Lucha póli­ti­co-sin­di­cal con­tra el des­hau­cio- Iña­ki Gil de San Vicente

La muer­te por sui­ci­dio de Miren Peña, pro­vo­ca­do por la situa­ción en la que le había hun­di­do la lógi­ca capi­ta­lis­ta que le ame­na­za­ba con desahu­ciar­le de su vivien­da, plan­tea refle­xio­nes nece­sa­rias siem­pre y más en estos momen­tos en los que LAB ha abier­to muy opor­tu­na­men­te un deba­te sobre la pro­ble­má­ti­ca sin­di­cal. Aquí sólo bos­que­ja­mos cua­tro de las muchas a deba­tir. La pri­me­ra y la más obvia es la que indi­ca que los desahu­cios son un arma inti­mi­da­to­ria y repre­si­va de la bur­gue­sía con­tra el pue­blo tra­ba­ja­dor apli­ca­da des­de los ini­cios del capi­ta­lis­mo como ya dijo Engels en 1845. Sabe­mos que a comien­zos del siglo XX los desahu­cios se apli­ca­ban con­tra la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca y que en 1903 la reac­ción de las muje­res de Bara­kal­do impi­dió un desahu­cio y pro­pi­ció una muy nutri­da y dura reac­ción popu­lar. Des­de que la cri­sis entró en una fase nue­va en 2007, los desahu­cios se han mul­ti­pli­ca­do en Eus­kal Herria. Por ejem­plo, según datos ofi­cia­les de Hegoal­de en 2013 – 2014 hubo 2821 desahu­cios, a casi cua­tro por día…

El desahu­cio es una de las for­mas más atro­ces median­te la que se mani­fies­ta la pre­ca­rie­dad vital en la que mal­vi­ve quien sólo tie­ne su fuer­za de tra­ba­jo para, median­te su ven­ta por un sala­rio, dis­po­ner de con­di­cio­nes míni­mas de exis­ten­cia. La pre­ca­rie­dad en la vida es con­sus­tan­cial a toda per­so­na que depen­de de la volun­tad bur­gue­sa para vivir, aun­que dis­pon­ga de un sala­rio alto y rela­ti­va­men­te segu­ro, por­que por muchas razo­nes pue­de ser expul­sa­da al des­em­pleo. Ya en este agu­je­ro negro y en el peor de los casos irá ago­tan­do sus aho­rros has­ta que ni las ayu­das pri­va­das y públi­cas pue­dan evi­tar la tra­ge­dia del desahucio.

Sin una sis­te­má­ti­ca, pacien­te y peda­gó­gi­ca tarea de con­cien­cia­ción polí­ti­ca, la pre­ca­rie­dad vital crea depen­den­cia, angus­tia, cobar­día e inso­li­da­ri­dad, y el desahu­cio es el arma mate­rial y psi­co­ló­gi­ca que impo­ne la obe­dien­cia por el mie­do, arma con­tra todo el pue­blo tra­ba­ja­dor pero des­ti­na­da espe­cial­men­te a sus sec­to­res más con­cien­cia­dos, los echa­dos del tra­ba­jo por las huel­gas, los sobre­car­ga­dos con mul­tas y embar­gos, los que no encuen­tran patro­nes que les explo­ten por­que ya están ficha­dos, los que saben que sus per­so­nas que­ri­das sufri­rán penu­rias si ellas son encar­ce­la­das. El sui­ci­dio por desahu­cio o por cual­quier otra agre­sión cau­sa­da por la cri­sis, es el ase­si­na­to selec­ti­vo lega­li­za­do e invisibilizado.

La segun­da es que esa arma va adap­tán­do­se a las trans­for­ma­cio­nes de la acu­mu­la­ción del capi­tal. En el pri­mer capi­ta­lis­mo, el desahu­cio supo­nia la expul­sión de la vivien­da y de las tie­rras pro­pias, comu­na­les o mix­tas. En el segun­do muchas de las vivien­das y los eco­no­ma­tos, inclu­so las pocas escue­las e insa­lu­bres cen­tros sani­ta­rios eran de la empre­sa, y en algu­nos casos del ayun­ta­mien­to, de la dipu­tación y de orga­ni­za­cio­nes de cari­dad, lo que sig­ni­fi­ca­ba que el desahu­cio podía dejar a la fami­lia obre­ra en la mise­ria más abso­lu­ta. En el ter­ce­ro el mie­do a la fuer­za obre­ra, a la URSS y al socia­lis­mo hizo que la bur­gue­sía crea­ra el Esta­do de menor males­tar, o key­ne­siano, como alter­na­ti­va pasa­je­ra lo más cor­ta posi­ble, y el desahu­cio casi des­apa­re­ció. Y el cuar­to capi­ta­lis­mo, el actual, quie­re vol­ver lo antes posi­ble a la bar­ba­rie del pri­me­ro y segun­do, dejan­do por aho­ra algu­nas con­ce­sio­nes insig­ni­fi­can­tes de la semi­bar­ba­rie del ter­ce­ro, del key­ne­siano, para apa­ren­tar huma­ni­dad, y por eso la bur­gue­sía dice que va a sua­vi­zar la ley de desahu­cios pero nun­ca lo hace.

Las cua­tro fases dife­ren­tes tie­nen pecu­lia­ri­da­des pro­pias incues­tio­na­bles, pero nos remi­ten siem­pre al mis­mo capi­ta­lis­mo, al igual que el per­ma­nen­te cam­bio de den­ta­du­ra nos remi­te siem­pre al mis­mo tibu­rón. En el arma de los desahu­cios la dia­léc­ti­ca entre for­ma y con­te­ni­do se plas­ma en el hecho de que pri­me­ro fue el capi­tal comer­cial quien expul­sa­ba a los pue­blos de sus tie­rras y aldeas comu­na­les o mix­tas; lue­go fue el capi­tal indus­trial el que gol­pea­ba con los desahu­cios de los cuchi­tri­les húme­dos e infec­tos de su pro­pie­dad; más tar­de fue el capi­tal finan­cie­ro, el ban­ca­rio-indus­trial, el que median­te su Esta­do key­ne­siano regu­ló con tan astu­to opor­tu­nis­mo los desahu­cios y otras agre­sio­nes que mucha ex izquier­da año­ra aquél redil; y aho­ra es el capi­tal espe­cu­la­ti­vo, de los fon­do-bui­tre, que des­de el ciber­ca­pi­ta­lis­mo orde­na expro­pia­cio­nes masi­vas y desahu­cios recu­rrien­do a ban­cas, cajas y ase­so­rías autóc­to­nas de los pue­blos esquil­ma­dos, y a sus fuer­zas repre­si­vas: ¿habría desahu­cios y expul­sión de las y los tra­ba­ja­do­res que recu­pe­ran las empre­sas cerra­das por la bur­gue­sía ‑otra for­ma de desahu­cio– si no inter­vi­nie­ra el bra­zo arma­do del capital?

La ter­ce­ra es que esa arma de terror afec­ta a mucho más que a la vivien­da, afec­ta al «hogar», en el sen­ti­do que este con­cep­to tie­ne para la antro­po­lo­gía. Hemos vis­to cómo las for­mas que adquie­re el capi­tal ‑comer­cial, indus­trial, finan­cie­ro y espe­cu­la­ti­vo- sólo con­fir­ma la exis­ten­cia de un capi­ta­lis­mo bási­co en su iden­ti­dad explo­ta­do­ra de fuer­za de tra­ba­jo para pro­du­cir mer­can­cías, lo que le lle­va a suce­si­vos cam­bios de piel como la cule­bra. El capi­tal se basa tam­bién en la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, al igual que el feu­da­lis­mo y el escla­vis­mo. Pero la antro­po­ge­nia, es decir, la evo­lu­ción huma­na a par­tir de ella mis­ma como par­te de la natu­ra­le­za y no como crea­ción divi­na, se ha basa­do has­ta hace muy poco tiem­po en el comu­nis­mo pri­mi­ti­vo, en los «bie­nes comunes».

Uno de los fac­to­res deci­si­vos de la antro­po­ge­nia es el espa­cio sim­bó­li­co-mate­rial en el que se repro­du­ce la vida colec­ti­va e indi­vi­dual, se apren­de, se dis­fru­ta, se inten­ta racio­na­li­zar la muer­te y se re-vive a las gene­ra­cio­nes pasa­das median­te la memo­ria colec­ti­va que, a su vez, se inser­ta en la cul­tu­ra popu­lar como la pro­duc­ción pla­ni­fi­ca­da y dis­tri­bu­ción colec­ti­va de los valo­res de uso. Eso es el «hogar», tan deci­si­vo para la trans­mi­sión de la len­gua como el ser comu­nal que habla por sí mis­mo. La antro­po­ge­nia nos ha hecho espe­cie social, comu­nal, que no gre­ga­ria, y esta es una de las razo­nes que expli­can por qué todos los sis­te­mas explo­ta­do­res, basa­dos en algu­na for­ma de pro­pie­dad pri­va­da, han recu­rri­do al des­arrai­go, al des­tie­rro de pue­blos rebel­des. Cas­ti­gos que anun­cia­ban los desahu­cios actua­les. Y expli­ca tam­bién las estre­me­ce­do­ras quie­bras psi­co­ló­gi­cas, afec­ti­vas y emo­cio­na­les de quie­nes sufren seme­jan­te inhu­ma­ni­dad, y expli­ca los sui­ci­dios. Mito­ló­gi­ca­men­te hablan­do, el pri­mer desahu­cio fue el de Eva y Adán, expul­sa­dos del paraíso.

Y la cuar­ta es que el sin­di­ca­lis­mo ha de abar­car estas reali­da­des. A nivel ais­la­do, los desahu­cios mues­tran el aumen­to del empo­bre­ci­mien­to abso­lu­to y rela­ti­vo y las limi­ta­cio­nes estruc­tu­ra­les del sis­te­ma de ayu­da públi­ca basa­do en la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta; a nivel social con­fir­ma que la explo­ta­ción se ejer­ce tam­bién fue­ra del cen­tro de tra­ba­jo, en la coti­dia­nei­dad extra­la­bo­ral en la gran barria­da indus­trial en cri­sis; a nivel del sis­te­ma patriar­co-bur­gués con­fir­ma que es la mujer tra­ba­ja­do­ra la más gol­pea­da por el capi­tal, aun­que esté sin empleo; a nivel popu­lar mues­tra la debi­li­dad rela­ti­va del movi­mien­to de lucha con­tra los desahu­cios; a nivel de la lucha colec­ti­va indi­ca la urgen­cia de avan­zar en la recu­pe­ra­ción de espa­cios auto­ges­tio­na­dos con fines socia­lis­tas; a nivel ins­ti­tu­cio­nal indi­ca la inca­pa­ci­dad para plan­tear medi­das radi­ca­les que abran el deba­te sobre la pro­pie­dad bur­gue­sa y el capi­tal-bui­tre; a nivel de obje­ti­vos his­tó­ri­cos des­cu­bre qué atra­sa­dos esta­mos en el dise­ño ele­men­tal de la Comu­na o Esta­do eus­kal­dun que sea el «hogar» de nues­tra his­to­ria hecha futuro.

Hemos cita­do unas pocas de las impli­ca­cio­nes que tie­ne el terro­ris­mo del desahu­cio para el sin­di­ca­lis­mo de libe­ra­ción nacio­nal de cla­ses, pero nos que­da la fun­da­men­tal: sin inde­pen­den­cia socia­lis­ta sere­mos desahu­cia­dos de nues­tra pro­pia nación por el capi­ta­lis­mo mundial.

Iñaki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 23 de mar­zo de 2015

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *