Etxe­rat res­pon­de a la Audien­cia Nacio­nal: Dis­per­sión: Vul­ne­ra­ción de dere­chos fundamentales

Ante la deci­sión adop­ta­da hoy por la magis­tra­da de la Audien­cia Nacio­nal Doña María de los Reyes Jimeno Gutie­rrez, Etxe­rat, la aso­cia­ción de fami­lia­res y ami­gos de los pre­sos polí­ti­cos vas­cos quie­re mani­fes­tar lo siguiente:
Negar que la dis­per­sión vul­ne­ra dere­chos fun­da­men­ta­les –no solo a los pre­sos sino tam­bién a los familiares‑, no tie­ne otro obje­ti­vo que el de ocul­tar, una vez más, las ver­da­de­ras con­se­cuen­cias de la actual polí­ti­ca peni­ten­cia­ria. Cada fin de sema­na, más de 900 per­so­nas se ven obli­ga­das a des­pla­zar­se cien­tos o inclu­so miles de kiló­me­tros, con su corres­pon­dien­te e insos­te­ni­ble cos­te eco­nó­mi­co, para poder ejer­cer su dere­cho a las visi­tas, El papel, lo aguan­ta todo pero la reali­dad des­bor­da ese aná­li­sis. La dis­per­sión vul­ne­ra nues­tros dere­chos fun­da­men­ta­les, el dere­cho a la fami­lia, el dere­cho a la inti­mi­dad, el dere­cho a la inegri­dad físi­ca, al obli­gar­nos a pagar el pre­cio más alto físi­ca, psí­qui­ca y eco­nó­mi­ca­men­te por no que­rer renun­ciar a nues­tros lazos afectivos.
Negar que la dis­per­sión gene­ra un dolor aña­di­do y cas­ti­ga a los pre­sos así cómo a sus fami­lia­res y amigos/​as res­pon­de no a la reali­dad sino a otros intere­ses. Más aún cuan­do polí­ti­ca de dis­per­sión ha pro­vo­ca­do, en los casi 26 años que lle­va en mar­cha de mane­ra sis­te­má­ti­ca –y de momen­to- 16 muer­tos y cien­tos de heri­dos en las carre­te­ras. La media de acci­den­tes en el 2014 es esca­lo­frian­te: más de 35 per­so­nas afec­ta­das en los 10 acci­den­tes ocu­rri­dos en 12 meses, con­se­cuen­cia de una polí­ti­ca que sólo bus­ca sufri­mien­to y sólo res­pon­de al afán de ven­gan­za de de deter­mi­na­dos sec­to­res políticos
Una vez más, nos vemos en la obli­ga­ción de recor­dar­lo, prin­ci­pal­men­te a los jue­ces, tri­bu­na­les e ins­ti­tu­cio­nes que debe­rían ser sus garan­tes: los dere­chos huma­nos no pue­den estar suje­tos a con­tra­par­ti­das ni a requi­si­tos. Los dere­chos huma­nos se res­pe­tan o se vul­ne­ran. Y ante su vul­ne­ra­ción, no hay jus­ti­fi­ca­ción ni excu­sa posible.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *