Libia, un país arra­sa­do por el imperialismo

Se cum­plen cua­tro años de uno de los peo­res crí­me­nes de la Pri­ma­ve­ra Ára­be: la agre­sión impe­ria­lis­ta con­tra Libia, que ha deja­do un país arra­sa­do y en per­ma­nen­te gue­rra civil. La ONU jus­ti­fi­có, ade­más, dicha agre­sión dicien­do que Gada­fi esta­ba uti­li­zan­do avio­nes mili­ta­res para la repre­sión de las pro­tes­tas populares.
El 19 de mar­zo de 2011 la ONU esta­ble­ció una zona de exclu­sión aérea, por la que la OTAN lan­zó bom­bar­deos con­tra las fuer­zas e ins­ta­la­cio­nes guber­na­men­ta­les en el país para derro­car a Gada­fi, hecho que se con­cre­tó con su ase­si­na­to en octu­bre de ese año
Con esa zona de exclu­sión aérea apro­ba­da por la ONU se prohi­bió el vue­lo de avio­nes de la Fuer­za Arma­da libia en su pro­pio terri­to­rio con la excu­sa, de las poten­cias occi­den­ta­les, de per­mi­tir agi­li­zar la “ayu­da huma­ni­ta­ria” y así “pro­te­ger a los civi­les y las zonas pobla­das por civi­les que estén bajo ame­na­za de ata­que”.
Esta­dos Uni­dos impul­só la inter­ven­ción de la OTAN, ape­lan­do a la cola­bo­ra­ción de sus socios —Fran­cia, Gran Bre­ta­ña, Ita­lia, Qatar y Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos — , a dife­ren­cia de la inva­sio­nes que enca­be­zó en Afga­nis­tán e Irak, don­de des­ple­gó su fuer­za mili­tar de for­ma unilateral.
El sal­do ofi­cial de la masa­cre al pue­blo libio es: 120.000 muer­tos, 240.000 heri­dos, 70.000 per­so­nas encar­ce­la­das sin haber sido pro­ce­sa­das, 28.000 des­apa­re­ci­dos y más de un millón de des­pla­za­dos de esa “gue­rra huma­ni­ta­ria” de la OTAN y el lla­ma­do Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción, que con­tó con el aus­pi­cio de la ONU.
El ata­que indis­cri­mi­na­do del impe­ria­lis­mo con­tó con el res­pal­do de las gran­des empre­sas mediá­ti­cas, que crea­ron mitos y men­ti­ras sobre la situa­ción en el país afri­cano, hacien­do creer que el con­flic­to era interno entre los rebel­des y el gobierno. No obs­tan­te, des­de 2005 la CIA ya venía pre­pa­ran­do la agre­sión con­tra Libia, que fue ata­ca­da por la OTAN y por las gran­des poten­cias internacionales.
Esta­dos Uni­dos ha cam­bia­do su polí­ti­ca de inva­sio­nes y ata­ques a ter­ce­ros paí­ses. Mien­tras en el pasa­do man­da­ba a sus jóve­nes a inva­dir­los, la expe­rien­cia les ense­ñó que se crea­ban dema­sia­dos enemi­gos den­tro del pue­blo nor­te­ame­ri­cano y les hacía que­dar muy mal, sobre todo cuan­do sus pla­nes son de cam­biar las fron­te­ras de medio mun­do a cos­ta de las per­so­nas. Por esto, el nue­vo sis­te­ma de inva­dir paí­ses es uti­li­zan­do empre­sas de la gue­rra que adies­tran y pagan a mer­ce­na­rios de todo el mun­do y espe­cial­men­te los de la mis­ma raza del país a inva­dir y, sobre todo, con­tro­lan­do los medios de comu­ni­ca­ción lo que les per­mi­te enga­ñar a la gen­te y hacer creer a la pobla­ción lo que les interesa.
La pro­pa­gan­da impe­ria­lis­ta tam­bién creó una ola de racis­mo. Enton­ces en Libia había una enor­me can­ti­dad de inmi­gran­tes, negros, chi­nos. Los chi­nos tuvie­ron la opor­tu­ni­dad de que su país lo repa­tria­ran, pero a los afri­ca­nos les que­dó sólo la sali­da por tie­rra y la mayor par­te tuvie­ron que salir por mar. Se habla de miles de muer­tos afri­ca­nos que inten­ta­ron salir por mar. Muchas de las per­so­nas que se han vis­to en fotos ase­si­na­das son per­so­nas negras. Es una iro­nía por­que Libia hizo una lucha por la uni­dad afri­ca­na y los pue­blos de África.
En 2011 algu­nos sec­to­res del Par­ti­do Repu­bli­cano habla­ron de esta­ble­cer “un pro­tec­to­ra­do de la OTAN” en Libia. Paul Wol­fo­witz, que fue sub­se­cre­ta­rio de defen­sa de ese país, más tar­de, pre­si­den­te del Ban­co Mun­dial, y uno de los arqui­tec­tos de la gue­rra en Irak, publi­có una car­ta abier­ta al pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se, Barack Oba­ma, inci­tán­do­le a con­ver­tir Libia en un “pro­tec­to­ra­do bajo el con­trol de la OTAN en nom­bre de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal”.
En la actua­li­dad, tras la inva­sión esta­dou­ni­den­se a Libia y la caí­da de Muam­mar Al Gad­da­fi, la eco­no­mía de ese país se ha des­mo­ro­na­do, los cam­pos petro­le­ros y los puer­tos están inmo­vi­li­za­dos; la edu­ca­ción, vivien­da y ali­men­ta­ción, que eran con­si­de­ra­dos como dere­chos fun­da­men­ta­les, han colap­sa­do y se han incre­men­ta­do las gue­rras inter­nas por el con­trol de los recur­sos natu­ra­les, des­ata­dos entre gru­pos rebel­des y el gobierno de transición.
Los impe­ria­lis­tas se han apro­pia­do de las inmen­sas reser­vas de petró­leo y del mar de agua dul­ce que se encuen­tra deba­jo de las are­nas del desier­to de Libia. Según la OPEP Libia posee reser­vas petro­le­ras de unos 50.000 millo­nes de barri­les. Las accio­nes de la ita­lia­na ENI, la espa­ño­la Rep­sol, la fran­ce­sa Total y la bri­tá­ni­ca BP se dis­pa­ra­ron el día de la caí­da de Trípoli.
Lo que antes hacía una empre­sa esta­tal petro­le­ra libia, pron­to lo con­ti­nua­rían las petro­le­ras euro­peas. Ello se tra­du­jo en un millón y medio de barri­les de pro­duc­ción dia­ria, que ya no está en manos de la pobla­ción del país ára­be, mien­tras que las ganan­cias anua­les supe­ran los 30.000 millo­nes de dólares.
Igual­men­te, sus reser­vas gasí­fe­ras se cal­cu­lan en 500 millo­nes de metros cúbi­cos y el inmen­so desier­to de Libia, tam­bién cons­ti­tui­ría una de las reser­vas idea­les de la ener­gía solar y eóli­ca para Euro­pa, con­ti­nen­te en bús­que­da angus­tio­sa de alter­na­ti­vas para salir de su pro­fun­da cri­sis económica.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *