Detroit, año cero

Comensales de Detroit SoupLa vida en la legen­da­ria y tor­tu­ra­da ciu­dad de Detroit, Esta­dos Uni­dos, no es bara­ta pese a lo que podría ima­gi­nar­se: tener coche es impe­ra­ti­vo y ase­gu­rar­lo pue­de cos­tar has­ta 900 dóla­res al mes por­que las com­pa­ñías rehú­yen un mer­ca­do pla­ga­do de robos e incen­dios; hay pocas tien­das de ali­men­ta­ción y, para los barrios más favo­re­ci­dos, los vigi­lan­tes son una necesidad.

No hay muchas cosas que se pue­dan hacer con 100 pavos en la que fue una de las ciu­da­des más prós­pe­ras de Esta­dos Uni­dos, capi­tal del motor y de la músi­ca. Pero una de ellas es com­prar una par­ce­la jun­to a tu casa, a gol­pe de clic, en una web. La auto­ri­dad públi­ca que ges­tio­na ese sue­lo casi lo rega­la a cam­bio de que las man­ten­gan y paguen los impues­tos. Al fin y al cabo, ¿cuán­to vale un peda­zo de tie­rra en el que nadie que­rría vivir?

We out here: aquí esta­mos. La pin­ta­da, en gran­des letras negras, mar­ca una de las casas aban­do­na­das de la calle Ver­non, don­de el bajo valor de lo que nadie desea es tris­te y pal­pa­ble. Las casas habi­ta­das se inter­ca­lan con las vacías. En Detroit, los edi­fi­cios aban­do­na­dos con­vi­ven con los ocu­pa­dos y una fami­lia pue­de vivir rodea­da de escom­bros y esque­le­tos de pre­cio­sas casas vic­to­ria­nas. We out here tam­bién se pue­de tra­du­cir en el argot urbano como “que­re­mos fies­ta”, aun­que ese no pare­ce el sen­ti­do en esta calle del New Center.

Algu­nos inmue­bles tie­nen car­te­les avi­san­do de que serán demo­li­dos en bre­ve o de que están sien­do vigi­la­dos, y que se per­se­gui­rá a quien le dé por que­mar­los… Es difí­cil creer­lo: no se ven guar­dias ni mucho menos cáma­ras de segu­ri­dad. El jue­ves solo se veía a Hes­ter Davis, de 44 años, que se pre­sen­ta­ba como nue­va en el barrio pese a que lle­va más de tres años vivien­do allí. Mal­di­ce la zona. “Los veci­nos que son pro­pie­ta­rios están bien, pero los de alqui­ler son real­men­te malos”, expli­ca­ba. Su casa, de dos plan­tas y cua­tro habi­ta­cio­nes, le cos­tó 8.000 dóla­res. Des­de abril, las auto­ri­da­des han subas­ta­do más de 500 vivien­das vacías por entre 1.000 y 98.000 dóla­res. ¿Ha mejo­ra­do la segu­ri­dad? Hes­ter arquea las cejas: “No… la ver­dad es que las cosas podrían estar mejor”.

Detroit aún sufre las con­se­cuen­cias de una dura y lar­ga cri­sis que la abo­có a la ban­ca­rro­ta en 2013, pero la sali­da ofi­cial de la quie­bra, en diciem­bre pasa­do, mar­ca un sim­bó­li­co año cero. Bus­ca rena­cer como una ciu­dad más peque­ña y mane­ja­ble, sacu­dir­se el estig­ma: es una de las urbes más peli­gro­sas del país, tie­ne alto paro, un ter­cio de su pobla­ción es pobre y los ser­vi­cios públi­cos dejan mucho que desear.

“Han mejo­ra­do mucho las cosas, pero lo han hecho de for­ma muy con­cen­tra­da en el cen­tro, mien­tras que los barrios de la peri­fe­ria han decaí­do”, opi­na Jor­di Car­bo­nell, un bar­ce­lo­nés que mon­tó un local lla­ma­do Café con Leche en 2007. Los pro­fe­sio­na­les coin­ci­den en que se está vivien­do eso que los esta­dou­ni­den­ses lla­man momen­tum (ímpe­tu, empu­je). Muchos res­tau­ran­tes abren sus puer­tas y tam­bién las fir­mas de moda, como la del dise­ña­dor John Var­va­tos, que inau­gu­ró tien­da esta sema­na en Wood­ward Ave­nue. Allí han bro­ta­do mon­to­nes de peque­ñas empre­sas tec­no­ló­gi­cas (star­tups), atraí­das por la fuer­za trac­to­ra de la indus­tria y por­que las ofi­ci­nas son más bara­tas que en San Fran­cis­co o Nue­va York. “Ha habi­do una inmi­gra­ción sig­ni­fi­ca­ti­va en los últi­mos años, sobre todo de tra­ba­ja­do­res jóve­nes y de alta for­ma­ción”, expli­ca Mark Muro, res­pon­sa­ble del pro­gra­ma de polí­ti­cas metro­po­li­ta­nas de la Broo­kings Ins­ti­tu­tion. La indus­tria auto­mo­vi­lís­ti­ca aca­bó 2014 con el mejor dato de ven­tas des­de 2006 y su pri­mer fabri­can­te, Gene­ral Motors, ha teni­do un gran ejer­ci­cio tras salir del res­ca­te públi­co. “El nue­vo boom de la auto­mo­ción ha hecho con­ver­ger la indus­tria con las acti­vi­da­des digi­ta­les”, dice Muro. El rit­mo de cre­ci­mien­to de la ciu­dad, aña­de, dupli­ca al del país. Según Broo­kings, el 14,8% de la fuer­za de tra­ba­jo de Detroit está rela­cio­na­da con la inno­va­ción. Y Muro dice que irá a más.

Tam­bién lo cree Bill Camp, jefe de desa­rro­llo de Detroit Labs, una star­tup de ascen­so meteó­ri­co: comen­za­ron cua­tro per­so­nas hace tres años y aho­ra son más 80 emplea­dos. Crean apli­ca­cio­nes móvi­les. “Hay muchí­si­mo talen­to aquí. Detroit es don­de pasan las cosas, la indus­tria hace que haya mucha gen­te con­cen­tra­da crean­do”, expli­ca en una ofi­ci­na de techos altos, pare­des de ladri­llo vis­to y un impo­nen­te saco de boxeo.

El edi­fi­cio per­te­ne­ce a una de las empre­sas de Dan Gil­bert, uno de los sím­bo­los del rena­ci­mien­to. Des­de 2010, este millo­na­rio naci­do en la ciu­dad, pro­pie­ta­rio de la fir­ma de cré­di­tos onli­ne Quic­ken Loans, se ha hecho con 70 edi­fi­cios y ha ubi­ca­do en algu­nos de ellos a 120 nue­vas fir­mas. Es uno de los impul­so­res del tran­vía que atra­ve­sa­rá el cen­tro. Tam­bién ha ayu­da­do en la reha­bi­li­ta­ción de vivien­das y par­ti­ci­pa jun­to a otros inver­so­res en el Madi­son Buil­ding, un com­ple­jo de seis blo­ques con un cen­te­nar de com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas que está apo­ya­do por Goo­gle como una de las “ciu­da­des” de su red ofi­cial de emprendedores.

Uno de los eje­cu­ti­vos de la fir­ma de Gil­bert, Rock Ven­tu­res, es el exma­ri­ne de 26 años Sean Jack­son. Ha cre­ci­do en Los Ánge­les, pero ase­gu­ra que “la expe­rien­cia urba­na de Detroit es mejor”. Rela­ta dece­nas de ini­cia­ti­vas rela­cio­na­das con el mun­do del arte y cree que la prin­ci­pal ciu­dad de Michi­gan dará el sal­to que en su día pro­ta­go­ni­zó Nue­va York. “En esas ciu­da­des te sien­tes peque­ño, pero en Detroit tie­nes la posi­bi­li­dad de tener mucho impac­to”, afirma.

El modista de lujo John Varvatos abrió el viernes una tienda en el centro de Detroit. Foto: Tomado de El País. El modis­ta de lujo John Var­va­tos abrió el vier­nes una tien­da en el cen­tro de Detroit. Foto: Toma­do de El País. 

Para el están­dar euro­peo, la coro­na cen­tral de Detroit sigue desan­ge­la­da, debi­do sobre todo al defi­cien­te trans­por­te públi­co. James Rober­tson, por ejem­plo, cami­na­ba cada día 34 kiló­me­tros entre la ida al tra­ba­jo y la vuel­ta a casa. No tenía coche ni otro medio de trans­por­te. Llo­vie­ra o neva­ra, lo hacía a dia­rio, sal­vo los días en que Bla­ke Pollock, finan­cie­ro de UBS, le acer­ca­ba en su pro­pio coche. Pollock con­tó la his­to­ria a un perio­dis­ta y la noti­cia des­per­tó tal ola de soli­da­ri­dad que recau­dó más de 300.000 dóla­res a tra­vés de una cam­pa­ña de crowd­fun­ding orga­ni­za­da por un cha­val para ayu­dar­le a com­prar un vehícu­lo. Ade­más, un con­ce­sio­na­rio le rega­ló el coche en un acto reli­gio­sa­men­te tele­vi­sa­do. “Ha teni­do que cam­biar de barrio, ya no esta­ba segu­ro, sus veci­nos saben que aho­ra tie­ne dine­ro”, expli­ca Pollock.

Hay dos Detroit. La resu­rrec­ción de la ciu­dad no ha incor­po­ra­do aún a la pobla­ción más humil­de, mayo­ri­ta­ria­men­te de raza negra. Son el 83% de los habi­tan­tes pero figu­ran poco en esta pujan­te y nue­va cla­se media. El alcal­de, Mike Dugan, admi­tió hace un año que solo el 20 por cien­to de los jóve­nes afro­ame­ri­ca­nos de la ciu­dad se gra­dúa en la escue­la secun­da­ria, con datos de 2010; y la tasa de homi­ci­dios de los varo­nes negros es 13 veces mayor que la de los blancos.

Y los estra­gos en la vivien­da tar­da­rán en supe­rar­se. Tras la ban­ca­rro­ta, las auto­ri­da­des impul­sa­ron pro­gra­mas con ayu­das apro­ba­das por Oba­ma para demo­ler las casas aban­do­na­das y con­ver­tir­las en par­ce­las dis­po­ni­bles para los veci­nos por aque­llos 100 dóla­res. El año pasa­do se echa­ron aba­jo 4 000 casas y este 2015 se derri­ba­rán otras tan­tas, según la agen­cia públi­ca encar­ga­da, la Detroit Land Bank Autho­rity. Que­dan unas 70 000 estruc­tu­ras vacías a la espe­ra de ser borra­das del mapa. Hoga­res de gen­te que se mar­chó por­que no había tra­ba­jo ni a quién ven­der la pro­pie­dad. “Las vivien­das aban­do­na­das tie­nen un impac­to increí­ble­men­te nega­ti­vo en el valor de la pro­pie­dad veci­na y en la cali­dad de vida. Era nece­sa­ria una estra­te­gia con­tun­den­te”, expli­ca un por­ta­voz de la Land Bank Autho­rity. Detroit ha per­di­do a más de la mitad de su pobla­ción en las últi­mas déca­das y en una super­fi­cie en la que cabe tres veces Bos­ton no viven más de 700 000 per­so­nas. Ese fue uno de los moti­vos de la quie­bra, que esa estruc­tu­ra de gran metró­po­lis no podía sos­te­ner­se con cada vez menos contribuyentes.

En Detroit cre­ció y pin­chó el sue­ño ame­ri­cano. Para Mark Muro, “hacen fal­ta esfuer­zos en edu­ca­ción y for­ma­ción para redu­cir la pobre­za y conec­tar a más ciu­da­da­nos con las opor­tu­ni­da­des que están empe­zan­do a emer­ger de las indus­trias más avanzadas”.

Mien­tras, artis­tas y curio­sos siguen fas­ci­na­dos con rui­nas emble­má­ti­cas, como la gran esta­ción cen­tral o la gigan­tes­ca plan­ta Pac­kard, que el espa­ñol Fer­nan­do Pala­zue­lo ha com­pra­do (no se ven tra­ba­jos de cons­truc­ción; sí, res­tos de la últi­ma rave). “Están pasan­do muchas cosas”, es lo que más se oye en una ciu­dad con un bri­llan­te pasa­do de inven­to­res: aquí nació la legen­da­ria dis­co­grá­fi­ca Motown y aquí Henry Ford revo­lu­cio­nó la eco­no­mía. Al fin y al cabo, ¿quién no que­rría vivir en Detroit? We out here.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *