El mura­lis­mo polí­ti­co de Renau en la RDA- Enric Llopis

La opa­ci­dad de la tran­si­ción lle­va a que inte­lec­tua­les y artis­tas de relie­ve mun­dial, alcan­cen en el esta­do espa­ñol un reco­no­ci­mien­to muy limi­ta­do. Sobre todo, si como en el caso de Josep Renau (1907−1982), se fun­den en gra­do máxi­mo la con­cien­cia social, la mili­tan­cia polí­ti­ca (comu­nis­ta) y la crea­ti­vi­dad artís­ti­ca. Renau fue direc­tor gene­ral de Bellas Artes duran­te la II Repú­bli­ca (1936), miem­bro del Comi­té Cen­tral del PCE y fun­da­dor en 1932 de la Unión de Escri­to­res y Artis­tas Pro­le­ta­rios. Sus car­te­les, pin­tu­ras, foto­mon­ta­jes y mura­les defen­die­ron la cau­sa de la II Repú­bli­ca duran­te la gue­rra civil, pero tam­bién sacu­dían las con­cien­cias fren­te al fas­cis­mo o el “modo de vida ame­ri­cano”. Con una fuer­za des­ga­rra­do­ra. A la pro­pa­gan­da pro­le­ta­ria dedi­có Renau sus mura­les. Al ter­mi­nar la gue­rra civil, enca­de­nó exi­lios: Fran­cia (cam­po de con­cen­tra­ción de Arge­lès-Sur-Mer), Méxi­co y la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca Ale­ma­na (RDA), des­de 1958.

Al mura­lis­mo de Renau en los años 60 y 70 en la RDA ha dedi­ca­do la Uni­ver­si­tat de Valèn­cia una mesa redon­da, con la inter­ven­ción de Oli­ver Sukrow, miem­bro del Ins­ti­tu­to de His­to­ria del Arte de Munich, espe­cia­li­za­do en la rela­ción entre artes visua­les y arqui­tec­tu­ra, y en la teo­ría socia­lis­ta de la arqui­tec­tu­ra en épo­ca de la RDA. Des­de 2012 estu­dia la tra­yec­to­ria del pin­tor y foto­mon­ta­dor valen­ciano en Ale­ma­nia, ade­más de la rela­ción de éste con algu­nos de sus maes­tros, los pin­to­res mexi­ca­nos David Alfa­ro Siquei­ros y Die­go Rive­ra. Actual­men­te el estu­dio­so ale­mán inves­ti­ga en los archi­vos de Renau en el Ins­ti­tu­to Valen­ciano de Arte Moderno (IVAM).

En el exi­lio mexi­cano se asen­ta­ron algu­nas bases impor­tan­tes de la obra pos­te­rior de Renau. En Méxi­co cola­bo­ró con Siquei­ros en un mural –“Retra­to de la bur­gue­sía”- para el sin­di­ca­to de elec­tri­cis­tas. Uti­li­za­ron en la obra medios muy moder­nos, como el foto­mon­ta­je, los prin­ci­pios de la foto­gra­fía y sobre todo, un ele­men­to al que Renau otor­gó mucha impor­tan­cia: el dina­mis­mo, que recuer­da la narra­ción cine­ma­to­grá­fi­ca y obli­ga al des­pla­za­mien­to del espec­ta­dor para con­tem­plar el mural. Se han apun­ta­do dife­ren­tes fac­to­res para expli­car la par­ti­da de Méxi­co a Ale­ma­nia, entre otros, “el vincu­lo que man­te­nía el foto­mon­ta­dor con el comu­nis­mo, su idea de supe­rar los lími­tes que tenía el artis­ta en el sis­te­ma capi­ta­lis­ta y poder influir en la socie­dad median­te el arte”, expli­ca Oli­ver Sukrow. Renau apun­tó tam­bién en los años 60 que siem­pre se sin­tió influi­do por el arte ale­mán. El inves­ti­ga­dor indi­ca ade­más otros fac­to­res, como las pre­sio­nes polí­ti­cas de Esta­dos Uni­dos sobre Méxi­co, o la rela­ción que tuvo en el exi­lio con artis­tas alemanes.

Sea como fue­re, la pri­me­ra ofer­ta con­cre­ta que reci­bió Renau en la Ale­ma­nia Demo­crá­ti­ca vino de la tele­vi­sión, para rea­li­zar pelí­cu­las ani­ma­das (no se han encon­tra­do copias de los cin­co fil­mes rea­li­za­dos). El pri­mer encar­go como mura­lis­ta lo reci­bió en 1959, del que se con­ser­van sólo los boce­tos pues final­men­te no se eje­cu­tó. Lo impor­tan­te son los cri­te­rios que uti­li­za el artis­ta: no tie­ne como obje­ti­vo mos­trar sin más el con­te­ni­do del edi­fi­cio, sino que, median­te una ale­go­ría, inci­ta a la refle­xión crí­ti­ca y la movi­li­za­ción. Ade­más, se tra­ta de que el espec­ta­dor vaya modi­fi­can­do el lugar de obser­va­ción para apre­ciar el mural. Al prin­ci­pio de los años 60, Renau con­ti­núa tra­ba­jan­do para la tele­vi­sión, dise­ña car­te­les y un mural –“La con­quis­ta del cos­mos” (1966)- para el Círcu­lo de Tele­vi­sión de Berlín.

En 1969 cola­bo­ra con Richard Pau­lick, arqui­tec­to de la Bauhaus, en una nue­va obra: “El futu­ro tra­ba­ja­dor del comu­nis­mo”, que al final no se rea­li­za (que­dan los boce­tos). Por el con­tra­rio, sí que se lle­van a tér­mino los mura­les “La con­quis­ta del sol” (tam­bién titu­la­do “El uso pací­fi­co de la ener­gía ató­mi­ca”) en Halle (1970); y “La natu­ra­le­za, el hom­bre y la cul­tu­ra”, en Erfurt (capi­tal de Turin­gia). En una visi­ta a Josep Renau en Ber­lín, David Alfa­ro Siquei­ros reco­no­ció que el artis­ta valen­ciano logró dar un paso al fren­te y evo­lu­cio­nar en su obra, ade­más de con­ser­var el espí­ri­tu mili­tan­te de la eta­pa mexi­ca­na. Se con­ser­van los boce­tos del mural para el com­ple­jo resi­den­cial de Sch­wedt (1972) y el dise­ño para el ves­tí­bu­lo cen­tral del Pala­cio de la Repú­bli­ca de Ber­lín. En todo caso, el pun­to cul­mi­nan­te de la obra mura­lís­ti­ca de Renau en la RDA es son los tra­ba­jos para Halle-Neus­tadt, en los años 70.

El blog “Ciu­dad Futu­ra” inclu­ye un artícu­lo de apro­xi­ma­ción al mura­lis­mo del artis­ta en su eta­pa ale­ma­na (“Renau: nos­tal­gia del futu­ro”, publi­ca­do en noviem­bre de 2014). En el con­jun­to de tra­ba­jos de Halle-Neus­tadt (actual­men­te un dis­tri­to de Halle, Sajo­nia) se inclu­ye “La con­quis­ta del sol”, un mural cerá­mi­co de 18 metros de lon­gi­tud por seis de altu­ra para un edi­fi­cio públi­co (el ins­ti­tu­to de ges­tión de la ener­gía y el agua). En la resi­den­cia de estu­dian­tes de Halle-Neus­tadt sobre­sa­le un enor­me díp­ti­co (13 plan­tas) con dos tra­ba­jos: “El domi­nio de la natu­ra­le­za por el hom­bre” y “Uni­dad de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y fun­da­ción de la RDA”, mural pre­si­di­do en la par­te supe­rior por la efi­gie de Marx. “La Mar­cha de la juven­tud en el futu­ro” es otro magno mural, de los más sig­ni­fi­ca­ti­vos en la obra de Renau. El artícu­lo cita­do de “Ciu­dad Futu­ra” lo defi­ne como “una des­lum­bran­te ale­go­ría de la cons­truc­ción del socia­lis­mo, que expre­sa dina­mis­mo a rau­da­les en la línea del mejor futu­ris­mo cons­truc­ti­vis­ta de la pri­me­ra van­guar­dia artís­ti­ca de la Revo­lu­ción Sovié­ti­ca de Octubre”.

En los boce­tos pre­vios para este tra­ba­jo, Oli­ver Sukrow encuen­tra muchos de los ras­gos del crea­dor: la pre­ci­sión, el rigor y la racio­na­li­dad; el dina­mis­mo; la con­ver­sión de la foto­gra­fía en abs­trac­ción pic­tó­ri­ca; la mez­cla de dis­ci­pli­nas (arte grá­fi­co, pin­tu­ra, foto­mon­ta­je, foto­gra­fía…); evi­tar las expre­sio­nes está­ti­cas al tiem­po que se apues­ta por la exal­ta­ción poé­ti­ca y el movi­mien­to (el dina­mis­mo y el jue­go de pers­pec­ti­vas sepa­ra a Renau de otros artis­tas de su tiem­po en la RDA). Si se obser­va “La mar­cha de la juven­tud en el futu­ro”, de dere­cha a izquier­da, pue­de apre­ciar­se la evo­lu­ción del tiem­po, así como el paso de lo con­cre­to a lo abs­trac­to. El últi­mo mural de Josep Renau –“La Natu­ra­le­za, el Hom­bre y la Cul­tu­ra”- res­pon­día a un encar­go del Ayun­ta­mien­to de Erfurt (Turin­gia) para deco­rar la facha­da de un cen­tro cul­tu­ral. Así lo carac­te­ri­za el artícu­lo “Renau: nos­tal­gia del futu­ro”: “Un tes­ta­men­to vital que derro­cha opti­mis­mo his­tó­ri­co y anhe­los de un futu­ro lumi­no­so para el hom­bre, liga­do a la natu­ra­le­za y al desa­rro­llo de la cien­cia, la tec­no­lo­gía y la cul­tu­ra”. Con­clu­ye­ron la obra los cola­bo­ra­do­res del artis­ta, en 1983, un año des­pués de su muer­te en Berlín.

¿Qué ocu­rrió con el lega­do artís­ti­co de Renau? Sukrow expli­ca que en los años 90, tras la reuni­fi­ca­ción ale­ma­na, se desa­rro­lló un “movi­mien­to ico­no­clas­ta” que lle­vó a la des­truc­ción o el aban­dono de una par­te del patri­mo­nio públi­co de la RDA. Esto afec­tó, entre otros muchos ejem­plos, al Pala­cio de la Repú­bli­ca en Ber­lín y se tra­du­jo en el des­mon­ta­je de esta­tuas de Lenin. “Se con­si­de­ró sim­ple­men­te un arte dic­ta­to­rial que se debía eli­mi­nar”, apun­ta Sukrow en la Uni­ver­si­tat de Valèn­cia, “aun­que en los últi­mos años se ha dado un cier­to cam­bio, favo­ra­ble a la con­ser­va­ción”. La obra de Josep Renau ha sufri­do este pro­ce­so. Otra de las cues­tio­nes deba­ti­das es qué hacer con el arte públi­co de la Ale­ma­nia Demo­crá­ti­ca, si éste debía o no tras­la­dar­se a archi­vos y museos.

A día de hoy, el lega­do de Renau en Ale­ma­nia está some­ti­do a un tra­ta­mien­to des­igual. El mural titu­la­do “El uso pací­fi­co de la ener­gía ató­mi­ca” se halla en bue­nas con­di­cio­nes, pero el edi­fi­cio que lo aco­ge nece­si­ta la reha­bi­li­ta­ción, infor­ma Emi­li Payà, direc­tor del Cen­tre Octu­bre de Cul­tu­ra Con­tem­po­rà­nia de Valèn­cia y miem­bro de la Fun­da­ción Renau. “La mar­cha de la juven­tud en el futu­ro” cayó en 1999. “El domi­nio de la natu­ra­le­za por el hom­bre” se ha reha­bi­li­ta­do y se halla en bue­nas con­di­cio­nes. En el caso de “Uni­dad de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y fun­da­ción de la RDA”, se ale­ga que no hay dine­ro para la reha­bi­li­ta­ción. “La natu­ra­le­za, el hom­bre y la cul­tu­ra” se ha libra­do de las obras para la cons­truc­ción de un cen­tro comer­cial. El mural se des­mon­tó en su día y actual­men­te se está a la espe­ra de reim­plan­tar­lo en un edi­fi­cio dis­tin­to al ini­cial. En cuan­to al lega­do polí­ti­co de su tra­ba­jo en la RDA, afir­ma Oli­ver Sukrow, “lucha­ba por los encar­gos ofi­cia­les, pero se ale­jó del rea­lis­mo socia­lis­ta; cons­ti­tuía una espe­cie de van­guar­dia viva, de hecho, en la RDA no hubo muchos artis­tas que se le pudie­ran comparar”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *