Una vieja batalla- Jesús Valencia

Des­de que ETA anun­cia­ra el final de la lucha arma­da, todos los ter­cios espa­ño­les han arre­cia­do su ofen­si­va. Dan por hecho, una vez más, que los vas­co­nes hemos sido ven­ci­dos y que sólo fal­ta derro­tar­nos en la últi­ma de las bata­llas: la del rela­to.
Per­te­ne­ce­mos a una tie­rra por la que han ido pasan­do los más varia­dos con­quis­ta­do­res. Todos ellos vinie­ron acom­pa­ña­dos de sus corres­pon­dien­tes cro­nis­tas que rela­ta­ron la his­to­ria al dic­ta­do y ser­vi­cio de sus jefes mili­ta­res. Si nos hicie­ron daño las armas de los pri­me­ros, no fue­ron menos pun­zan­tes las plu­mas de los segun­dos. Todos los escri­bien­tes cor­te­sa­nos han exal­ta­do has­ta la sacie­dad la gran­de­za de quie­nes lle­ga­ron para some­ter­nos y la vile­za de quie­nes les hace­mos fren­te. Godos, musul­ma­nes, fran­cos, espa­ño­les han seña­la­do a nues­tros pai­sa­nos alza­dos como res­pon­sa­bles de la san­gre derra­ma­da y todos se han ido a sus tie­rras dan­do por doble­ga­da la resis­ten­cia de los vas­co­nes.
Allá por el S. XII vino por estas tie­rras un tal Ayme­ric Picoud; edu­ca­do en la cul­tu­ra caro­lin­gia, lle­gó car­ga­do de pre­jui­cios y, tras reco­rrer la ruta jaco­bea, se fue mal­di­cien­do de noso­tros. Quie­nes escu­cha­ron las calum­nias de aquel mon­je ten­den­cio­so, con­te­nían el alien­to cuan­do se acer­ca­ban a nues­tros con­fi­nes y res­pi­ra­ban pro­fun­da­men­te cuan­do se ale­ja­ban. Han pasa­do nue­ve lar­gos siglos y la leyen­da negra con­tra noso­tros sigue escri­bien­do nue­vos capí­tu­los; no hay solu­ción de con­ti­nui­dad entre aquel frai­le medie­val y todos los ter­tu­lia­nos actua­les que se nutren del pese­bre ins­ti­tu­cio­nal. El fon­do de rep­ti­les que ali­men­ta a nues­tros per­ti­na­ces detrac­to­res cum­ple casi mil años. Quien más nos insul­ta, más reco­no­ci­mien­to mere­ce.
Pero no pode­mos cul­par exclu­si­va­men­te a los forá­neos. En esta bata­lla del rela­to nun­ca han fal­ta­do pai­sa­nos ser­vi­les que han defen­di­do los atro­pe­llos de nues­tros some­te­do­res. El monu­men­to de Iba­ñe­ta no recuer­da a quie­nes defen­die­ron nues­tra tie­rra sino a quie­nes, sin nin­gún moti­vo, des­tru­ye­ron Iru­ñea; el clé­ri­go nava­rro Izkue con­si­de­ro acer­ta­da la inva­sión del Duque de Alba pues «apa­ci­guó» nues­tro reino; Del Bur­go sos­tie­ne con tena­ci­dad que la con­quis­ta fue un «pac­to entre igua­les»; dedi­ca­mos calles y pla­zas a fas­cis­tas que sem­bra­ron las cune­tas de san­gre repu­bli­ca­na; de Por­tu­ga­le­te era José María de Areil­za, el pri­mer alcal­de fran­quis­ta de Bil­bao que pro­cla­mó barri­do para siem­pre el sue­ño de nues­tras aspi­ra­cio­nes nacio­na­les.
A quie­nes aho­ra lide­ran la que ellos supo­nen bata­lla defi­ni­ti­va del rela­to, se les ve agi­ta­dos y con pri­sa. No les fal­ta razón; hace ya muchos siglos que la vie­nen libran­do y nun­ca con­si­guen dar­la por gana­da. Nues­tro peque­ño pue­blo, aun­que sea a tran­cas y barran­cas, va res­tau­ran­do la memo­ria de lo acon­te­ci­do y ela­bo­ran­do, sin pri­sa ni pau­sa, su pro­pia lec­tu­ra de la his­to­ria. Mucho de lo que nos con­ta­ron has­ta aho­ra ha que­da­do redu­ci­do a rui­no­sos escom­bros. ¿Quie­res fue­ron los trein­ta y tres reyes godos?, seño­res de tie­rras aje­nas a los que no debe­mos más que ultra­jes. ¿Y aquel ili­mi­ta­do impe­rio en el que no se ponía el sol?, el resul­ta­do de una con­quis­ta vio­len­ta de pue­blos ente­ros, inclui­do el nues­tro ¿La sal­ví­fi­ca cru­za­da que tan­to nos ensal­za­ron?, un gol­pe fas­cis­ta y cruen­to pro­mo­vi­do por toda la Espa­ña reac­cio­na­ria. ¿La modé­li­ca tran­si­ción?, un apa­ño para sal­va­guar­dar la impu­ni­dad de los gol­pis­tas y las pre­ben­das de los capi­ta­lis­tas.
Nada tie­ne de extra­ño que los actua­les gober­nan­tes derro­chen pri­sas y recur­sos en redac­tar su his­to­ria. Recha­za­das las cró­ni­cas con las que nos embau­ca­ron, nece­si­tan pre­pa­rar un nue­vo rela­to con el que atur­dir­nos. La expo­si­ción de Villa Suso y la lápi­da del Museo de la Memo­ria dan fe de ello. Tam­bién aho­ra abun­dan los pai­sa­nos ser­vi­les que dejan peque­ñas las men­ti­ras de los con­quis­ta­do­res. Urku­llu, gene­ro­so con los dine­ros de todos, encar­gó al Ins­ti­tu­to Valen­tín de Foron­da que nos dije­ra lo que había suce­di­do. Los cua­tro sabios que redac­ta­ron el infor­me han lle­ga­do a la con­clu­sión de que por estas tie­rras no exis­te ni ha exis­ti­do más con­flic­to que el tota­li­ta­ris­mo de ETA. La fachen­da que se aga­za­pa en el Par­la­men­to nava­rro ha subido el lis­tón: ETA y la izquier­da aber­tza­le son los úni­cos cul­pa­bles del geno­ci­dio que ellos dicen apre­ciar.
¡Que corran, que corran los nue­vos cro­nis­tas cor­te­sa­nos y sus gene­ro­sos mece­nas! Sus pri­sas no van a garan­ti­zar la con­sis­ten­cia de un rela­to que se tam­ba­lea antes de la inau­gu­ra­ción. Pasa­rá un tiem­po, no muy lar­go, y todas estas san­de­ces que nos cuen­tan tam­bién irán a parar a la escom­bre­ra de la his­to­ria. Mien­tras escri­bo estas líneas nume­ro­sas per­so­na­li­da­des mun­dia­les piden sen­sa­tez y el PP res­pon­de con nue­vas deten­cio­nes. Quie­nes obvian la inago­ta­ble vio­len­cia espa­ño­la nos tie­nen por ton­tos aun­que les augu­ro un serio pro­ble­ma: el núme­ro de «ton­tos» se mul­ti­pli­ca. Cada vez son más las per­so­nas del mun­do que apre­cian en Eus­kal Herria un vie­jo con­flic­to pen­dien­te de reso­lu­ción.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: