Hoy más que nun­ca hay que orga­ni­zar la lucha del pue­blo tra­ba­ja­dor anda­luz- Anda­lu­cia Comunista

Nues­tro Par­ti­do ya en comu­ni­ca­dos y decla­ra­cio­nes ante­rio­res como la del 4 de Diciem­bre, Día Nacio­nal de Anda­lu­cía, cuan­do cono­ci­mos los datos del infor­me FOESSA sobre exclu­sión social en Anda­lu­cía o, más recien­te­men­te, cuan­do la Pre­si­den­ta de la Jun­ta, Susa­na Díaz, con­vo­có a las pre­sen­tes elec­cio­nes o con moti­vo del 28 de Febre­ro, hemos veni­do expre­san­do nues­tro pun­to de vis­ta crí­ti­co pero cons­truc­ti­vo con diver­sos pro­ce­sos de “con­fluen­cia” o con nue­vas ofer­tas elec­to­ra­les y sus pro­pues­tas de “cam­bio” en Anda­lu­cía (ver en: www​.anda​lu​cia​co​mu​nis​ta​.org). Por tan­to, la pre­sen­te Decla­ra­ción pre­ten­de seguir esa tóni­ca de crí­ti­ca peda­gó­gi­ca y cons­truc­ti­va por­que, a pesar de la sen­sa­ción que pue­da dar, lo real­men­te impor­tan­te para nues­tro pue­blo ven­drá cuan­do con­clu­yan los dife­ren­tes pro­ce­sos elec­to­ra­les del año 2015. 

Des­de ANDALUCÍA COMUNISTA, como la inmen­sa mayo­ría del pue­blo tra­ba­ja­dor anda­luz, que­re­mos un cam­bio, que­re­mos el fin del régi­men del PSOE anda­luz y con­de­na­mos a quie­nes han sos­te­ni­do ese régi­men cuan­do lo ha nece­si­ta­do: el Par­ti­do Anda­lu­cis­ta en el pasa­do e Izquier­da Uni­da duran­te la pre­sen­te legis­la­tu­ra. Como ya hemos repe­ti­do en dife­ren­tes oca­sio­nes, el “cor­ti­jo anda­luz” del PSOE es hijo de la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la de 1978, el fru­to del pac­to del gran capi­tal espa­ñol con la izquier­da trai­do­ra a la rup­tu­ra demo­crá­ti­ca con el fas­cis­mo y con los nacio­na­lis­tas bur­gue­ses vas­cos y catalanes.

El régi­men corrup­to del “cor­ti­jo anda­luz” del PSOE, y de quie­nes lo han veni­do apo­yan­do cuan­do ha hecho fal­ta des­de 1982 (PA e IU), no han hecho más que seguir man­te­nien­do a Anda­lu­cía como un país depen­dien­te, mar­gi­na­do y sub­de­sa­rro­lla­do. La cri­sis capi­ta­lis­ta que esta­mos vivien­do ha pues­to de relie­ve que los cam­bios socio­eco­nó­mi­cos que ha expe­ri­men­ta­do Anda­lu­cía en estos últi­mos 30 años han sido pura­men­te cos­mé­ti­cos, des­ti­na­dos a maqui­llar nues­tra reali­dad como nación opri­mi­da den­tro del Esta­do espa­ñol y en el seno de la Unión Europea.

Que­re­mos un cam­bio, es urgen­te, pero para nues­tro Par­ti­do cam­biar sig­ni­fi­ca orga­ni­zar el poder obre­ro y popu­lar anda­luz, sig­ni­fi­ca rom­per con el régi­men cons­ti­tu­cio­nal espa­ñol de 1978 y cami­nar hacia nues­tra auto­de­ter­mi­na­ción y sobe­ra­nía nacio­nal. No nece­si­ta­mos más maqui­lla­jes que disi­mu­len los gol­pes y los mora­to­nes en el ros­tro del pue­blo anda­luz, lo que nece­si­ta­mos es rom­per de una vez por todas con quie­nes mal­tra­tan al pue­blo tra­ba­ja­dor andaluz.

Pero lo urgen­te no siem­pre es lo impor­tan­te, la urgen­cia social en Anda­lu­cía y la con­si­guien­te urgen­cia por el cam­bio no pue­de hacer­nos per­der el hecho deter­mi­nan­te de que solo pue­blo orga­ni­za­do y cons­cien­te es capaz de sal­var­se a si mis­mo y de dar lugar a una ver­da­de­ra trans­for­ma­ción. La lucha ins­ti­tu­cio­nal, aun sien­do muy impor­tan­te, está limi­ta­da y más en una Anda­lu­cía cuyas ins­ti­tu­cio­nes están abso­lu­ta­men­te subor­di­na­das. El cam­bio de ver­dad ven­drá de la mano de la orga­ni­za­ción y de la lucha obre­ra y popu­lar. O la lucha ins­ti­tu­cio­nal sir­ve a ese pro­ce­so de orga­ni­za­ción, con­cien­cia­ción y lucha o no ser­vi­rá de nada, o mejor dicho, ser­vi­rá para des­or­ga­ni­zar y desmovilizar.

Duran­te esta cam­pa­ña elec­to­ral hay quie­nes pro­me­ten el cam­bio, nos hablan de espe­ran­za y de ilu­sión, de recu­pe­rar el espí­ri­tu del 4 de Diciem­bre de 1977, de Gar­cía Capa­rrós y del 28 de Febre­ro de 1980. Des­de ANDALUCÍA COMUNISTA, nos ale­gra­mos de que quie­nes en un pasa­do no muy lejano des­pre­cia­ban ese espí­ri­tu de lucha de nues­tro pue­blo aho­ra lla­men a recu­pe­rar­lo, nos ale­gra­mos tam­bién de que aho­ra se hayan dado cuen­ta de lo evi­den­te: que Anda­lu­cía ha sido con­de­na­da his­tó­ri­ca­men­te al sub­de­sa­rro­llo y la depen­den­cia, y que nues­tra cul­tu­ra y señas de iden­ti­dad pue­den ser un ele­men­to movilizador.
Nun­ca es tar­de si la dicha es bue­na, dice el refrán, pero de las pala­bras hay que pasar a los hechos y más cuan­do esas pala­bras son pro­nun­cia­das en cam­pa­ña elec­to­ral; si pasa­do el 22 de mar­zo siguen dicien­do lo mis­mo y, lo más impor­tan­te, actuan­do en con­se­cuen­cia, nues­tra ale­gría será aún mayor.

Que­re­mos el cam­bio, es más ANDALUCÍA COMUNISTA quie­re ser par­tí­ci­pe del cam­bio, quien quie­ra cam­bios de ver­dad que cuen­te con nues­tro Par­ti­do y su mili­tan­cia, pero por el con­tra­rio, quien quie­ra uti­li­zar el dolor de nues­tro pue­blo, sus ilu­sio­nes y sus espe­ran­zas para per­pe­tuar con otro nom­bre el “cor­ti­jo anda­luz” del sub­de­sa­rro­llo y la depen­den­cia no solo no con­ta­rá con nues­tro Par­ti­do, sino que nos ten­drá en con­tra. O cam­bio de ver­dad, o cari­ca­tu­ra de cam­bio y cam­bio es rup­tu­ra demo­crá­ti­ca con el régi­men del 78, sobe­ra­nía nacio­nal y poder obre­ro y popu­lar andaluz.

Somos mar­xis­tas-leni­nis­tas, no somos posee­do­res de nin­gu­na ver­dad abso­lu­ta ni de nin­gu­na fór­mu­la mági­ca que ven­ga a solu­cio­nar todos los pro­ble­mas. No que­re­mos con nues­tras pala­bras amar­gar nin­gu­na ilu­sión de cam­bio, pero nues­tro pue­blo ha sufri­do mucho para que de nue­vo sus espe­ran­zas se vean frus­tra­das; 1982 tam­po­co está tan lejos en el tiem­po como para no acor­dar­se de lo que pasó. Nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad con el pre­sen­te y el futu­ro de nues­tra tie­rra nos obli­ga a tener que recor­dar su pasa­do para no repetirlo.

POR ANDALUCÍA,

¡CONCIENCIA, ORGANIZACIÓN Y LUCHA!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.