Men­ti­ras y enga­ños en la izquier­da: la polí­ti­ca de la auto­des­truc­ción- James Petras

Curiosidades-sobre-comportamiento-auto-destructivo-humano-

Intro­duc­ción
En el últi­mo año, las que pare­cían ser espe­ran­za­das seña­les del sur­gi­mien­to de gobier­nos de izquier­da que serían vigo­ro­sas alter­na­ti­vas a los regí­me­nes de dere­cha favo­ra­bles a Esta­dos Uni­dos se con­vir­tie­ron en un cal­co de aqué­llos; en los años veni­de­ros, esto les rele­ga­rá al basu­re­ro de la his­to­ria. El ascen­so y la rápi­da deca­den­cia de los gobier­nos de izquier­da en Fran­cia, Gre­cia y Bra­sil no son el resul­ta­do de un gol­pe mili­tar, ni tam­po­co de las maqui­na­cio­nes de la CIA. La deba­cle de esos gobier­nos de izquier­da es el resul­ta­do de unas deci­sio­nes polí­ti­cas deli­be­ra­das que rom­pen deci­di­da­men­te con unos pro­gra­mas pro­gre­sis­tas, unas pro­me­sas y unos com­pro­mi­sos que los líde­res polí­ti­cos hicie­ron al elec­to­ra­do com­pues­to por tra­ba­ja­do­res y repre­sen­tan­tes de las cla­ses medias que final­men­te les eligieron.
Cada vez más, los votan­tes ven como trai­do­res a aque­llos gober­nan­tes de izquier­da que han ven­di­do a sus par­ti­da­rios que están a su ente­ra dis­po­si­ción y los com­pa­ran con sus más impor­tan­tes enemi­gos de cla­se: los ban­que­ros, los capi­ta­lis­tas y los ideó­lo­gos liberales.
Los gobier­nos de izquier­da come­ten suicidio
La auto­des­truc­ción de la izquier­da es una impre­vis­ta vic­to­ria de lo más retró­gra­do de las fuer­zas polí­ti­cas neo­li­be­ra­les. Estas fuer­zas han pro­cu­ra­do des­truir el sis­te­ma de bien­es­tar, impo­ner sus reglas median­te fun­cio­na­rios no ele­gi­dos, han amplia­do y pro­fun­di­za­do la des­igual­dad, debi­li­ta­do los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res y pri­va­ti­za­do los sec­to­res más lucra­ti­vos de la economía.
Hay tres casos de incum­pli­mien­to de pro­me­sas que des­ta­can en este pro­ce­so de sui­ci­dio: en Fran­cia, la segun­da prin­ci­pal poten­cia de Euro­pa, el gobierno socia­lis­ta de Fra­nçois Hollan­de (2012−2015); en Gre­cia, el gobierno del izquier­dis­ta Syri­za ele­gi­do el 25 de enero de 2015, que se pre­sen­tó como el inva­lo­ra­ble pro­pul­sor de una polí­ti­ca alter­na­ti­va a la de “aus­te­ri­dad fis­cal”; y Bra­sil, con el Par­ti­do de lo Tra­ba­ja­do­res gober­nan­do (2003−2015) el país más exten­so de Amé­ri­ca lati­na y miem­bro impor­tan­te de los BRICS.
El “socia­lis­mo” fran­cés: el gran sal­to atrás
En su cam­pa­ña pre­si­den­cial, Fra­nçois Hollan­de pro­me­tió aumen­tar los impues­tos a los ricos has­ta el 75 por cien­to; reba­jar la edad de jubi­la­ción de los 62 a los 60 años; lan­zar un pro­gra­ma de inver­sión públi­ca para redu­cir el des­em­pleo; incre­men­tar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el gas­to públi­co en edu­ca­ción (con­tra­tan­do a 60.000 nue­vos maes­tros), salud y vivien­da social; y reti­rar las tro­pas fran­ce­sas de Afga­nis­tan, como pri­mer paso de la reduc­ción del papel de París como cola­bo­ra­dor del imperio.
Des­de 2012, cuan­do fue ele­gi­do, has­ta este momen­to (mar­zo de 2015), ha incum­pli­do todas sus pro­me­sas y todos sus com­pro­mi­sos polí­ti­cos: la inver­sión públi­ca no se mate­ria­li­zó y el des­em­pleo cre­ció; hoy, los para­dos supe­ran los tres millo­nes. El recién nom­bra­do minis­tro de eco­no­mía Emma­nuel Macron, un ex socio de la Ban­ca Roths­child, redu­jo drás­ti­ca­men­te –50.000 millo­nes de euros– los impues­tos al sec­tor de los nego­cios. Manuel Valls, su pri­mer minis­tro [nom­bra­do en mar­zo de 2014], un libe­ral entu­sias­ta, imple­men­tó impor­tan­te recor­tes en los pro­gra­mas socia­les, debi­li­tó la regu­la­ción guber­na­men­tal de los nego­cios y los ban­cos, y ero­sio­nó la segu­ri­dad labo­ral. Hollan­de nom­bró a Lau­ren­ce Boo­ne, pro­ve­nien­te del Bank of Ame­ri­ca, como su prin­ci­pal ase­sor en economía.
El “pre­si­den­te socia­lis­ta” fran­cés envió tro­pas a Mali, avio­nes de bom­bar­deo a Libia, ase­so­res mili­ta­res a la jun­ta de Ucra­nia y ayu­dó a los lla­ma­dos “rebel­des” sirios (en su mayor par­te mer­ce­na­rios yiha­dis­tas). Tam­bién apro­bó la ven­ta de equi­po mili­tar por 1.000 millo­nes de euros a la monar­quía dic­ta­to­rial de Ara­bia Sau­dí y se echó atrás en un con­tra­to de ven­ta de bar­cos de gue­rra a Rusia.
Hollan­de se sumó a Ale­ma­nia en la exi­gen­cia a Gre­cia del cum­pli­mien­to total y en tér­mino de los pagos de deu­da a los ban­que­ros pri­va­dos y el man­te­ni­mien­to del bru­tal “pro­gra­ma de austeridad”.
Como con­se­cuen­cia de la esta­fa a los votan­tes fran­ce­ses, la trai­ción a los tra­ba­ja­do­res y el abra­zo con los ban­que­ros, los gran­des nego­cios y los mili­ta­res, la visión posi­ti­va del gobierno “socia­lis­ta” por par­te del elec­to­ra­do fran­cés se ha redu­ci­do a menos del 19 por cien­to, y el PSF ocu­pa aho­ra el ter­cer pues­to entre los prin­ci­pa­les par­ti­dos. La polí­ti­ca en favor de Israel de Hollan­de y su línea dura res­pec­to de las nego­cia­cio­nes EEUU-Irán, los ata­que isla­mo­fó­bi­cos del minis­tro Valls en los subur­bios de las gran­des ciu­da­des fran­ce­sas –don­de pre­do­mi­nan los musul­ma­nes– y el apo­yo a las inter­ven­cio­nes mili­ta­res con­tra los movi­mien­tos islá­mi­cos [en Orien­te Medio y nor­te de Áfri­ca] han pola­ri­za­do cada vez más a la socie­dad fran­ce­sa e incre­men­ta­do la vio­len­cia étni­co-reli­gio­sa en el país.

Gre­cia: la súbi­ta trans­for­ma­ción de Syriza
Des­de que Syri­za ganó las elec­cio­nes grie­gas el 25 de enero de 2015 has­ta la mitad de mar­zo, Ale­xis Tsi­pras, pri­mer minis­tro, y Yanis Varou­fa­kis, nom­bra­do minis­tro de eco­no­mía, fal­ta­ron a cada una de las pro­me­sas –las más impor­tan­tes y las menos– del pro­gra­ma elec­to­ral. Adhi­rie­ron, en cam­bio, a lo más retró­gra­do de los pro­ce­di­mien­tos, medi­das y rela­ción con la Troi­ka (el FMI, la Comi­sión Euro­pea y el BCE) que Syri­za había denun­cia­do en su pro­gra­ma de Saló­ni­ca poco tiem­po antes.
Tsi­pras y Varou­fa­kis repu­dia­ron la pro­me­sa de recha­zar los dic­ta­dos de la Troi­ka. En otras pala­bras, acep­ta­ron la regla colo­nia­lis­ta y la con­ti­nua­ción del vasallaje.
Ras­go típi­co de su dema­go­gia y enga­ño: ambos pro­cu­ra­ron encu­brir su sumi­sión a la uni­ver­sal­men­te odia­da Troi­ka apo­dán­do­la “la ins­ti­tu­ción” –sin enga­ñar a nadie más que a sí mis­mos– y se con­vir­tie­ron en el haz­me­rreír de los más cíni­cos obser­va­do­res de la Unión Europea.
Duran­te la cam­pa­ña, Syri­za había pro­me­ti­do impug­nar toda o bue­na par­te de la deu­da grie­ga. Una vez en el gobierno, Tsi­pras y Varou­fa­kis ase­gu­ra­ron inme­dia­ta­men­te que la reco­no­cían y pro­me­tie­ron hacer­se car­go de todas las obli­ga­cio­nes rela­cio­na­das con la deuda.
Syri­za había pro­me­ti­do prio­ri­zar el gas­to huma­ni­ta­rio y negar la aus­te­ri­dad, aumen­tan­do el sala­rio míni­mo, vol­vien­do a emplear a los des­ti­tui­dos en la salud y la edu­ca­ción y aumen­tan­do las pen­sio­nes. Des­pués de dos sema­nas de humi­llar­se ser­vil­men­te, los “refor­ma­dos” Tsi­pras y Varou­fa­kis prio­ri­za­ron la aus­te­ri­dad rea­li­zan­do pagos de deu­da y “pos­ter­gan­do” inclu­so los gas­tos más magros con­tra la pobre­za. Cuan­do la Troi­ka le dejó al gobierno Syri­za 2.000 millo­nes de euros para que pudie­ra ali­men­tar a los grie­gos ham­brien­tos, Tsi­pras ala­bó a los super­vi­so­res y pro­me­tió que les pre­sen­ta­ría una lis­ta de regre­si­vas “refor­mas” por varios miles de millo­nes de euros.
Syri­za había pro­me­ti­do reexa­mi­nar las sos­pe­cho­sas pri­va­ti­za­cio­nes de lucra­ti­vas empre­sas públi­cas rea­li­za­das por los ante­rio­res gobier­nos de dere­cha y parar aque­llas que esta­ban en pro­ce­so y las pro­yec­ta­das para el futu­ro. Una vez en el gobierno, Tsi­pras y Varou­fa­kis rene­ga­ron rápi­da­men­te de esa pro­me­sa. Apro­ba­ron todas las pri­va­ti­za­cio­nes; las pasa­das, las pre­sen­tes y las futu­ras. De hecho, hicie­ron tan­teos para con­se­guir nue­vos “socios” pri­va­ti­za­do­res, ofre­cien­do jugo­sas con­ce­sio­nes para des­ha­cer­se de más empre­sas públicas.
Syri­za pro­me­tió enfren­tar la alta tasa de des­em­pleo (26 por cien­to en el ámbi­to nacio­nal, con el 55 por cien­to en el sec­tor juve­nil) por medio del gas­to públi­co y la reduc­ción en el pago de la deu­da. Dili­gen­te­men­te, Tsi­pras y Varou­fa­kis satis­fi­cie­ron los pagos de deu­da y ¡no asig­na­ron dine­ro alguno para la crea­ción de pues­tos de trabajo!
Syri­za no solo con­ti­núa las polí­ti­cas de la dere­cha; ade­más, lo hace con un esti­lo y una sus­tan­cia gro­tes­cos, adop­tan­do ridí­cu­las pos­tu­ras públi­cas y ges­tos dema­gó­gi­cos sin cohe­ren­cia algu­na: un día, Tsi­pras deja­rá una coro­na de flo­res en la tum­ba de 200 gue­rri­lle­ros grie­gos ase­si­na­dos por los nazis en la Segun­da Gue­rra Mun­dial y al día siguien­te se pros­ter­na­rá ante los ban­que­ros ale­ma­nes para satis­fa­cer sus exi­gen­cias de aus­te­ri­dad pre­su­pues­ta­ria, negan­do dine­ro públi­co a dos millo­nes de grie­gos en el paro.
Una tar­de, el minis­tro Varou­fa­kis posa­rá en una sesión de fotos para Paris Match que lo mues­tra, con un cóc­tel en la mano, en la terra­za de su lujo­so áti­co con vis­tas a la Acró­po­lis y ¡unas horas más tar­de esta­rá hacien­do un dis­cur­so para las masas empobrecidas!
Incum­pli­mien­to de pro­me­sas, enga­ño y dema­go­gia, todo duran­te los dos pri­me­ros meses en el gobierno; Syri­za ha esta­ble­ci­do un récord en su con­ver­sión de un par­ti­do de izquier­das con­tra­rio a la aus­te­ri­dad en un vasa­llo con­for­mis­ta y ser­vil de la Unión Europea.
La exi­gen­cia de Tsi­pras a Ale­ma­nia de que pague repa­ra­cio­nes por los daños a Gre­cia duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial –una recla­ma­ción que, aun­que correc­ta, ha sido lar­ga­men­te pos­ter­ga­da– es otra far­sa dema­gó­gi­ca dise­ña­da para dis­traer a los empo­bre­ci­dos grie­gos de la capi­tu­la­ción de Tsi­pras y Varou­fa­kis ante los actua­les reque­ri­mien­tos ale­ma­nes de aus­te­ri­dad. Un cíni­co fun­cio­na­rio de la UE le dijo al Finan­cial Times (12/​MAR/​2015, p. 6), “Ahí está (Tsi­pras) dán­do­les (a los mili­tan­tes de Syri­za) un cara­me­lo para que chupen”.
Nadie espe­ra que los líde­res ger­ma­nos cam­bien su línea dura por unas injus­ti­cias del pasa­do, sobre todo por­que son traí­das a cola­ción por un inter­lo­cu­tor que está arro­di­lla­do… En la UE, nadie toma en serio la exi­gen­cia de Tsi­pras. Es vis­ta como una retó­ri­ca de lo más vacía hecha para el con­su­mo interno.
Hablar de unas repa­ra­cio­nes ale­ma­nas de 70 años evi­ta hablar de la adop­ción de medi­das prác­ti­cas hoy, como repu­diar la deu­da o redu­cir los pagos de una deu­da ile­gí­ti­ma a los ban­cos ale­ma­nes o negar­se a obe­de­cer los dic­ta­dos de Merc­kel. La diá­fa­na trai­ción de los com­pro­mi­sos más ele­men­ta­les con el arrui­na­do pue­blo grie­go ya ha divi­di­do a Syri­za. Más del 40 por cien­to de la comi­sión cen­tral, inclui­do el pre­si­den­te del par­la­men­to, repu­dia­ron los acuer­dos de Tsi­pras-Varou­fa­kis con la Troika.
La gran mayo­ría de los grie­gos que vota­ron por Syri­za espe­ra­ba algún ali­vio inme­dia­to y unas refor­mas. Sin embar­go, está cada día más des­en­can­ta­da. No espe­ra­ba que Tsi­pras nom­bra­ra a Yanis Varou­fa­kis, un ex ase­sor eco­nó­mi­co de Geor­ge Papan­dreu, el corrup­to líder del neo­li­be­ral PASOK, como minis­tro de eco­no­mía. No se mar­cha­ron en masa muchos votan­tes del PASOK en los últi­mos cin­co años para encon­trar a los mis­mos clep­tó­cra­tas e ines­cru­pu­lo­sos opor­tu­nis­tas ocu­pan­do los car­gos más altos de Syri­za pues­tos allí por el dedo índi­ce de Ale­xis Tsipras.
El elec­to­ra­do tam­po­co pue­de espe­rar una lucha, una resis­ten­cia, una deci­sión de rom­per con la Troi­ka de los pro­fe­so­res anglo-grie­gos* lla­ma­dos de regre­so a Gre­cia por Tsi­pras. Estos izquier­dis­tas de salón (semi­na­ris­tas mar­xis­tas) nun­ca se impli­ca­ron en los con­flic­tos urba­nos ni sufrie­ron las con­se­cuen­cias de la pro­lon­ga­da depresión.
Syri­za es un par­ti­do lide­ra­do por aco­mo­da­dos pro­fe­sio­na­les, aca­dé­mi­cos e inte­lec­tua­les con movi­li­dad social ascen­den­te. Aun­que en nom­bre de los tra­ba­ja­do­res empo­bre­ci­dos y asa­la­ria­dos de cla­se media, los gobier­nan des­de su posi­ción pro­mi­nen­te, pero atien­den a los intere­ses de los ban­que­ros –tan­to los grie­gos como espe­cial­men­te los ale­ma­nes – . Prio­ri­zan la per­te­nen­cia a la UE por enci­ma de una polí­ti­ca inde­pen­dien­te y nacio­nal. Su acti­tud res­pec­to de la OTAN es de tole­ran­cia, que se mani­fies­ta en su apo­yo a la jun­ta de Kiev en Ucra­nia, a las san­cio­nes con­tra Rusia, a la inter­ven­ción de la OTAN en Siria e Iraq, y en ¡el man­te­ni­mien­to de un sono­ro silen­cio en rela­ción con la ame­na­za mili­tar a Venezuela!
Bra­sil: recor­tes pre­su­pues­ta­rios, corrup­ción y revuel­ta popular
El gobierno del supues­to Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT) de Bra­sil, en el poder duran­te 13 funes­tos años, ha sido uno de los más corrup­tos de Amé­ri­ca lati­na. Res­pal­da­do por las prin­ci­pa­les con­fe­de­ra­cio­nes de tra­ba­ja­do­res y varias orga­ni­za­cio­nes de cam­pe­si­nos sin tie­rra, y com­par­tien­do el poder con par­ti­dos de cen­troiz­quier­da y de cen­tro­de­re­cha, fue capaz de atraer la inver­sión de dece­nas de miles de millo­nes de dóla­res de capi­tal extran­je­ro pro­ve­nien­te de la indus­tria extrac­ti­va, las finan­zas y los agro­ne­go­cios. Gra­cias al boom de un dece­nio de altos pre­cios de las mate­rias pri­mas del agro y la mine­ría, al cré­di­to fácil y a las redu­ci­das tasas de inte­rés, hubo un alza en los ingre­sos, el con­su­mo y el sala­rio míni­mo mien­tras se mul­ti­pli­ca­ban los bene­fi­cios de la eli­te económica.
Como con­se­cuen­cia de la cri­sis finan­cie­ra de 2009 y la baja­da de los pre­cios de los com­mo­di­ties, la eco­no­mía bra­si­le­ña se estan­có jus­to cuan­do fue ele­gi­da la nue­va pre­si­den­ta, Dil­ma Rous­seff. El gobierno de Rous­seff, como el de su pre­de­ce­sor, Lula Da Sil­va, favo­re­ció los agro­ne­go­cios en detri­men­to del recla­mo de una refor­ma agra­ria por par­te de los tra­ba­ja­do­res rura­les sin tie­rra. Su gobierno dio alas a los baro­nes de la made­ra y los pro­duc­to­res de soja, y pro­pi­ció el avan­ce de estas indus­trias en las tie­rras de las comu­ni­da­des indí­ge­nas y la sel­va amazónica.
Ele­gi­da para un segun­do man­da­to, Rous­seff se encon­tró ante una impor­tan­te cri­sis polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca: pro­fun­di­za­ción de la rece­sión eco­nó­mi­ca, défi­cit fis­cal, y deten­ción y pro­ce­so de muchos miem­bros corrup­tos del PT y legis­la­do­res alia­dos, direc­ti­vos de la empre­sa Petrobras.
Los líde­res del PT como las finan­zas de cam­pa­ña del Par­ti­do reci­bie­ron millo­nes de dóla­res de sobor­nos de las empre­sas de cons­truc­ción para ase­gu­rar con­tra­tos de la gigan­tes­ca empre­sa petro­le­ra semi­pú­bli­ca. Duran­te su cam­pa­ña elec­to­ral, la pre­si­den­ta Rous­seff pro­me­tió que “con­ti­nua­rá apo­yan­do los pro­gra­mas socia­les en bene­fi­cio del pue­blo” y que “erra­di­ca­rá la corrup­ción”. Sin embar­go, inme­dia­ta­men­te des­pués de ser ele­gi­da abra­zó la orto­do­xia de la polí­ti­ca neo­li­be­ral y nom­bró un gabi­ne­te de neo­li­be­ra­les de la dere­cha dura, entre ellos al ban­que­ro Joa­quín Levy, de Bra­des­co, en el minis­te­rio de finan­zas. Levy pro­pu­so redu­cir las pres­ta­cio­nes por des­em­pleo, las pen­sio­nes y los sala­rios del sec­tor públi­co. Tam­bién se mani­fes­tó en favor de una mayor des­re­gu­la­ción del sec­tor ban­ca­rio y pro­pu­so debi­li­tar la legis­la­ción de pro­tec­ción del tra­ba­ja­dor para atraer al capi­tal. Ade­más, recla­mó el supe­rá­vit pre­su­pues­ta­rio y la nece­si­dad de atraer la inver­sión extran­je­ra a expen­sas del sec­tor laboral.
Rous­seff, en cohe­ren­cia con la adop­ción de la orto­do­xia neo­li­be­ral, desig­nó a Katia Abreu, sena­do­ra de dere­cha, líder de toda la vida de los intere­ses del agro­ne­go­cio y acé­rri­ma enemi­ga de la refor­ma agra­ria, para que se hacie­ra car­go del minis­te­rio de agri­cul­tu­ra. Apo­da­da “Miss Defo­res­ta­ción” por Green­pea­ce, la sena­do­ra Abreu se ha opues­to con vehe­men­cia al Movi­mien­to de Tra­ba­ja­do­res sin Tie­rra (MST) y a la con­fe­de­ra­ción de tra­ba­ja­do­res, pero ha sido en vano. Con el total res­pal­do de Rous­seff, Abreu está empe­ña­da en aca­bar con la muy míni­ma redis­tri­bu­ción de la tie­rra empren­di­da por la pre­si­den­ta en su pri­mer man­da­to (esta­ble­cien­do colo­nias que bene­fi­cia­ron a menos del 10 por cien­to de los ocu­pan­tes sin tie­rra). Abreu apro­bó nor­mas que faci­li­tan la expan­sión de cul­ti­vos gené­ti­ca­men­te modi­fi­ca­dos y pro­me­te el des­alo­jo for­zo­so de los indí­ge­nas ama­zó­ni­cos que habi­tan tie­rras pro­duc­ti­vas para favo­re­cer a las cor­po­ra­cio­nes del agro­ne­go­cio a gran esca­la. Ade­más, pro­me­te defen­der vigo­ro­sa­men­te a los terra­te­nien­tes con­tra las ocu­pa­cio­nes de tie­rra por par­te de tra­ba­ja­do­res rura­les sin tierra.
La inca­pa­ci­dad de Rous­sef y/​o su fal­ta de volun­tad para lle­var a los tri­bu­na­les al teso­re­ro del Par­ti­do de lo Tra­ba­ja­do­res, invo­lu­cra­do en un escán­da­lo por 1.000 millo­nes de dóla­res en sobor­nos y coimas que ya lle­va 10 años, ha pro­fun­di­za­do y amplia­do la opo­si­ción popular.
El 15 de mar­zo de 2015 más de un millón de bra­si­le­ños se lan­za­ron a la calle en todo el país; las mani­fes­ta­cio­nes esta­ban con­vo­ca­das por los par­ti­dos de dere­cha pero con­si­guie­ron el apo­yo de las cla­ses popu­la­res, que exi­gen inme­dia­tos jui­cios con­tra la corrup­ción y duras con­de­nas pero tam­bién la revo­ca­ción de los recor­tes en el gas­to social imple­men­ta­dos por Levy.
La con­tra­ma­ni­fes­ta­ción en apo­yo de Rous­seff orga­ni­za­da por la CUT –la cen­tral de los tra­ba­ja­do­res– y el MST solo movi­li­zó la déci­ma par­te de aqué­lla; a unas 100.000 personas.
La res­pues­ta de Dil­ma Rous­seff fue lla­mar al “diá­lo­go” y ase­gu­rar que está “abier­ta a [con­si­de­rar] pro­pues­tas” sobre la corrup­ción aun­que recha­zó explí­ci­ta­men­te cual­quier cam­bio en su regre­si­va polí­ti­ca fis­cal, sus nom­bra­mien­tos para un gabi­ne­te neo­li­be­ral y su opción por la agen­da del sec­tor del agro­ne­go­cio y el de la minería.
En menos de dos meses el PT y su pre­si­den­ta han man­cha­do inde­le­ble­men­te a sus líde­res, sus polí­ti­cas y sus apo­yos con la brea de la corrup­ción y la regre­sión en las polí­ti­cas sociales.
El apo­yo popu­lar se ha ido a pique. La dere­cha está cre­cien­do. En las gran­des mani­fes­ta­cio­nes del 15‑M inclu­so estu­vie­ron pre­sen­tes los acti­vis­tas que abo­gan por el auto­ri­ta­ris­mo y el gol­pe de esta­do mili­tar; lle­va­ban car­te­les que recla­ma­ban el “jui­cio polí­ti­co” y el regre­so al gobierno de los militares.
Como en la mayor par­te de Amé­ri­ca lati­na, la dere­cha auto­ri­ta­ria bra­si­le­ña es una fuer­za que está en ascen­so y se posi­cio­na para la toma del poder mien­tras el cen­troiz­quier­da adop­ta la agen­da del neo­li­be­ra­lis­mo en todo el con­ti­nen­te. Los par­ti­dos apo­da­dos “de cen­troiz­quier­da”, como el Fren­te Amplio en Uru­guay y el pro­gu­ber­na­men­tal Fren­te para la Vic­to­ria en Argen­ti­na están estre­chan­do los víncu­los con el capi­ta­lis­mo cor­po­ra­ti­vo del agro­ne­go­cio y la mine­ría a cie­lo abierto.
Opi­nio­nes sin fun­da­men­to de escri­to­res izquier­dis­tas de Esta­dos Uni­dos, como Noam Chomsky, que dicen que “Amé­ri­ca lati­na es la van­guar­dia con­tra el neo­li­be­ra­lis­mo” están atra­sa­das al menos un dece­nio y, cier­ta­men­te, equi­vo­ca­das. Fue­ron enga­ña­dos por decla­ra­cio­nes polí­ti­cas de tipo popu­lis­ta y se nie­gan a reco­no­cer que las polí­ti­cas de cor­te neo­li­be­ral están fomen­tan­do el des­con­ten­to popu­lar. Los gobier­nos que adop­tan polí­ti­cas regre­si­vas en lo socio-eco­nó­mi­co no cons­ti­tu­yen una van­guar­dia hacia la eman­ci­pa­ción social…
Con­clu­sión
¿Cómo se expli­can estos brus­cos retro­ce­sos y rápi­dos incum­pli­mien­tos de las pro­me­sas elec­to­ra­les por par­te de los –supues­ta­men­te– “par­ti­dos de izquier­da” recien­te­men­te ele­gi­dos en Euro­pa y Amé­ri­ca latina?
Se podía espe­rar este tipo de com­por­ta­mien­to en Amé­ri­ca del Nor­te: del Par­ti­do Demó­cra­ta de Oba­ma en EEUU o del Nue­vo Par­ti­do Demo­crá­ti­co de Cana­dá… Pero está­ba­mos dis­pues­tos a creer que en Fran­cia, con su tra­di­ción repu­bli­ca­na de izquier­das, un gobierno socia­lis­ta –“crí­ti­ca­men­te”– res­pal­da­do por izquier­dis­tas anti­ca­pi­ta­lis­tas iba al menos a poner en mar­cha refor­mas socia­les pro­gre­sis­tas. Un ejér­ci­to de blo­gue­ros pro­gre­sis­tas tam­bién nos había dicho que Syri­za, con su caris­má­ti­co líder y retó­ri­ca radi­cal iba a cum­plir al menos las pro­me­sas elec­to­ra­les más bási­cas levan­tan­do la domi­na­ción impues­ta por el yugo de la Troi­ka, empe­zan­do a poner fin a la mise­ria y pro­por­cio­nan­do elec­tri­ci­dad a las 300.000 vivien­das ilu­mi­na­das con velas. Los “pro­gre­sis­tas” nos repi­tie­ron una y otra vez que el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res había saca­do de la pobre­za a 30 millo­nes de per­so­nas. Pro­cla­ma­ron que “un ex tra­ba­ja­dor de la indus­tria auto­mo­triz” (Lula Da Sil­va) nun­ca per­mi­ti­ría que el PT vol­vie­ra a los recor­tes pre­su­pues­ta­rios neo­li­be­ra­les y se abra­za­ra con sus supues­tos “enemi­gos de cla­se”. Los pro­fe­so­res izquier­dis­tas de EEUU se nega­ron a dar cré­di­to al bur­do robo de 1.000 millo­nes de dóla­res al Teso­ro Nacio­nal de Bra­sil duran­te el man­da­to de dos pre­si­den­tes del PT.
A nues­tra men­te lle­gan varias expli­ca­cio­nes para estas trai­cio­nes polí­ti­cas. Una es que a pesar de su dis­cur­so popu­lar y “obre­ris­ta”, estos par­ti­dos esta­ban diri­gi­dos por abo­ga­dos, pro­fe­sio­na­les y buró­cra­tas sin­di­ca­les de cla­se media, des­co­nec­ta­dos orgá­ni­ca­men­te de su base mili­tan­te. Duran­te las cam­pa­ñas elec­to­ra­les, en pro­cu­ra de los votos, se unen un momen­to con los tra­ba­ja­do­res y los pobres, pero des­pués pasan el res­to del tiem­po en res­tau­ran­tes caros para con­se­guir “acuer­dos” con los ban­que­ros, hom­bres de nego­cios pro­pen­sos al soborno e inver­so­res extran­je­ros para finan­ciar las elec­cio­nes siguien­tes, la escue­la pri­va­da de sus hijos y el lujo­so piso de su querida…
Duran­te un tiem­po, cuan­do la eco­no­mía esta­ba en alza, los bene­fi­cios de las gran­des cor­po­ra­cio­nes, las com­pen­sa­cio­nes y los sobor­nos iban de la mano con los aumen­tos de sala­rios y los pro­gra­mas con­tra la pobre­za. Pero cuan­do se des­en­ca­de­nó la cri­sis, los líde­res “popu­la­res” se qui­ta­ron la insig­nia del par­ti­do de la sola­pa y dije­ron “la aus­te­ri­dad fis­cal era inevi­ta­ble” mien­tras men­di­ga­ban algo a sus finan­cis­tas internacionales.
En todos esos paí­ses, que aho­ra viven tiem­pos difí­ci­les, los líde­res de la izquier­da pro­ce­den­tes de la cla­se media le temían tan­to al pro­ble­ma (la cri­sis capi­ta­lis­ta) como a la autén­ti­ca solu­ción (la trans­for­ma­ción radi­cal de la socie­dad). En lugar de enfren­tar el pro­ble­ma se vol­vie­ron hacia la “úni­ca solu­ción”: se acer­ca­ron a los líde­res del capi­ta­lis­mo y tra­ta­ron de con­ven­cer a las aso­cia­cio­nes del mun­do de los nego­cios y, por sobre todo, a los finan­cis­tas, de que ellos eran “polí­ti­cos serios y res­pon­sa­bles” deseo­sos de renun­ciar a la agen­da social y adop­tar la dis­ci­pli­na fis­cal. Para el con­su­mo interno, insul­ta­ron y ame­na­za­ron a las eli­tes, esto es, un poco de tea­tro para entre­te­ner a los segui­do­res de la ple­be, ¡antes de capitular!
Nin­guno de estos líde­res –aca­dé­mi­cos deve­ni­dos en izquier­dis­tas– tenía un víncu­lo pro­fun­do y dura­ble con las luchas popu­la­res. Su “acti­vis­mo” se limi­ta­ba a la lec­tu­ra de docu­men­tos en “foros socia­les” y al apor­te de ponen­cias en con­gre­sos sobre “eman­ci­pa­ción e igual­dad”. La sumi­sión polí­ti­ca y la aus­te­ri­dad fis­cal no ponen en peli­gro su posi­ción eco­nó­mi­ca. Si sus par­ti­dos de izquier­da son derro­ta­dos por elec­to­ra­dos enfa­da­dos y movi­mien­tos socia­les radi­ca­les, los líde­res izquier­dis­tas hacen la male­ta y regre­san a su cómo­do empleo de siem­pre o a su bufe­te de abo­ga­do. Ellos no tie­nen por qué preo­cu­par­se por los des­pi­dos en masa o la reduc­ción de las pen­sio­nes de sub­sis­ten­cia. En los ratos libres podrán sen­tar­se y escri­bir un artícu­lo más sobre la for­ma en que la “cri­sis del capi­ta­lis­mo” afec­tó a su bien inten­cio­na­do pro­yec­to o cómo vivie­ron la “cri­sis de la izquierda”.
Debi­do a su des­co­ne­xión con el sufri­mien­to de quie­nes han caí­do en al pobre­za y los votan­tes que están en el paro, los izquier­dis­tas de cla­se media en el gobierno no ven la nece­si­dad de rom­per con el sis­te­ma. En reali­dad, com­par­ten los pun­tos de vis­ta de sus supues­tos adver­sa­rios con­ser­va­do­res: ellos creen tam­bién que se tra­ta de “el capi­ta­lis­mo o el caos”. A este lugar común adop­ta­do se lo hace pasar por una pro­fun­da refle­xión pro­pia de los dile­mas de la social­de­mo­cra­cia. Los fun­cio­na­rios y ase­so­res izquier­dis­tas de cla­se media siem­pre uti­li­zan la excu­sa de las “limi­ta­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les”. “Teo­ri­zan” su impo­ten­cia polí­ti­ca; nun­ca reco­no­cen el poder de los movi­mien­tos pro­ta­go­ni­za­dos por las orga­ni­za­cio­nes de clase.
La cobar­día polí­ti­ca de estos izquier­dis­tas de cla­se media es estruc­tu­ral y faci­li­ta las trai­cio­nes mora­les: sos­tie­ne que “la cri­sis no es el momen­to para hacer ajus­tes en el sistema”.
Para la cla­se media, el “tiem­po” se con­vier­te en una excu­sa polí­ti­ca. Los líde­res de cla­se media de los movi­mien­tos popu­la­res, caren­tes de auda­cia o pro­gra­mas de lucha, siem­pre hablan de cam­bio… en el futuro…
En vez de com­pro­me­ter­se en la lucha popu­lar, corren de un lado a otro, de un cen­tro del poder finan­cie­ro al Comi­té Cen­tral, con­fun­dien­do el “diá­lo­go” que ter­mi­na en sumi­sión con la resis­ten­cia consecuente.
Al final, el pue­blo les corres­pon­de­rá dán­do­les la espal­da y recha­zan­do sus pedi­dos de reelec­ción para “una segun­da oportunidad”.
La tra­ge­dia es que toda la izquier­da resul­ta man­cha­da. ¿Quién pue­de creer las boni­tas pala­bras de “libe­ra­ción”, “la volun­tad de tener espe­ran­za” y “recu­pe­rar la sobe­ra­nía” des­pués de haber vivi­do lo con­tra­rio duran­te años?
Las polí­ti­cas de izquier­da serán las per­de­do­ras duran­te toda una gene­ra­ción, al menos en Bra­sil, Fran­cia y Grecia.
La dere­cha ridi­cu­li­za­rá el cie­rre de cre­ma­lle­ra de Hollan­de, la fal­sa humil­dad de Dil­ma Rous­seff, los ges­tos vacíos de Tsi­pras y las paya­sa­das de Varoufakis.
El pue­blo mal­de­ci­rá su recuer­do y su trai­ción a una cau­sa noble.
* Entre estos pro­fe­so­res ‘repa­tria­dos’, están el pro­pio Yanis Varou­fa­kis y Cos­tas Lapa­vit­sas, ambos dipu­tados elec­tos en las últi­mas elec­cio­nes. Los dos se gra­dua­ron en Ingla­te­rra y fue­ron pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios; en Aus­tra­lia, el pri­me­ro, y en Ingla­te­rra, el segun­do. (N. del T.)
(Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Car­los Riba García)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *