La recon­tra­cul­tu­ra (cul­tu­ra popu­lar vs cul­tu­ra de masas)- Car­lo Frabetti

Sobre todo a par­tir de la II Gue­rra Mun­dial y con la difu­sión masi­va de la tele­vi­sión, la cul­tu­ra popu­lar, sur­gi­da del pue­blo y para el pue­blo, ha sido pro­gre­si­va­men­te arrin­co­na­da por una espu­ria “cul­tu­ra de masas” pro­du­ci­da por una indus­tria en manos del gran capi­tal y difun­di­da por unos medios de comu­ni­ca­ción al ser­vi­cio de los pode­res esta­ble­ci­dos; una seu­do­cul­tu­ra pre­fa­bri­ca­da y adul­te­ra­da que, por sus pro­pias carac­te­rís­ti­cas (sim­pli­ci­dad de los men­sa­jes, con­ven­cio­na­lis­mo de los con­te­ni­dos), tien­de de for­ma auto­má­ti­ca ‑cuan­do no deli­be­ra­da- a adoc­tri­nar e idio­ti­zar a sus con­su­mi­do­res. Y hoy más que nun­ca, la crea­ción de poder popu­lar, úni­co camino para aca­bar con la bar­ba­rie capi­ta­lis­ta, pasa nece­sa­ria­men­te por ‑va uni­da dia­léc­ti­ca­men­te a- la crea­ción o re-crea­ción de una cul­tu­ra popu­lar dig­na de ese nom­bre, que expre­se los pro­ble­mas, inquie­tu­des y aspi­ra­cio­nes de los sec­to­res más des­fa­vo­re­ci­dos de la sociedad.
Es casi inne­ce­sa­rio seña­lar que la cul­tu­ra de masas es un fenó­meno fun­da­men­tal­men­te esta­dou­ni­den­se y cla­ra­men­te enca­mi­na­do a impo­ner en todo el mun­do el nefas­to Ame­ri­can way of life, es decir, un apa­ra­to de colo­ni­za­ción cul­tu­ral con­ce­bi­do como com­ple­men­to ideo­ló­gi­co de la expan­sión imperialista.
El cine y la televisión
Casi des­de sus orí­ge­nes, el cine se con­vir­tió en el más efi­caz vehícu­lo de la cul­tu­ra de masas (y por ende en el más pode­ro­so ins­tru­men­to de colo­ni­za­ción cul­tu­ral), solo supe­ra­do, a par­tir de los años cin­cuen­ta, por la tele­vi­sión. O com­ple­men­ta­do, más que supe­ra­do, pues­to que la tele­vi­sión vino a poten­ciar de for­ma extra­or­di­na­ria, dán­do­les una nue­va y masi­va difu­sión, los pro­duc­tos cine­ma­to­grá­fi­cos y para­ci­ne­ma­to­grá­fi­cos (tele­fil­mes, series, etc.). Es absur­do, por tan­to, decir que la tele­vi­sión le hace la com­pe­ten­cia al cine: en todo caso, le hace la com­pe­ten­cia a los cines (es decir, a las salas de pro­yec­ción), pero la cine­ma­to­gra­fía como tal tie­ne en la tele­vi­sión su mejor aliada.
Y des­de sus orí­ge­nes la indus­tria cine­ma­to­grá­fi­ca fue casi un mono­po­lio de Esta­dos Uni­dos, así como su más efi­caz arma ideo­ló­gi­ca y pro­pa­gan­dís­ti­ca; no es exa­ge­ra­do afir­mar que, sobre todo en los años cin­cuen­ta y sesen­ta, Holly­wood desem­pe­ñó un papel no menos impor­tan­te que el Pen­tá­gono en la agre­si­va cam­pa­ña impe­ria­lis­ta estadounidense.
Para ana­li­zar el papel del cine como ins­tru­men­to de colo­ni­za­ción cul­tu­ral, me cen­tra­ré en tres de sus ver­tien­tes más repre­sen­ta­ti­vas (dos de ellas cla­ra­men­te tipi­fi­ca­das como “géne­ros”): los pro­duc­tos Dis­ney, el wes­tern y el musi­cal. La elec­ción pue­de pare­cer un tan­to arbi­tra­ria, inclu­so anec­dó­ti­ca, pues­to que hay géne­ros mucho más explí­ci­tos des­de el pun­to de vis­ta de la pro­pa­gan­da ideo­ló­gi­ca (como el cine béli­co o el poli­cía­co); pero es pre­ci­sa­men­te su supues­ta neu­tra­li­dad lo que hace que estas tres ramas de la cine­ma­to­gra­fía esta­dou­ni­den­se sean espe­cial­men­te peligrosas.
Los pro­duc­tos Disney
A par­tir de la II Gue­rra Mun­dial, la fac­to­ría Dis­ney inun­dó el mer­ca­do inter­na­cio­nal con tres tipos de pro­duc­tos bási­cos: cor­to­me­tra­jes de dibu­jos ani­ma­dos, lar­go­me­tra­jes de dibu­jos ani­ma­dos (los lar­go­me­tra­jes con acto­res reales son más tar­díos e ines­pe­cí­fi­cos) y cómics (desa­rro­lla­dos sobre todo a par­tir de los pro­ta­go­nis­tas de los cortometrajes).
Los cor­to­me­tra­jes dis­ne­ya­nos sue­len ser meras suce­sio­nes de gags humo­rís­ti­cos, y su car­ga ideo­ló­gi­ca es com­pa­ra­ti­va­men­te esca­sa, aun­que fue­ron deci­si­vos para impo­ner a los dos gran­des ico­nos de Dis­ney: el ratón Mic­key y el pato Donald, que se con­ver­ti­rían a su vez en los máxi­mos pro­ta­go­nis­tas de los cómics de la factoría.
El aná­li­sis de las his­to­rie­tas de Mic­key y Donald es espe­cial­men­te intere­san­te, pues en ellas alcan­zan pleno desa­rro­llo ambos per­so­na­jes (ape­nas esbo­za­dos en los dibu­jos ani­ma­dos). En sus aven­tu­ras (a menu­do bas­tan­te lar­gas y de una cier­ta com­ple­ji­dad argu­men­tal), Mic­key se per­fi­la como el típi­co héroe posi­ti­vo, vale­ro­so y de con­duc­ta inta­cha­ble, mien­tras que Donald se apro­xi­ma más al “semi­hé­roe” de las típi­cas come­dias cine­ma­to­grá­fi­cas esta­dou­ni­den­ses, volu­ble y cha­pu­ce­ro pero bási­ca­men­te bueno. En su libro Cómo leer el pato Donald (1972), Ariel Dorf­man y Armand Mat­te­lart lle­van a cabo un exhaus­ti­vo aná­li­sis del sola­pa­do con­te­ni­do ideo­ló­gi­co de los cómics dis­ne­ya­nos, y a dicho ensa­yo remi­to a las per­so­nas intere­sa­das en un tema que no es posi­ble tra­tar debi­da­men­te en esta bre­ve expo­si­ción. Solo seña­la­ré las curio­sas rela­cio­nes de paren­tes­co que se dan tan­to en la fami­lia Duck como en la fami­lia Mou­se: Donald vive con tres sobri­nos (que no se sabe de quié­nes son hijos), y los cua­tro se rela­cio­nan de for­ma recu­rren­te con el “tío Gili­to”; las rela­cio­nes con­yu­ga­les y pater­no­fi­lia­les bri­llan por su ausen­cia, y lo mis­mo ocu­rre en el caso de Mic­key y sus dos sobri­nos; ade­más, tan­to Donald como Mic­key tie­nen sen­das “eter­nas novias”, Daisy y Min­nie, con las que man­tie­nen rela­cio­nes un tan­to ambi­guas. ¿Impug­na­ción de la fami­lia con­ven­cio­nal? Todo lo con­tra­rio: el matri­mo­nio y la fami­lia nuclear son la meta supre­ma, la cul­mi­na­ción de toda aven­tu­ra, y por tan­to no pue­den for­mar par­te de la aven­tu­ra mis­ma; podría­mos hablar, en este caso y en otros simi­la­res (casi todos los héroes del cómic tie­nen su corres­pon­dien­te “eter­na novia”), de miti­fi­ca­ción por elusión.
