Netanyahu pone fin a la «solución de los 2 Estados»

La cam­pa­ña elec­to­ral israe­lí sir­vió de mar­co para decre­tar el falle­ci­mien­to de los acuer­dos de Oslo, que Yitz­hak Rabin y Yaser Ara­fat habían impues­to a sus pue­blos res­pec­ti­vos. Ben­ya­min Netan­yahu ha arras­tra­do así a los colo­nos judíos a un calle­jón sin sali­da que resul­ta­rá obli­ga­to­ria­men­te fatal para el régi­men colo­nial de Tel Aviv. Al igual que en el caso de Rho­de­sia, que sólo vivió 15 años, a par­tir de este momen­to el Esta­do hebreo tie­ne los días con­ta­dos.

JPEG - 20.1 KB
Ben­ya­min Netan­yahu es el úni­co jefe de gobierno en todo el mun­do que se ha hecho foto­gra­fiar feli­ci­tan­do a terro­ris­tas de al-Qae­da. Al hacer­lo, ha meti­do su país en un calle­jón sin sali­da.

Duran­te su cam­pa­ña elec­to­ral, Ben­ya­min Netan­yahu afir­mó con toda fran­que­za que, mien­tras él viva, los pales­ti­nos nun­ca ten­drán su pro­pio Esta­do. Con esa decla­ra­ción, Netan­yahu puso fin a un «pro­ce­so de paz» que venía pro­lon­gán­do­se des­de los acuer­dos de Oslo, fir­ma­dos hace más de 21 años. Así ter­mi­na el espe­jis­mo de la «solu­ción de los 2 Esta­dos».

Netan­yahu ha asu­mi­do la pos­tu­ra de un bra­vu­cón, capaz de garan­ti­zar la segu­ri­dad públi­ca de la colo­nia judía aplas­tan­do a la pobla­ción autóc­to­na.
- Apor­tó su apo­yo a al-Qae­da en Siria;
- ata­có al Hez­bo­llah en la fron­te­ra del Golán, matan­do a un gene­ral de los Guar­dia­nes de la Revo­lu­ción ira­níes y a Jihad Mogh­ni­yé, diri­gen­te del Hez­bo­llah;
- Desafió al pré­si­den­te Oba­ma en Washing­ton denun­cian­do ante el Con­gre­so esta­dou­ni­den­se los acuer­dos que su admi­nis­tra­ción está nego­cian­do con Irán.

Los elec­to­res israe­líes opta­ron por la vía de Netan­yahu, que es la de la fuer­za.

Sin embar­go, un aná­li­sis más deta­lla­do mues­tra que todo eso no tie­ne nada de espe­cial­men­te glo­rio­so y, sobre todo, no tie­ne futu­ro.

En la fron­te­ra del Golán, Netan­yahu sus­ti­tu­yó la fuer­za de inter­po­si­ción de la ONU por el Fren­te al-Nus­ra, la rama local de al-Qae­da. Le dio apo­yo logís­ti­co a tra­vés de la fron­te­ra y posó para los fotó­gra­fos jun­to a jefes terro­ris­tas en un hos­pi­tal mili­tar israe­lí. Sin embar­go, la gue­rra con­tra Siria es una derro­ta para Occi­den­te y las monar­quías del Gol­fo. Según la ONU, la Repú­bli­ca Ára­be Siria logra garan­ti­zar la segu­ri­dad sólo en el 60% de su terri­to­rio, cifra enga­ño­sa ya que el res­to del país es un vas­to desier­to, por defi­ni­ción incon­tro­la­ble. Pero, tam­bién según la ONU, los «revo­lu­cio­na­rios» y las pobla­cio­nes que los apo­yan, ya sean yiha­dis­tas o «mode­ra­dos» (o sea, abier­ta­men­te prois­rae­líes), son sólo 212 000 per­so­nas entre los 24 millo­nes de sirios, lo cual repre­sen­ta menos de un 1% de la pobla­ción.

Varias per­so­na­li­da­des murie­ron en el ata­que con­tra el Hez­bo­llah, pero la ven­gan­za de este últi­mo no se hizo espe­rar. Netan­yahu afir­ma­ba que la Resis­ten­cia liba­ne­sa esta­ba empan­ta­na­da en Siria y que ello le impe­di­ría res­pon­der a la agre­sión. Pero varios días des­pués, con fría pre­ci­sión mate­má­ti­ca, pre­ci­sa­men­te a la mis­ma hora que el ata­que israe­lí, el Hez­bo­llah mató exac­ta­men­te la mis­ma can­ti­dad de sol­da­dos israe­líes en la región ocu­pa­da de las Gran­jas de She­baa. Al esco­ger esa zona, con­si­de­ra­da como la más pro­te­gi­da por las tro­pas israe­líes, el Hez­bo­llah lan­za­ba un men­sa­je des­ti­na­do a mos­trar su poder abso­lu­ta­men­te disua­si­vo. El Esta­do hebreo com­pren­dió que ya no tie­ne todos los triun­fos en sus manos y pre­fi­rió no reac­cio­nar ante la res­pues­ta de la Resis­ten­cia liba­ne­sa.

Final­men­te, el desafío de Netan­yahu al pre­si­den­te Oba­ma pue­de cos­tar­le muy caro a Israel. Esta­dos Uni­dos está nego­cian­do con Irán una paz regio­nal que le per­mi­ta sacar del Medio Orien­te el grue­so de las tro­pas esta­dou­ni­den­ses. Lo que Washing­ton tie­ne en men­te es apos­tar por el pre­si­den­te Roha­ni para con­ver­tir un Esta­do revo­lu­cio­na­rio en una sim­ple poten­cia regio­nal. Esta­dos Uni­dos reco­no­ce­ría la influen­cia ira­ní en Irak, Siria y Líbano. Pero tam­bién lo haría en Bah­réin y Yemen. A cam­bio de ello, Tehe­rán renun­cia­ría a expor­tar su revo­lu­ción hacia Áfri­ca y Lati­noa­mé­ri­ca. Para garan­ti­zar su aban­dono del pro­yec­to del imam Kho­meiny, Irán renun­cia­ría a su desa­rro­llo mili­tar, prin­ci­pal­men­te –aun­que no úni­ca­men­te– en el sec­tor nuclear (es impor­tan­te seña­lar aquí una vez más que no se tra­ta de la fabri­ca­ción de la bom­ba ató­mi­ca sino de la pro­duc­ción de moto­res nuclea­res). La exas­pe­ra­ción del pre­si­den­te Oba­ma es tan acen­tua­da que el reco­no­ci­mien­to de la influen­cia ira­ní podría exten­der­se inclu­so a Pales­ti­na.

JPEG - 42 KB
En 1965, Ian Smith cre­yó que podía sal­var la colo­nia bri­tá­ni­ca de Rho­de­sia recha­zan­do el pro­ce­so de paz. Pero no logró más que pre­ci­pi­tar la caí­da del pro­yec­to colo­nial y, 15 años más tar­de, Rho­de­sia se con­ver­tía en el actual Zim­bab­we.

Ben­ya­min Netan­yahu sigue los pasos de Ian Smith, quien en 1965 se negó a reco­no­cer los dere­chos cívi­cos de la pobla­ción negra en Rho­de­sia, rom­pió con Lon­dres y pro­cla­mó la inde­pen­den­cia. Ian Smith nun­ca logró gober­nar a dere­chas el Esta­do colo­nial que había pro­cla­ma­do, que se vio devo­ra­do por la resis­ten­cia de la Unión Nacio­nal Afri­ca­na de Robert Muga­be. Quin­ce años des­pués, Smith se vio obli­ga­do a dimi­tir, Rho­de­sia se con­ver­tía en el actual Zim­bab­we y la mayo­ría negra lle­ga­ba al poder.

La fan­fa­rro­ne­ría de Netan­yahu, al igual que la de Ian Smith en sus tiem­pos, es un inten­to de disi­mu­lar el calle­jón sin sali­da don­de ha meti­do a los colo­nos. Bus­can­do a toda cos­ta ganar tiem­po, duran­te los 5 últi­mos años, en vez de apli­car los acuer­dos de Oslo, Netan­yahu no ha hecho más que acen­tuar la frus­tra­ción de la pobla­ción autóc­to­na. Y al anun­ciar aho­ra que hizo espe­rar a la Auto­ri­dad Pales­ti­na inú­til­men­te está crean­do las con­di­cio­nes para un cata­clis­mo.

Rama­llah anun­ció de inme­dia­to que pon­drá fin a toda coope­ra­ción con Tel Aviv en mate­ria de segu­ri­dad si Netan­yahu es nom­bra­do nue­va­men­te pri­mer minis­tro para ini­ciar la apli­ca­ción de su nue­vo pro­gra­ma. De pro­du­cir­se esa rup­tu­ra entre la Auto­ri­dad Pales­ti­na y Tel Aviv, es muy pro­ba­ble que la pobla­ción de Cis­jor­da­nia, y –por supues­to– tam­bién la de Gaza, se enfren­te de nue­vo a las fuer­zas de segu­ri­dad de Israel, en lo que sería la Ter­ce­ra Inti­fa­da.

El temor de las fuer­zas arma­das de Israel de que esa situa­ción lle­gue a pro­du­cir­se es tan gran­de que sus prin­ci­pa­les ofi­cia­les reti­ra­dos de alta gra­dua­ción han crea­do una aso­cia­ción lla­ma­da Com­man­ders for Israel’s Secu­rity, que ha lan­za­do cons­tan­tes adver­ten­cias con­tra la polí­ti­ca del pri­mer minis­tro, quien por su par­te no ha logra­do cons­ti­tuir una aso­cia­ción para defen­der su polí­ti­ca. Los mili­ta­res israe­líes han enten­di­do per­fec­ta­men­te que Israel podría exten­der aún más su hege­mo­nía, como en Sudán del Sur o en el Kur­dis­tán ira­quí, pero que ya no podrá seguir exten­dien­do su terri­to­rio. El sue­ño de cons­truir un Esta­do colo­nial des­de el Nilo has­ta el Éufra­tes resul­ta irrea­li­za­ble y es cosa de un siglo que ha que­da­do atrás.

Al recha­zar la «solu­ción de los 2 Esta­dos», Ben­ya­min Netan­yahu cree estar abrien­do el camino a una solu­ción de esti­lo rho­de­siano, un ejem­plo que ya resul­tó invia­ble. El pri­mer minis­tro pue­de cele­brar hoy su vic­to­ria, pero esta será de cor­ta dura­ción.

En reali­dad, su cegue­ra abre el camino a otras 2 opcio­nes: una solu­ción de tipo arge­lino, con la expul­sión de millo­nes de colo­nos, muchos de los cua­les ni siquie­ra cuen­tan con otra patria que los aco­ja; o una solu­ción de esti­lo sud­afri­cano, o sea la inte­gra­ción de la mayo­ría pales­ti­na al Esta­do de Israel según el prin­ci­pio «un hom­bre, un voto», úni­ca opcion huma­na­men­te acep­ta­ble.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: