Amé­ri­ca Lati­na en la diná­mi­ca de la gue­rra glo­bal- Jor­ge Beinstein

Gue­rra global

Todo al mis­mo tiem­po: al pro­me­diar el mes de mar­zo de 2015 Esta­dos Uni­dos aca­ba de dar un sal­to cua­li­ta­ti­vo de cla­ro per­fil beli­cis­ta en sus accio­nes con­tra Vene­zue­la, tam­bién desa­rro­lla ejer­ci­cios mili­ta­res en paí­ses limí­tro­fes con Rusia en la lla­ma­da ope­ra­ción “Atlan­tic Resol­ve”, algu­nas de esas ope­ra­cio­nes son rea­li­za­das a unos cien kiló­me­tros de San Peters­bur­go[i], ade­más se inten­si­fi­can las infor­ma­cio­nes acer­ca de una nue­va ofen­si­va del gobierno de Kiev con­tra la región de Don­bass[ii], aumen­ta la cir­cu­la­ción de naves de gue­rra de la OTAN en el Mar Negro, con­ti­núan las vie­jas gue­rras impe­ria­les en Irak y Afga­nis­tan a las que se agre­gó lue­go la ofen­si­va con­tra Siria (pasan­do por Libia)… y mucho más…

Evi­den­te­men­te el Impe­rio está lan­za­do en una catas­tró­fi­ca fuga mili­tar hacia ade­lan­te exten­dien­do sus ope­ra­cio­nes hacia todos los con­ti­nen­tes, nos encon­tra­mos en ple­na gue­rra glo­bal. Ni los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, ni los más impor­tan­tes diri­gen­tes inter­na­cio­na­les han regis­tra­do públi­ca­men­te el hecho, todos hablan como si vivié­ra­mos en tiem­pos de paz, solo en unos pocos casos apa­re­cen algu­nos de ellos advir­tien­do sobre el peli­gro de gue­rra mun­dial o regio­nal. Una excep­ción recien­te es la del Papa Fran­cis­co cuan­do afir­mó que actual­men­te nos encon­tra­mos ante una “una ter­ce­ra gue­rra mun­dial” que él des­cri­be como desa­rro­llán­do­se “por par­tes” aun­que sin seña­lar a los con­ten­dien­tes y hacien­do vagas refe­ren­cias a “la codi­cia” y a “intere­ses espu­rios” con el len­gua­je entre con­fu­so y jesuí­ti­co que lo carac­te­ri­za[iii].

Cada mes agre­ga algún indi­ca­dor anun­cian­do la pro­xi­mi­dad de una nue­va rece­sión glo­bal mucho más fuer­te y exten­di­da que la de 2009. El capi­ta­lis­mo empe­zan­do por su polo impe­ria­lis­ta se ha ido con­vir­tien­do veloz­men­te en un sis­te­ma de saqueo don­de la repro­duc­ción de fuer­zas pro­duc­ti­vas que­da com­ple­ta­men­te subor­di­na­da a la lógi­ca del para­si­tis­mo. Las eli­tes impe­ria­les y sus lum­pen­bur­gue­sías saté­li­tes “nece­si­tan” super­ex­plo­tar has­ta el exter­mi­nio recur­sos natu­ra­les y mer­ca­dos peri­fé­ri­cos para sos­te­ner las tasas de ganan­cia de su deca­den­te sis­te­ma productivo-financiero.

Las ten­den­cias glo­ba­les hacia la deca­den­cia eco­nó­mi­ca se expre­san de múl­ti­ples mane­ras en el día a día entre ellas la vola­ti­li­dad de los pre­cios de las mate­rias pri­mas, por ejem­plo el petró­leo, lla­ve maes­tra de la eco­no­mía mun­dial, cuyo estan­ca­mien­to extrac­ti­vo (que no ha con­se­gui­do ser supe­ra­do por el show mediá­ti­co en torno del “mila­gro­so” petró­leo de esquis­to) se com­bi­na con des­ace­le­ra­cio­nes de la deman­da inter­na­cio­nal como ocu­rre actual­men­te suma­das a gol­pes espe­cu­la­ti­vos y geo­po­lí­ti­cos que con­vier­ten a los mer­ca­dos en espa­cios ines­ta­bles don­de las manio­bras de cor­to pla­zo impo­nen la incertidumbre.

El cor­to­pla­cis­mo espe­cu­la­ti­vo hege­mó­ni­co engen­dra paque­tes tec­no­ló­gi­cos depre­da­do­res como la mine­ría a cie­lo abier­to, la frac­tu­ra hidráu­li­ca o la agri­cul­tu­ra en base a trans­gé­ni­cos acom­pa­ña­dos por ope­ra­cio­nes polí­ti­cas y comu­ni­ca­cio­na­les que degra­dan, des­ar­ti­cu­lan sis­te­mas socia­les bus­can­do con­ver­tir­los en espa­cios inde­fen­sos ante los saqueos.

El opti­mis­mo eco­nó­mi­co de la épo­ca del auge neo­li­be­ral ha dado paso al pesi­mis­mo del “estan­ca­mien­to secu­lar” pre­go­na­do aho­ra por los gran­des exper­tos del sis­te­ma[iv]. Ellos indi­can que la sal­va­ción del capi­ta­lis­mo no lle­ga­rá des­de la eco­no­mía con­de­na­da a sufrir rece­sio­nes o cre­ci­mien­tos insig­ni­fi­can­tes, mejor no hablar dema­sia­do de esos tris­tes temas. Enton­ces la gue­rra ascien­de al pri­mer plano, las accio­nes mili­ta­res ocu­pan el cen­tro del terreno, cada día nos ofre­ce algu­na bata­lla, algu­na masa­cre pro­ta­go­ni­za­da por tro­pas regu­la­res o mer­ce­na­rios, algún bom­bar­deo, algu­na ame­na­za de ata­que en Euro­pa del Este, Asia, Áfri­ca o Amé­ri­ca Lati­na. Los medios de comu­ni­ca­ción nos apa­bu­llan con esas noti­cias sin embar­go nadie habla de gue­rra global.

Todo ocu­rre como si la diná­mi­ca de la gue­rra se hubie­ra auto­no­mi­za­do pero emplean­do un dis­cur­so embro­lla­do, difí­cil de enten­der. Pero así como los super­po­de­res de los hom­bres de nego­cios de los años 1990 no eran inde­pen­dien­tes sino com­par­ti­dos al inte­rior de una com­ple­ja tra­ma de pode­res (polí­ti­cos, mediá­ti­cos, militares,etc.) que en tér­mi­nos gene­ra­les sue­le deno­mi­nar­se como “cla­se domi­nan­te” tam­bién la apa­ren­te auto­no­mía de lo mili­tar nos difi­cul­ta ver a las redes mafio­sas de intere­ses don­de se des­di­bu­jan las fron­te­ras entre sus com­po­nen­tes. Las eli­tes de la era neo­li­be­ral han sufri­do cam­bios deci­si­vos, han expe­ri­men­ta­do muta­cio­nes que las han con­ver­ti­do en cla­ses com­ple­ta­men­te dege­ne­ra­das que cada vez más solo pue­den acu­dir a la fuer­za bru­ta, a la lógi­ca de la gue­rra. No se tra­ta enton­ces que la com­po­nen­te mili­tar se auto­no­mi­za sino más bien que las eli­tes impe­ria­lis­tas se mili­ta­ri­zan, ya no sedu­cen con ofer­tas de con­su­mo más alu­gu­nas dosis de vio­len­cia, aho­ra solo pro­pa­gan el mie­do, ame­na­zan con sus armas o las utilizan.

Pro­gre­sis­mos latinoamericanos

Den­tro de ese con­tex­to glo­bal debe­mos eva­luar a los pro­gre­sis­mos lati­no­ame­ri­ca­nos[v] que se ins­ta­la­ron sobre la base de las cri­sis de gober­na­bi­li­dad de los regí­me­nes neoliberales.

Los bue­nos pre­cios inter­na­cio­na­les de las mate­rias pri­mas duran­te la déca­da pasa­da suma­do a polí­ti­cas de con­ten­ción social de los pobres les per­mi­tie­ron recom­po­ner la gober­na­bi­li­dad de los sis­te­mas exis­ten­tes. En algu­nos de esos casos se desa­rro­lla­ron amplia­cio­nes o reno­va­cio­nes de las eli­tes capi­ta­lis­tas y en casi todos ellos pros­pe­ra­ron las cla­ses medias. Los gobier­nos pro­gre­sis­tas se ilu­sio­na­ron supo­nien­do que las mejo­ras eco­nó­mi­cas les per­mi­ti­rían ganar polí­ti­ca­men­te a dichos sec­to­res pero como era pre­vi­si­ble ocu­rrió lo con­tra­rio, las capas medias se dere­chi­za­ban mien­tras ascen­dían, mira­ban con des­pre­cio a los de aba­jo y asu­mían como pro­pios los deli­rios más reac­cio­na­rios de sus bur­gue­sías. La expli­ca­ción es sen­ci­lla, en la medi­da en que son pre­ser­va­dos (y aún for­ta­le­ci­dos) los fun­da­men­tos del sis­te­ma y en que sus núcleos deci­si­vos radi­ca­li­zan su eli­tis­mo depre­da­dor siguien­do la ruta tra­za­da por los Esta­dos Uni­dos (y “Occi­den­te” en gene­ral) se pro­du­ce un enca­de­na­mien­to de sub­cul­tu­ras neo­fas­cis­tas que va des­de arri­ba hacia aba­jo, des­de el cen­tro hacia las bur­gue­sías peri­fé­ri­cas y des­de estas hacia sus capas medias. En Vene­zue­la, Bra­sil o Argen­ti­na las cla­ses medias mejo­ra­ban su nivel de vida y al mis­mo tiem­po vol­ca­ban sus votos hacia los can­di­da­tos de la dere­cha vie­ja o renovada.

Se esta­ble­ció un for­ce­jeo inter­mi­na­ble entre gobier­nos pro­gre­sis­tas que hacían gober­na­bles a los capi­ta­lis­mos loca­les y dere­chas sal­va­jes ansio­sas por rea­li­zar gran­des robos y aplas­tar a los pobres. El pro­gre­sis­mo con­fron­tan­do polí­ti­ca­men­te con esa dere­cha cali­fi­ca­da de “irres­pon­sa­ble”, cuyos fun­da­men­tos eco­nó­mi­cos res­pe­ta­ba, chan­ta­jea­ba a quie­nes des­de la izquier­da cri­ti­ca­ban su some­ti­mien­to a las reglas de jue­go del capi­ta­lis­mo uti­li­zan­do al cuco reac­cio­na­rio (“noso­tros o la bes­tia”), acu­sán­do­los de hacer­le el jue­go a la dere­cha. En reali­dad el pro­gre­sis­mo es un gran jue­go favo­ra­ble al sis­te­ma y en últi­ma ins­tan­cia a la dere­cha siem­pre en con­di­cio­nes de retor­nar al gobierno gra­cias a la mode­ra­ción, a la “astu­cia” apa­ren­te­men­te estú­pi­da de los pro­gre­sis­tas que a veces con­si­guen coop­tar izquier­das clau­di­can­tes cuya obse­sión por “no hacer­le el jue­go a la dere­cha” (y de paso inte­grar­se al sis­te­ma) es com­ple­ta­men­te fun­cio­nal a la repro­duc­ción del país bur­gués y en con­se­cuen­cia a esa detes­ta­ble derecha.

Aho­ra el jue­go se va ago­tan­do, los pro­gre­sis­mos gober­nan­tes con dis­tin­tos rit­mos y varia­dos dis­cur­sos aco­sa­dos por el enfria­mien­to eco­nó­mi­co glo­bal y por el cre­cien­te inter­ven­cio­nis­mo de los Esta­dos Uni­dos van per­dien­do espa­cio polí­ti­co, en varios casos sus difi­cul­ta­des fis­ca­les los empu­jan a ajus­tar gas­tos públi­cos (y de nin­gu­na mane­ra a redu­cir las súper ganan­cias de los gru­pos eco­nó­mi­cos más con­cen­tra­dos), a acep­tar las devas­ta­cio­nes de la mega­mi­ne­ría o a adop­tar medi­das que faci­li­tan la con­cen­tra­ción de ingre­sos. En Bra­sil el segun­do gobierno de Dil­ma puso a un neo­li­be­ral puro y duro al coman­do de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, aco­rra­la­do por una dere­cha ascen­den­te, una eco­no­mía osci­lan­do entre el estan­ca­mien­to y la rece­sión y una inter­ven­ción nor­te­ame­ri­ca­na cada vez más acti­va. En Uru­guay el nue­vo gobierno de Taba­ré Vaz­quez mues­tra un ros­tro cla­ra­men­te con­ser­va­dor y en Chi­le la pre­si­den­cia Bache­let no nece­si­ta correr­se dema­sia­do a la dere­cha, lue­go de su dema­go­gia rosa­da elec­to­ral se afir­ma como con­ti­nui­dad del gobierno ante­rior y en con­se­cuen­cia, pasa­da la con­fu­sión ini­cial, here­da­rá tam­bién la hos­ti­li­dad de impor­tan­tes fran­jas de izquier­da y de los movi­mien­tos sociales.

En Argen­ti­na el núcleo duro agro-mine­ro expor­ta­dor-finan­cie­ro y los gru­pos indus­tria­les expor­ta­do­res más con­cen­tra­dos son más prós­pe­ros que nun­ca mien­tras la inge­ren­cia nor­te­ame­ri­ca­na se ampli­fi­ca con­du­cien­do el jue­go de títe­res polí­ti­cos hacia una rup­tu­ra ultra­de­re­chis­ta. En Vene­zue­la la eter­na tran­si­ción hacia un socia­lis­mo que nun­ca ter­mi­na de lle­gar no ha con­se­gui­do supe­rar al capi­ta­lis­mo aun­que cao­ti­za su fun­cio­na­mien­to for­jan­do de ese modo el esce­na­rio de una gran tra­ge­dia. Por el momen­to solo Boli­via pare­ce sal­var­se de la ava­lan­cha, afir­mán­do­se en la mayor muta­ción social de su his­to­ria moder­na sin supe­rar los mar­cos del sub­de­sa­rro­llo capi­ta­lis­ta pero recom­po­nien­do­lo inte­gran­do a las masas sumer­gi­das, mul­ti­pli­can­do por mil lo que había hecho el pero­nis­mo en Argen­ti­na entre 1945 y 1955 (de todos modos ello no la libe­ra del cam­bio de con­tex­to regional-global).

En Amé­ri­ca Lati­na asis­ti­mos a un pro­ce­so de cri­sis muy pro­fun­do don­de con­ver­gen pro­gre­sis­mos decli­nan­tes con neo­li­be­ra­lis­mos inte­gral­men­te degra­da­dos como en Colom­bia o Méxi­co con­for­man­do un pano­ra­ma común de per­di­da de legi­ti­mi­dad del poder polí­ti­co, avan­ces de gru­pos eco­nó­mi­cos saquea­do­res y acti­vis­mo impe­ria­lis­ta cada vez más fuerte.

A este pano­ra­ma som­brío es nece­sa­rio incor­po­rar ele­men­tos espe­ran­za­do­res sin los cua­les no podría­mos empe­zar a enten­der lo que está ocu­rrien­do. Por deba­jo de las juga­rre­tas polí­ti­cas, los nego­cios rápi­dos y las his­te­rias fas­cis­tas apa­re­cen las pro­tes­tas popu­la­res mul­ti­tu­di­na­rias, la per­sis­ten­cia de izquier­das no coop­ta­das por el sis­te­ma (más allá de sus per­fi­les más o menos mode­ra­dos o radi­ca­les), la pre­sen­cia de insur­gen­cias inci­pien­tes o pode­ro­sas (como en Colombia).

Ni los can­tos de sire­na pro­gre­sis­tas ni la repre­sión neo­li­be­ral han podi­do hacer des­apa­re­cer o mar­gi­na­li­zar com­ple­ta­men­te a esos fan­tas­mas. Reali­dad lati­no­ame­ri­ca­na que preo­cu­pa a los estra­te­gas del Impe­rio que temen que lo que ellos con­si­de­ran como su inevi­ta­ble arre­me­ti­da con­tra la región pue­da des­atar el infierno de la insur­gen­cia con­ti­nen­tal, en ese caso el paraí­so de los gran­des nego­cios podría con­ver­tir­se en un tem­bla­de­ral don­de se hun­di­ría el con­jun­to del sistema.

Geo­po­lí­ti­ca del Impe­rio, inte­gra­cio­nes y colonizaciones

La estra­te­gia de los Esta­dos Uni­dos apa­re­ce arti­cu­la­da en torno de tres gran­des ejes; el trans­atlan­ti­co y el trans­pa­cí­fi­co apun­tan­do en una gigan­tes­co jue­go de pin­zas con­tra la con­ver­gen­cia ruso-chi­na cen­tro motor de la inte­gra­ción euro­asá­ti­ca. Y lue­go el lati­no­ame­ri­cano des­ti­na­do a la reco­lo­ni­za­ción de la región.

Los Esta­dos Uni­dos inten­tan con­ver­tir a la masa con­ti­nen­tal asiá­ti­ca y su amplia­ción ruso-euro­pea en un espa­cio des­ar­ti­cu­la­do, con gran­des zonas caó­ti­cas, obje­to de saqueo y superexplotación.

Los recur­sos natu­ra­les pero tam­bién labo­ra­les de esos terri­to­rios con­for­man su cen­tro prin­ci­pal de aten­ción, en la elip­se estra­té­gi­ca que cubre el Gol­fo Pér­si­co y la Cuen­ca del Mar Cas­pio exten­dién­do­se hacia Rusia se encuen­tra el 80 % de las reser­vas glo­ba­les de gas y el 60 % de las de petró­leo y en Chi­na habi­tan algo más de 230 millo­nes de obre­ros indus­tria­les (apro­xi­ma­da­men­te un ter­cio del total mundial).

Amé­ri­ca Lati­na apa­re­ce como el patio tra­se­ro a reco­lo­ni­zar, allí se encuen­tran por ejem­plo las reser­vas petro­le­ras de Vene­zue­la (las pri­me­ras del mun­do, 20 % del total glo­bal), cer­ca del 80 % de las reser­vas mun­dia­les de litio (en un trián­gu­lo terri­to­rial exten­di­do por el nor­te de Chi­le y Argen­ti­na y el sur de Boli­via) impres­cin­di­ble en la futu­ra indus­tria del auto­mó­vil eléc­tri­co, la reser­vas de gas y petró­leo de esquis­to del sur argen­tino, las fabu­lo­sas reser­vas de agua dul­ce del acuí­fe­ro gua­ra­ní entre Bra­sil, Para­guay y Argentina.

Una de las ofen­si­vas fuer­tes del Impe­rio en la déca­da pasa­da fue la ten­ta­ti­va de con­for­ma­ción del ALCA, zona de libre comer­cio e inver­sio­nes que sig­ni­fi­ca­ba la ane­xión eco­nó­mi­ca de la región por par­te de los Esta­dos Uni­dos. El pro­yec­to fra­ca­só, el ascen­so del pro­gre­sis­mo lati­no­ame­ri­cano suma­do a la emer­gen­cia de poten­cias no occi­den­ta­les, sobre todo Chi­na y al empan­ta­na­mien­to esta­dou­ni­den­se en su gue­rra asiá­ti­ca fue­ron fac­to­res deci­si­vos que en dis­tin­ta medi­da debi­li­ta­ron la arre­me­ti­da imperial.

Pero a par­tir de la lle­ga­da de Oba­ma a la pre­si­den­cia los Esta­dos Uni­dos des­ata­ron una ofen­si­va fle­xi­ble de recon­quis­ta de Amé­ri­ca Lati­na: se puso en mar­cha una com­ple­ja mez­cla de pre­sio­nes, nego­cia­cio­nes, des­es­ta­bi­li­za­cio­nes y gol­pes de esta­do. Los gol­pes blan­dos exi­to­sos en Hon­du­ras y Para­guay, las ten­ta­ti­vas de des­es­ta­bi­li­za­ción en Ecua­dor, Argen­ti­na, Bra­sil y sobre todo en Vene­zue­la (don­de se va per­fi­lan­do una inter­ven­ción mili­tar), pero tam­bién la ten­ta­ti­va en cur­so de extin­ción nego­cia­da de la gue­rri­lla colom­bia­na y la domes­ti­ca­ción de Cuba for­man par­te de esa estra­te­gia de recolonización.

La mis­ma es imple­men­ta­da a tra­vés de una suce­sión de tan­teos sua­ves y duros ten­dien­te a des­ar­ti­cu­lar las resis­ten­cias esta­ta­les y los pro­ce­sos de inte­gra­ción regio­nal (Una­sur, Celac, Alba) y extra­re­gio­na­les peri­fé­ri­cos (BRICS, acuer­dos con Chi­na y Rusia, etc.) pero tam­bién a blo­quear, corrom­per o disol­ver las resis­ten­cias socia­les y las alter­na­ti­vas polí­ti­cas más avan­za­das en cur­so o poten­cia­les. Inten­tan­do lle­var ade­lan­te una diná­mi­ca de des­ar­ti­cu­la­ción pero bus­can­do evi­tar que la mis­ma gene­re rebe­lio­nes pro­pa­gán­do­se como un regue­ro de pól­vo­ra en una región actual­men­te muy interrelacionada.

Saben muy bien que en muchos paí­ses de la región el rem­pla­zo de gobier­nos ”pro­gre­sis­tas” por otros abier­ta­men­te proim­pe­ria­lis­tas sig­ni­fi­ca el encum­bra­mien­to de cama­ri­llas enlo­que­ci­das que a cor­to pla­zo cau­sa­rían situa­cio­nes de caos que podrían des­atar insur­gen­cias peli­gro­sas. Algu­nos estra­te­gas del Impe­rio creen poder neu­tra­li­zar ese peli­gro con el pro­pio caos, desa­rro­llan­do “gue­rras de cuar­ta gene­ra­ción” ins­ta­lan­do dis­tin­tas for­mas de vio­len­cia social des­es­truc­tu­ran­te com­bi­na­das con des­truc­cio­nes media­ti­co-cul­tu­ra­les y repre­sio­nes selec­ti­vas, en ese sen­ti­do el mode­lo mexi­cano es para ellos (por aho­ra) un para­dig­ma interesante.

Por ejem­plo temen que un esce­na­rio de caos fas­cis­ta en Vene­zue­la deri­ve en una gue­rra popu­lar que les obli­ga­ría a inter­ve­nir direc­ta­men­te en un con­flic­to pro­lon­ga­do que suma­do a sus gue­rras asiá­ti­cas lo con­du­ci­ría a una sobre exten­sión estra­té­gi­ca ingo­ber­na­ble. Es por ello que con­si­de­ran impres­cin­di­ble obte­ner el apa­ci­gua­mien­to de la gue­rri­lla colom­bia­na poten­cial alia­da estra­té­gi­ca de una posi­ble resis­ten­cia popu­lar venezolana.

El pano­ra­ma es com­ple­ta­do con el pro­ce­so de inte­gra­ción colo­nial de los paí­ses de la lla­ma­da Alian­za del Pací­fi­co (Méxi­co, Colom­bia, Perú y Chi­le). A ello se suman los tra­ta­dos de libre comer­cio de mane­ra indi­vi­dual con paí­ses de Amé­ri­ca Cen­tral y otros como Chi­le o Colom­bia y el vie­jo tra­ta­do entre Esta­dos Uni­dos, Cana­dá y México.

Inte­gra­ción colo­nial y des­ar­ti­cu­la­ción, mani­pu­la­ción del caos y for­ta­le­ci­mien­to de polos repre­si­vos, Capri­les más Peña Nie­to, Ollan­ta Huma­la más San­tos más ban­das nar­co-mafio­sas… todo ello den­tro de un con­tex­to glo­bal de deca­den­cia sis­té­mi­ca don­de el vie­jo orden uni­po­lar decli­na sin ser rem­pla­za­do por un nue­vo orden mul­ti­po­lar. Ten­ta­ti­va de de con­trol impe­ria­lis­ta de Amé­ri­ca Lati­na sumer­gi­da en el des­or­den del capi­ta­lis­mo mundial.

El cere­bro del impe­rio no logra supe­rar los acha­ques de su cuer­po enve­je­ci­do y enfer­mo, los deli­rios se repro­du­cen, las fugas hacia ade­lan­te se mul­ti­pli­can, evi­den­te­men­te nos encon­tra­mos en un momen­to his­tó­ri­co decisivo.


[i] Finian Cun­ningham, «NATO’s Sha­dow of Nazi Ope­ra­tion Bar­ba­ros­sa», Stra­te­gic Cul­tu­re Foun­da­tion, 13.03.2015

[ii] Colo­nel Cas­sad, «Ukrai­ne: Repri­se de la gue­rre au prin­temps?», http://​lesa​ker​fran​copho​ne​.net/ le 13 mars 2015

[iii] «El papa Fran­cis­co advir­tió que vivi­mos una ter­ce­ra gue­rra mun­dial com­ba­ti­da “por par­tes” «, http://​www​.lana​cion​.com​.ar, 13 de sep­tiem­bre de 2014

[iv] Lau­ren­ce H Sum­mers, «Reflec­tions on the ‘New Secu­lar Stag­na­tion Hypothe­sis’» y Robert J Gor­don, «The turtle’s pro­gress: Secu­lar stag­na­tion meets the head­winds» en «Secu­lar Stag­na­tion: Facts, Cau­ses, and Cures», CEPR Press, 2014.

[v] Uti­li­zo el ter­mino “pro­gre­sis­ta” en el sen­ti­do más amplio, des­de gobier­nos que se pro­cla­man socia­lis­tas o

pro­so­cia­lis­tas como en Vene­zue­la o Boli­via has­ta otros de cor­te neo­li­be­ral-pro­gre­sis­ta como los de Uru­guay o Brasil.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *