Netan­yahu pone fin a la «solu­ción de los 2 Estados»

La cam­pa­ña elec­to­ral israe­lí sir­vió de mar­co para decre­tar el falle­ci­mien­to de los acuer­dos de Oslo, que Yitzhak Rabin y Yaser Ara­fat habían impues­to a sus pue­blos res­pec­ti­vos. Ben­ya­min Netan­yahu ha arras­tra­do así a los colo­nos judíos a un calle­jón sin sali­da que resul­ta­rá obli­ga­to­ria­men­te fatal para el régi­men colo­nial de Tel Aviv. Al igual que en el caso de Rho­de­sia, que sólo vivió 15 años, a par­tir de este momen­to el Esta­do hebreo tie­ne los días contados.

JPEG - 20.1 KB
Ben­ya­min Netan­yahu es el úni­co jefe de gobierno en todo el mun­do que se ha hecho foto­gra­fiar feli­ci­tan­do a terro­ris­tas de al-Qae­da. Al hacer­lo, ha meti­do su país en un calle­jón sin salida.

Duran­te su cam­pa­ña elec­to­ral, Ben­ya­min Netan­yahu afir­mó con toda fran­que­za que, mien­tras él viva, los pales­ti­nos nun­ca ten­drán su pro­pio Esta­do. Con esa decla­ra­ción, Netan­yahu puso fin a un «pro­ce­so de paz» que venía pro­lon­gán­do­se des­de los acuer­dos de Oslo, fir­ma­dos hace más de 21 años. Así ter­mi­na el espe­jis­mo de la «solu­ción de los 2 Esta­dos».

Netan­yahu ha asu­mi­do la pos­tu­ra de un bra­vu­cón, capaz de garan­ti­zar la segu­ri­dad públi­ca de la colo­nia judía aplas­tan­do a la pobla­ción autóctona.
- Apor­tó su apo­yo a al-Qae­da en Siria;
- ata­có al Hez­bo­llah en la fron­te­ra del Golán, matan­do a un gene­ral de los Guar­dia­nes de la Revo­lu­ción ira­níes y a Jihad Mogh­ni­yé, diri­gen­te del Hezbollah;
- Desa­fió al pré­si­den­te Oba­ma en Washing­ton denun­cian­do ante el Con­gre­so esta­dou­ni­den­se los acuer­dos que su admi­nis­tra­ción está nego­cian­do con Irán.

Los elec­to­res israe­líes opta­ron por la vía de Netan­yahu, que es la de la fuerza.

Sin embar­go, un aná­li­sis más deta­lla­do mues­tra que todo eso no tie­ne nada de espe­cial­men­te glo­rio­so y, sobre todo, no tie­ne futuro.

En la fron­te­ra del Golán, Netan­yahu sus­ti­tu­yó la fuer­za de inter­po­si­ción de la ONU por el Fren­te al-Nus­ra, la rama local de al-Qae­da. Le dio apo­yo logís­ti­co a tra­vés de la fron­te­ra y posó para los fotó­gra­fos jun­to a jefes terro­ris­tas en un hos­pi­tal mili­tar israe­lí. Sin embar­go, la gue­rra con­tra Siria es una derro­ta para Occi­den­te y las monar­quías del Gol­fo. Según la ONU, la Repú­bli­ca Ára­be Siria logra garan­ti­zar la segu­ri­dad sólo en el 60% de su terri­to­rio, cifra enga­ño­sa ya que el res­to del país es un vas­to desier­to, por defi­ni­ción incon­tro­la­ble. Pero, tam­bién según la ONU, los «revo­lu­cio­na­rios» y las pobla­cio­nes que los apo­yan, ya sean yiha­dis­tas o «mode­ra­dos» (o sea, abier­ta­men­te prois­rae­líes), son sólo 212 000 per­so­nas entre los 24 millo­nes de sirios, lo cual repre­sen­ta menos de un 1% de la población.

Varias per­so­na­li­da­des murie­ron en el ata­que con­tra el Hez­bo­llah, pero la ven­gan­za de este últi­mo no se hizo espe­rar. Netan­yahu afir­ma­ba que la Resis­ten­cia liba­ne­sa esta­ba empan­ta­na­da en Siria y que ello le impe­di­ría res­pon­der a la agre­sión. Pero varios días des­pués, con fría pre­ci­sión mate­má­ti­ca, pre­ci­sa­men­te a la mis­ma hora que el ata­que israe­lí, el Hez­bo­llah mató exac­ta­men­te la mis­ma can­ti­dad de sol­da­dos israe­líes en la región ocu­pa­da de las Gran­jas de She­baa. Al esco­ger esa zona, con­si­de­ra­da como la más pro­te­gi­da por las tro­pas israe­líes, el Hez­bo­llah lan­za­ba un men­sa­je des­ti­na­do a mos­trar su poder abso­lu­ta­men­te disua­si­vo. El Esta­do hebreo com­pren­dió que ya no tie­ne todos los triun­fos en sus manos y pre­fi­rió no reac­cio­nar ante la res­pues­ta de la Resis­ten­cia libanesa.

Final­men­te, el desa­fío de Netan­yahu al pre­si­den­te Oba­ma pue­de cos­tar­le muy caro a Israel. Esta­dos Uni­dos está nego­cian­do con Irán una paz regio­nal que le per­mi­ta sacar del Medio Orien­te el grue­so de las tro­pas esta­dou­ni­den­ses. Lo que Washing­ton tie­ne en men­te es apos­tar por el pre­si­den­te Roha­ni para con­ver­tir un Esta­do revo­lu­cio­na­rio en una sim­ple poten­cia regio­nal. Esta­dos Uni­dos reco­no­ce­ría la influen­cia ira­ní en Irak, Siria y Líbano. Pero tam­bién lo haría en Bah­réin y Yemen. A cam­bio de ello, Tehe­rán renun­cia­ría a expor­tar su revo­lu­ción hacia Áfri­ca y Lati­noa­mé­ri­ca. Para garan­ti­zar su aban­dono del pro­yec­to del imam Kho­meiny, Irán renun­cia­ría a su desa­rro­llo mili­tar, prin­ci­pal­men­te –aun­que no úni­ca­men­te– en el sec­tor nuclear (es impor­tan­te seña­lar aquí una vez más que no se tra­ta de la fabri­ca­ción de la bom­ba ató­mi­ca sino de la pro­duc­ción de moto­res nuclea­res). La exas­pe­ra­ción del pre­si­den­te Oba­ma es tan acen­tua­da que el reco­no­ci­mien­to de la influen­cia ira­ní podría exten­der­se inclu­so a Palestina.

JPEG - 42 KB
En 1965, Ian Smith cre­yó que podía sal­var la colo­nia bri­tá­ni­ca de Rho­de­sia recha­zan­do el pro­ce­so de paz. Pero no logró más que pre­ci­pi­tar la caí­da del pro­yec­to colo­nial y, 15 años más tar­de, Rho­de­sia se con­ver­tía en el actual Zimbabwe.

Ben­ya­min Netan­yahu sigue los pasos de Ian Smith, quien en 1965 se negó a reco­no­cer los dere­chos cívi­cos de la pobla­ción negra en Rho­de­sia, rom­pió con Lon­dres y pro­cla­mó la inde­pen­den­cia. Ian Smith nun­ca logró gober­nar a dere­chas el Esta­do colo­nial que había pro­cla­ma­do, que se vio devo­ra­do por la resis­ten­cia de la Unión Nacio­nal Afri­ca­na de Robert Muga­be. Quin­ce años des­pués, Smith se vio obli­ga­do a dimi­tir, Rho­de­sia se con­ver­tía en el actual Zim­bab­we y la mayo­ría negra lle­ga­ba al poder.

La fan­fa­rro­ne­ría de Netan­yahu, al igual que la de Ian Smith en sus tiem­pos, es un inten­to de disi­mu­lar el calle­jón sin sali­da don­de ha meti­do a los colo­nos. Bus­can­do a toda cos­ta ganar tiem­po, duran­te los 5 últi­mos años, en vez de apli­car los acuer­dos de Oslo, Netan­yahu no ha hecho más que acen­tuar la frus­tra­ción de la pobla­ción autóc­to­na. Y al anun­ciar aho­ra que hizo espe­rar a la Auto­ri­dad Pales­ti­na inú­til­men­te está crean­do las con­di­cio­nes para un cataclismo.

Rama­llah anun­ció de inme­dia­to que pon­drá fin a toda coope­ra­ción con Tel Aviv en mate­ria de segu­ri­dad si Netan­yahu es nom­bra­do nue­va­men­te pri­mer minis­tro para ini­ciar la apli­ca­ción de su nue­vo pro­gra­ma. De pro­du­cir­se esa rup­tu­ra entre la Auto­ri­dad Pales­ti­na y Tel Aviv, es muy pro­ba­ble que la pobla­ción de Cis­jor­da­nia, y –por supues­to– tam­bién la de Gaza, se enfren­te de nue­vo a las fuer­zas de segu­ri­dad de Israel, en lo que sería la Ter­ce­ra Intifada.

El temor de las fuer­zas arma­das de Israel de que esa situa­ción lle­gue a pro­du­cir­se es tan gran­de que sus prin­ci­pa­les ofi­cia­les reti­ra­dos de alta gra­dua­ción han crea­do una aso­cia­ción lla­ma­da Com­man­ders for Israel’s Secu­rity, que ha lan­za­do cons­tan­tes adver­ten­cias con­tra la polí­ti­ca del pri­mer minis­tro, quien por su par­te no ha logra­do cons­ti­tuir una aso­cia­ción para defen­der su polí­ti­ca. Los mili­ta­res israe­líes han enten­di­do per­fec­ta­men­te que Israel podría exten­der aún más su hege­mo­nía, como en Sudán del Sur o en el Kur­dis­tán ira­quí, pero que ya no podrá seguir exten­dien­do su terri­to­rio. El sue­ño de cons­truir un Esta­do colo­nial des­de el Nilo has­ta el Éufra­tes resul­ta irrea­li­za­ble y es cosa de un siglo que ha que­da­do atrás.

Al recha­zar la «solu­ción de los 2 Esta­dos», Ben­ya­min Netan­yahu cree estar abrien­do el camino a una solu­ción de esti­lo rho­de­siano, un ejem­plo que ya resul­tó invia­ble. El pri­mer minis­tro pue­de cele­brar hoy su vic­to­ria, pero esta será de cor­ta duración.

En reali­dad, su cegue­ra abre el camino a otras 2 opcio­nes: una solu­ción de tipo arge­lino, con la expul­sión de millo­nes de colo­nos, muchos de los cua­les ni siquie­ra cuen­tan con otra patria que los aco­ja; o una solu­ción de esti­lo suda­fri­cano, o sea la inte­gra­ción de la mayo­ría pales­ti­na al Esta­do de Israel según el prin­ci­pio «un hom­bre, un voto», úni­ca opcion huma­na­men­te aceptable.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *