Rosa, Polo­nia y los pola­cos (car­ta a John Ber­ger)- Maciek Wisniewski

¡John!, ya una vez nos escri­bi­mos. Te pre­gun­ta­ba algo sobre uno de tus tex­tos. Con­tes­tas­te rápi­do y abier­ta­men­te. Yo anda­ba fue­ra de mi Polo­nia natal; tú, en tu Fran­cia adop­ti­va. Nos escri­bi­mos en inglés, aun­que podía­mos tener más opcio­nes. Pero tú –como tú mis­mo dices– no hablas pola­co (aun­que te gus­ta el idio­ma); y yo –como yo digo– no me ani­ma­ría con mi fran­cés (que nun­ca me ha gus­ta­do lo sufi­cien­te). Aho­ra qui­sie­ra escri­bir­te nue­va­men­te: esta vez en cas­te­llano y no directamente.
Otra vez será sobre un tex­to tuyo –Un rega­lo para Rosa ( La Jor­na­da, 7/​3/​15), bello, ale­gre, humano – , pero ya no pre­gun­tan­do, sino res­pon­dien­do. O más bien: que­rien­do acom­pa­ñar­te en tus refle­xio­nes sobre Rosa Luxem­bur­go (1871−1919), la gran teó­ri­ca y revo­lu­cio­na­ria ¿pola­ca?, ¿judía?, ¿ale­ma­na? (…de eso más ade­lan­te). Aun­que sien­to que pen­sar en Rosa sig­ni­fi­ca tras­pa­sar todas las fron­te­ras (polí­ti­cas, con­cep­tua­les, geo­grá­fi­cas), siem­pre aca­bo pen­san­do tam­bién –pare­ce que nos pasa lo mis­mo– en Polo­nia y en los polacos.
Escri­bes que a la mayo­ría de noso­tros no nos intri­ga el poder, por­que hemos sobre­vi­vi­do a toda la mier­da del poder. Sí. Pero a la vez somos una nación ultra­con­ser­va­do­ra suma­men­te pro­pi­cia a mani­pu­la­cio­nes, fobias y ope­ra­cio­nes de fal­sa con­cien­cia indu­ci­das des­de el poder, la Igle­sia y cen­tros de man­do (ayer Mos­cú, hoy Washing­ton). Ya lo dijo la escri­to­ra Maria Dabrows­ka (1889−1965): Los pola­cos, la nación más reac­cio­na­ria del mundo.
Escri­bes que somos exper­tos en dar­le la vuel­ta a los obs­tácu­los. Sí. Pero a la vez somos cam­peo­nes en meter­nos en cul-de-sacs polí­ti­cos y socia­les, una mis­te­rio­sa dia­léc­ti­ca que tal vez sólo un acto del sicoa­ná­li­sis colec­ti­vo explicaría.
Evo­cas las huel­gas de los 70 y su supre­sión por el régi­men diz­que obre­ro (algo que Rosa veía venir); evo­cas Soli­dar­nosc. Pues sí. Sólo noso­tros éra­mos capa­ces de crear un movi­mien­to social con base sin­di­cal tan amplio y diver­so; pero tam­bién sólo noso­tros éra­mos capa­ces de des­per­di­ciar su poten­cial y some­ter­nos a la tera­pia del cho­que neo­li­be­ral con la volun­tad del perro de Pavlov (tú mis­mo –siguien­do a Nao­mi Klein– escri­bías de esta per­ver­si­dad: Borrar el pasa­do, La Jor­na­da, 15/​6/​07).
Escri­bes que en el diz­que socia­lis­mo inven­tá­ba­mos tác­ti­cas para irla lle­van­do; evo­cas las amas de casa –como Jani­na– y sus esfuer­zos para lidiar con esca­sez y colas. Pero lo que ayer fue sobre­vi­ven­cia heroi­ca fren­te al sis­te­ma absur­do hoy es sólo cosa de pobres. Como la sopa de ace­de­ra sil­ves­tre que men­cio­nas. Te entris­te­ce­ría como este tru­co mile­na­rio para lle­nar ollas y estó­ma­gos fue secues­tra­do por la ideo­lo­gía de lais­sez-fai­re.
El otro día un pro­mi­nen­te miem­bro del par­ti­do gober­nan­te (PO), cues­tio­nan­do la cifra de 800 mil niños des­nu­tri­dos en Polo­nia, dijo que si tie­nen ham­bre que se vayan a reco­ger ace­de­ra y fru­tas sil­ves­tres cómo él hacía de chi­co (Gaze­ta Wybor­cza, 6/​3/​13). Este polí­ti­co se lla­ma Ste­fan Nie­sio­lows­ki y en los 70 que­ría volar un monu­men­to de Lenin, por lo que aca­bó en la cár­cel. Por casua­li­dad vive enfren­te de la casa de mis abue­los. Mi abue­la de 91 años dice que cuan­do se lo topa en la tien­di­ta éste se por­ta como vete­rano de la lucha por la liber­tad y nun­ca quie­re hacer cola, como si fue­ra sólo cosa del socia­lis­mo; y dice algo más: que la dife­ren­cia entre el socia­lis­mo y el capi­ta­lis­mo es que antes había dine­ro pero no había mer­can­cía y aho­ra hay mer­can­cía pero no hay dinero.
Tam­po­co (ya) hay monu­men­tos de Lenin. Puro Juan Pablo II y Józef Pil­suds­ki (1867−1935), el padre de la inde­pen­den­cia, a cuyo PPS Rosa y su SDK­PiL repro­cha­ban ante­po­ner los intere­ses nacio­na­les a los del pro­le­ta­ria­do (social-patrio­tis­mo). Curio­so. Fue Pil­suds­ki quien dijo: “ Polacy: naród wspa­nialy, tyl­ko lud­zie kurwy”/Los pola­cos: la nación, mara­vi­llo­sa, sólo la gen­te, putas (no me lo estoy inventando).
Pues yo qui­sie­ra pro­po­ner otra fór­mu­la que igual –recor­dan­do a Witek y Jani­na– te gus­ta­ría, John. Los pola­cos: la gen­te mara­vi­llo­sa, sólo la nación: una mier­da. Le gus­ta­ría a la mis­ma Rosa. Se reiría. Le inco­mo­da­ba ser pola­ca y tenía cla­ro que su lucha era la de cla­ses, por la revo­lu­ción, el inter­na­cio­na­lis­mo, no por la inde­pen­den­cia. Esto no le ganó mucha sim­pa­tía en Polo­nia ni ayer ni hoy. Por eso esta­mos siem­pre lis­tos para rei­vin­di­car la per­te­nen­cia de los famo­sos a nues­tra tri­bu –Copér­ni­co, Cho­pin, etcé­te­ra – ; la Rosa apá­tri­da se la cedi­mos gene­ro­sa­men­te a los ale­ma­nes (y así, como ale­ma­na, por lo gene­ral funciona).
¿Se equi­vo­có en la cues­tión nacio­nal? Qui­zás exa­ge­ró, pero yo digo que el meo­llo de su argu­men­to no tie­ne falla: el capi­ta­lis­mo es un sis­te­ma glo­bal y el nacio­na­lis­mo – at the end of the day– un meca­nis­mo de divi­sión y dis­trac­ción. Bas­ta ver a Polo­nia: des­pués de que Soli­dar­nosc dege­ne­ró en una reac­ción nacio­na­lis­ta y reli­gio­sa, el cato-patrio­tis­mo se vol­vió la prin­ci­pal herra­mien­ta para mane­jar los desas­tro­sos efec­tos de la tera­pia del choque.
Rosa no que­ría ser sólo pola­ca y tam­po­co sólo judía o sólo mujer. Igno­ra­ba a los socia­lis­tas de Bund que que­rían que se suma­ra a la cau­sa judía y se dis­tan­cia­ba de las femi­nis­tas para no aca­bar rele­ga­da a la cues­tión feme­ni­na. Curio­so. Sólo ver a una mujer en la bici le daba risa.
Sien­do obje­to de ata­ques xenó­fo­bos y misó­gi­nos (sobre todo en SPD) se nega­ba a ser víc­ti­ma: que­ría libe­rar­se de todo el peso iden­ti­ta­rio y ser lo que era: teó­ri­ca y revo­lu­cio­na­ria. No sé tú, John, pero yo en tiem­pos del iden­ti­ta­ris­mo com­pul­si­vo encuen­tro este su anti-iden­ti­ta­ris­mo muy refrescante.
Escri­bes que te sien­tes cómo­do con los pola­cos y en Polo­nia como en casa. I wish I could say the same. Pues, la vida… Supon­go que tú tam­bién por algo has deja­do tu Inglaterra.
Hubo tiem­pos en que me inco­mo­da­ba mucho mi ser pola­co, has­ta que empe­cé a pen­sar en esto vía Fanon: no hay camino a lo uni­ver­sal que no pase por lo par­ti­cu­lar (Los con­de­na­dos de la tie­rra, 1961, p. 247). Aun así, I tell you John, los úni­cos pola­cos con quie­nes me sien­to cómo­do y en su com­pa­ñía como en casa son… los cata­la­nes (como les dicen los madri­le­ños que no entien­den su idioma).
Un sen­ti­mien­to –creo– ver­da­de­ra­men­te inter­na­cio­na­lis­ta, y –cómo no– pro­fun­da­men­te luxemburguista.
@periodistapl

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *