La dis­tan­cia que sepa­ra a Pablo Goros­tia­ga de Bal­ta­sar Gar­zón- Car­los Aznárez

La noti­cia lle­ga­da des­de Eus­kal Herria (País Vas­co) es escue­ta pero no menos impor­tan­te. Aca­ba de salir de la cár­cel tras cum­plir ocho años de pri­sión el lucha­dor inde­pen­den­tis­ta Pablo Goros­tia­ga. A las puer­tas de su últi­mo sitio de deten­ción, Herre­ra de la Man­cha, lo espe­ra­ban fami­lia­res y nume­ro­sos veci­nos de su loca­li­dad natal de Lau­dio, Ara­ba, que se habían tras­la­da­do has­ta allí para dar­le el pri­mer y emo­cio­nan­te abra­zo. Los gri­tos de “Pablo guda­ri” (lucha­dor vas­co) y “Gora Eus­kal Herria aska­tu­ta” (Viva Eus­kal Herria libre), reso­na­ron con fuer­za en ese con­fín de la geo­gra­fía cas­te­lla­na, don­de tan­tas y tan­tos pri­sio­ne­ros polí­ti­cos sufrie­ron vejá­me­nes y dis­per­sión duran­te décadas.
Lue­go, quie­nes vinie­ron a bus­car­le, mar­cha­ron jun­to a Goros­tia­ga cien­tos de kiló­me­tros, en rui­do­sa cara­va­na rum­bo al pue­blo de Lau­dio, don­de en su pla­za prin­ci­pal miles de per­so­nas le brin­da­ron un reci­bi­mien­to bulli­cio­so y no menos emo­ti­vo. Viva­ron su nom­bre, le abra­za­ron y escu­cha­ron sus pri­me­ras pala­bras recor­dan­do a “aque­llos com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras que siguen dan­do la bata­lla en las cár­ce­les”, en cla­ra refe­ren­cia a los más de 460 pre­sos y pre­sas vascas.
Es intere­san­te acla­rar quien es Pablo para tener una dimen­sión de lo que sig­ni­fi­ca el pro­lon­ga­do con­flic­to polí­ti­co y arma­do que duran­te déca­das ha vivi­do el País Vas­co, y que aún sigue sin ser resuel­to por la cerra­zón cri­mi­nal de los gobier­nos espa­ñol y fran­cés, a la sazón los inva­so­res de ese territorio.
Goros­tia­ga fue a la cár­cel varias veces por ejer­cer pura mili­tan­cia polí­ti­ca. Alcal­de de su pue­blo duran­te dis­tin­tas legis­la­tu­ras entre los años 1980 y 1990, como inte­gran­te de la coa­li­ción (aho­ra ile­ga­li­za­da) Herri Bata­su­na. Pos­te­rior­men­te, fue inte­gran­te del Con­se­jo de Admi­nis­tra­ción de la empre­sa perio­dís­ti­ca Orain, que edi­ta­ba uno de los mejo­res dia­rios que ha alum­bra­do Eus­kal Herría. Se tra­ta de “Egin”, que lle­gó a ven­der dece­nas de miles de ejem­pla­res y que un acia­go día de julio de 1998 una jau­ría poli­cial enca­be­za­da por el juez Bal­ta­sar Gar­zón irrum­pió en la redac­ción, alla­nó la impren­ta, detu­vo a varios de sus perio­dis­tas y per­so­nal de admi­nis­tra­ción y clau­su­ró defi­ni­ti­va­men­te el dia­rio. Tam­bién, en ese ope­ra­ti­vo Gar­zón embis­tió con­tra la emi­so­ra Egin Irra­tia, a la que tam­bién dio de baja.
Bajo la con­sig­na de Gar­zón de que “todo es ETA”, Goros­tia­ga fue dete­ni­do duran­te varios meses, lue­go lo libe­ra­ron tras pagar una millo­na­ria fian­za y en méri­to ade­más, de haber sido ele­gi­do por el voto popu­lar dipu­tado en las lis­tas de una de las tan­tas for­ma­cio­nes de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta vas­ca, a la que la Audien­cia Nacio­nal Espa­ño­la (cuan­do no) prohi­bió en 2002.
Cual perro de pre­sa, Gar­zón vol­vió a cru­zar­se en la vida de Goros­tia­ga a raíz de un mega­jui­cio deno­mi­na­do 1898, que se ini­cia­ra con la clau­su­ra de Egin y que pro­si­guió duran­te cin­co años, en que el ex super­juez orde­nó a la Guar­dia Civil y la Poli­cía Espa­ño­la, alla­nar vivien­das, dete­ner y enviar a la tor­tu­ra a dece­nas de per­so­nas (muchos de ellos perio­dis­tas, escri­to­res y gen­te de la cul­tu­ra) vin­cu­la­dos a la izquier­da aber­tza­le. Así, en el 2007, Goros­tia­ga vol­vió a ser encar­ce­la­do y con­de­na­do a ocho años de pri­sión en duras con­di­cio­nes para los 65 años que ya car­ga­ba sobre sus espaldas.
A prin­ci­pios de sep­tiem­bre de 2013 el pri­sio­ne­ro polí­ti­co sufrió un gol­pe adi­cio­nal. Su com­pa­ñe­ra de toda la vida, esa que no pudo visi­tar­lo como hubie­ra que­ri­do, por pade­cer una enfer­me­dad ter­mi­nal, falle­ció sin poder ver­lo. La cruel­dad del sis­te­ma car­ce­la­rio espa­ñol le impi­dió a Pablo dar­le el últi­mo adiós, a pesar de que un juez había acep­ta­do su peti­ción. Sin embar­go, en vez de hacer el tras­la­do inme­dia­to, los car­ce­le­ros y poli­cías comen­za­ron a pasear­lo por varias pri­sio­nes para retra­sar ese encuen­tro que final­men­te no pudo ser.
Aho­ra que ha recu­pe­ra­do su liber­tad nue­va­men­te, y que ha podi­do dis­fru­tar de abra­zos pro­lon­ga­dos y lle­nos de cari­ño de su que­ri­da gen­te de Lau­dio. Aho­ra que con lágri­mas en los ojos muchos de los pre­sen­tes en la pla­za del pue­blo con­tem­pla­ron como los nie­tos de Pablo le ofre­cie­ron un “aurres­ku” (dan­za cere­mo­nial vas­ca) de bien­ve­ni­da. Aho­ra que miles de gar­gan­tas viva­ron a los pre­sos y pre­sas, exi­gien­do su liber­tad y que en el pen­sa­mien­to de muchos, ese puño levan­ta­do de Pablo, son­rien­te, humil­de, entre­ga­do como siem­pre a las mejo­res cau­sas, sig­ni­fi­ca que hay que seguir luchan­do por la Inde­pen­den­cia y el Socia­lis­mo. Aho­ra, a pesar de todos los pesa­res, le que­da otra vez muy cla­ro que vale la pena hacer de la mili­tan­cia una prác­ti­ca coti­dia­na. Que la vida de Pablo, su tra­yec­to­ria de lucha, ha ven­ci­do a la doc­tri­na de la muer­te espa­ño­la que duran­te años tuvo en jue­ces como Gar­zón sus aban­de­ra­dos serviciales.
La dis­tan­cia que sepa­ra a Goros­tia­ga de Gar­zón es tan inmen­sa como la dife­ren­cia entre la liber­tad ple­na y la opre­sión auto­ri­ta­ria. Por más que el ex juez quie­ra dis­fra­zar­se de “defen­sor de los dere­chos huma­nos”, miles de Pablos están de pie, sin que­brar­se, para poner las cosas en su sitio.

CAvOxgRWkAEN6JL.jpg large

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.