En cuan­to a los lar­go­me­tra­jes de dibu­jos ani­ma­dos de la fac­to­ría Dis­ney, sobre todo los de la pri­me­ra épo­ca (Blan­ca­nie­ves, Bam­bi, Ceni­cien­ta, Pino­cho, Peter Pan, La Bella Dur­mien­te, etc.), han desem­pe­ña­do un papel cru­cial en el pro­ce­so de suplan­ta­ción de la cul­tu­ra popu­lar por la cul­tu­ra de masas, al con­tri­buir de for­ma deci­si­va a bana­li­zar, edul­co­rar y rese­man­ti­zar (es decir, ideo­lo­gi­zar) los gran­des cuen­tos mara­vi­llo­sos tra­di­cio­na­les y los clá­si­cos de la lite­ra­tu­ra infan­til. A pri­me­ra vis­ta, podría pare­cer que su car­ga ideo­ló­gi­ca no es muy inten­sa; pero no hay que olvi­dar que las pelí­cu­las de Dis­ney van diri­gi­das (aun­que no solo a ellos) a los niños, es decir, a un públi­co inde­fen­so ante los pode­ro­sos estí­mu­los audio­vi­sua­les de estos exce­len­tes (des­de el pun­to de vis­ta téc­ni­co) pro­duc­tos. Tenien­do en cuen­ta, ade­más, el extra­or­di­na­rio éxi­to de los gran­des “clá­si­cos” dis­ne­ya­nos, su amplí­si­ma difu­sión tan­to en el espa­cio como en el tiem­po, sería un gra­ve error sub­va­lo­rar la poten­cia adoc­tri­na­do­ra de sus almi­ba­ra­dos men­sa­jes éti­co-esté­ti­cos, que han gra­ba­do en las men­tes de varias gene­ra­cio­nes de niñas y niños unos patro­nes de belle­za y bon­dad (y de feal­dad-mal­dad) cuya tras­cen­den­cia aún no ha sido debi­da­men­te estudiada.
El wes­tern
A pri­me­ra vis­ta, resul­ta sor­pren­den­te que un géne­ro tan espe­cí­fi­ca­men­te esta­dou­ni­den­se, tan liga­do a una his­to­ria y unas con­di­cio­nes exclu­si­va­men­te loca­les, haya alcan­za­do en todo el mun­do un éxi­to tan extra­or­di­na­rio. Bien es cier­to que la mera fuer­za bru­ta de la indus­tria cine­ma­to­grá­fi­ca podría haber impues­to cual­quier tema, por muy local que fue­ra; pero un cine sobre las haza­ñas de los boy scouts o de los juga­do­res de rugby, pon­ga­mos por caso, no habría teni­do la mis­ma acep­ta­ción masi­va que el western.
La expli­ca­ción pro­fun­da del éxi­to sin pre­ce­den­tes de este géne­ro hay que bus­car­la en el hecho de que la sis­te­má­ti­ca cam­pa­ña de expo­lio y exter­mi­nio cono­ci­da como “la con­quis­ta del Oes­te” ha sido la últi­ma gran “epo­pe­ya” de la “raza blan­ca” con­tra otras etnias y de la cul­tu­ra occi­den­tal con­tra otras cul­tu­ras (la actual “cru­za­da con­tra el terro­ris­mo islá­mi­co” no ha ter­mi­na­do, por lo que toda­vía no es mate­ria épi­ca, y espe­re­mos que nun­ca lle­gue a ser­lo). La expli­ca­ción está, en últi­ma ins­tan­cia, en el racis­mo y la xeno­fo­bia de una socie­dad bru­tal, ínti­ma­men­te orgu­llo­sa de su lar­ga tra­di­ción de atro­pe­llos y masacres.
Con el tiem­po, el wes­tern evo­lu­cio­nó des­de las con­sa­bi­das cin­tas de “indios y vaque­ros”, bur­da­men­te mani­queas y solo aptas para niños y des­ce­re­bra­dos, hacia rela­tos más cen­tra­dos en la épi­ca del héroe soli­ta­rio y auto­su­fi­cien­te, efi­caz expre­sión del mito esta­dou­ni­den­se del self-made man; e inclu­so daría lugar a deri­va­cio­nes tan curio­sas e intere­san­tes como el “spaghet­ti wes­tern”, cuya pecu­liar retó­ri­ca hiper­bó­li­ca (y a menu­do auto­iró­ni­ca) mere­ce­ría un estu­dio apar­te. Pero, en con­jun­to, el wes­tern es sin duda el géne­ro cine­ma­to­grá­fi­co que de for­ma más gro­se­ra (y a la vez más efi­caz) pro­cla­ma la “supe­rio­ri­dad” de la “raza blan­ca” y de la cul­tu­ra occi­den­tal, a la vez que inten­ta jus­ti­fi­car uno de los mayo­res geno­ci­dios de la his­to­ria. Toda la pro­pa­gan­da nazi y fas­cis­ta de los años trein­ta se con­vier­te en un jue­go de niños ante esta gigan­tes­ca manio­bra de colo­ni­za­ción cul­tu­ral e idio­ti­za­ción de las masas, que sigue fas­ci­nan­do a millo­nes de espec­ta­do­res de todo el mundo.
El musi­cal
Este géne­ro en apa­rien­cia tan ama­ble e ino­fen­si­vo como los dibu­jos ani­ma­dos, y a menu­do ensal­za­do inclu­so por la crí­ti­ca “de izquier­das” (revis­tas tan pres­ti­gio­sas como la espa­ño­la Film Ideal o la fran­ce­sa Cahiers de Ciné­ma rin­die­ron en su día deli­ran­tes home­na­jes al musi­cal esta­dou­ni­den­se), ha sido pro­ba­ble­men­te el que más ha con­tri­bui­do a impo­ner en todo el mun­do los nefas­tos patro­nes éti­co-esté­ti­cos (los “valo­res”, en últi­ma ins­tan­cia) tar­dooc­ci­den­ta­les (no olvi­de­mos que la cul­tu­ra de masas esta­dou­ni­den­se no es más que la degra­da­ción de la cul­tu­ra occi­den­tal, la apo­teo­sis de su bana­li­za­ción y decadencia).
El musi­cal es, des­de el pun­to de vis­ta temá­ti­co, una varian­te de la come­dia román­ti­ca, y como tal nos pro­po­ne, ante todo, unos estric­tos mode­los de con­duc­ta mas­cu­li­nos y feme­ni­nos, unos pro­to­co­los de cor­te­jo igual­men­te rígi­dos y, en últi­ma ins­tan­cia, una idea­li­za­ción extre­ma del amor román­ti­co (que no en vano es el mito nuclear de nues­tra cul­tu­ra). Pero su pecu­liar natu­ra­le­za artís­ti­ca, su con­di­ción de “gran espec­tácu­lo”, su efi­caz uti­li­za­ción de los recur­sos esté­ti­cos y retó­ri­cos de la músi­ca y la dan­za, con­vier­ten al musi­cal en la máxi­ma expre­sión cine­ma­to­grá­fi­ca del gla­mur, la ele­gan­cia y la ale­gría de vivir.
Es intere­san­te inten­tar ver un musi­cal con ojos de niño o de espec­ta­dor inge­nuo, no fami­lia­ri­za­do con las con­ven­cio­nes del géne­ro. Un hom­bre y una mujer están con­ver­san­do nor­mal­men­te y, de pron­to, sin pre­vio avi­so y sin mediar pro­vo­ca­ción algu­na, él empie­za a can­tar. ¿Un ata­que de locu­ra tran­si­to­ria? De ser así, la locu­ra es con­ta­gio­sa, pues ella, en vez de lla­mar a un médi­co, se pone a can­tar tam­bién, y a los pocos segun­dos, arras­tra­dos por su deli­rio meló­di­co, el hom­bre y la mujer están bai­lan­do cla­qué… Los crí­ti­cos cul­tu­ra­les sole­mos bus­car los men­sa­jes ocul­tos tras la lite­ra­li­dad de deter­mi­na­dos dis­cur­sos apa­ren­te­men­te sim­ples, pero debe­ría­mos rea­li­zar tam­bién el ejer­ci­cio recí­pro­co: ana­li­zar la lite­ra­li­dad de cier­tos men­sa­jes “poé­ti­cos”. En este sen­ti­do, no debe­ría­mos pasar por alto el nivel pura­men­te deno­ta­ti­vo de cier­tas metá­fo­ras y meto­ni­mias típi­cas del cine, la publi­ci­dad y otras for­mas de seduc­ción y adoc­tri­na­mien­to. En las socie­da­des occi­den­ta­les, gri­tar de feli­ci­dad y dar sal­tos de ale­gría son mani­fes­ta­cio­nes poco comu­nes entre los adul­tos; pero no en vano las alu­sio­nes ver­ba­les a estos impul­sos repri­mi­dos (su enun­cia­ción sus­ti­tu­to­ria) se han con­ver­ti­do en fra­ses hechas, y el musi­cal se limi­ta a subli­mar­las artís­ti­ca­men­te, pues­to que can­tar y bai­lar no es más que gri­tar y sal­tar de for­ma arti­cu­la­da. Si tene­mos en cuen­ta, ade­más, la rela­ción de la dan­za con el cor­te­jo y con la sexua­li­dad mis­ma, no es difí­cil ver en el musi­cal la expre­sión más cla­ra y des­afo­ra­da de la mito­lo­gía amo­ro­sa (es decir, de la ideo­lo­gía) occidental.
Recuer­do una dis­cu­sión que tuve hace muchos años con un cono­ci­do crí­ti­co de cine comu­nis­ta sobre Can­tan­do bajo la llu­via (una autén­ti­ca obra maes­tra des­de el pun­to de vis­ta artís­ti­co, qué duda cabe). “No me nega­rás que es una de esas pelí­cu­las que ayu­dan a vivir”, me dijo en un momen­to dado, a lo que repli­qué: “En efec­to, y pre­ci­sa­men­te en eso estri­ba su peli­gro: ayu­da a recon­ci­liar­se con una for­ma de vida inaceptable”.
Cor­ba­tas, taco­nes y hamburguesas
Des­gra­cia­da­men­te, la fas­ci­na­ción de la crí­ti­ca de izquier­das por el musi­cal esta­dou­ni­den­se no es un fenó­meno ais­la­do. Los patro­nes e ico­nos de la cul­tu­ra de masas se han impues­to de tal modo que han lle­ga­do a con­si­de­rar­se nor­ma­les, por no decir normativos.
Sin ir más lejos, resul­ta para­dó­ji­co (y preo­cu­pan­te) que en el más anti­im­pe­ria­lis­ta de los paí­ses dis­ten de ser infre­cuen­tes los sig­nos de some­ti­mien­to a los mode­los occi­den­ta­les. Si el tra­je de cha­que­ta (esa atró­fi­ca cha­que­ta que no en vano se deno­mi­na “ame­ri­ca­na”), uni­for­me ofi­cial del macho domi­nan­te que lo dis­tin­gue tan­to de la cla­se opri­mi­da (los obre­ros) como del géne­ro opri­mi­do (las muje­res), es absur­do en todas par­tes, lo es doble­men­te en Cuba, y el hecho de que esté des­pla­zan­do a la tra­di­cio­nal, ele­gan­te y fun­cio­nal gua­ya­be­ra en los actos ofi­cia­les, es una señal de deca­den­cia esté­ti­ca cuya impor­tan­cia (nulla aesthe­ti­ca sine ethi­ca) no habría que sub­va­lo­rar. ¿Y qué decir de la falo­crá­ti­ca cor­ba­ta, ese ridícu­lo nudo corre­di­zo de seda, a la vez signo de poder y de some­ti­mien­to, que en Occi­den­te sigue sien­do de uso obli­ga­to­rio en muchos luga­res y circunstancias?
¿Y qué decir de los zapa­tos de tacón (a cuyo éxi­to tan­to han con­tri­bui­do las divas de Holly­wood)? No solo son obvia­men­te inade­cua­dos para cami­nar (y ya no diga­mos para correr), sino que, por si fue­ra poco, los trau­ma­tó­lo­gos lle­van déca­das denun­cian­do los gra­ves daños para los pies, e inclu­so para la colum­na ver­te­bral, que aca­rrea su uso. Y, por otra par­te, ¿cuál se supo­ne que es su fun­ción? ¿Hacer más “atrac­ti­va” a la mujer que los lle­va? Pero ¿quién pue­de encon­trar atrac­ti­va a una mujer que lle­va en los pies unos ins­tru­men­tos de tor­tu­ra que limi­tan su movi­li­dad y dañan su salud? Solo un enfer­mo, obvia­men­te, un machi­to babo­so que se exci­ta con la esté­ti­ca del dolor y la sumi­sión. La pró­xi­ma vez, com­pa­ñe­ras, que vayáis a cal­za­ros unos zapa­tos de tacón, pre­gun­taos qué pre­ten­déis con ello. Si vues­tra inten­ción es exci­tar a una paté­ti­ca patu­lea de sado­ma­so­quis­tas ver­gon­zan­tes e hiper­ma­chis­tas per­ver­ti­dos, y os pare­ce, ade­más, que el logro de tan alto obje­ti­vo mere­ce la inmo­la­ción de vues­tros meta­tar­sia­nos y vues­tras vér­te­bras, ade­lan­te; pero si vues­tra fina­li­dad es otra (por ejem­plo, que os con­si­de­ren per­so­nas y no obje­tos), estáis adop­tan­do una estra­te­gia cla­ra­men­te equivocada.
Pero tal vez el más nefas­to de los hábi­tos coti­dia­nos impues­tos por la cul­tu­ra esta­dou­ni­den­se (aun­que no solo por ella, sino por los paí­ses ricos en gene­ral) sea el car­ni­vo­ris­mo des­afo­ra­do. Las ham­bur­gue­se­rías (y a ello ha con­tri­bui­do el cine de for­ma muy espe­cial) se han con­ver­ti­do, en todo Occi­den­te (y en par­te de Orien­te), en impor­tan­tes luga­res de encuen­tro de los ado­les­cen­tes, tan emble­má­ti­cos como las dis­co­te­cas o los gran­des cen­tros comer­cia­les. Y la dis­pa­ra­ta­da idea de que “comer bien es comer car­ne” ha cala­do pro­fun­da­men­te en casi todo el mun­do (aun­que, por suer­te, entre las y los jóve­nes “anti­sis­te­ma” está cobran­do cada vez más fuer­za la noción de que el car­ni­vo­ris­mo ‑el espe­cis­mo- es puro fascismo).
La defen­sa de la diver­si­dad cul­tu­ral bien enten­di­da empie­za por uno mis­mo, por una mis­ma, y quie­nes nos opo­ne­mos a la domi­na­ción impe­ria­lis­ta debe­ría­mos ser más crí­ti­cos con nues­tras pro­pias cos­tum­bres. Ten­de­mos a con­si­de­rar natu­ra­les nues­tros hábi­tos coti­dia­nos (die­té­ti­cos, indu­men­ta­rios, amo­ro­sos), y a menu­do no solo no son tan natu­ra­les, sino que en reali­dad ni siquie­ra son nues­tros. En últi­ma ins­tan­cia, la mayor ame­na­za impe­ria­lis­ta no está en el Pen­tá­gono, sino en Holly­wood y en McDonald’s.
Los tres nive­les cul­tu­ra­les (a modo de inciso)
Y a pro­pó­si­to de McDonald’s, al hablar de cul­tu­ra de masas es obli­ga­do dedi­car unas líneas al homó­ni­mo soció­lo­go esta­dou­ni­den­se que intro­du­jo el tér­mino. En su ya clá­si­co artícu­lo de los años cin­cuen­ta Mass­cult and Mid­cult, Dwight Mac­Do­nald dis­tin­gue tres nive­les cul­tu­ra­les: high­cult (alta cul­tu­ra), mid­cult (cul­tu­ra inter­me­dia) y mass­cult (cul­tu­ra de masas); el artícu­lo es muy obje­ta­ble en muchos aspec­tos (sobre todo por su miti­fi­ca­ción de una supues­ta “alta cul­tu­ra”), pero tie­ne el inte­rés de intro­du­cir la noción de “cul­tu­ra de masas” como con­tra­pues­ta a la cul­tu­ra popu­lar. En efec­to, la actual cul­tu­ra de masas es, como hemos vis­to, un des­vi­ta­li­za­do suce­dá­neo de la genui­na cul­tu­ra popu­lar (pro­du­ci­da por el pue­blo y para el pue­blo), cuyo lugar y cuya fun­ción usur­pa gra­cias a la fuer­za bru­ta de los gran­des medios de comunicación.
Pero la lla­ma­da “alta cul­tu­ra” tam­bién está, en gran medi­da, mani­pu­la­da ‑y por ende adul­te­ra­da- por el mer­ca­do y some­ti­da a la tira­nía mediá­ti­ca. La coti­za­ción de las obras de arte, basa­da en el feti­chis­mo de los com­pra­do­res y en los dic­tá­me­nes de una éli­te cua­si­sa­cer­do­tal de supues­tos exper­tos, es un buen ejem­plo de los extre­mos a los que pue­de lle­gar la mer­can­ti­li­za­ción de los pro­duc­tos culturales.
¿Y la “cul­tu­ra inter­me­dia”? Según Mac­Do­nald, la mid­cult es la opor­tu­nis­ta res­pues­ta del mer­ca­do al esno­bis­mo de una cla­se aco­mo­da­da, pero poco cul­ti­va­da, que quie­re des­mar­car­se de la cul­tu­ra de masas y no está capa­ci­ta­da para acce­der a la “alta cul­tu­ra” o para dis­fru­tar de ella. Y así como la cul­tu­ra popu­lar y la alta cul­tu­ra siem­pre man­tu­vie­ron bue­nas rela­cio­nes, la mass­cult y la mid­cult son pará­si­tos per­ju­di­cia­les para todas las mani­fes­ta­cio­nes y nive­les de la cul­tu­ra auténtica.
Pero ¿has­ta qué pun­to es cier­to que la pobla­ción se divi­de en una éli­te cul­ti­va­da, una masa ado­ce­na­da y un mon­tón de esnobs con pre­ten­sio­nes? ¿Es ade­cua­do, o tan siquie­ra líci­to, cla­si­fi­car a los ciu­da­da­nos en cul­tos, incul­tos y seu­do­cul­tos? La divi­sión de Mac­Do­nald, como tan­tas otras, pue­de ser­vir como pri­me­ra apro­xi­ma­ción al pro­ble­ma, pero con­fun­de más de lo que escla­re­ce. Nues­tra com­ple­ja cul­tu­ra tie­ne tan­tos nive­les como que­ra­mos (tan­tos como indi­vi­duos, en últi­ma ins­tan­cia), y dis­tin­guir en ella lo genuino de lo fal­so, las voces de los ecos, es cada vez más difícil.
“Solo la cul­tu­ra nos hace libres”, decía Mar­tí, y pue­de que ahí esté la cla­ve: solo la que nos hace más libres es ver­da­de­ra cultura.
La recon­tra­cul­tu­ra
La lla­ma­da “con­tra­cul­tu­ra” nació en los sesen­ta y eclo­sio­nó en los seten­ta (algu­nos aña­di­rían que murió en los ochen­ta, pero no es cier­to). Su epi­cen­tro fue mayo del 68, y su hipo­cen­tro, la gue­rra de Viet­nam. Sus mani­fes­ta­cio­nes más visi­bles y vis­to­sas, el movi­mien­to hippy, el “comix” under­ground, los con­cier­tos mul­ti­tu­di­na­rios; las más radi­ca­les, las comu­nas, los pri­me­ros oku­pas (enton­ces se lla­ma­ban squat­ters), los insu­mi­sos. Sus medios de comu­ni­ca­ción, los fan­zi­nes (la pren­sa alter­na­ti­va inven­ta­da por los afi­cio­na­dos a la cien­cia fic­ción), las radios pirata…
La con­tra­cul­tu­ra hizo mucho rui­do y apor­tó algu­nas nue­ces. El femi­nis­mo y la “revo­lu­ción rosa” le deben bas­tan­te (y vice­ver­sa). Y, sobre todo, creó un pre­ce­den­te que, en estos momen­tos en que el impro­pia­men­te deno­mi­na­do “pen­sa­mien­to úni­co” lo inva­de todo y cuen­ta con el apo­yo incon­di­cio­nal de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción y de la cul­tu­ra ofi­cial, no pode­mos olvi­dar. Con sus erro­res y sus acier­tos, con sus defec­tos y sus exce­sos, la cul­tu­ra under­ground de los seten­ta nos brin­da, si no un mode­lo en el sen­ti­do fuer­te del tér­mino, un refe­ren­te y un pun­to de partida.
Aho­ra los fan­zi­nes (aun­que sigue habién­do­los de papel y es pro­ba­ble que vuel­van a pro­li­fe­rar) son pági­nas web, y los jóve­nes no se reúnen a miles solo para can­tar y ser can­ta­dos, sino para pro­tes­tar con­tra la glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral. Y la expe­rien­cia comu­ne­ra se pro­lon­ga en las oku­pa­cio­nes, los colec­ti­vos, las redes; en las asam­bleas que lle­nan las ágo­ras de las que han deser­ta­do par­ti­dos y sin­di­ca­tos; en las mani­fes­ta­cio­nes mul­ti­tu­di­na­rias que recu­pe­ran las calles…
Inter­net, la tele­fo­nía móvil, los orde­na­do­res per­so­na­les y otras inno­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas recien­tes ponen al alcan­ce de cada vez más gen­te unos medios de gene­ra­ción, repro­duc­ción y difu­sión de men­sa­jes y pro­duc­tos cul­tu­ra­les de todo tipo que antes esta­ban bajo el con­trol abso­lu­to del gran capi­tal; se ha abier­to una bre­cha en el oli­go­po­lio de la indus­tria cul­tu­ral y los medios de comu­ni­ca­ción, y una nue­va con­tra­cul­tu­ra empie­za a abrir­se camino por ella (y al hacer­lo va ensan­chan­do la bre­cha). Para que esta “recon­tra­cul­tu­ra” gue­rri­lle­ra pue­da enfren­tar­se con éxi­to a los devas­ta­do­res ejér­ci­tos de la cul­tu­ra de masas y poner­se al ser­vi­cio de la trans­for­ma­ción radi­cal de la socie­dad, es impres­cin­di­ble que esté en per­ma­nen­te y estre­cho con­tac­to con las orga­ni­za­cio­nes de base y las movi­li­za­cio­nes socia­les, con las más genui­nas y vita­les mani­fes­ta­cio­nes de lo popu­lar. Y en este sen­ti­do, la res­pon­sa­bi­li­dad de quie­nes hemos hecho de la cul­tu­ra y la comu­ni­ca­ción nues­tro ofi­cio es mayor que nunca. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *