Vene­zue­la, Cuba y la Cum­bre de las Amé­ri­cas- Angel Guerra

El pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, Barak Oba­ma, pare­cie­ra obs­ti­nar­se en mar­char ineluc­ta­ble­men­te hacia un gran des­ca­la­bro en la VII Cum­bre de las Amé­ri­cas (CA), a cele­brar­se en Pana­má los días 10 y 11 de abril de 2015.
Pese a la sere­na y pru­den­te pro­pues­ta del pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro, no obs­tan­te ser Vene­zue­la la agra­via­da, para que Washing­ton y Cara­cas resuel­van sus dife­ren­cias median­te el diá­lo­go, has­ta el momen­to no se apre­cia nin­gu­na señal de que la Casa Blan­ca este recon­si­de­ran­do o se dis­pon­ga a recon­si­de­rar su agre­si­va, tor­pe e inje­ren­cis­ta orden eje­cu­ti­va decla­ran­do a Vene­zue­la como ame­na­za a la segu­ri­dad nacio­nal y la polí­ti­ca exte­rior de Esta­dos Unidos.
Es tan evi­den­te la mete­du­ra de pata yan­qui en esta cues­tión que has­ta sec­to­res de la opo­si­ción vene­zo­la­na se han vis­to for­za­das a tomar, aun­que tími­da­men­te, cier­ta dis­tan­cia del decre­to de Oba­ma no obs­tan­te que sea su coman­dan­te en jefe, ya que han vis­to total­men­te mini­mi­za­da su pre­sen­cia en la pales­tra polí­ti­ca ante el repu­dio nacio­nal con­tra la acti­tud estadunidense.
Y es que a Oba­ma el tiro le ha sali­do por la cula­ta pues lejos de inti­mi­dar al pue­blo vene­zo­lano, ha incen­ti­va­do su com­ba­ti­vo antim­pe­ria­lis­mo y uni­dad con la Fuer­za Arma­da Nacio­nal Boli­va­ria­na en torno a su direc­ción polí­ti­co-mili­tar. No fue en bal­de la dedi­ca­ción incan­sa­ble de Chá­vez duran­te años a la edu­ca­ción polí­ti­ca de sus com­pa­trio­tas y a hacer más pro­fun­das, revo­lu­cio­na­rias y antim­pe­ria­lis­tas sus tra­di­cio­nes patrió­ti­cas y lati­no­ame­ri­ca­nis­tas, labor con­ti­nua­da por Madu­ro y el cha­vis­mo en dura lucha con­tra la maqui­na­ria mediá­ti­ca inter­na­cio­nal y sus clo­nes loca­les de la oli­gar­quía, que cuen­ta toda­vía con muchos recur­sos eco­nó­mi­cos, sim­bó­li­cos y pro­pa­gan­dís­ti­cos para defor­mar la reali­dad e ins­tau­rar fal­sas y vene­no­sas matri­ces de opi­nión entre la población.
Pero, mucho más gra­ve, la arro­gan­cia impe­rial del decre­to de Oba­ma ha pro­vo­ca­do gran indig­na­ción en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be don­de no cesan las mani­fes­ta­cio­nes de apo­yo a la sobe­ra­nía de Vene­zue­la y de repu­dio a Washing­ton, no solo de Una­sur y el Alba sino de los sec­to­res popu­la­res y la juven­tud, como ha podi­do apre­ciar­se con el posi­cio­na­mien­to reite­ra­do en tui­ter de tren­ding topic mun­dial del nume­ral #Oba­ma­De­ro­gaEl­De­cre­to. Sin con­tar con el res­pal­do reci­bi­do por Cara­cas del Movi­mien­to de Paí­ses No Ali­nea­dos, el Par­la­men­to Lati­no­ame­ri­cano y el gobierno ruso que en boca del res­pe­ta­do can­ci­ller Ser­gei Lavrov con­de­nó des­de La Haba­na el inten­to de gol­pe en Vene­zue­la al tiem­po que exi­gía el levan­ta­mien­to del blo­queo a Cuba. Mien­tras, la Unión Euro­pea se ha man­te­ni­do dis­tan­te del pre­di­ca­men­to antivenezolano.
En ese cli­ma de cre­cien­te repu­dio al decre­to lle­ga­rá Oba­ma a la CA en Pana­má. Dos días antes, el 8 de abril se habrá reu­ni­do con los líde­res de los paí­ses del Cari­com en Jamai­ca, don­de es sabi­do que con­ti­nua­rá sus accio­nes para des­truir Petro­ca­ri­be en detri­men­to de los intere­ses de nues­tros pue­blos, y a favor de las trans­na­cio­na­les de la ener­gía así como inten­trá “doblar el bra­zo” –como él mis­mo ha con­fe­sa­do que prac­ti­ca- a los gober­nan­tes de los Esta­dos cari­be­ños antes que lle­guen a Pana­má. Es sabi­do lo depen­dien­tes que son esos peque­ños Esta­dos de la ayu­da exterior.
La con­ju­ra impe­ria­lis­ta con­tra Vene­zue­la con­ti­núa a todo tra­po esti­mu­la­da por el decre­to de Oba­ma y aho­ra es nada menos que el ex pre­si­den­te del gobierno espa­ñol Feli­pe Gon­zá­lez, pro­mo­tor del neo­li­be­ra­lis­mo en nues­tra región y vie­jo aso­cia­do del impe­ria­lis­mo quien anun­cia que for­ma­rá par­te de la defen­sa de los cabe­ci­llas con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios Leo­pol­do López y Anto­nio Ledezma.
En otro carril, Washing­ton, que sigue afir­man­do que lo que ha cam­bia­do hacia Cuba son sus herra­mien­tas pero su obje­ti­vo es el mis­mo –¿cuál va a ser sino el “cam­bio de régi­men”?- pro­yec­ta aca­rrear a los lla­ma­dos foros de la socie­dad civil de la CA a los inte­gran­tes menos des­pres­ti­gia­dos de su quin­ta colum­na mer­ce­na­ria en la isla, para pre­sen­tar­los como repre­sen­tan­tes de la socie­dad civil cuba­na “inde­pen­dien­te” fren­te a los “ofi­cia­lis­tas”; o sea, las orga­ni­za­cio­nes obre­ras, cam­pe­si­nas, de escri­to­res y artis­tas, de muje­res y otras que expre­san la gran diver­si­dad de la socie­dad cuba­na y han sido pila­res de la resis­ten­cia a la hos­ti­li­dad esta­du­ni­den­se. Si no fue­ran enemi­gos de la Revo­lu­ción uno sen­ti­ría pena por el ridícu­lo que harán los supues­tos “inde­pen­dien­tes” pues nin­guno pue­de dis­cu­tir un minu­to fren­te a los “ofi­cia­lis­tas”, sobra­dos de argu­men­tos y razones.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *