Mentiras y engaños en la izquierda: la política de la autodestrucción- James Petras

Curiosidades-sobre-comportamiento-auto-destructivo-humano-

Intro­duc­ción
En el últi­mo año, las que pare­cían ser espe­ran­za­das seña­les del sur­gi­mien­to de gobier­nos de izquier­da que serían vigo­ro­sas alter­na­ti­vas a los regí­me­nes de dere­cha favo­ra­bles a Esta­dos Uni­dos se con­vir­tie­ron en un cal­co de aqué­llos; en los años veni­de­ros, esto les rele­ga­rá al basu­re­ro de la his­to­ria. El ascen­so y la rápi­da deca­den­cia de los gobier­nos de izquier­da en Fran­cia, Gre­cia y Bra­sil no son el resul­ta­do de un gol­pe mili­tar, ni tam­po­co de las maqui­na­cio­nes de la CIA. La deba­cle de esos gobier­nos de izquier­da es el resul­ta­do de unas deci­sio­nes polí­ti­cas deli­be­ra­das que rom­pen deci­di­da­men­te con unos pro­gra­mas pro­gre­sis­tas, unas pro­me­sas y unos com­pro­mi­sos que los líde­res polí­ti­cos hicie­ron al elec­to­ra­do com­pues­to por tra­ba­ja­do­res y repre­sen­tan­tes de las cla­ses medias que final­men­te les eli­gie­ron.
Cada vez más, los votan­tes ven como trai­do­res a aque­llos gober­nan­tes de izquier­da que han ven­di­do a sus par­ti­da­rios que están a su ente­ra dis­po­si­ción y los com­pa­ran con sus más impor­tan­tes enemi­gos de cla­se: los ban­que­ros, los capi­ta­lis­tas y los ideó­lo­gos libe­ra­les.
Los gobier­nos de izquier­da come­ten sui­ci­dio
La auto­des­truc­ción de la izquier­da es una impre­vis­ta vic­to­ria de lo más retró­gra­do de las fuer­zas polí­ti­cas neo­li­be­ra­les. Estas fuer­zas han pro­cu­ra­do des­truir el sis­te­ma de bien­es­tar, impo­ner sus reglas median­te fun­cio­na­rios no ele­gi­dos, han amplia­do y pro­fun­di­za­do la desigual­dad, debi­li­ta­do los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res y pri­va­ti­za­do los sec­to­res más lucra­ti­vos de la eco­no­mía.
Hay tres casos de incum­pli­mien­to de pro­me­sas que des­ta­can en este pro­ce­so de sui­ci­dio: en Fran­cia, la segun­da prin­ci­pal poten­cia de Euro­pa, el gobierno socia­lis­ta de Fra­nçois Hollan­de (2012−2015); en Gre­cia, el gobierno del izquier­dis­ta Syri­za ele­gi­do el 25 de enero de 2015, que se pre­sen­tó como el inva­lo­ra­ble pro­pul­sor de una polí­ti­ca alter­na­ti­va a la de “aus­te­ri­dad fis­cal”; y Bra­sil, con el Par­ti­do de lo Tra­ba­ja­do­res gober­nan­do (2003−2015) el país más exten­so de Amé­ri­ca lati­na y miem­bro impor­tan­te de los BRICS.
El “socia­lis­mo” fran­cés: el gran sal­to atrás
En su cam­pa­ña pre­si­den­cial, Fra­nçois Hollan­de pro­me­tió aumen­tar los impues­tos a los ricos has­ta el 75 por cien­to; reba­jar la edad de jubi­la­ción de los 62 a los 60 años; lan­zar un pro­gra­ma de inver­sión públi­ca para redu­cir el des­em­pleo; incre­men­tar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el gas­to públi­co en edu­ca­ción (con­tra­tan­do a 60.000 nue­vos maes­tros), salud y vivien­da social; y reti­rar las tro­pas fran­ce­sas de Afga­nis­tan, como pri­mer paso de la reduc­ción del papel de París como cola­bo­ra­dor del impe­rio.
Des­de 2012, cuan­do fue ele­gi­do, has­ta este momen­to (mar­zo de 2015), ha incum­pli­do todas sus pro­me­sas y todos sus com­pro­mi­sos polí­ti­cos: la inver­sión públi­ca no se mate­ria­li­zó y el des­em­pleo cre­ció; hoy, los para­dos supe­ran los tres millo­nes. El recién nom­bra­do minis­tro de eco­no­mía Emma­nuel Macron, un ex socio de la Ban­ca Roths­child, redu­jo drás­ti­ca­men­te –50.000 millo­nes de euros– los impues­tos al sec­tor de los nego­cios. Manuel Valls, su pri­mer minis­tro [nom­bra­do en mar­zo de 2014], un libe­ral entu­sias­ta, imple­men­tó impor­tan­te recor­tes en los pro­gra­mas socia­les, debi­li­tó la regu­la­ción guber­na­men­tal de los nego­cios y los ban­cos, y ero­sio­nó la segu­ri­dad labo­ral. Hollan­de nom­bró a Lau­ren­ce Boo­ne, pro­ve­nien­te del Bank of Ame­ri­ca, como su prin­ci­pal ase­sor en eco­no­mía.
El “pre­si­den­te socia­lis­ta” fran­cés envió tro­pas a Mali, avio­nes de bom­bar­deo a Libia, ase­so­res mili­ta­res a la jun­ta de Ucra­nia y ayu­dó a los lla­ma­dos “rebel­des” sirios (en su mayor par­te mer­ce­na­rios yiha­dis­tas). Tam­bién apro­bó la ven­ta de equi­po mili­tar por 1.000 millo­nes de euros a la monar­quía dic­ta­to­rial de Ara­bia Sau­dí y se echó atrás en un con­tra­to de ven­ta de bar­cos de gue­rra a Rusia.
Hollan­de se sumó a Ale­ma­nia en la exi­gen­cia a Gre­cia del cum­pli­mien­to total y en tér­mino de los pagos de deu­da a los ban­que­ros pri­va­dos y el man­te­ni­mien­to del bru­tal “pro­gra­ma de aus­te­ri­dad”.
Como con­se­cuen­cia de la esta­fa a los votan­tes fran­ce­ses, la trai­ción a los tra­ba­ja­do­res y el abra­zo con los ban­que­ros, los gran­des nego­cios y los mili­ta­res, la visión posi­ti­va del gobierno “socia­lis­ta” por par­te del elec­to­ra­do fran­cés se ha redu­ci­do a menos del 19 por cien­to, y el PSF ocu­pa aho­ra el ter­cer pues­to entre los prin­ci­pa­les par­ti­dos. La polí­ti­ca en favor de Israel de Hollan­de y su línea dura res­pec­to de las nego­cia­cio­nes EEUU-Irán, los ata­que isla­mo­fó­bi­cos del minis­tro Valls en los subur­bios de las gran­des ciu­da­des fran­ce­sas –don­de pre­do­mi­nan los musul­ma­nes– y el apo­yo a las inter­ven­cio­nes mili­ta­res con­tra los movi­mien­tos islá­mi­cos [en Orien­te Medio y nor­te de Áfri­ca] han pola­ri­za­do cada vez más a la socie­dad fran­ce­sa e incre­men­ta­do la vio­len­cia étni­co-reli­gio­sa en el país.

Gre­cia: la súbi­ta trans­for­ma­ción de Syri­za
Des­de que Syri­za ganó las elec­cio­nes grie­gas el 25 de enero de 2015 has­ta la mitad de mar­zo, Ale­xis Tsi­pras, pri­mer minis­tro, y Yanis Varou­fa­kis, nom­bra­do minis­tro de eco­no­mía, fal­ta­ron a cada una de las pro­me­sas –las más impor­tan­tes y las menos– del pro­gra­ma elec­to­ral. Adhi­rie­ron, en cam­bio, a lo más retró­gra­do de los pro­ce­di­mien­tos, medi­das y rela­ción con la Troi­ka (el FMI, la Comi­sión Euro­pea y el BCE) que Syri­za había denun­cia­do en su pro­gra­ma de Saló­ni­ca poco tiem­po antes.
Tsi­pras y Varou­fa­kis repu­dia­ron la pro­me­sa de recha­zar los dic­ta­dos de la Troi­ka. En otras pala­bras, acep­ta­ron la regla colo­nia­lis­ta y la con­ti­nua­ción del vasa­lla­je.
Ras­go típi­co de su dema­go­gia y enga­ño: ambos pro­cu­ra­ron encu­brir su sumi­sión a la uni­ver­sal­men­te odia­da Troi­ka apo­dán­do­la “la ins­ti­tu­ción” –sin enga­ñar a nadie más que a sí mis­mos– y se con­vir­tie­ron en el haz­me­rreír de los más cíni­cos obser­va­do­res de la Unión Euro­pea.
Duran­te la cam­pa­ña, Syri­za había pro­me­ti­do impug­nar toda o bue­na par­te de la deu­da grie­ga. Una vez en el gobierno, Tsi­pras y Varou­fa­kis ase­gu­ra­ron inme­dia­ta­men­te que la reco­no­cían y pro­me­tie­ron hacer­se car­go de todas las obli­ga­cio­nes rela­cio­na­das con la deu­da.
Syri­za había pro­me­ti­do prio­ri­zar el gas­to huma­ni­ta­rio y negar la aus­te­ri­dad, aumen­tan­do el sala­rio míni­mo, vol­vien­do a emplear a los des­ti­tui­dos en la salud y la edu­ca­ción y aumen­tan­do las pen­sio­nes. Des­pués de dos sema­nas de humi­llar­se ser­vil­men­te, los “refor­ma­dos” Tsi­pras y Varou­fa­kis prio­ri­za­ron la aus­te­ri­dad rea­li­zan­do pagos de deu­da y “pos­ter­gan­do” inclu­so los gas­tos más magros con­tra la pobre­za. Cuan­do la Troi­ka le dejó al gobierno Syri­za 2.000 millo­nes de euros para que pudie­ra ali­men­tar a los grie­gos ham­brien­tos, Tsi­pras ala­bó a los super­vi­so­res y pro­me­tió que les pre­sen­ta­ría una lis­ta de regre­si­vas “refor­mas” por varios miles de millo­nes de euros.
Syri­za había pro­me­ti­do reexa­mi­nar las sos­pe­cho­sas pri­va­ti­za­cio­nes de lucra­ti­vas empre­sas públi­cas rea­li­za­das por los ante­rio­res gobier­nos de dere­cha y parar aque­llas que esta­ban en pro­ce­so y las pro­yec­ta­das para el futu­ro. Una vez en el gobierno, Tsi­pras y Varou­fa­kis rene­ga­ron rápi­da­men­te de esa pro­me­sa. Apro­ba­ron todas las pri­va­ti­za­cio­nes; las pasa­das, las pre­sen­tes y las futu­ras. De hecho, hicie­ron tan­teos para con­se­guir nue­vos “socios” pri­va­ti­za­do­res, ofre­cien­do jugo­sas con­ce­sio­nes para des­ha­cer­se de más empre­sas públi­cas.
Syri­za pro­me­tió enfren­tar la alta tasa de des­em­pleo (26 por cien­to en el ámbi­to nacio­nal, con el 55 por cien­to en el sec­tor juve­nil) por medio del gas­to públi­co y la reduc­ción en el pago de la deu­da. Dili­gen­te­men­te, Tsi­pras y Varou­fa­kis satis­fi­cie­ron los pagos de deu­da y ¡no asig­na­ron dine­ro alguno para la crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo!
Syri­za no solo con­ti­núa las polí­ti­cas de la dere­cha; ade­más, lo hace con un esti­lo y una sus­tan­cia gro­tes­cos, adop­tan­do ridí­cu­las pos­tu­ras públi­cas y ges­tos dema­gó­gi­cos sin cohe­ren­cia algu­na: un día, Tsi­pras deja­rá una coro­na de flo­res en la tum­ba de 200 gue­rri­lle­ros grie­gos ase­si­na­dos por los nazis en la Segun­da Gue­rra Mun­dial y al día siguien­te se pros­ter­na­rá ante los ban­que­ros ale­ma­nes para satis­fa­cer sus exi­gen­cias de aus­te­ri­dad pre­su­pues­ta­ria, negan­do dine­ro públi­co a dos millo­nes de grie­gos en el paro.
Una tar­de, el minis­tro Varou­fa­kis posa­rá en una sesión de fotos para Paris Match que lo mues­tra, con un cóc­tel en la mano, en la terra­za de su lujo­so áti­co con vis­tas a la Acró­po­lis y ¡unas horas más tar­de esta­rá hacien­do un dis­cur­so para las masas empo­bre­ci­das!
Incum­pli­mien­to de pro­me­sas, enga­ño y dema­go­gia, todo duran­te los dos pri­me­ros meses en el gobierno; Syri­za ha esta­ble­ci­do un récord en su con­ver­sión de un par­ti­do de izquier­das con­tra­rio a la aus­te­ri­dad en un vasa­llo con­for­mis­ta y ser­vil de la Unión Euro­pea.
La exi­gen­cia de Tsi­pras a Ale­ma­nia de que pague repa­ra­cio­nes por los daños a Gre­cia duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial –una recla­ma­ción que, aun­que correc­ta, ha sido lar­ga­men­te pos­ter­ga­da– es otra far­sa dema­gó­gi­ca dise­ña­da para dis­traer a los empo­bre­ci­dos grie­gos de la capi­tu­la­ción de Tsi­pras y Varou­fa­kis ante los actua­les reque­ri­mien­tos ale­ma­nes de aus­te­ri­dad. Un cíni­co fun­cio­na­rio de la UE le dijo al Finan­cial Times (12/​MAR/​2015, p. 6), “Ahí está (Tsi­pras) dán­do­les (a los mili­tan­tes de Syri­za) un cara­me­lo para que chu­pen”.
Nadie espe­ra que los líde­res ger­ma­nos cam­bien su línea dura por unas injus­ti­cias del pasa­do, sobre todo por­que son traí­das a cola­ción por un inter­lo­cu­tor que está arro­di­lla­do… En la UE, nadie toma en serio la exi­gen­cia de Tsi­pras. Es vis­ta como una retó­ri­ca de lo más vacía hecha para el con­su­mo interno.
Hablar de unas repa­ra­cio­nes ale­ma­nas de 70 años evi­ta hablar de la adop­ción de medi­das prác­ti­cas hoy, como repu­diar la deu­da o redu­cir los pagos de una deu­da ile­gí­ti­ma a los ban­cos ale­ma­nes o negar­se a obe­de­cer los dic­ta­dos de Merc­kel. La diá­fa­na trai­ción de los com­pro­mi­sos más ele­men­ta­les con el arrui­na­do pue­blo grie­go ya ha divi­di­do a Syri­za. Más del 40 por cien­to de la comi­sión cen­tral, inclui­do el pre­si­den­te del par­la­men­to, repu­dia­ron los acuer­dos de Tsi­pras-Varou­fa­kis con la Troi­ka.
La gran mayo­ría de los grie­gos que vota­ron por Syri­za espe­ra­ba algún ali­vio inme­dia­to y unas refor­mas. Sin embar­go, está cada día más desen­can­ta­da. No espe­ra­ba que Tsi­pras nom­bra­ra a Yanis Varou­fa­kis, un ex ase­sor eco­nó­mi­co de Geor­ge Papan­dreu, el corrup­to líder del neo­li­be­ral PASOK, como minis­tro de eco­no­mía. No se mar­cha­ron en masa muchos votan­tes del PASOK en los últi­mos cin­co años para encon­trar a los mis­mos clep­tó­cra­tas e ines­cru­pu­lo­sos opor­tu­nis­tas ocu­pan­do los car­gos más altos de Syri­za pues­tos allí por el dedo índi­ce de Ale­xis Tsi­pras.
El elec­to­ra­do tam­po­co pue­de espe­rar una lucha, una resis­ten­cia, una deci­sión de rom­per con la Troi­ka de los pro­fe­so­res anglo-grie­gos* lla­ma­dos de regre­so a Gre­cia por Tsi­pras. Estos izquier­dis­tas de salón (semi­na­ris­tas mar­xis­tas) nun­ca se impli­ca­ron en los con­flic­tos urba­nos ni sufrie­ron las con­se­cuen­cias de la pro­lon­ga­da depre­sión.
Syri­za es un par­ti­do lide­ra­do por aco­mo­da­dos pro­fe­sio­na­les, aca­dé­mi­cos e inte­lec­tua­les con movi­li­dad social ascen­den­te. Aun­que en nom­bre de los tra­ba­ja­do­res empo­bre­ci­dos y asa­la­ria­dos de cla­se media, los gobier­nan des­de su posi­ción pro­mi­nen­te, pero atien­den a los intere­ses de los ban­que­ros –tan­to los grie­gos como espe­cial­men­te los ale­ma­nes–. Prio­ri­zan la per­te­nen­cia a la UE por enci­ma de una polí­ti­ca inde­pen­dien­te y nacio­nal. Su acti­tud res­pec­to de la OTAN es de tole­ran­cia, que se mani­fies­ta en su apo­yo a la jun­ta de Kiev en Ucra­nia, a las san­cio­nes con­tra Rusia, a la inter­ven­ción de la OTAN en Siria e Iraq, y en ¡el man­te­ni­mien­to de un sono­ro silen­cio en rela­ción con la ame­na­za mili­tar a Vene­zue­la!
Bra­sil: recor­tes pre­su­pues­ta­rios, corrup­ción y revuel­ta popu­lar
El gobierno del supues­to Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT) de Bra­sil, en el poder duran­te 13 funes­tos años, ha sido uno de los más corrup­tos de Amé­ri­ca lati­na. Res­pal­da­do por las prin­ci­pa­les con­fe­de­ra­cio­nes de tra­ba­ja­do­res y varias orga­ni­za­cio­nes de cam­pe­si­nos sin tie­rra, y com­par­tien­do el poder con par­ti­dos de cen­troiz­quier­da y de cen­tro­de­re­cha, fue capaz de atraer la inver­sión de dece­nas de miles de millo­nes de dóla­res de capi­tal extran­je­ro pro­ve­nien­te de la indus­tria extrac­ti­va, las finan­zas y los agro­ne­go­cios. Gra­cias al boom de un dece­nio de altos pre­cios de las mate­rias pri­mas del agro y la mine­ría, al cré­di­to fácil y a las redu­ci­das tasas de inte­rés, hubo un alza en los ingre­sos, el con­su­mo y el sala­rio míni­mo mien­tras se mul­ti­pli­ca­ban los bene­fi­cios de la eli­te eco­nó­mi­ca.
Como con­se­cuen­cia de la cri­sis finan­cie­ra de 2009 y la baja­da de los pre­cios de los com­mo­di­ties, la eco­no­mía bra­si­le­ña se estan­có jus­to cuan­do fue ele­gi­da la nue­va pre­si­den­ta, Dil­ma Rous­seff. El gobierno de Rous­seff, como el de su pre­de­ce­sor, Lula Da Sil­va, favo­re­ció los agro­ne­go­cios en detri­men­to del recla­mo de una refor­ma agra­ria por par­te de los tra­ba­ja­do­res rura­les sin tie­rra. Su gobierno dio alas a los baro­nes de la made­ra y los pro­duc­to­res de soja, y pro­pi­ció el avan­ce de estas indus­trias en las tie­rras de las comu­ni­da­des indí­ge­nas y la sel­va ama­zó­ni­ca.
Ele­gi­da para un segun­do man­da­to, Rous­seff se encon­tró ante una impor­tan­te cri­sis polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca: pro­fun­di­za­ción de la rece­sión eco­nó­mi­ca, défi­cit fis­cal, y deten­ción y pro­ce­so de muchos miem­bros corrup­tos del PT y legis­la­do­res alia­dos, direc­ti­vos de la empre­sa Petro­bras.
Los líde­res del PT como las finan­zas de cam­pa­ña del Par­ti­do reci­bie­ron millo­nes de dóla­res de sobor­nos de las empre­sas de cons­truc­ción para ase­gu­rar con­tra­tos de la gigan­tes­ca empre­sa petro­le­ra semi­pú­bli­ca. Duran­te su cam­pa­ña elec­to­ral, la pre­si­den­ta Rous­seff pro­me­tió que “con­ti­nua­rá apo­yan­do los pro­gra­mas socia­les en bene­fi­cio del pue­blo” y que “erra­di­ca­rá la corrup­ción”. Sin embar­go, inme­dia­ta­men­te des­pués de ser ele­gi­da abra­zó la orto­do­xia de la polí­ti­ca neo­li­be­ral y nom­bró un gabi­ne­te de neo­li­be­ra­les de la dere­cha dura, entre ellos al ban­que­ro Joa­quín Levy, de Bra­des­co, en el minis­te­rio de finan­zas. Levy pro­pu­so redu­cir las pres­ta­cio­nes por des­em­pleo, las pen­sio­nes y los sala­rios del sec­tor públi­co. Tam­bién se mani­fes­tó en favor de una mayor des­re­gu­la­ción del sec­tor ban­ca­rio y pro­pu­so debi­li­tar la legis­la­ción de pro­tec­ción del tra­ba­ja­dor para atraer al capi­tal. Ade­más, recla­mó el supe­rá­vit pre­su­pues­ta­rio y la nece­si­dad de atraer la inver­sión extran­je­ra a expen­sas del sec­tor labo­ral.
Rous­seff, en cohe­ren­cia con la adop­ción de la orto­do­xia neo­li­be­ral, desig­nó a Katia Abreu, sena­do­ra de dere­cha, líder de toda la vida de los intere­ses del agro­ne­go­cio y acé­rri­ma enemi­ga de la refor­ma agra­ria, para que se hacie­ra car­go del minis­te­rio de agri­cul­tu­ra. Apo­da­da “Miss Defo­res­ta­ción” por Green­pea­ce, la sena­do­ra Abreu se ha opues­to con vehe­men­cia al Movi­mien­to de Tra­ba­ja­do­res sin Tie­rra (MST) y a la con­fe­de­ra­ción de tra­ba­ja­do­res, pero ha sido en vano. Con el total res­pal­do de Rous­seff, Abreu está empe­ña­da en aca­bar con la muy míni­ma redis­tri­bu­ción de la tie­rra empren­di­da por la pre­si­den­ta en su pri­mer man­da­to (esta­ble­cien­do colo­nias que bene­fi­cia­ron a menos del 10 por cien­to de los ocu­pan­tes sin tie­rra). Abreu apro­bó nor­mas que faci­li­tan la expan­sión de cul­ti­vos gené­ti­ca­men­te modi­fi­ca­dos y pro­me­te el des­alo­jo for­zo­so de los indí­ge­nas ama­zó­ni­cos que habi­tan tie­rras pro­duc­ti­vas para favo­re­cer a las cor­po­ra­cio­nes del agro­ne­go­cio a gran esca­la. Ade­más, pro­me­te defen­der vigo­ro­sa­men­te a los terra­te­nien­tes con­tra las ocu­pa­cio­nes de tie­rra por par­te de tra­ba­ja­do­res rura­les sin tie­rra.
La inca­pa­ci­dad de Rous­sef y/​o su fal­ta de volun­tad para lle­var a los tri­bu­na­les al teso­re­ro del Par­ti­do de lo Tra­ba­ja­do­res, invo­lu­cra­do en un escán­da­lo por 1.000 millo­nes de dóla­res en sobor­nos y coimas que ya lle­va 10 años, ha pro­fun­di­za­do y amplia­do la opo­si­ción popu­lar.
El 15 de mar­zo de 2015 más de un millón de bra­si­le­ños se lan­za­ron a la calle en todo el país; las mani­fes­ta­cio­nes esta­ban con­vo­ca­das por los par­ti­dos de dere­cha pero con­si­guie­ron el apo­yo de las cla­ses popu­la­res, que exi­gen inme­dia­tos jui­cios con­tra la corrup­ción y duras con­de­nas pero tam­bién la revo­ca­ción de los recor­tes en el gas­to social imple­men­ta­dos por Levy.
La con­tra­ma­ni­fes­ta­ción en apo­yo de Rous­seff orga­ni­za­da por la CUT –la cen­tral de los tra­ba­ja­do­res– y el MST solo movi­li­zó la déci­ma par­te de aqué­lla; a unas 100.000 per­so­nas.
La res­pues­ta de Dil­ma Rous­seff fue lla­mar al “diá­lo­go” y ase­gu­rar que está “abier­ta a [con­si­de­rar] pro­pues­tas” sobre la corrup­ción aun­que recha­zó explí­ci­ta­men­te cual­quier cam­bio en su regre­si­va polí­ti­ca fis­cal, sus nom­bra­mien­tos para un gabi­ne­te neo­li­be­ral y su opción por la agen­da del sec­tor del agro­ne­go­cio y el de la mine­ría.
En menos de dos meses el PT y su pre­si­den­ta han man­cha­do inde­le­ble­men­te a sus líde­res, sus polí­ti­cas y sus apo­yos con la brea de la corrup­ción y la regre­sión en las polí­ti­cas socia­les.
El apo­yo popu­lar se ha ido a pique. La dere­cha está cre­cien­do. En las gran­des mani­fes­ta­cio­nes del 15‑M inclu­so estu­vie­ron pre­sen­tes los acti­vis­tas que abo­gan por el auto­ri­ta­ris­mo y el gol­pe de esta­do mili­tar; lle­va­ban car­te­les que recla­ma­ban el “jui­cio polí­ti­co” y el regre­so al gobierno de los mili­ta­res.
Como en la mayor par­te de Amé­ri­ca lati­na, la dere­cha auto­ri­ta­ria bra­si­le­ña es una fuer­za que está en ascen­so y se posi­cio­na para la toma del poder mien­tras el cen­troiz­quier­da adop­ta la agen­da del neo­li­be­ra­lis­mo en todo el con­ti­nen­te. Los par­ti­dos apo­da­dos “de cen­troiz­quier­da”, como el Fren­te Amplio en Uru­guay y el pro­gu­ber­na­men­tal Fren­te para la Vic­to­ria en Argen­ti­na están estre­chan­do los víncu­los con el capi­ta­lis­mo cor­po­ra­ti­vo del agro­ne­go­cio y la mine­ría a cie­lo abier­to.
Opi­nio­nes sin fun­da­men­to de escri­to­res izquier­dis­tas de Esta­dos Uni­dos, como Noam Chomsky, que dicen que “Amé­ri­ca lati­na es la van­guar­dia con­tra el neo­li­be­ra­lis­mo” están atra­sa­das al menos un dece­nio y, cier­ta­men­te, equi­vo­ca­das. Fue­ron enga­ña­dos por decla­ra­cio­nes polí­ti­cas de tipo popu­lis­ta y se nie­gan a reco­no­cer que las polí­ti­cas de cor­te neo­li­be­ral están fomen­tan­do el des­con­ten­to popu­lar. Los gobier­nos que adop­tan polí­ti­cas regre­si­vas en lo socio-eco­nó­mi­co no cons­ti­tu­yen una van­guar­dia hacia la eman­ci­pa­ción social…
Con­clu­sión
¿Cómo se expli­can estos brus­cos retro­ce­sos y rápi­dos incum­pli­mien­tos de las pro­me­sas elec­to­ra­les por par­te de los –supues­ta­men­te– “par­ti­dos de izquier­da” recien­te­men­te ele­gi­dos en Euro­pa y Amé­ri­ca lati­na?
Se podía espe­rar este tipo de com­por­ta­mien­to en Amé­ri­ca del Nor­te: del Par­ti­do Demó­cra­ta de Oba­ma en EEUU o del Nue­vo Par­ti­do Demo­crá­ti­co de Cana­dá… Pero está­ba­mos dis­pues­tos a creer que en Fran­cia, con su tra­di­ción repu­bli­ca­na de izquier­das, un gobierno socia­lis­ta –“crí­ti­ca­men­te”– res­pal­da­do por izquier­dis­tas anti­ca­pi­ta­lis­tas iba al menos a poner en mar­cha refor­mas socia­les pro­gre­sis­tas. Un ejér­ci­to de blo­gue­ros pro­gre­sis­tas tam­bién nos había dicho que Syri­za, con su caris­má­ti­co líder y retó­ri­ca radi­cal iba a cum­plir al menos las pro­me­sas elec­to­ra­les más bási­cas levan­tan­do la domi­na­ción impues­ta por el yugo de la Troi­ka, empe­zan­do a poner fin a la mise­ria y pro­por­cio­nan­do elec­tri­ci­dad a las 300.000 vivien­das ilu­mi­na­das con velas. Los “pro­gre­sis­tas” nos repi­tie­ron una y otra vez que el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res había saca­do de la pobre­za a 30 millo­nes de per­so­nas. Pro­cla­ma­ron que “un ex tra­ba­ja­dor de la indus­tria auto­mo­triz” (Lula Da Sil­va) nun­ca per­mi­ti­ría que el PT vol­vie­ra a los recor­tes pre­su­pues­ta­rios neo­li­be­ra­les y se abra­za­ra con sus supues­tos “enemi­gos de cla­se”. Los pro­fe­so­res izquier­dis­tas de EEUU se nega­ron a dar cré­di­to al bur­do robo de 1.000 millo­nes de dóla­res al Teso­ro Nacio­nal de Bra­sil duran­te el man­da­to de dos pre­si­den­tes del PT.
A nues­tra men­te lle­gan varias expli­ca­cio­nes para estas trai­cio­nes polí­ti­cas. Una es que a pesar de su dis­cur­so popu­lar y “obre­ris­ta”, estos par­ti­dos esta­ban diri­gi­dos por abo­ga­dos, pro­fe­sio­na­les y buró­cra­tas sin­di­ca­les de cla­se media, des­co­nec­ta­dos orgá­ni­ca­men­te de su base mili­tan­te. Duran­te las cam­pa­ñas elec­to­ra­les, en pro­cu­ra de los votos, se unen un momen­to con los tra­ba­ja­do­res y los pobres, pero des­pués pasan el res­to del tiem­po en res­tau­ran­tes caros para con­se­guir “acuer­dos” con los ban­que­ros, hom­bres de nego­cios pro­pen­sos al soborno e inver­so­res extran­je­ros para finan­ciar las elec­cio­nes siguien­tes, la escue­la pri­va­da de sus hijos y el lujo­so piso de su que­ri­da…
Duran­te un tiem­po, cuan­do la eco­no­mía esta­ba en alza, los bene­fi­cios de las gran­des cor­po­ra­cio­nes, las com­pen­sa­cio­nes y los sobor­nos iban de la mano con los aumen­tos de sala­rios y los pro­gra­mas con­tra la pobre­za. Pero cuan­do se des­en­ca­de­nó la cri­sis, los líde­res “popu­la­res” se qui­ta­ron la insig­nia del par­ti­do de la sola­pa y dije­ron “la aus­te­ri­dad fis­cal era inevi­ta­ble” mien­tras men­di­ga­ban algo a sus finan­cis­tas inter­na­cio­na­les.
En todos esos paí­ses, que aho­ra viven tiem­pos difí­ci­les, los líde­res de la izquier­da pro­ce­den­tes de la cla­se media le temían tan­to al pro­ble­ma (la cri­sis capi­ta­lis­ta) como a la autén­ti­ca solu­ción (la trans­for­ma­ción radi­cal de la socie­dad). En lugar de enfren­tar el pro­ble­ma se vol­vie­ron hacia la “úni­ca solu­ción”: se acer­ca­ron a los líde­res del capi­ta­lis­mo y tra­ta­ron de con­ven­cer a las aso­cia­cio­nes del mun­do de los nego­cios y, por sobre todo, a los finan­cis­tas, de que ellos eran “polí­ti­cos serios y res­pon­sa­bles” deseo­sos de renun­ciar a la agen­da social y adop­tar la dis­ci­pli­na fis­cal. Para el con­su­mo interno, insul­ta­ron y ame­na­za­ron a las eli­tes, esto es, un poco de tea­tro para entre­te­ner a los segui­do­res de la ple­be, ¡antes de capi­tu­lar!
Nin­guno de estos líde­res –aca­dé­mi­cos deve­ni­dos en izquier­dis­tas– tenía un víncu­lo pro­fun­do y dura­ble con las luchas popu­la­res. Su “acti­vis­mo” se limi­ta­ba a la lec­tu­ra de docu­men­tos en “foros socia­les” y al apor­te de ponen­cias en con­gre­sos sobre “eman­ci­pa­ción e igual­dad”. La sumi­sión polí­ti­ca y la aus­te­ri­dad fis­cal no ponen en peli­gro su posi­ción eco­nó­mi­ca. Si sus par­ti­dos de izquier­da son derro­ta­dos por elec­to­ra­dos enfa­da­dos y movi­mien­tos socia­les radi­ca­les, los líde­res izquier­dis­tas hacen la male­ta y regre­san a su cómo­do empleo de siem­pre o a su bufe­te de abo­ga­do. Ellos no tie­nen por qué preo­cu­par­se por los des­pi­dos en masa o la reduc­ción de las pen­sio­nes de sub­sis­ten­cia. En los ratos libres podrán sen­tar­se y escri­bir un artícu­lo más sobre la for­ma en que la “cri­sis del capi­ta­lis­mo” afec­tó a su bien inten­cio­na­do pro­yec­to o cómo vivie­ron la “cri­sis de la izquier­da”.
Debi­do a su des­co­ne­xión con el sufri­mien­to de quie­nes han caí­do en al pobre­za y los votan­tes que están en el paro, los izquier­dis­tas de cla­se media en el gobierno no ven la nece­si­dad de rom­per con el sis­te­ma. En reali­dad, com­par­ten los pun­tos de vis­ta de sus supues­tos adver­sa­rios con­ser­va­do­res: ellos creen tam­bién que se tra­ta de “el capi­ta­lis­mo o el caos”. A este lugar común adop­ta­do se lo hace pasar por una pro­fun­da refle­xión pro­pia de los dile­mas de la social­de­mo­cra­cia. Los fun­cio­na­rios y ase­so­res izquier­dis­tas de cla­se media siem­pre uti­li­zan la excu­sa de las “limi­ta­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les”. “Teo­ri­zan” su impo­ten­cia polí­ti­ca; nun­ca reco­no­cen el poder de los movi­mien­tos pro­ta­go­ni­za­dos por las orga­ni­za­cio­nes de cla­se.
La cobar­día polí­ti­ca de estos izquier­dis­tas de cla­se media es estruc­tu­ral y faci­li­ta las trai­cio­nes mora­les: sos­tie­ne que “la cri­sis no es el momen­to para hacer ajus­tes en el sis­te­ma”.
Para la cla­se media, el “tiem­po” se con­vier­te en una excu­sa polí­ti­ca. Los líde­res de cla­se media de los movi­mien­tos popu­la­res, caren­tes de auda­cia o pro­gra­mas de lucha, siem­pre hablan de cam­bio… en el futu­ro…
En vez de com­pro­me­ter­se en la lucha popu­lar, corren de un lado a otro, de un cen­tro del poder finan­cie­ro al Comi­té Cen­tral, con­fun­dien­do el “diá­lo­go” que ter­mi­na en sumi­sión con la resis­ten­cia con­se­cuen­te.
Al final, el pue­blo les corres­pon­de­rá dán­do­les la espal­da y recha­zan­do sus pedi­dos de reelec­ción para “una segun­da opor­tu­ni­dad”.
La tra­ge­dia es que toda la izquier­da resul­ta man­cha­da. ¿Quién pue­de creer las boni­tas pala­bras de “libe­ra­ción”, “la volun­tad de tener espe­ran­za” y “recu­pe­rar la sobe­ra­nía” des­pués de haber vivi­do lo con­tra­rio duran­te años?
Las polí­ti­cas de izquier­da serán las per­de­do­ras duran­te toda una gene­ra­ción, al menos en Bra­sil, Fran­cia y Gre­cia.
La dere­cha ridi­cu­li­za­rá el cie­rre de cre­ma­lle­ra de Hollan­de, la fal­sa humil­dad de Dil­ma Rous­seff, los ges­tos vacíos de Tsi­pras y las paya­sa­das de Varou­fa­kis.
El pue­blo mal­de­ci­rá su recuer­do y su trai­ción a una cau­sa noble.
* Entre estos pro­fe­so­res ‘repa­tria­dos’, están el pro­pio Yanis Varou­fa­kis y Cos­tas Lapa­vit­sas, ambos dipu­tados elec­tos en las últi­mas elec­cio­nes. Los dos se gra­dua­ron en Ingla­te­rra y fue­ron pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios; en Aus­tra­lia, el pri­me­ro, y en Ingla­te­rra, el segun­do. (N. del T.)
(Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Car­los Riba Gar­cía)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: