Cuba.Casual, inol­vi­da­ble encuen­tro con Fidel

f0032329

Por Ali­na Pere­ra Rob­bio /​Resu­men Latinoamericano/​03/​4/​2015.– Fue­ron los niños los pri­me­ros en avis­tar los vehícu­los que ellos bien cono­cen. Fue­ron ellos quie­nes empe­za­ron a decir: «Vie­ne Fidel, vie­ne Fidel…». Y a par­tir de ese ins­tan­te de ale­gría los visi­tan­tes se suma­ron al alum­na­do para com­par­tir con­sig­nas y salu­dos
Lo más emo­ti­vo que de aquí se lle­van un gru­po de 33 vene­zo­la­nos que lle­ga­ron a Cuba movi­dos por la soli­da­ri­dad, será el suce­so no pre­vis­to en agen­da algu­na: el for­tui­to encuen­tro con Fidel Cas­tro, la hora y media de inter­cam­bio con el líder his­tó­ri­co de la Revo­lu­ción, quien estam­pó en la memo­ria de los pro­ta­go­nis­tas, según me cuen­tan, dos impre­sio­nes inten­sas: la mano gran­de que duran­te horas estu­vo estre­chan­do des­pa­cio­sa y fuer­te­men­te muchas manos, y la luci­dez del inter­lo­cu­tor aten­to a múl­ti­ples deta­lles de la reali­dad vene­zo­la­na, espe­cial­men­te aho­ra que esa gran nación se ha con­ver­ti­do en dia­na de la vora­ci­dad impe­rial.
Los ami­gos arri­ba­ron el 27 de mar­zo a la Isla como par­te del «II Vue­lo de la Soli­da­ri­dad Bolívar-Martí.Un puen­te de pue­blo a pue­blo».
Los que pudie­ron con­ver­sar con Fidel este 30 de mar­zo per­te­ne­cen al gru­po de 155 vene­zo­la­nos que han teni­do como anfi­trio­nes al Ins­ti­tu­to Cubano de Amis­tad con los Pue­blos (ICAP) y a su Agen­cia de Via­jes Amis­tur. El gru­po esta­rá entre noso­tros has­ta el cin­co de abril para dar cum­pli­mien­to a un amplio pro­gra­ma de «tra­ve­sías» por múl­ti­ples expe­rien­cias de Cuba.
El día de la con­fluen­cia no espe­ra­da, los 155 ami­gos se divi­die­ron en cua­tro gru­pos para visi­tar escue­las ubi­ca­das en La Haba­na. Y uno de los gru­pos tuvo como des­tino, en la barria­da de Sibo­ney, al Com­ple­jo Edu­ca­cio­nal Vil­ma Espín Gui­llois (deno­mi­na­do «Com­ple­jo» por­que abar­ca des­de los años del círcu­lo infan­til, has­ta el sex­to gra­do de esco­la­ri­dad).
Esa escue­la nació inau­gu­ra­da por Fidel en el año 2013, por­que tiem­po atrás, siem­pre que él pasa­ba por las calles de la barria­da, repa­ra­ba en las lar­gas dis­tan­cias que los estu­dian­tes de los pri­me­ros años de ense­ñan­za debían reco­rrer en las maña­nas para lle­gar a sus cen­tros esco­la­res: hacía fal­ta un lugar que acor­ta­ra tan­tos lar­gos via­jes…

Y el lunes, día del encuen­tro no espe­ra­do, mien­tras la trein­te­na de her­ma­nos de la tie­rra de Bolí­var reco­rrían espa­cios del Com­ple­jo Edu­ca­cio­nal, Fidel vol­vía a pasar muy cer­ca de la nue­va escue­la.
Fue­ron los niños los pri­me­ros en avis­tar los vehícu­los que ellos bien cono­cen. Fue­ron ellos quie­nes empe­za­ron a decir: «Vie­ne Fidel, vie­ne Fidel…». Y a par­tir de ese ins­tan­te de ale­gría los visi­tan­tes se suma­ron al alum­na­do para com­par­tir con­sig­nas y salu­dos. El Coman­dan­te, por su par­te, deci­dió lle­gar has­ta la escue­la, y una vez allí con­ver­só con la direc­to­ra del cen­tro y con los orga­ni­za­do­res de la visi­ta.
Salu­dó, uno por uno y sin el más míni­mo apu­ro, a los vene­zo­la­nos. Y a ellos les iba pre­gun­tan­do por la reali­dad del país que nos dio a ese ami­go inmen­so lla­ma­do Hugo Chá­vez: Comen­tó temas alu­si­vos a la Asam­blea Nacio­nal de Vene­zue­la, al tra­ba­jo con la juven­tud, a las labo­res en la agri­cul­tu­ra. Des­per­ta­ba admi­ra­ción el modo como recor­da­ba nom­bres de dipu­tados, gober­na­do­res y per­so­nas cono­ci­das en nume­ro­sas jor­na­das de inter­cam­bio con la nación de Bolí­var.

Fidel había sido el de siem­pre, el que tan bien cono­ce­mos: no se des­pi­dió sin antes con­ver­sar sobre lo más urgen­te. Mos­tró su espe­cial preo­cu­pa­ción por la bata­lla que aho­ra libra la nación sud­ame­ri­ca­na para que su sobe­ra­nía e inte­gri­dad sean res­pe­ta­das. Habló des­de su natu­ra­le­za que es inten­sa y mide el tiem­po en su jus­ta medi­da: hay que tra­ba­jar rápi­do, sumar muchas fir­mas des­ti­na­das al pre­si­den­te Oba­ma para que Vene­zue­la deje de ser cata­lo­ga­da una ame­na­za a la segu­ri­dad del país nor­te­ño. Hay que apu­rar­se por­que lo que está en jue­go es el equi­li­brio del mun­do.
Fidel está lleno de vita­li­dad. Afir­man que esa es la defi­ni­ción más recu­rren­te den­tro del gru­po de ami­gos que lo ha vis­to y ha podi­do con­ver­sar con él. «Fidel está vivo», afir­man feli­ces, des­de la ines­pe­ra­da con­di­ción de tes­ti­gos inva­lua­bles en estas horas de urgen­cias para el des­tino del Hom­bre.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *