo y per­pe­tuar en el poder las bases de su régi­men. Ese es un error que no pode­mos vol­ver a repe­tir por­que casi cua­ren­ta años des­pués segui­mos sufrien­do la repre­sión de los here­de­ros del franquismo.
Boltxe: ¿Por qué habéis deci­di­do vol­ver a reor­ga­ni­zar el movi­mien­to pro-amnis­tía?
Movi­mien­to pro Amnis­tía: Con la diso­lu­ción de Aska­ta­su­na en 2012 la rei­vin­di­ca­ción de la amnis­tía que­dó huér­fa­na y ese hue­co no lo relle­na­ron ni Egin Deza­gun Bidea ni Herri­ra, como aho­ra no lo pue­de relle­nar Sare, y no lo pue­den hacer por la pro­pia esen­cia de estos organismos.
El Movi­mien­to Pro Amnis­tía y Con­tra la Repre­sión ve con bue­nos ojos cual­quier ini­cia­ti­va que vaya enca­mi­na­da a mejo­rar las durí­si­mas con­di­cio­nes que viven en pri­sión o en el exi­lio los y las mili­tan­tes polí­ti­cas de Eus­kal Herria y está dis­pues­to a tra­ba­jar con otros agen­tes en ese camino siem­pre y cuan­do esto no sir­va para des­viar la aten­ción sobre cuál debe ser el obje­ti­vo final, que es el de la con­se­cu­ción de la amnistía.
Tam­po­co nos pare­ce sufi­cien­te limi­tar las rei­vin­di­ca­cio­nes de las per­so­nas repre­sa­lia­das a un tema de dere­chos huma­nos, que evi­den­te­men­te tam­bién lo es, pero cree­mos abso­lu­ta­men­te nece­sa­rio expli­car al pue­blo que las medi­das de excep­ción que les apli­can a estas per­so­nas mili­tan­tes se deben pre­ci­sa­men­te al carác­ter polí­ti­co de la lucha que empren­die­ron y por la cual miles de per­so­nas han sufri­do la represión.
Por lo tan­to, hay que hacer una lucha ideo­ló­gi­ca que haga enten­der cada vez a más gen­te que la solu­ción debe ser polí­ti­ca y no mera­men­te huma­ni­ta­ria. Des­po­jar del carác­ter polí­ti­co a estas per­so­nas repre­sa­lia­das es dar un che­que en blan­co para la repre­sión al per­ci­bir los Esta­dos que vul­ne­ran­do sus dere­chos con­se­gui­rán doble­gar­las y, como con­se­cuen­cia de ello, des­po­li­ti­zar tam­bién al pue­blo. Los pre­sos y pre­sas, las per­so­nas refu­gia­das, depor­ta­das y cai­das son el máxi­mo expo­nen­te de la lucha por la libe­ra­ción nacio­nal y social de Eus­kal Herria y acep­tar su des­po­li­ti­za­ción es acep­tar el fra­ca­so de la lucha del MLNV. Eso no lo vamos a per­mi­tir de nin­gu­na de las maneras.
Boltxe: Vemos que estáis orga­ni­zan­do una mar­cha a las dos cár­ce­les espa­ño­las más ale­ja­das de Eus­kal Herria, Alge­ci­ras y Puer­to. ¿Por qué habéis deci­di­do hacer­las? ¿Qué sen­ti­do tie­ne para voso­tros orga­ni­zar estas mar­chas? ¿Qué espe­ráis con­se­guir con ellas?
Movi­mien­to pro Amnis­tía: Ésta es la pri­me­ra con­vo­ca­to­ria públi­ca que hace nues­tro movi­mien­to y hemos deci­do que sean mar­chas a Alge­ci­ras y Puer­to por lo que sim­bo­li­zan estas cár­ce­les. En Puer­to hay tres cár­ce­les jun­tas, sien­do Puer­to I un sím­bo­lo his­tó­ri­co de cas­ti­go a nues­tros mili­tan­tes polí­ti­cos, y Alge­ci­ras es la cár­cel espa­ño­la en la que tene­mos kides que más lejos está de Eus­kal Herria. Ade­más, en Alge­ci­ras hicie­ron pasar un autén­ti­co infierno a Arkaitz Bellón, últi­mo mili­tan­te polí­ti­co muer­to en pri­sión, don­de reci­bió dos pali­zas a manos de car­ce­le­ros en la gale­ría de ais­la­mien­to, y en Puer­to I es don­de apa­re­ció muer­to en su celda.
Bara­ja­mos varias posi­bi­li­da­des, entre las que tam­bién entra­ba Sevi­lla II (don­de tam­bién apa­lea­ron a Arkaitz) por las duras con­di­cio­nes que están sufrien­do y el ejem­plo de dig­ni­dad que están dan­do nues­tros com­pa­ñe­ros allí pre­sos, o cár­ce­les en las que estu­vie­ra alguno de los y las pre­sas enfer­mas. Lo cier­to es que la situa­ción es tan cru­da que en cual­quier cár­cel hubié­ra­mos encon­tra­do razo­nes por las que acu­dir a rei­vin­di­car la amnis­tía y denun­ciar la situa­ción de los y las pre­sas políticas.
Con estas mar­chas pre­ten­de­mos demos­trar que este movi­mien­to está dis­pues­to a lle­var la lucha por la amnis­tía has­ta don­de haga fal­ta, que está pre­pa­ra­do para hacer algo más que dar un paseo rei­vin­di­ca­ti­vo una vez al año y que tam­bién es impor­tan­te la cali­dad de lo que se rei­vin­di­ca y no sólo la can­ti­dad en la que se haga.
Espe­ra­mos que sea un pun­to de infle­xión para lle­var a cabo apues­tas mucho más impor­tan­tes en el futu­ro y aca­bar con este lar­go perio­do de letar­go en el que pare­ce haber­se sumi­do Eus­kal Herria.

Boltxe: Estas mar­chas nos recuer­dan a las anti­guas a Herre­ra. ¿Tra­táis con esta ini­cia­ti­va de reac­ti­var el espí­ri­tu de movi­li­za­ción y lucha por la amnis­tía?
Movi­mien­to pro Amnis­tía: Des­de su naci­mien­to es lo que ha tra­ta­do de hacer este movi­mien­to: reac­ti­var el espí­ri­tu de movi­li­za­ción y lucha por la amnis­tía, y ade­más cree­mos que hemos empe­za­do a reco­ger los pri­me­ros frutos.
Las mar­chas a Herre­ra son un cla­ro refe­ren­te de lucha por la amnis­tía y, por qué no decir­lo, un cla­ro ejem­plo de lo que nos hemos deja­do por el camino. No hace tan­tos años de las últi­mas movi­li­za­cio­nes mul­ti­tu­di­na­rias en las que la rei­vin­di­ca­ción de la amnis­tía seguía lle­nan­do las calles de Eus­kal Herria. Oja­la más pron­to que tar­de este movi­mien­to ten­ga la capa­ci­dad de con­vo­car mar­chas simi­la­res a las de Herre­ra. Para ello es para lo que esta­mos tra­ba­jan­do día a día.
Boltxe: La recla­ma­ción de la amnis­tía apa­re­ce cada vez con más fuer­za en Eus­kal Herria… ¿Pen­sáis que es el momen­to para dar ese sal­to hacia ade­lan­te que socia­li­ce de nue­vo el con­cep­to amnis­tía?
Movi­mien­to pro Amnis­tía: Des­de el momen­to en el que exis­ten per­so­nas repre­sa­lia­das por su mili­tan­cia polí­ti­ca es nece­sa­rio socia­li­zar el con­cep­to de la amnis­tía. La rei­vin­di­ca­ción de la amnis­tía aca­rrea no reco­no­cer como demo­crá­ti­co al Esta­do al que se le exi­ge que la apli­que, y eso es lo que da legi­ti­mi­dad a la lucha de quie­nes sufren la repre­sión, ade­más de impe­dir la cri­mi­na­li­za­ción de estos últi­mos. Por ello los Esta­dos per­si­guen tam­bién a quie­nes rei­vin­di­can la amnis­tía des­de un pun­to de vis­ta revo­lu­cio­na­rio. Por eso el Esta­do espa­ñol ile­ga­li­zó Ges­to­ras Pro Amnis­tía y Aska­ta­su­na y tor­tu­ró y encar­ce­ló a varias per­so­nas que mili­ta­ban en estas organizaciones.
En amplios sec­to­res de la izquier­da aber­tza­le se ha vuel­to a asu­mir que es impres­cin­di­ble la rei­vin­di­ca­ción de la amnis­tía y fue­ra de la izquier­da aber­tza­le se ha pues­to enci­ma de la mesa, aun­que aún de mane­ra tími­da, como lo demues­tran las recien­tes decla­ra­cio­nes de Josu Erko­re­ka en Radio Eus­ka­di, aun­que sólo fue­ra para negar la posi­bi­li­dad de que algo así se produzca.
Boltxe: Tras varios meses des­de que apa­re­cis­teis da la sen­sa­ción de que sois un colec­ti­vo en fran­co cre­ci­mien­to.
Movi­mien­to pro Amnis­tía: Com­pa­ran­do la situa­ción en la que nos encon­trá­ba­mos cuan­do deci­di­mos crear de nue­vo un movi­mien­to pro amnis­tía con un enfo­que nacio­nal y la situa­ción actual, está cla­ro que hemos cre­ci­do inclu­so más rápi­do de lo que había­mos pre­vis­to, pero tene­mos cla­ro que no esta­mos como para caer en eufo­rias. Veni­mos de una situa­ción en la que muchos y muchas mili­tan­tes del MLNV habían entra­do en una espe­cie de depre­sión y se habían reti­ra­do a sus casas por no encon­trar su sitio para lle­var a cabo su mili­tan­cia y aún hoy segui­mos arras­tran­do esas secue­las, por no hablar de la estig­ma­ti­za­ción a la que nos han some­ti­do tan­to des­de quie­nes con­si­de­rá­ba­mos com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras de lucha como de los medios de intoxicación.
En cual­quier caso, cree­mos que hemos teni­do más acier­tos que erro­res y esta­mos mode­ra­da­men­te satis­fe­chos de la pro­gre­sión que esta­mos tenien­do. No nos vamos a rela­jar lo más míni­mo por­que tene­mos todo por hacer y por con­se­guir. Hemos hecho una apues­ta fuer­te y ten­dre­mos que estar a la altu­ra de las cir­cuns­tan­cias y para ello nece­si­ta­re­mos la par­ti­ci­pa­ción acti­va de muchas más personas.
Boltxe: Habéis hecho varias pre­sen­ta­cio­nes públi­cas, noso­tras estu­vi­mos en la de Bil­bo y vimos que había un gran inte­rés en vues­tra ini­cia­ti­va e, igual­men­te, vimos vues­tro com­pro­mi­so y fuer­za para seguir ade­lan­te. ¿Cuá­les son las valo­ra­cio­nes que hacéis de esas pre­sen­ta­cio­nes? ¿Pen­sáis que sir­ven para poner en entre­di­cho varias ase­ve­ra­cio­nes que se hacen sobre vues­tro movimiento?
Movi­mien­to pro Amnis­tía: Hace­mos una valo­ra­ción posi­ti­va de las pre­sen­ta­cio­nes por­que es estar en con­tac­to direc­to con la gen­te que tie­ne inte­rés en cono­cer qué es real­men­te este nue­vo Movi­mien­to Pro Amnis­tía. La gen­te ha escu­cha­do con mucho res­pe­to y han podi­do plan­tear todas sus dudas. Esta­mos res­pon­dien­do a todas las cues­tio­nes que se nos plan­tean por­que no tene­mos nada que ocul­tar. Que­re­mos que sepan de pri­me­ra mano qué es lo que defen­de­mos, que no es otra cosa que lo que his­tó­ri­ca­men­te ha defen­di­do la izquier­da aber­tza­le en rela­ción con las per­so­nas represaliadas.
En cuan­to a lo de si sir­ve para poner en entre­di­cho varias de las ase­ve­ra­cio­nes que se han hecho sobre nues­tro movi­mien­to, tene­mos cla­ro que sí. La mejor for­ma de hacer­les fren­te no va a ser entrar en dispu­tas ras­tre­ras caren­tes de nin­gu­na éti­ca. Han dicho sobre nues­tro movi­mien­to todo tipo de men­ti­ras: que éra­mos txa­ku­rras, que está­ba­mos infil­tra­dos por las FSE, nos han ata­ca­do en lo per­so­nal… Pero en las pre­sen­ta­cio­nes están vién­do­nos las caras y nos cono­cen por­que lle­va­mos muchos años tra­ba­jan­do por nues­tro pue­blo. Tene­mos un por­cen­ta­je altí­si­mo de per­so­nas que han sufri­do la cár­cel, por­cen­ta­je mayor que el de cual­quier otra orga­ni­za­ción de la izquier­da aber­tza­le. Estar pre­so no te da ni te qui­ta razo­nes, eso lo hacen los argu­men­tos, pero sí que hace que deter­mi­na­dos insul­tos sean mucho más graves.
Al res­pec­to, tam­bién que­re­mos decir que no vamos a acep­tar que a nin­gún mili­tan­te de nues­tro movi­mien­to se le ata­que por su tra­ba­jo polí­ti­co y vamos a hacer fren­te a ese tipo de cues­tio­nes, al igual que nos pare­ce inacep­ta­ble que Sor­tu esté ela­bo­ran­do lis­tas con nom­bres de nues­tros y nues­tras mili­tan­tes, y sabe­mos que es así de fuen­tes abso­lu­ta­men­te sol­ven­tes. No hemos naci­do para per­ju­di­car­les, sino para rei­vin­di­car algo que cree­mos impres­cin­di­ble, pero si nos ata­can nos ten­drán enfrente.
Boltxe: For­máis par­te de ese teji­do social y mili­tan­te vas­co que pare­ce recu­pe­rar­se tras un tiem­po en el que se habían deja­do de lado los pila­res fun­da­men­ta­les por los que el MLNV había lucha­do siem­pre. ¿Pen­sáis que los colec­ti­vos socia­les van a recu­pe­rar su fuer­za y vol­ver a con­se­guir su lugar en las calles de Eus­kal Herria?
Movi­mien­to pro Amnis­tía: Tene­mos ple­na con­fian­za en la capa­ci­dad de orga­ni­za­ción y de lucha de nues­tro pueblo.
Duran­te déca­das Eus­kal Herria ha sido un ejem­plo para muchí­si­mos movi­mien­tos socia­les del mun­do y con eso no se pue­de aca­bar de la noche a la maña­na. Pero para que se recu­pe­re hay que tra­ba­jar duro, cada cual des­de su ámbi­to, por­que creer que se va a recu­pe­rar por el sim­ple hecho de tener una his­to­ria de la que sen­tir­nos orgu­llo­sos y orgu­llo­sas es una equivocación.
Debe­mos apren­der de los erro­res pasa­dos y debe­mos enten­der que las bases son el autén­ti­co motor de los movi­mien­tos socia­les. No pode­mos repe­tir erro­res recien­tes y dejar las deci­sio­nes en manos de eli­tes políticas.
Boltxe: ¿Qué pla­nes tenéis para el futu­ro? ¿Qué apo­yo habéis reci­bi­do para avan­zar y cuá­les estáis reci­bien­do para continuar?
Movi­mien­to pro Amnis­tía: Nues­tros pla­nes a medio pla­zo pasan por afian­zar el movi­mien­to en toda Eus­kal Herria, por seguir suman­do apo­yos y por seguir tejien­do com­pli­ci­da­des con aque­llos agen­tes que nos pue­dan ayu­dar en la tarea que esta­mos lle­van­do a cabo, que es la de vol­ver a socia­li­zar la rei­vin­di­ca­ción de la amnistía.
A lar­go pla­zo pre­ten­de­mos lle­var a cabo un tra­ba­jo de con­cien­cia­ción que haga calar en el pue­blo la idea de que las per­so­nas repre­sa­lia­das por el con­flic­to que Eus­kal Herria vive con los Esta­dos espa­ñol y fran­cés son mili­tan­tes polí­ti­cos, no terro­ris­tas ni delin­cuen­tes, y que su situa­ción no pue­de depen­der de las leyes de Esta­dos anti­de­mo­crá­ti­cos. Ésta es una tarea impor­tan­tí­si­ma por­que del resul­ta­do de esta apues­ta depen­de­rá en un alto gra­do la posi­ción en la que cada una de las par­tes enca­re la reso­lu­ción del con­flic­to cuan­do lle­gue el momen­to, algo que toda­vía no ha ocu­rri­do. Es difí­cil pero no impo­si­ble. No ven­de­mos nada en lo que no creemos.
En cuan­to a los apo­yos reci­bi­dos, cada vez son más las per­so­nas que se están acer­can­do para par­ti­ci­par en nues­tro movi­mien­to y cada vez son más los colec­ti­vos que nos ofre­cen cola­bo­ra­ción o par­ti­ci­par en foros de deba­te con otros gru­pos. Cada vez son más los que reco­no­cen la legi­ti­mi­dad de nues­tro movi­mien­to para tra­ba­jar a favor de la amnistía.
Pero sin duda, lo que más nos ani­ma a con­ti­nuar son los apo­yos que nos han hecho lle­gar des­de den­tro de algu­nas cár­ce­les o los que nos han hecho lle­gar algu­nas de las per­so­nas refu­gia­das polí­ti­cas. Eso nos lle­na de fuer­za para seguir tra­ba­jan­do y nos apor­ta al mis­mo tiem­po un plus de pre­sión, por­que sabe­mos que no pode­mos defrau­dar­les. A medi­da que se vayan cono­cien­do nues­tras rei­vin­di­ca­cio­nes y nues­tras lec­tu­ras polí­ti­cas, el apo­yo que nos brin­dan las per­so­nas repre­sa­lia­das irá en aumento.
Boltxe: Y para ter­mi­nar, que­re­mos pre­gun­ta­ros por el colec­ti­vo de pre­sos y pre­sas vas­cos. Sabe­mos que sus con­di­cio­nes de vida han empeo­ra­do en muchí­si­mos casos. ¿Cómo veis su esta­do aní­mi­co y su fuer­za para lograr derro­tar esta estra­te­gia del Esta­do que pare­ce pasar por derro­tar a las y los pre­sos y con ello el pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta vasco? 
Movi­mien­to pro Amnis­tía: Sabe­mos que la repre­sión en las cár­ce­les es bru­tal. Que los Esta­dos no paran de apre­tar más y más a la gen­te más gene­ro­sa de este pue­blo, y sabe­mos que bus­can la ren­di­ción de los pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vas­cas. Bus­can que renie­guen de lo que son.
Al igual que para nues­tro movi­mien­to lo úni­co que pue­de garan­ti­zar la liber­tad de las gene­ra­cio­nes futu­ras es la amnis­tía, para los Esta­dos sólo la renun­cia a la lucha de quie­nes la han lle­va­do a cabo pue­de garan­ti­zar la vic­to­ria final de los opre­so­res sobre las per­so­nas opri­mi­das. Las per­so­nas repre­sa­lia­das son las más cons­cien­tes de que esto es así y no tene­mos nin­gu­na duda de que la repre­sión no las podrá derro­tar. Tene­mos el ejem­plo de todos los com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras que des­pués de trein­ta años de cár­cel han sali­do con la cabe­za alta y el orgu­llo intacto.
Son un gran ejem­plo para todos y todas y este pue­blo debe estar­les muy agradecido.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Twitter
Facebook
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *