El decli­ve del Impe­rio yan­qui

Len­ta­men­te, una impor­tan­tí­si­ma redis­tri­bu­ción del poder está en mar­cha en este momen­to. De un lado, Esta­dos Uni­dos, el G7 y la OTAN. En el otro ban­do, los paí­ses de la Orga­ni­za­ción de Coope­ra­ción de Shanghai y los BRICS. La par­ti­da se desa­rro­lla simul­tá­nea­men­te en el plano finan­cie­ro, con el cues­tio­na­mien­to de la supre­ma­cía del dólar, y en el plano mili­tar, con el des­plie­gue de la OTAN alre­de­dor de Rusia y el de la US Navy alre­de­dor de Chi­na.
JPEG - 31.2 KB

Washing­ton ha recu­rri­do a todos los medios para impe­dir que sus alia­dos entren al Ban­co Asiá­ti­co de Inver­sio­nes para la Infra­es­truc­tu­ra (AIIB, siglas en inglés), crea­do por Chi­na. Pero no lo logró. Gran Bre­ta­ña, Ale­ma­nia, Fran­cia e Ita­lia, miem­bros todos del G7, se incor­po­ra­ron a la nue­va ins­ti­tu­ción finan­cie­ra y otros, como Aus­tra­lia, tie­nen inten­cio­nes de hacer­lo.
Lo que preo­cu­pa a Washing­ton es todo el con­jun­to del pro­yec­to del que for­ma par­te el AIIB, pro­yec­to que gira alre­de­dor de la Orga­ni­za­ción de Coope­ra­ción de Shanghai (OCS).
Naci­da en 2001, con el acuer­do estra­té­gi­co chino-ruso des­ti­na­do a con­tra­rres­tar la pene­tra­ción esta­dou­ni­den­se en Asia Cen­tral, la OCS se ha exten­di­do a los sec­to­res eco­nó­mi­co, ener­gé­ti­co y cul­tu­ral, entre otros. A los 6 miem­bros ini­cia­les –Chi­na, Rusia, Kazajs­tán, Kir­guis­tán, Tayi­kis­tán y Uzbe­kis­tán– se unie­ron, por el momen­to como obser­va­do­res, la India, Irán, Pakis­tán, Mon­go­lia y Afga­nis­tán, y tam­bién, como inter­lo­cu­to­res de diá­lo­go, Bie­lo­rru­sia, Sry Lan­ka y Tur­quía.
La OCS, cuyos miem­bros cons­ti­tu­yen un ter­cio de la pobla­ción mun­dial, y que repre­sen­ta­rá a la mitad de los habi­tan­tes del mun­do cuan­do los miem­bros obser­va­do­res se con­vier­tan en miem­bros ple­nos, dis­po­ne de recur­sos y de capa­ci­da­des de tra­ba­jo que pue­den con­ver­tir­la en el área de inte­gra­ción eco­nó­mi­ca más gran­de del mun­do.
Al mis­mo tiem­po, la OCS está vin­cu­la­da a los BRICS (Bra­sil, Rusia, la India, Chi­na y Sudá­fri­ca), paí­ses que han deci­di­do crear su pro­pio Ban­co para el Desa­rro­llo y su pro­pio Fon­do de Reser­va.
Con el tiem­po, esos orga­nis­mos finan­cie­ros y el Ban­co Asiá­ti­co pue­den suplan­tar en gran par­te al Ban­co Mun­dial y al FMI (Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal), que duran­te 70 años han per­mi­ti­do a Esta­dos Uni­dos y a las prin­ci­pa­les poten­cias occi­den­ta­les domi­nar la eco­no­mía mun­dial a tra­vés de prés­ta­mos abu­si­vos y de diver­sas herra­mien­tas finan­cie­ras. Los nue­vos orga­nis­mos pue­den con­cre­tar a la vez la des­do­la­ri­za­ción de los inter­cam­bios comer­cia­les, lo cual pri­va­ría a Esta­dos Uni­dos de su actual capa­ci­dad de des­car­gar su pro­pia deu­da en los hom­bros de los demás paí­ses, lo cual hace sim­ple­men­te impri­mien­do la mone­da que actual­men­te se uti­li­za como divi­sa inter­na­cio­nal domi­nan­te a pesar de que la con­ver­ti­bi­li­dad del dólar en oro, esta­ble­ci­da en 1944 con los acuer­dos de Bret­ton Woods, fue anu­la­da [uni­la­te­ral­men­te por Esta­dos Uni­dos] en 1971.
Otras mone­das, como el ren­min­bi chino (tam­bién cono­ci­do como yuan), son actual­men­te más con­fia­bles como divi­sa inter­na­cio­nal. Por cier­to, Lon­dres está con­vir­tién­do­se en una base para el desa­rro­llo de herra­mien­tas finan­cie­ras en ren­min­bi. Al no poder con­tra­rres­tar con herra­mien­tas finan­cie­ras ese pro­ce­so, que ace­le­ra el decli­ve de Esta­dos Uni­dos –con­si­de­ra­do has­ta aho­ra como la mayor poten­cia eco­nó­mi­ca mun­dial – , Washing­ton pone su espa­da en la balan­za.
En esta estra­te­gia se ins­cri­be el putsch de la pla­za Mai­dan ya que, al crear una nue­va con­fron­ta­ción con Rusia, pro­por­cio­nó a Esta­dos Uni­dos un pre­tex­to para refor­zar la OTAN, prin­ci­pal ins­tru­men­to de su influen­cia en Euro­pa. Tam­bién se ins­cri­be en esa estra­te­gia el cre­cien­te tras­la­do, con obje­ti­vos anti­chi­nos, de fuer­zas mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses hacia la región Asia-Pací­fi­co.
En ese sen­ti­do, resul­ta emble­má­ti­ca la estra­te­gia para «el pode­río marí­ti­mo del siglo 21», que aca­ba de publi­car la US Navy. Esa estra­te­gia sub­ra­ya que la impor­tan­cia eco­nó­mi­ca de la región Asia-Pací­fi­co, don­de está pro­du­cién­do­se «la expan­sión naval de Chi­na», «obli­ga a con­fiar cada vez más en las fuer­zas nava­les para pro­te­ger los intere­ses esta­dou­ni­den­ses», a tal pun­to que «en 2020 esta­rán con­cen­tra­das en la región cer­ca del 60% de las fuer­zas nava­les y aéreas de la US Navy».
Mien­tras que su inte­rés eco­nó­mi­co las lle­va a inte­grar­se al Ban­co Asiá­ti­co crea­do por Chi­na, las poten­cias euro­peas cola­bo­ran con la estra­te­gia esta­dou­ni­den­se para impe­dir –a tra­vés de la fuer­za mili­tar– que Chi­na, jun­to a Rusia, lle­gue a sub­ver­tir el actual «orden eco­nó­mi­co» mun­dial. El gru­po fran­co-ger­mano-espa­ñol Air­bus inclu­so crea­rá una red mili­tar de saté­li­tes sobre la región Asia-Pací­fi­co.
Y Fran­cia, que ha des­pla­za­do a Gran Bre­ta­ña como alia­do más cer­cano de Esta­dos Uni­dos [1], envía al Gol­fo el navío almi­ran­te de su mari­na de gue­rra, el por­ta­avio­nes Char­les De Gau­lle, ponién­do­lo bajo las órde­nes del alto man­do esta­dou­ni­den­se.

Fuen­te
Il Mani­fes­to (Ita­lia)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *