Una vie­ja bata­lla- Jesús Valencia

Des­de que ETA anun­cia­ra el final de la lucha arma­da, todos los ter­cios espa­ño­les han arre­cia­do su ofen­si­va. Dan por hecho, una vez más, que los vas­co­nes hemos sido ven­ci­dos y que sólo fal­ta derro­tar­nos en la últi­ma de las bata­llas: la del relato.
Per­te­ne­ce­mos a una tie­rra por la que han ido pasan­do los más varia­dos con­quis­ta­do­res. Todos ellos vinie­ron acom­pa­ña­dos de sus corres­pon­dien­tes cro­nis­tas que rela­ta­ron la his­to­ria al dic­ta­do y ser­vi­cio de sus jefes mili­ta­res. Si nos hicie­ron daño las armas de los pri­me­ros, no fue­ron menos pun­zan­tes las plu­mas de los segun­dos. Todos los escri­bien­tes cor­te­sa­nos han exal­ta­do has­ta la sacie­dad la gran­de­za de quie­nes lle­ga­ron para some­ter­nos y la vile­za de quie­nes les hace­mos fren­te. Godos, musul­ma­nes, fran­cos, espa­ño­les han seña­la­do a nues­tros pai­sa­nos alza­dos como res­pon­sa­bles de la san­gre derra­ma­da y todos se han ido a sus tie­rras dan­do por doble­ga­da la resis­ten­cia de los vascones.
Allá por el S. XII vino por estas tie­rras un tal Ayme­ric Pico­ud; edu­ca­do en la cul­tu­ra caro­lin­gia, lle­gó car­ga­do de pre­jui­cios y, tras reco­rrer la ruta jaco­bea, se fue mal­di­cien­do de noso­tros. Quie­nes escu­cha­ron las calum­nias de aquel mon­je ten­den­cio­so, con­te­nían el alien­to cuan­do se acer­ca­ban a nues­tros con­fi­nes y res­pi­ra­ban pro­fun­da­men­te cuan­do se ale­ja­ban. Han pasa­do nue­ve lar­gos siglos y la leyen­da negra con­tra noso­tros sigue escri­bien­do nue­vos capí­tu­los; no hay solu­ción de con­ti­nui­dad entre aquel frai­le medie­val y todos los ter­tu­lia­nos actua­les que se nutren del pese­bre ins­ti­tu­cio­nal. El fon­do de rep­ti­les que ali­men­ta a nues­tros per­ti­na­ces detrac­to­res cum­ple casi mil años. Quien más nos insul­ta, más reco­no­ci­mien­to merece.
Pero no pode­mos cul­par exclu­si­va­men­te a los forá­neos. En esta bata­lla del rela­to nun­ca han fal­ta­do pai­sa­nos ser­vi­les que han defen­di­do los atro­pe­llos de nues­tros some­te­do­res. El monu­men­to de Iba­ñe­ta no recuer­da a quie­nes defen­die­ron nues­tra tie­rra sino a quie­nes, sin nin­gún moti­vo, des­tru­ye­ron Iru­ñea; el clé­ri­go nava­rro Izkue con­si­de­ro acer­ta­da la inva­sión del Duque de Alba pues «apa­ci­guó» nues­tro rei­no; Del Bur­go sos­tie­ne con tena­ci­dad que la con­quis­ta fue un «pac­to entre igua­les»; dedi­ca­mos calles y pla­zas a fas­cis­tas que sem­bra­ron las cune­tas de san­gre repu­bli­ca­na; de Por­tu­ga­le­te era José María de Areil­za, el pri­mer alcal­de fran­quis­ta de Bil­bao que pro­cla­mó barri­do para siem­pre el sue­ño de nues­tras aspi­ra­cio­nes nacionales.
A quie­nes aho­ra lide­ran la que ellos supo­nen bata­lla defi­ni­ti­va del rela­to, se les ve agi­ta­dos y con pri­sa. No les fal­ta razón; hace ya muchos siglos que la vie­nen libran­do y nun­ca con­si­guen dar­la por gana­da. Nues­tro peque­ño pue­blo, aun­que sea a tran­cas y barran­cas, va res­tau­ran­do la memo­ria de lo acon­te­ci­do y ela­bo­ran­do, sin pri­sa ni pau­sa, su pro­pia lec­tu­ra de la his­to­ria. Mucho de lo que nos con­ta­ron has­ta aho­ra ha que­da­do redu­ci­do a rui­no­sos escom­bros. ¿Quie­res fue­ron los trein­ta y tres reyes godos?, seño­res de tie­rras aje­nas a los que no debe­mos más que ultra­jes. ¿Y aquel ili­mi­ta­do impe­rio en el que no se ponía el sol?, el resul­ta­do de una con­quis­ta vio­len­ta de pue­blos ente­ros, inclui­do el nues­tro ¿La sal­ví­fi­ca cru­za­da que tan­to nos ensal­za­ron?, un gol­pe fas­cis­ta y cruen­to pro­mo­vi­do por toda la Espa­ña reac­cio­na­ria. ¿La modé­li­ca tran­si­ción?, un apa­ño para sal­va­guar­dar la impu­ni­dad de los gol­pis­tas y las pre­ben­das de los capitalistas.
Nada tie­ne de extra­ño que los actua­les gober­nan­tes derro­chen pri­sas y recur­sos en redac­tar su his­to­ria. Recha­za­das las cró­ni­cas con las que nos embau­ca­ron, nece­si­tan pre­pa­rar un nue­vo rela­to con el que atur­dir­nos. La expo­si­ción de Villa Suso y la lápi­da del Museo de la Memo­ria dan fe de ello. Tam­bién aho­ra abun­dan los pai­sa­nos ser­vi­les que dejan peque­ñas las men­ti­ras de los con­quis­ta­do­res. Urku­llu, gene­ro­so con los dine­ros de todos, encar­gó al Ins­ti­tu­to Valen­tín de Foron­da que nos dije­ra lo que había suce­di­do. Los cua­tro sabios que redac­ta­ron el infor­me han lle­ga­do a la con­clu­sión de que por estas tie­rras no exis­te ni ha exis­ti­do más con­flic­to que el tota­li­ta­ris­mo de ETA. La fachen­da que se aga­za­pa en el Par­la­men­to nava­rro ha subi­do el lis­tón: ETA y la izquier­da aber­tza­le son los úni­cos cul­pa­bles del geno­ci­dio que ellos dicen apreciar.
¡Que corran, que corran los nue­vos cro­nis­tas cor­te­sa­nos y sus gene­ro­sos mece­nas! Sus pri­sas no van a garan­ti­zar la con­sis­ten­cia de un rela­to que se tam­ba­lea antes de la inau­gu­ra­ción. Pasa­rá un tiem­po, no muy lar­go, y todas estas san­de­ces que nos cuen­tan tam­bién irán a parar a la escom­bre­ra de la his­to­ria. Mien­tras escri­bo estas líneas nume­ro­sas per­so­na­li­da­des mun­dia­les piden sen­sa­tez y el PP res­pon­de con nue­vas deten­cio­nes. Quie­nes obvian la inago­ta­ble vio­len­cia espa­ño­la nos tie­nen por ton­tos aun­que les augu­ro un serio pro­ble­ma: el núme­ro de «ton­tos» se mul­ti­pli­ca. Cada vez son más las per­so­nas del mun­do que apre­cian en Eus­kal Herria un vie­jo con­flic­to pen­dien­te de resolución.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *