Feli­pe es a Oba­ma como Oba­ma es a Rajoy- Car­los Aznárez

ernesto-agudo--644x362

La deten­ción del alcal­de metro­po­li­tano de Cara­cas, Anto­nio Ledez­ma, una de las figu­ras noda­les del gol­pis­mo vene­zo­lano, y la rati­fi­ca­ción de la pri­sión del otro refe­ren­te de la vio­len­cia dere­chis­ta, Leo­pol­do López, a quien sus cole­gas de la inter­na­cio­nal escuá­li­da que­rían hacer pasar a mejor vida para cul­par al cha­vis­mo, son seña­les ine­quí­vo­cas de que la Revo­lu­ción goza de bue­na salud. Tie­ne bien altas las defen­sas y con­vier­te a sus anti­cuer­pos en accio­nes de victoria.
Estas ini­cia­ti­vas sir­ven entre otras cosas para que el con­ti­nen­te, los pue­blos y buen par­te de sus gobier­nos, hayan reac­cio­na­do uni­fi­ca­da­men­te para defen­der a Vene­zue­la boli­va­ria­na de sus enemi­gos loca­les y tam­bién de las ame­na­zas infun­da­das del señor Oba­ma. Es decir: el “no pasa­rán” de tan legen­da­rios recuer­dos en la his­to­ria anti­fas­cis­ta mun­dial, se ha vuel­to a poner de moda gra­cias a una impor­tan­te suma de soli­da­ri­da­des que Vene­zue­la se mere­ce por todo lo que ha dado al mundo.
Sin embar­go, en el otro anda­ri­vel, el de la dere­cha inter­na­cio­nal pro-nor­te­ame­ri­ca­na y pro-fas­cis­ta, no se han que­da­do quie­tos y están inten­tan­do ins­ta­lar una matriz que no les vie­ne muy a tono: la del vic­ti­mis­mo. Para ello nada mejor que pasear por diver­sos paí­ses a la con­do­li­da espo­sa de Ledez­ma, Mitzi Capri­les (ape­lli­do ilus­tre de la escua­li­dez), quien como no podía ser de otra mane­ra cuen­ta a sus inter­lo­cu­to­res los “horro­res de la pri­sión” que sufre su cónyuge.
Mitzi Capri­les y Feli­pe González

En sabi­do que en todos los sitios del pla­ne­ta hay oídos aler­ta para escu­char fal­se­da­des, pero la Espa­ña de Fran­co y de Rajoy bate todos los récords. Allí Mitzi no dejó polí­ti­co sin ver y de casi todos sus entre­vis­ta­dos obtu­vo “mues­tras ine­quí­vo­cas de afec­to”, con­fe­só ella mis­ma. Y no sólo eso, sino tam­bién pro­me­sas de ace­le­rar la mar­cha para ayu­dar a des­es­ta­bi­li­zar a Vene­zue­la, derro­car a su Pre­si­den­te y entre­gar­le el país a sus jefes de Washing­ton, que como todos saben, diri­gen la polí­ti­ca exte­rior de la Unión Euro­pea. Recor­dar Kiev, por si alguien tie­ne dudas.

Con Rajoy, Mitzi se sin­tió en fami­lia. Has­ta casi le arran­có una lágri­ma al hom­bre que sigue enor­gu­lle­cién­do­se de sus años mozos cuan­do can­ta­ba ins­pi­ra­do en quien fue­ra su admi­ra­do jefe polí­ti­co, Manuel Fra­ga Iri­bar­ne, el “Cara al Sol” falan­gis­ta y exten­día el bra­zo, cual cole­gial dis­ci­pli­na­do, vito­rean­do a una “Espa­ña Una, Gran­de y libre de rojos”.
Así, el anfi­trión Rajoy le infun­dió a su visi­tan­te “ani­mo y más áni­mo para sobre­lle­var estos duros momen­tos en que Vene­zue­la sufre opre­sión y repre­sión”. Todo un caba­lle­ro cru­za­do, que se com­pro­me­tió a exten­der esta “soli­da­ri­dad” por toda la UE.

Si el líder del PP se con­mo­vió ante el rela­to de Mitzi, ni que hablar de la “extre­ma cor­dia­li­dad y emo­cio­nan­te recep­ción”, que en pala­bras de la espo­sa de Ledez­ma, reci­bió del ex pre­si­den­te Feli­pe Gon­zá­lez, quien ha deci­di­do asu­mir la pro­tec­ción legal de Leo­pol­do López y de Anto­nio Ledez­ma, ante “la fal­ta de garan­tías en Venezuela”.
No podía ser de otra mane­ra. Gon­zá­lez es el mis­mo “socio­lis­to”, que en 1983 crea­ra con sus mejo­res expo­nen­tes del PSOE los escua­dro­nes de la muer­te deno­mi­na­dos GAL (Gru­pos Anti­te­rro­ris­tas de Libe­ra­ción) para ase­si­nar ciu­da­da­nos vas­cos. Qui­zás en el encuen­tro con Mits­zi Ledez­ma, Feli­pi­llo tam­bién evo­có, nos­tál­gi­co, aque­llas vela­das que man­te­nía con Car­los Andrés Perez (alias CAP) en Isla Mar­ga­ri­ta, en las que el vene­zo­lano, entre copa y copa, le acon­se­ja­ra que para ter­mi­nar con “los de ETA” tenía que apli­car mano dura e imi­tar lo que él mis­mo hizo con los insur­gen­tes comu­nis­tas loca­les, a quie­nes los mili­ta­res secues­tra­ban, tor­tu­ra­ban y arro­ja­ban des­de avio­nes des­pués de haber sido dopa­dos. Ini­cia­ti­va sinies­tra que en 1976 tam­bién puso en prác­ti­ca la dic­ta­du­ra argentina.
Des­de la lle­ga­da al poder del PSOE, fue­ron días de vino y rosas para el dúo CAP-Feli­pe, ambos inte­gran­tes de la Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta. En la reti­na del aho­ra defen­sor de los gol­pis­tas vene­zo­la­nos, que­dan aún impre­sos varios años de favo­res entre ambos, de mucho dine­ro cru­zan­do el Atlán­ti­co en uno y otro sen­ti­do. Como la repen­ti­na for­tu­na ama­sa­da por el empre­sa­rio vene­zo­lano Gus­ta­vo Cis­ne­ros en Espa­ña en 1983, a raíz de la expro­pia­ción del gru­po de empre­sas espa­ño­las Ruma­sa, de la que fue uno de los prin­ci­pa­les bene­fi­cia­rios al adqui­rir Gale­rías Pre­cia­dos. Una ver­da­de­ra gan­ga de la que obtu­vo más de 28.000 millo­nes de pese­tas en plus­va­lías. Con esos ante­ce­den­tes sobre sus “soli­da­rias” espal­das, Gon­zá­lez le ase­gu­ró a Mitzi que cuen­te con él para lo que gus­te man­dar. “Vamos a rom­per el silen­cio que han man­te­ni­do la mayo­ría de los Gobier­nos de Amé­ri­ca Lati­na ante los abu­sos del régi­men cha­vis­ta”, aña­dió, acu­san­do el gol­pe de la inmen­sa soli­da­ri­dad que el con­ti­nen­te ha ido for­jan­do con el gobierno de Madu­ro y con el pue­blo venezolano.
Si fal­ta­ba algo para sumar en la mochi­la de Mitzi tras su gira espa­ño­la, ella mis­ma con­fe­só que se encon­tró en Estras­bur­go con diri­gen­tes de Pode­mos, que le pidie­ron “con­fi­den­cia­li­dad” para esa reu­nión, en la que se habló de la “gra­ve situa­ción por la que pasa mi espo­so en la cár­cel cha­vis­ta”. Son los mis­mos diri­gen­tes de Pode­mos que días antes, en la voz de Pablo Igle­sias habían demos­tra­do preo­cu­pa­ción ‑en una entre­vis­ta en el canal espa­ñol Tele 5- por la deten­ción de Ledez­ma. “No es bueno para la demo­cra­cia dete­ner alcal­des”, dijo Igle­sias, y agre­gó que la Jus­ti­cia debe­ría decir la últi­ma pala­bra. Una decla­ra­ción hecha a la medi­da para los sos­te­ne­do­res del terro­ris­mo mediá­ti­co que está hos­ti­li­zan­do a Vene­zue­la boli­va­ria­na des­de todos los flan­cos. Muy pare­ci­da en con­te­ni­do a lo expre­sa­do en Uru­guay por el vice­pre­si­den­te Raúl Sendic,hijo.

Hala­ga­da en Espa­ña por la par­ti­do­cra­cia que ha ente­rra­do a ese país, esta semana,Mitzi inten­ta­rá sumar más adhe­sio­nes para su cau­sa en sue­lo lati­no­ame­ri­cano. Si todo le sale como pare­ce, lle­ga­rá a Argen­ti­na a entre­vis­tar­se con otro que bien bai­la, el alcal­de dere­chis­ta Mau­ri­cio Macri y un gru­po de dipu­tados opo­si­to­res dis­pues­tos a escu­char sus penas y el com­pen­dio de men­ti­ras que lo úni­co que bus­can es aco­rra­lar a la autén­ti­ca demo­cra­cia popu­lar venezolana.
Mien­tras ella via­ja de un lado para el otro con dine­ros pare­ci­dos a los que se uti­li­za­ron para la gira de la gusa­na cuba­na Johanny Sán­chez, los pue­blos del con­ti­nen­te se siguen movi­li­zan­do por miles, rodean las emba­ja­das vene­zo­la­nas de adhe­sión incon­di­cio­nal al cha­vis­mo, twi­tean masi­va­men­te, y en cada esqui­na se apres­tan a inun­dar de fir­mas (diez millo­nes dijo Madu­ro y “se va a que­dar cor­to, Pre­si­den­te”) unas pla­ni­llas con la fra­se del año: “Oba­ma, Vene­zue­la no es una ame­na­za”. Que en len­gua­je barrial rio­pla­ten­se quie­re decir: “Grin­go pre­po­ten­te, meté vio­lín en bol­sa y dejá a nues­tros pue­blos en paz”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.