Lec­cio­nes de la inva­sión impe­ria­lis­ta de Iraq- Tri­bu­na Popular

Jue­ves 20 de mar­zo de 2003, el enton­ces Secre­ta­rio de Pren­sa de la Casa Blan­ca, Ari Fleis­cher, indi­ca el ini­cio de los ata­ques con­tra Iraq. Por pri­me­ra vez, la huma­ni­dad glo­ba­li­za­da tec­no­ló­gi­ca­men­te, ve en pri­me­ra pla­na, la inva­sión, ocu­pa­ción, sub­yu­ga­ción y des­truc­ción de una de las cul­tu­ras más anti­guas de la tierra.

El casus belli, no sus­ten­ta­do ni demos­tra­do, fue la pre­sun­ta tenen­cia de Armas de Des­truc­ción Masi­va (ADM) por par­te del gobierno de Sad­dam Hus­sein. Para EEUU, pos­te­rior a la fla­gran­te men­ti­ra de los pre­su­mi­dos aten­ta­dos terro­ris­tas del 11 de sep­tiem­bre, cual­quier excu­sa era per­fec­ta para inter­ve­nir en terri­to­rios que le per­mi­ti­rían colo­ni­zar y con­tro­lar los recur­sos natu­ra­les (gas, petró­leo, mine­ra­les cla­ves para las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, ura­nio, y has­ta plan­ta­cio­nes de ama­po­las para domi­nar el mer­ca­deo del opio, entre otros) que le posi­bi­li­ta lide­rar el mer­ca­do ener­gé­ti­co y militar.

Es por ello que los pla­nes de inter­ven­ción en el Medio Orien­te fue teji­do de for­ma cal­cu­la­da; este ejer­ci­cio de ocu­pa­ción logra posi­cio­nar a los alia­dos no sólo en mate­ria de usu­fruc­to de recur­sos natu­ra­les sino que tam­bién a tra­vés gran­dio­sas ganan­cias para las con­tra­tis­tas en los “pro­ce­sos de recons­truc­ción” para lo que ellos mis­mos des­tru­ye­ron. La ganan­cia para los impe­ria­lis­tas está por doquier.

Se suce­die­ron hechos cues­tio­na­bles des­de todo pun­to de vis­ta, la pri­sión de Abu Ghraib fue la pun­ta del ice­berg que des­arro­pa­ba la cruel­dad de las fuer­zas de ocupación.

Según dis­cur­so de Bush hijo, la fecha ofi­cial de su “triun­fo” fue el 1 de mayo de 2003, pero la igno­mi­nia impe­ria­lis­ta de esta ocu­pa­ción se man­tie­ne al día de hoy.

La pobla­ción ira­quí ha segui­do sufrien­do bajas y heri­dos; pro­fun­di­zan­do y pro­mo­vien­do el impe­ria­lis­mo los con­flic­tos sec­ta­rios para evi­tar la reuni­fi­ca­ción del pue­blo y lograr la expul­sión del invasor.

Estos sal­dos ili­mi­ta­dos de dolo­ro­sas heri­das psi­co­ló­gi­cas y físi­cas, da cuen­ta de un sin­nú­me­ro de fami­lias muti­la­das en cuer­po y alma. Aun no hay con­gruen­cia en las cifras esta­ta­les de las pér­di­das huma­nas en Iraq, sal­vo las cifras de bajas de cada par­ti­ci­pan­te de la coa­li­ción. Inclu­so sol­da­dos de las fuer­zas de ocu­pa­ción, al regre­sar a sus paí­ses, siguen atra­ve­san­do tran­ces pro­duc­to de los horro­res que hicie­ron vivir y que vivie­ron en este hecho, las cifras de homicidios/​suicidios de esta pobla­ción afec­ta­da de post gue­rra, sigue sien­do cues­tio­na­da e invi­si­bi­li­za­da por cada uno de sus gobier­nos, pasa­ron a ser suje­tos dese­cha­dos por el sistema.

Se cal­cu­la en cer­ca de un millón y medio la cifra de ira­quíes falle­ci­dos, en gran par­te, esta cifra es de pobla­ción civil que no preo­cu­pan al impe­ria­lis­mo y mucho menos al Pre­mio Inno­ble de la Paz, al fin y al cabo, para ellos son sólo daños cola­te­ra­les cuan­do bus­can “tor­cer el bra­zo”.

Si no, que lo diga Fleis­cher: “La polí­ti­ca de EEUU es de cam­bio de régi­men, con ins­pec­to­res o sin ellos”. Hacien­do refe­ren­cia a las accio­nes de ins­pec­ción que debían demos­trar la exis­ten­cia de las ADM.

Hoy, no ha sali­do el últi­mo sol­da­do inva­sor, siguen los estra­gos de la ocu­pa­ción, la muer­te impe­ria­lis­ta sigue tra­ba­jan­do en cada calle, en cada alma que aún no pue­de orga­ni­zar­se para recons­truir­se como pue­blo digno que es, aun­que la bota impe­ria­lis­ta no lo reco­noz­ca. Si des­de el pun­to de vis­ta legal para la ONU esta inva­sión care­ce de legi­ti­mi­dad, la pre­gun­ta es: ¿por qué no se le apli­can a Bush y sus alia­dos los Prin­ci­pios de Núrem­berg sobre crí­me­nes de guerra?

invasion-a-IrakPor: Clau­dia Herre­ra Sirgo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *