Loui­se Michel, de maes­tra a comu­ne­ra- Tama­ra Ruiz

Loui­se Michel nació en Hau­te-Mar­ne (Fran­cia) en 1830. Hija de una sir­vien­ta y de un terra­te­nien­te, reci­bió una bue­na edu­ca­ción basa­da en prin­ci­pios liberales.

Que­ría ser maes­tra, por lo que ingre­só en una aca­de­mia en Chau­mont, en la que se diplo­mó, aun­que no pue­do lle­gar a ejer­cer en la escue­la públi­ca por negar­se a pres­tar jura­men­to a Napo­león III.

Tra­ba­jó como pro­fe­so­ra en varias aca­de­mias pri­va­das, sien­do cri­ti­ca­da por los padres de algu­nos alum­nos por su méto­do alter­na­ti­vo de ense­ñan­za: lle­va­ba a sus alum­nos a dar cla­ses al aire libre para dis­fru­tar de la natu­ra­le­za y les ense­ña­ba a can­tar la Mar­se­lle­sa (en una épo­ca en la que esta­ba prohi­bi­do). Prohi­bía los cas­ti­gos e insis­tía en el sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad y en la par­ti­ci­pa­ción acti­va del alumnado.

Más tar­de abre otra escue­la pri­va­da en Millie­res, don­de ense­ña duran­te dos años, has­ta que se tras­la­da a Paris, en 1856. Una vez allí comien­za a asis­tir a reunio­nes polí­ti­cas y se intro­du­ce en ambien­tes revo­lu­cio­na­rios, don­de tra­ba amis­tad con Eugè­ne Var­lin, Raoul Rigault y Emi­le Eudes, entre otros, y comien­za a escri­bir con fre­cuen­cia en perió­di­cos de la opo­si­ción como “Le cri du peu­ple” (El gri­to del pueblo).

En 1869 es secre­ta­ria de la “socie­dad Demo­crá­ti­ca de Mora­li­za­ción”, cuyo obje­ti­vo era ayu­dar a las tra­ba­ja­do­ras obreras.

Tras la pro­cla­ma­ción de la III Repú­bli­ca, mien­tras el ejér­ci­to pru­siano mar­cha hacia Paris, Loui­se Michel entra a for­mar par­te del Comi­té de Vigi­lan­cia del barrio de Mont­mar­tre, una de las aso­cia­cio­nes veci­na­les que se crea­ron para orga­ni­zar la defen­sa de la ciudad.

La Comu­na de Paris

Tras par­ti­ci­par en nume­ro­sas mani­fes­ta­cio­nes duran­te los meses pre­vios al comien­zo de la Comu­na, jue­ga un papel cla­ve en los acon­te­ci­mien­tos que mar­can el ini­cio de la Comu­na, encon­trán­do­se en pri­me­ra fila, dis­pa­ran­do. Cuan­do el gobierno de Ver­sa­lles envía sus tro­pas para apo­de­rar­se de los caño­nes de la Guar­dia Nacio­nal, Luoi­se Michel, que en ese momen­to es Pre­si­den­ta del Comi­té de Vigi­lan­cia del dis­tri­to XVIII de Paris, lide­ra una mani­fes­ta­ción de muje­res que impi­dió al ejér­ci­to hacer­se con los caño­nes, y con­si­guien­do que los sol­da­dos con­fra­ter­ni­cen con los guar­dias nacio­na­les y el pue­blo parisino.

Desa­rro­lla una labor social y mili­tan­te des­ta­ca­da duran­te los dos meses que dura la Comu­na. Ani­ma el “Club de la Revo­lu­ción” de la igle­sia Saint Ber­nard de la Cha­pe­lle, en el dis­tri­to XVIII, y con­si­gue la crea­ción de come­do­res para los niños y niñas del barrio. Orga­ni­za un ser­vi­cio de guar­de­rías infan­ti­les en toda la ciu­dad y apo­ya ideas muy nove­do­sas como la crea­ción de escue­las pro­fe­sio­na­les y de orfa­na­tos laicos.

Com­ba­te, fusil en mano, en las barri­ca­das de Cla­mart, Neuilly e Issy-les-Mou­li­neaux, y tam­bién cola­bo­ra como enfer­me­ra, reco­gien­do y aten­dien­do a los heri­dos, y reclu­ta a muje­res para con­du­cir las ambulancias.

Como guar­dia del bata­llón 61 de Mont­mar­tre, lide­ró un bata­llón feme­nino cuyo cora­je des­ta­có espe­cial­men­te duran­te la últi­mas bata­llas de la Comuna.

Aun­que ella con­si­guió esca­par, más tar­de se entre­gó a las auto­ri­da­des de Ver­sa­lles para evi­tar que fusi­la­ran a su madre, que había sido arrestada.

Tras ser encar­ce­la­da duran­te unos meses, es lle­va­da ante un Con­se­jo de Gue­rra que la con­de­na a diez años de des­tie­rro a Nue­va Cale­do­nia. Una vez allí, entra en con­tac­to con la pobla­ción local, a quie­nes ense­ña a leer y escri­bir y sim­pa­ti­za con los nati­vos que luchan por la inde­pen­den­cia de la colo­nia fran­ce­sa, con quie­nes cola­bo­ra. Aun­que ante­rior­men­te sim­pa­ti­za­ba con la corrien­te socia­lis­ta del blan­quis­mo, duran­te el exi­lio se apro­xi­ma al anarquismo.

Al cabo de nue­ve años de des­tie­rro es amnis­tia­da, regre­san­do de nue­vo a Paris en 1880, don­de es reci­bi­da por 10.000 personas.

Tras su regre­so inter­vie­ne en nume­ro­sos míti­nes en Fran­cia y en otros paí­ses euro­peos, don­de habla acer­ca de su lucha por la revo­lu­ción social y sobre el anar­quis­mo. El cobrar entra­da en esos actos a las per­so­nas asis­ten­tes lo ve como una for­ma de que las cla­ses medias con­tri­bu­yan a apo­yar a las trabajadoras.

En 1883, tras par­ti­ci­par en una mani­fes­ta­ción de des­em­plea­dos que ter­mi­na con el saqueo de varias pana­de­rías y en enfren­ta­mien­tos con la poli­cía, vuel­ve a ser con­de­na­da a varios años de pri­sión y encar­ce­la­da, negán­do­se pos­te­rior­men­te a ser amnis­tia­da, aun­que aca­ba salien­do de la cár­cel al cabo de tres años.

Al año siguien­te, en 1887, duran­te una reu­nión de mili­tan­tes un anciano mon­je le dis­pa­ra hirién­do­le en el oído y que­dan­do una bala alo­ja­da en su cabe­za, lo que pos­te­rior­men­te le oca­sio­na­rá fuer­tes dolo­res. A pesar de ello, duran­te el jui­cio Luoi­se pidió indul­gen­cia para su agresor.

Los últi­mos años de su vida los pasa entre míti­nes y en pri­sión has­ta que se exi­lia a Lon­dres para evi­tar ser ingre­sa­da en un psiquiátrico.

Las incen­dia­rias

Luoi­se no fue la úni­ca mujer que tuvo un papel des­ta­ca­do duran­te la Comu­na de Paris, sino que hubo cien­tos de ellas que par­ti­ci­pa­ron acti­va­men­te, tan­to en las barri­ca­das como en el ámbi­to polí­ti­co, crean­do coope­ra­ti­vas de tra­ba­ja­do­ras y sin­di­ca­tos espe­cí­fi­cos para muje­res, par­ti­ci­pan­do acti­va­men­te en clu­bes polí­ti­cos y crean­do orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias pro­pias, como el Comi­té de Muje­res para la Vigi­lan­cia, el Club de la Revo­lu­ción Social o el Club de la Revo­lu­ción, entre otros.

Muchas de esas muje­res desa­fia­ron el rol que tenían esta­ble­ci­do en esa épo­ca, com­ba­tien­do en pri­me­ra línea y rei­vin­di­can­do sus dere­chos. Los medios de la épo­ca habla­ban de su com­ba­ti­vi­dad y las deno­mi­na­ba las “pétro­leu­ses” o incen­dia­rias, exten­dien­do el rumor fal­so de que pren­dían fue­go a edi­fi­cios públi­cos duran­te la últi­ma sema­na de la Comuna.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *