A pie de tajo- Borro­ka Garaia

Hubo un tiem­po no muy lejano en el que sobre todo la juven­tud de mi pue­blo que esta­ba en paro si que­ría lograr un pues­to de tra­ba­jo tenía 100% de posi­bi­li­da­des de lograr­lo en un tiem­po rela­ti­va­men­te muy cor­to. Y todo ello sin nece­si­dad de acu­dir a nin­gu­na ins­ti­tu­ción, nin­gu­na lis­ta de paro ni mirar nin­gún anun­cio. El movi­mien­to popu­lar se encar­ga­ba de sumi­nis­trar­lo con efec­ti­vi­dad com­pro­ba­da. Eso sí que era una agen­cia de colo­ca­ción.

El tema era bas­tan­te sen­ci­llo. Se pilla­ba el mapa del muni­ci­pio y como si fue­ra la gue­rra (que lo era) se iban seña­li­zan­do todas y cada una de las obras en acti­vo. Des­pués entra­ba en jue­go el glo­rio­so y selec­to gru­po de intelligentsia,que reco­pi­la­ba toda la infor­ma­ción escri­ta y no escri­ta sobre cada obra. Con esa infor­ma­ción que auna­ba todo tipo de irre­gu­la­ri­da­des, vacíos, fal­ta de segu­ri­dad, fal­ta de mano de obra del pro­pio pue­blo, con­di­cio­nes de tra­ba­jo dudo­sas, no cum­pli­mien­to de con­ve­nio y todo lo que se pudie­ra o pudie­se meter a la saca, se deci­día en ale­gre asam­blea cuan­ta gen­te iba a entrar a tra­ba­jar en cada obra deter­mi­na­da.

No había fallo en el aná­li­sis y en la gran mayo­ría de casos los patro­nes, res­pon­sa­bles y jefa­zos de las cons­truc­to­ras coin­ci­dían mate­má­ti­ca­men­te con el diag­nós­ti­co de la ale­gre asam­blea de para­dos y ama­ble­men­te acce­dían a fichar uno tras otro a los labo­rio­sos asam­blea­rios. ¡Para que lue­go algu­nos hablen de que no es posi­ble la con­ci­lia­ción de cla­ses!

Aun­que bueno, para ser sin­ce­ros he omi­ti­do un peque­ño deta­lle no muy con­ci­lia­dor. Si había algu­na diver­gen­cia de opi­nio­nes (siem­pre es sano el deba­te) se entra­ba en un pro­ce­so nego­cia­dor que con­sis­tía en que la asam­blea para­ba la obra esti­lo herri harre­sia. Mano de san­to. Y no veas como se corría la voz. Pese a que se hicie­ron bas­tan­tes paro­nes de obra al final pare­cía que en el con­ve­nio de la cons­truc­ción en Biz­kaia se hubie­ra aña­di­do un ane­xo don­de pusie­ra que en nues­tro pue­blo los para­dos eran encar­ga­dos de ges­tio­nar y sumi­nis­trar curro. Y así era en la prác­ti­ca.

Cier­ta­men­te era una épo­ca en nues­tro pue­blo y en muchos otros de auge del ladri­llo y obras por doquier. Pero había dos pegas. La pri­me­ra era obvia, bási­ca­men­te el tema esta­ba cen­tra­li­za­do en la cons­truc­ción y no abar­ca­ba más ámbi­tos y esfe­ras de tra­ba­jo. Lo que no estoy segu­ro es si se podría haber amplia­do a otros sec­to­res o esto tie­ne rela­ción direc­ta con lo que decían los anti­guos bar­bu­dos de que los que lle­van mar­ti­llo al cin­to están más cabrea­dos por natu­ra­le­za y por lo tan­to más suel­tos y resuel­tos lle­ga­da la oca­sión.

En cual­quier caso el otro día anda­ban escan­da­li­za­dos en el cho­rreo espa­ñol por­que en Etxe­ba­rri los para­dos del barrio blo­quea­ron una obra ya que como bien dicen era la «úni­ca for­ma» de que la empre­sa que eje­cu­ta los tra­ba­jos «entra­se en razón» y cum­plie­ra su «pala­bra» de que iba a con­tra­tar a per­so­nas per­te­ne­cien­tes a la asam­blea. «Nos dije­ron que iban a emplear a dos miem­bros para hacer las ace­ras, pero pasa­ba el tiem­po y veía­mos que no nos lla­ma­ban. Se esta­ban rien­do de noso­tros».

Tras el blo­queo ya han sido acep­ta­dos a tra­ba­jar mien­tras el alcal­de ha mos­tra­do su sor­pre­sa de que hayan sido acep­ta­dos ya que según él todo esta­ba en orden y debi­do cum­pli­mien­to.

No se sor­pren­da tan­to señor alcal­de por­que no hay nada en orden en este país y posi­ble­men­te un nue­vo ciclo y vuel­ta de tuer­ca a la acción direc­ta des­de las cosas más peque­ñas has­ta las más gran­des sea de lo mejor que le pue­da pasar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca.

La pena es que Juan­jo Bas­te­rra no lo podrá con­tar ya en las pági­nas de eco­no­mía del dia­rio Gara. Eske­rrik asko por haber esta­do tan­tos años a pie de tajo con los tuyos!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *