Abe­rri Egu­na 2015

Hace noven­ta y nue­ve años, duran­te la fies­ta de Sema­na San­ta se pro­du­cía en Dublín lo que se cono­ce­ría como el «Eas­tern Rising /​El alza­mien­to de Pas­cua» que sería uno de los pasos más impor­tan­tes hacia la inde­pen­den­cia de Irlan­da, a pesar de ser aplas­ta­do por las tro­pas bri­tá­ni­cas bajo un baño de san­gre en toda Irlanda.
Este alza­mien­to de Pas­cua tuvo tan­ta impor­tan­cia que sir­vió para fijar la fecha del Abe­rri Egu­na que tenía que cele­brar­se el domin­go de Resu­rrec­ción, en recuer­do de dicha insu­rrec­ción, pero ade­más guar­dar el carác­ter reli­gio­so. El nacio­na­lis­mo aban­de­ra­do por el PNV plan­tea­ba de acuer­do con su ideo­lo­gía de cla­se la reli­gión como la base de esa Euz­ka­di que empe­za­ba a tomar conciencia.
En la lar­ga noche del fran­quis­mo el Abe­rri Egu­na tar­da­ría en vol­ver a cele­brar­se, tras la derro­ta de la gue­rra civil las nue­vas gene­ra­cio­nes de jóve­nes que comen­za­ban a orga­ni­zar­se comen­za­ron a dilu­ci­dar que eran los tra­ba­ja­do­res los que nece­si­ta­ban libe­rar su patria toman­do como base una cul­tu­ra popu­lar eus­kal­dun. Las huel­gas obre­ras de fina­les de los años 40 y el sur­gi­mien­to de un pri­mer movi­mien­to popu­lar daban las cla­ves para el desa­rro­llo del pro­yec­to de la inde­pen­den­cia y el socialismo.

Enba­ta recu­pe­ra­ría la cele­bra­ción en e1963 en Ipa­rral­de con el apo­yo de una joven orga­ni­za­ción que ven­dría a dar­le la vuel­ta a las con­cep­cio­nes tra­di­cio­na­les del nacio­na­lis­mo y a sin­te­ti­zar las con­tra­dic­cio­nes nacio­na­les y socia­les, Eus­ka­di Ta Askatasuna.
Des­de ese pri­mer Abe­rri Egu­na cele­bra­do en 1932, ha corri­do mucha agua, pero vemos que la radio­gra­fía bási­ca que se hacía enton­ces y la que se hace hoy es que la nación vas­ca sigue divi­di­da entre dos Esta­dos inva­so­res como son el espa­ñol y el fran­cés, que los nive­les de vio­len­cia que sopor­ta el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co es de los más altos de Euro­pa, si exclui­mos aque­llos paí­ses que están direc­ta­men­te en gue­rra, y que a pesar de la deci­sión de la orga­ni­za­ción Eus­ka­di Ta Aska­ta­su­na de cerrar su cam­pa­ña mili­tar nada ha cam­bia­do en el uso de la vio­len­cia por par­te de los Esta­dos ocu­pan­tes. Como prue­ba de todo ello tene­mos la cuar­ta ope­ra­ción poli­cial rea­li­za­da en los últi­mos meses con­tra el entorno de apo­yo a los pre­sos polí­ti­cos vas­cos, el macro jui­cio con­tra ANV, la inge­nie­ría jurí­di­ca del PP apo­ya­da por el PSOE, los miles de con­tro­les en las carre­te­ras vas­cas, el ase­si­na­to de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras con des­pi­dos, desahu­cios, etc.
El Abe­rri Egu­na se pre­sen­ta como el día de la patria vas­ca, pero debe­ría­mos plan­tear­nos de qué patria habla­mos. De la patria de los que ven­den a su pue­blo, de los que se enri­que­cen a cos­ta de explo­tar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra, de los que man­tie­nen la opre­sión patriar­cal, de los que quie­ren una juven­tud sumi­sa, pasi­va, sin memo­ria, de los que ante la cri­sis en que se encuen­tra el capi­ta­lis­mo solo ven un camino, el de explo­tar toda­vía más al pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co, es decir la patria de la bur­gue­sía, de los capi­ta­lis­tas. O de la la patria de los explo­ta­dos, de los que luchan por aca­bar con la opre­sión de los Esta­dos espa­ñol y fran­cés, por aca­bar con la explo­ta­ción, con la pro­pie­dad pri­va­da, que lucha por la amnis­tía, que lucha, en fin, por una Eus­kal Herria inde­pen­dien­te, socia­lis­ta, eus­kal­dun y antipatriarcal.
Nue­va­men­te lle­ga­mos a un Abe­rri Egu­na como pue­blo opri­mi­do y explo­ta­do, pero lo fun­da­men­tal es que no nos hemos some­ti­do, que no hemos acep­ta­do la opre­sión ni la explo­ta­ción, que lucha­mos con­tra ellas y que avan­za­mos con orgu­llo hacia una Eus­kal Herria libre.
Este camino es duro y está lleno de obs­tácu­los, pero el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co sabrá des­bro­zar las malas hier­bas e ir hacia ade­lan­te. Para ello tene­mos que crear las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res nece­sa­rias para la lucha de nues­tro pue­blo, tene­mos que luchar con­tra los ata­ques al eus­ka­ra, a nues­tra cul­tu­ra, a la divi­sión terri­to­rial que nos impo­nen los Esta­dos opre­so­res. Tene­mos que luchar para que nues­tros pre­sos y pre­sas polí­ti­cas sal­gan a la calle.
Ante la cri­sis crea­da por el capi­tal inter­na­cio­nal no hay nin­gu­na sali­da que no sea la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo. Ante la opre­sión de las muje­res, tenien­do en cuen­ta que en Eus­kal Herria sufren la tri­ple opre­sión: nacio­nal, de cla­se y patriar­cal, no hay nin­gu­na sali­da que no pase por la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo. La juven­tud vas­ca no tie­ne nin­gu­na sali­da si no es luchan­do por la inde­pen­den­cia y el socialismo.
Cele­bre­mos el Abe­rri Egu­na, pero un Abe­rri Egu­na socia­lis­ta, comu­nis­ta, tenien­do pre­sen­te que para noso­tros y noso­tras lo que cele­bra­mos es la lucha del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co por la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo, por el Esta­do Obre­ro Vasco. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *