“Arte y Liber­tad”- José Revueltas

a13_revueltasI

El arte, como super­es­truc­tu­ra ideo­ló­gi­ca, refle­ja los intere­ses, la situa­ción y las con­tra­dic­cio­nes de la situa­ción y las con­tra­dic­cio­nes de la socie­dad en que se pro­du­ce y de la eta­pa en que vive. Al mis­mo tiem­po, por sí y en sí, en tan­to que la acti­vi­dad del pen­sa­mien­to his­tó­ri­co crí­ti­co el arte tras­cien­de tal refle­jo y se eman­ci­pa de sus con­di­cio­nan­tes inme­dia­tos: socie­dad, lucha de cla­ses, polí­ti­ca, etcé­te­ra. El arte pues, como tal arte, sólo pue­de apa­re­cer y per­du­rar a tra­vés de una deter­mi­na­ción huma­na supe­rior a las reali­da­des inme­dia­tas de la reali­dad social y polí­ti­ca en la que se des­en­vuel­ve. Esta deter­mi­na­ción huma­na no es otra que la liber­tad.

II

La liber­tad, como cono­ci­mien­to y supera­ción de la nece­si­dad, se expre­sa y se rea­li­za en la crí­ti­ca de su obje­to, o sea, en su incon­for­mi­dad con éste: no se con-for­ma con su obje­to, no se some­te a la for­ma y al con­te­ni­do de su obje­to, sino que pro­po­ne dar­le su pro­pio con­te­ni­do (impri­mir­le su pro­pio movi­mien­to como nega­ción de la nega­ción), y por ende, trans­for­mar­lo, sus­ti­tuir su for­ma por una for­ma más avan­za­da y superior.

III

El obje­to de la liber­tad y del arte es uno solo para ambos: el ser del hom­bre, el hom­bre mis­mo. La liber­tad y el arte (de igual modo que la filo­so­fía y la cien­cia) no son de nin­gu­na otra mane­ra que como pura­men­te huma­nos, inena­je­na­bles e inme­dia­ti­za­bles. De aquí que la crí­ti­ca de su obje­to (la razón mis­ma se su exis­ten­cia) no pue­da apa­re­cer sino siem­pre y en todos los casos, como la incon­for­mi­dad cons­tan­te res­pec­to al hom­bre con­cre­to y a su inme­dia­tez espe­cí­fi­ca (su reali­dad sen­so­rial, sen­si­ble), sea cual fue­re el con­tex­to his­tó­ri­co y social en que tan hom­bre esté situa­do. El arte devie­ne, así, en la nega­ción dia­léc­ti­ca de toda socie­dad y toda his­to­ria ena­je­na­das, inclu­so la socie­dad y la his­to­ria socia­lis­tas que pre­ce­den al esta­ble­ci­mien­to uni­ver­sal del comu­nis­mo, con­si­de­ra­do éste como el ini­cio de la ena­je­na­ción de la his­to­ria natu­ral humana.

IV

En la orga­ni­za­ción actual de los esta­dos con­tem­po­rá­neos (si, a gran­des ras­gos, redu­ci­mos su con­jun­to hete­ro­gé­neo al de la exis­ten­cia por una par­te de un cam­po capi­ta­lis­ta, y por la otra de un cam­po socia­lis­ta), la ley de ten­den­cia del impe­ria­lis­mo se diri­ge, de modo inexo­ra­ble, hacia la nega­ción más com­ple­ta y abso­lu­ta del arte, de la cien­cia, de la filo­so­fía y de la liber­tad, a las que des­po­ja de su con­te­ni­do, aun­que, en vir­tud del desa­rro­llo des­igual y con­tra­dic­to­rio de esta ley, los dere­chos de aque­llas se encuen­tran sal­va­guar­da­dos jurí­di­ca­men­te, de modo rela­ti­vo, en las gran­des metró­po­lis impe­ria­lis­tas. La ley de ten­den­cia del socia­lis­mo, por el con­tra­rio, apun­ta hacia la rea­li­za­ción más ple­na posi­ble de la cien­cia, de la filo­so­fía, del arte y de la liber­tad. Empe­ro, el carác­ter des­igual y con­tra­dic­to­rio (al mis­mo tiem­po que com­bi­na­do) de la ley de ten­den­cia no se supera en el socia­lis­mo, sino que es igual­men­te váli­do tan­to para éste como para el impe­ria­lis­mo. La coexis­ten­cia de estos dos tipos de con­tra­dic­cio­nes ha dado lugar a la para­do­ja his­tó­ri­ca de que, en nin­guno de los dos casos, los res­pec­ti­vos aspec­tos de la ley de ten­den­cia se hayan podi­do con­su­mar en una for­ma com­ple­ta. Podría decir­se, así, que ni el impe­ria­lis­mo ha logra­do abo­lir la liber­tad has­ta su máxi­mo extre­mo, del mis­mo modo en que el socia­lis­mo tam­po­co ha logra­do implan­ta­la, en la medi­da en que, para su pro­pia exis­ten­cia, ya resul­ta abso­lu­ta­men­te indis­pen­sa­ble su ejer­ci­cio [1]. Nos encon­tra­mos, sin duda, ante una clá­si­ca inter­pre­ta­ción de los con­tra­rios, entre el impe­ria­lis­mo y el socia­lis­mo, hecho que, por otra par­te, pone al des­cu­bier­to la raíz pro­fun­da de las dis­cre­pan­cias ideo­ló­gi­cas que han ter­mi­na­do por sepa­rar en dos ban­dos, al pare­cer irre­duc­ti­bles, a los par­ti­dos comu­nis­tas de todos los países.

V

Hay una tra­yec­to­ria his­tó­ri­ca que arran­cha des­de las con­se­cuen­cias sta­li­nis­tas que tajo con­si­go la nece­si­dad irre­vo­ca­ble de cons­ti­tuir el socia­lis­mo en un país ais­la­do de los demás has­ta la pose­sión de las armas nuclea­res y ter­mo­nu­clea­res por la Unión Sovié­ti­ca que –sin que esto la jus­ti­fi­que y sin que tam­po­co le con­ce­da la razón a los opo­nen­tes anti­co­mu­nis­tas de las URSS –expli­ca esta gra­ve y peli­gro­sa inter­pre­ta­ción de con­tra­rios a que se ha lle­ga­do (sobre todo inter­pe­ne­tra­ción de con­tra­rios a que se ha lle­ga­do (sobre todo en el aspec­to de la inva­li­dez de la liber­tad) entre el mun­do impe­ria­lis­ta y el mun­do socia­lis­ta. El hilo que hil­va­na las dife­ren­tes eta­pas de dicha tra­yec­to­ria está for­ma­do por la abo­li­ción de la demo­cra­cia en la socie­dad, en el Esta­do y en el Par­ti­do; por la dog­ma­ti­za­ción como nor­ma de la cien­cia; por la media­ti­za­ción del arte y por la ausen­cia casi com­ple­ta de liber­tad civil. Algu­nos de estos aspec­tos se han ate­nua­do des­pués del XX y del XXII con­gre­sos del PCUS (aun­que tam­bién en una for­ma cau­te­lo­sa­men­te prag­má­ti­ca y vicia­da des­de un prin­ci­pio por la buro­crá­ti­ca admo­ni­ción de “no ir dema­sia­do lejos”), pero el hilo no ha sido roto en la Unión Sovié­ti­ca, y menos aún en la Chi­na Popu­lar, ni por supues­to en la gran mayo­ría, si no es que en la casi tota­li­dad –con muy con­ta­das excep­cio­nes- del res­to de los demás par­ti­dos comu­nis­tas del mun­do. En este sen­ti­do, tan­to la Unión Sovié­ti­ca como la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na con­tri­bu­yen por igual a que se con­ser­ve, y más ade­lan­te se agra­ve, la irra­cio­nal, inne­ce­sa­ria y anti­his­tó­ri­ca inter­pre­ta­ción de con­tra­rios que exis­te entre el impe­ria­lis­mo y el socialismo.

VI

El impe­ria­lis­mo no podrá sopor­tar por tiem­po inde­fi­ni­do el ago­bian­te peso de una paz y una liber­tad que, por pre­ca­rias que sean, agra­va­rán cada vez más sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas y ter­mi­na­rán por vol­ver­se en su con­tra y hun­dir­lo. Esto sus­ci­ta el pro­ble­ma con­co­mi­tan­te de que, mien­tras la coexis­ten­cia pací­fi­ca no esté acom­pa­ña­da por el esta­ble­ci­mien­to, en la for­ma más amplia posi­ble, de la demo­cra­cia y la liber­tad en los paí­ses socia­lis­tas, serán dichos paí­ses los que estén fijan­do la fecha para ser agre­di­dos por el impe­ria­lis­mo, pues éste no pue­de supe­rar de nin­gún otro modo que no sea median­te la gue­rra el peli­gro real que tar­de o tem­prano repre­sen­ta­rá la con­ser­va­ción en un gra­do mayor o menor, de deter­mi­na­das liber­ta­des demo­crá­ti­cas para su pro­pio pue­blo. Sin la exis­ten­cia de una liber­tad y una demo­cra­cia socia­lis­tas ver­da­de­ras (y no tan sólo por medio de la com­pe­ten­cia eco­nó­mi­ca entre capi­ta­lis­mo y socia­lis­mo, ni por el muy len­to ascen­so del nivel de vida en los paí­ses socia­lis­tas), el lado posi­ti­vo de la coexis­ten­cia pací­fi­ca (el des­per­tar de la con­cien­cia y de la soli­da­ri­dad entre los pue­blos, inclu­so de los paí­ses impe­ria­lis­tas), se con­ver­ti­rá en su pro­pio lado nega­ti­vo: la agre­sión impe­ria­lis­ta y la gue­rra nuclear con sus terri­bles con­se­cuen­cias de una vuel­ta al comu­nis­mo pri­mi­ti­vo –en el mejor de los casos- y de la abo­li­ción total o casi total de la liber­tad huma­na por un perío­do de tiem­po cuyo lími­te nadie podría precisar.

VII

El socia­lis­mo no pue­de redu­cir­se a la sola socia­li­za­ción de los medios pro­duc­ti­vos, como tam­po­co el comu­nis­mo pue­de limi­tar­se a la fór­mu­la de que la socie­dad reci­ba de cada uno con­for­me a sus capa­ci­da­des y retri­bu­ya a cada uno con­for­me a sus nece­si­da­des. Des­de su apa­ri­ción como cien­cia, la teo­ría del socia­lis­mo y del comu­nis­mo se plan­tea como la teo­ría de la des­ena­je­na­ción huma­na, como la teo­ría de la liber­tad real a par­tir de la nega­ción del pro­le­ta­ria­do a tra­vés de su pro­ce­so de dilu­ción en el hom­bre. Vis­to a favor de esta pers­pec­ti­va y des­de la expe­rien­cia his­tó­ri­ca del socia­lis­mo con­tem­po­rá­neo, está com­pro­ba­do el hecho de que la socia­li­za­ción de los medios de pro­duc­ción no sólo es insu­fi­cien­te por sí mis­ma para supe­rar las con­tra­dic­cio­nes del pro­ce­so, sino que aún agra­va estas con­tra­dic­cio­nes y se colo­ca en el ries­go de con­ver­tir­las en insu­pe­ra­bles y hacer que lo revier­tan sobre el socia­lis­mo como su pro­pia nega­ción rece­si­va. Las más impor­tan­tes de estas con­tra­dic­cio­nes son las que existen:

  1. a) entre la cla­se y el estado;
  2. b) entre la socie­dad socia­lis­ta y la nación; y
  3. c) entre la nación y el socia­lis­mo internacional.

Todo esto, por más incon­ce­bi­ble que nos parez­ca, encie­rra las pre­mi­sas de cho­ques arma­dos (que ya han ocu­rri­do) y aun de gue­rras entre paí­ses socia­lis­tas. Esto resul­ta toda­vía más tan­gi­ble y alar­man­te si se toma en cuen­ta la super­vi­ven­cia estra­té­gi­ca y tác­ti­ca, en los par­ti­dos comu­nis­tas, del prin­ci­pio –ya con­ver­ti­do en dog­ma inex­pug­na­ble- de que la gue­rra no es sino la con­ti­nua­ción de la polí­ti­ca por otros medios. El socia­lis­mo como pura trans­for­ma­ción eco­nó­mi­ca, sin liber­tad de crí­ti­ca, sin auto­ges­tión de los pro­duc­to­res y sin demo­cra­cia, cons­ti­tu­ye una nue­va ena­je­na­ción huma­na, una nue­va for­ma de la nega­ción del hombre.

VIII

La cau­sa mun­dial del socia­lis­mo no se encuen­tra en un calle­jón sin sali­da, pero sí está en la encru­ci­ja­da de una cri­sis esen­cial de la que depen­de­rán ineluc­ta­ble­men­te sus des­ti­nos. El que se haya podi­do lle­gar a este pun­to tie­ne su ori­gen en una defor­ma­ción de la con­cien­cia socia­lis­ta en el seno de los par­ti­dos comu­nis­tas, defor­ma­ción que ha ter­mi­na­do por des­pla­zar y sus­ti­tuir a la con­cien­cia real con el triun­fo y el asen­ta­mien­to del sta­li­nis­mo y su desa­rro­llo ulte­rior bajo nue­vas for­mas, tan­to en la Unión Sovié­ti­ca como en los demás paí­ses de todo el mun­do. En la lucha por la trans­for­ma­ción de las rela­cio­nes socia­les y por la des­ena­je­na­ción de la his­to­ria, la con­cien­cia socia­lis­ta y la crí­ti­ca tie­nen una impor­tan­cia mayor que la eco­no­mía. En las con­di­cio­nes nece­sa­rias y for­zo­sas de haber­se vis­to cons­tre­ñi­da a la cla­se obre­ra sovié­ti­ca a la cons­truc­ción del socia­lis­mo en un país ais­la­do, y más aún, den­tro de las con­di­cio­nes de una eco­no­mía de esca­sez, la liber­tad en el ejer­ci­cio de la con­cien­cia socia­lis­ta y de la crí­ti­ca hubie­se impe­di­do que el dog­ma­tis­mo se impu­sie­ra como la tóni­ca domi­nan­te –has­ta nues­tros días- en la teo­ría y en la prác­ti­ca de casi la mayo­ría abso­lu­ta de los par­ti­dos comu­nis­tas de todos los paí­ses. La cri­sis en que se encuen­tra el movi­mien­to comu­nis­ta mun­dial sólo podrá resol­ver­se por el camino de la vuel­ta al leni­nis­mo (2)., de la crí­ti­ca demo­crá­ti­ca y abier­ta entre los par­ti­dos comu­nis­tas y entre los pen­sa­do­res mar­xis­tas de todos los paí­ses, de lucha por la renun­cia a los intere­ses nacio­na­les y geo­po­lí­ti­cos de los Esta­dos socia­lis­tas y, final­men­te, por el camino de la orien­ta­ción, cada vez más fir­me y cons­cien­te­men­te diri­gi­da, hacia la abo­li­ción total de la buro­cra­cia y hacia la gra­dual trans­fe­ren­cia del poder del Esta­do, de los orga­nis­mos de gobierno que lo deten­tan, a las orga­ni­za­cio­nes socia­les den­tro de cuyo seno en el Esta­do mis­mo debe­rá disol­ver­se en el futuro.

IX

De igual modo en que, duran­te un momen­to his­tó­ri­co deter­mi­na­do, la crí­ti­ca de la reli­gión devino crí­ti­ca de la socie­dad; la crí­ti­ca de la teo­lo­gía, crí­ti­ca del dere­cho; la crí­ti­ca del cie­lo, crí­ti­ca de la tie­rra, duran­te la pre­sen­te eta­pa de tran­si­ción del capi­ta­lis­mo al socia­lis­mo, la crí­ti­ca del arte (el ele­men­to crí­ti­co que el arte repre­sen­ta res­pec­to a la reali­dad), devie­ne crí­ti­ca de la ena­je­na­ción huma­na. Esto es, de crí­ti­ca par­ti­cu­lar de la esté­ti­ca se con­vier­te en crí­ti­ca de la éti­ca uni­ver­sal; de crí­ti­ca uni­ver­sal del arte se con­vier­te en crí­ti­ca uni­ver­sal de la ena­je­na­ción del hom­bre en todas sus situa­cio­nes (capi­ta­lis­tas o socia­lis­tas), pues­to que la épo­ca de tran­si­ción anti­ci­pa, en el arte, el paso “del rei­no de la nece­si­dad al rei­no de la liber­tad”; es decir, el arte cons­ti­tu­ye ya este paso y se ade­lan­ta a la his­to­ria en tan­to no se con­for­ma a la tran­si­to­rie­dad de su obje­to, en tan­to supera la con­tra­dic­ción capi­ta­lis­mo-socia­lis­mo den­tro del mar­co de su pro­pia acti­vi­dad crí­ti­ca, resu­mien­do dicha con­tra­dic­ción en el ejer­ci­cio de la más irres­tric­ta liber­tad del cono­ci­mien­to estético.

FUENTE RECUPEDADA: Revuel­tas, José, “Esque­ma Teó­ri­co para un Ensa­yo Sobre las Cues­tio­nes de Arte y Liber­tad”, La Pala­bra y el Hom­bre, No. 13, Enero-Mar­zo 1975, pp. 3 – 6.

(1) El fenó­meno de que la fal­ta de liber­tad ter­mi­ne por con­ver­tir­se en un peli­gro real e inme­dia­to para la exis­ten­cia mis­ma del sis­te­ma socia­lis­ta no es una inven­ción “libe­ral”, sino un hecho his­tó­ri­co, por mucho que pue­da negar­lo en esta con­di­ción de la buro­cra­cia usur­pa­do­ra del poder en los paí­ses socia­lis­tas. No se tra­ta de una “ten­den­cia” peque­ño­bur­gue­sa de los inte­lec­tua­les, sino una nece­si­dad que recla­ma la infra­es­truc­tu­ra social, es decir, que por su pro­pio impul­so exi­gen las rela­cio­nes de pro­duc­ción y el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. El ejem­plo más recien­te ha sido el de Che­cos­lo­va­quia, don­de el Pleno de enero de 1968 del par­ti­do comu­nis­ta reco­no­ció el hecho y deci­dió impri­mir un nue­vo rum­bo a la direc­ción del Esta­do y de la socie­dad. La “fra­ter­nal” inva­sión de Che­cos­lo­va­quia por las tro­pas sovié­ti­cas y del Pac­to de Var­so­via, en agos­to del mis­mo año, inten­tan dete­ner des­de enton­ces, arti­fi­cial­men­te, este pro­ce­so, por medio de la vio­len­cia lla­na y sim­ple. Esta vio­len­cia, empe­ro, está pre­ña­da de las más explo­si­vas car­gas revo­lu­cio­na­rias en con­tra de los mis­mos que la emplean y cons­ti­tu­ye su pro­pia nega­ción, como anun­cio de la futu­ra e inevi­ta­ble cri­sis del poder que ter­mi­na­rá por derrum­bar el sis­te­ma de domi­nio que ejer­ce la buro­cra­cia en la gran mayo­ría de los paí­ses socialistas.

(2) Habrá que salir al paso de un nue­vo dog­ma­tis­mo: el de con­ver­tir a Lenin en un feti­che al que habría que reve­ren­ciar sus­tra­yén­do­lo de su con­tex­to his­tó­ri­co y sin aten­der a los fenó­me­nos nue­vos que ofre­ce el mun­do con­tem­po­rá­neo. El leni­nis­mo –como todos los pos­tu­la­dos teó­ri­cos del mar­xis­mo- cons­ti­tu­ye un méto­do, y redu­cir­lo a un sis­te­ma cerra­do y com­ple­to no sería otra cosa que su pro­pia nega­ción. Hay una tarea teó­ri­ca de impor­tan­cia excep­cio­nal pero aún no empren­di­da por nadie: la de expo­ner, en for­ma posi­ti­va, todas las gene­ra­li­za­cio­nes de Lenin que cons­ti­tu­yen un enri­que­ci­mien­to del mar­xis­mo. Espe­re­mos al inves­ti­ga­dor y pen­sa­dor mar­xis­ta –no dema­sia­do com­pro­me­ti­do con la lucha dia­ria- que dis­pon­ga de la tre­gua indis­pen­sa­ble –y de la men­te lúci­da y crí­ti­ca- para empren­der­la y coro­nar­la como una de las más bellas e impor­tan­tes tareas inte­lec­tua­les de nues­tro tiempo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *