Raúl Cas­tro: Res­pal­da­mos la posi­ción dig­na, valien­te y cons­truc­ti­va del Pre­si­den­te Nico­lás Maduro

El General de Ejército Raúl Castro Ruz (I), Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, y Nicolás Maduro Moros (D), Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, durante la Cumbre Extraordinaria de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, convocada en solidaridad con el hermano pueblo suramericano, en el Palacio de Miraflores, en Caracas, el 17 de marzo de 2015.  Foto: Omara GARCÍA MEDEROS/ AINEl Gene­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz (I), Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Esta­do y de Minis­tros de Cuba, y Nico­lás Madu­ro Moros (D), Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, duran­te la Cum­bre Extra­or­di­na­ria de la Alter­na­ti­va Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca, con­vo­ca­da en soli­da­ri­dad con el her­mano pue­blo sur­ame­ri­cano, en el Pala­cio de Mira­flo­res, en Cara­cas, el 17 de mar­zo de 2015. Foto: Oma­ra GARCÍA MEDEROS/​AIN

Dis­cur­so del Gene­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz, Pri­mer Secre­ta­rio del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba y Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Esta­do y de Minis­tros, en la IX Cum­bre Extra­or­di­na­ria del ALBA-TCP, con­vo­ca­da en soli­da­ri­dad con el her­mano pue­blo de Vene­zue­la, efec­tua­da en Cara­cas, Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, el 17 de mar­zo de 2015. (Ver­sio­nes Taqui­grá­fi­cas-Con­se­jo de Estado)

Esti­ma­dos Jefes de Esta­do y de Gobierno de la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra América;

Esti­ma­dos Jefes de dele­ga­cio­nes e invitados;

Com­pa­ñe­ras y compañeros:

El ALBA nos con­vo­ca hoy para rati­fi­car nues­tro más fir­me res­pal­do al pue­blo y gobierno boli­va­ria­nos ante las últi­mas accio­nes inje­ren­cis­tas y ame­na­zas del gobierno nor­te­ame­ri­cano con­tra Venezuela.

Los hechos demues­tran que la his­to­ria no se pue­de igno­rar. Las rela­cio­nes de Esta­dos Uni­dos con Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be han esta­do mar­ca­das por la “Doc­tri­na Mon­roe” y el obje­ti­vo de ejer­cer domi­na­ción y hege­mo­nía sobre nues­tras naciones.

Bolí­var había anti­ci­pa­do que los Esta­dos Uni­dos “pare­cen des­ti­na­dos por la Pro­vi­den­cia para pla­gar la Amé­ri­ca de mise­rias a nom­bre de la Liber­tad” y Mar­tí había caí­do en com­ba­te sin con­cluir la car­ta en que expli­ca­ba el “deber de impe­dir a tiem­po con la inde­pen­den­cia de Cuba que se extien­dan por las Anti­llas los Esta­dos Uni­dos y cai­gan, con esa fuer­za más, sobre nues­tras tie­rras de América”.

Des­pués vinie­ron las inter­ven­cio­nes mili­ta­res, los gol­pes de Esta­do, las manio­bras para derro­car gobier­nos nacio­na­lis­tas o pro­gre­sis­tas, el res­pal­do a san­grien­tas dic­ta­du­ras mili­ta­res, las ope­ra­cio­nes encu­bier­tas, el ampa­ro al terro­ris­mo y la sub­ver­sión, así como la apro­pia­ción y el saqueo de nues­tros recur­sos para per­pe­tuar la depen­den­cia y el subdesarrollo.

La osa­día vic­to­rio­sa de lle­var ade­lan­te una Revo­lu­ción Socia­lis­ta a solo 90 millas de Esta­dos Uni­dos, ha supues­to inmen­sos sacri­fi­cios, sufri­mien­tos, pér­di­das huma­nas y pri­va­cio­nes mate­ria­les para el pue­blo cubano, some­ti­do des­de el mis­mo triun­fo revo­lu­cio­na­rio, hace 56 años, a todo tipo de hos­ti­li­dad, inclu­yen­do el apo­yo y la orga­ni­za­ción de ban­das arma­das en las mon­ta­ñas des­de fina­les del pro­pio año 1959 —o sea, des­de el mis­mo año del triun­fo de la Revo­lu­ción — , la inva­sión de Pla­ya Girón en 1961 y la ofi­cia­li­za­ción del blo­queo en 1962, todo ello con la inten­ción decla­ra­da de derro­tar la Revo­lu­ción y cam­biar el orden polí­ti­co, eco­nó­mi­co y social que deci­di­mos libre­men­te y lue­go con­fir­ma­mos en refe­ren­do constitucional.

El resul­ta­do ha sido el rotun­do fra­ca­so, el daño a nues­tro pue­blo y el com­ple­to ais­la­mien­to de Esta­dos Uni­dos en sus pro­pó­si­tos, como ha reco­no­ci­do recien­te­men­te el Pre­si­den­te Barack Oba­ma al anun­ciar una nue­va polí­ti­ca y pro­po­ner­se abrir otro capí­tu­lo. Sin embar­go, los voce­ros de su gobierno se empe­ñan en acla­rar que los obje­ti­vos per­sis­ten y solo cam­bian los métodos.

El triun­fo de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na fue un extra­or­di­na­rio hito en la his­to­ria de Vene­zue­la y de toda la región, que comen­zó a des­per­tar de la lar­ga noche neo­li­be­ral. Una épo­ca de cam­bios se ini­ció en el con­ti­nen­te y otras nacio­nes deci­die­ron empren­der el camino de la ple­na inde­pen­den­cia e inte­gra­ción y reto­mar las ban­de­ras de nues­tros próceres.

Nacie­ron el ALBA, UNASUR, la CELAC, que se unie­ron, en su diver­si­dad, a ante­rio­res agru­pa­cio­nes e ini­cia­ti­vas de genui­na voca­ción lati­no­ame­ri­ca­nis­ta y cari­be­ña, fun­da­das en prin­ci­pios de soli­da­ri­dad, coope­ra­ción, jus­ti­cia social y defen­sa de su soberanía.

PETROCARIBE fue una extra­or­di­na­ria, gene­ro­sa y huma­nis­ta con­tri­bu­ción del Pre­si­den­te Hugo Chá­vez Frías. Aho­ra se pre­ten­de des­truir a PETROCARIBE para ame­na­zar a sus Esta­dos miem­bros, some­ter­los a las tras­na­cio­na­les petro­le­ras y sepa­rar­los de Vene­zue­la. No se per­ca­tan de que nues­tros pue­blos han deci­di­do, de mane­ra irre­vo­ca­ble, con­ti­nuar su inde­te­ni­ble avan­ce y bata­llar por un mun­do mul­ti­po­lar y jus­to, don­de ten­gan voz, espe­ran­za y dig­ni­dad los que fue­ron his­tó­ri­ca­men­te excluidos.

El impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se ha ensa­ya­do, sin éxi­to, prác­ti­ca­men­te todas las fór­mu­las de des­es­ta­bi­li­za­ción y sub­ver­sión con­tra la revo­lu­ción boli­va­ria­na y cha­vis­ta, para recu­pe­rar el con­trol de la mayor reser­va petro­le­ra del pla­ne­ta y ases­tar un gol­pe al pro­ce­so inte­gra­dor y eman­ci­pa­dor que tie­ne lugar en Nues­tra América.

La arbi­tra­ria, agre­si­va e infun­da­da Orden Eje­cu­ti­va emi­ti­da por el Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos con­tra el Gobierno de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, cali­fi­cán­do­lo como una ame­na­za a su segu­ri­dad nacio­nal, demues­tra que Esta­dos Uni­dos pue­de sacri­fi­car la paz y el rum­bo de las rela­cio­nes hemis­fé­ri­cas y con nues­tra región por razo­nes de domi­na­ción y de polí­ti­ca doméstica.

Resul­ta insos­te­ni­ble la idea de que un país soli­da­rio como Vene­zue­la, que jamás ha inva­di­do ni agre­di­do a nin­gún otro y que con­tri­bu­ye de mane­ra sus­tan­cial y altruis­ta a la segu­ri­dad ener­gé­ti­ca y a la esta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de un con­si­de­ra­ble núme­ro de nacio­nes del con­ti­nen­te, pue­da repre­sen­tar una ame­na­za para la segu­ri­dad de la poten­cia más pode­ro­sa de la historia.

Res­pal­da­mos la posi­ción dig­na, valien­te y cons­truc­ti­va del Pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro (Aplau­sos), quien no obs­tan­te la gra­ve­dad de la ame­na­za ha ten­di­do la mano al Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos para ini­ciar un diá­lo­go basa­do en el dere­cho inter­na­cio­nal y el res­pe­to mutuo, que con­duz­ca a la dero­ga­ción incon­di­cio­nal de la Orden Eje­cu­ti­va del Pre­si­den­te Oba­ma y a la nor­ma­li­za­ción de sus rela­cio­nes (Aplau­sos). El ALBA y la CELAC debe­rían acom­pa­ñar esa propuesta.

Hoy Vene­zue­la no está sola, ni nues­tra región es la mis­ma de hace 20 años. No tole­ra­re­mos que se vul­ne­re la sobe­ra­nía o se que­bran­te impu­ne­men­te la paz en la región.

Como hemos afir­ma­do, las ame­na­zas con­tra la paz y la esta­bi­li­dad en Vene­zue­la repre­sen­tan tam­bién ame­na­zas con­tra la esta­bi­li­dad y la paz regionales.

La paz que hoy recla­ma Vene­zue­la y nece­si­ta­mos todos, una “paz con jus­ti­cia, con igual­dad, la paz de pie, no la paz de rodi­llas, es la paz con dig­ni­dad y desa­rro­llo”, como dijo Madu­ro, es a la que nos com­pro­me­ti­mos en la Pro­cla­ma de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be como Zona de Paz, adop­ta­da en la II Cum­bre de la CELAC en La Habana.

La posi­ción de nues­tro país en estas cir­cuns­tan­cias per­ma­ne­ce inva­ria­ble. Reite­ro la fir­me soli­da­ri­dad de la Revo­lu­ción Cuba­na con la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, con el Pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal Nico­lás Madu­ro y con la unión cívi­co-mili­tar que este enca­be­za (Aplau­sos). Reite­ro la abso­lu­ta leal­tad a la memo­ria del Coman­dan­te Hugo Chá­vez Frías, el mejor ami­go de la Revo­lu­ción Cuba­na (Aplau­sos).

Como se ha decla­ra­do, rati­fi­ca­mos “una vez más, que los cola­bo­ra­do­res cuba­nos pre­sen­tes en la her­ma­na Nación, con­ti­nua­rán cum­plien­do con su deber bajo cual­quier cir­cuns­tan­cia, en bene­fi­cio del her­mano, soli­da­rio y noble pue­blo venezolano”.

Esta­dos Uni­dos debe­ría enten­der de una vez que es impo­si­ble sedu­cir o com­prar a Cuba ni inti­mi­dar a Vene­zue­la. Nues­tra uni­dad es indes­truc­ti­ble (Aplau­sos).

Tam­po­co cede­re­mos ni un ápi­ce en la defen­sa de la sobe­ra­nía e inde­pen­den­cia, ni tole­ra­re­mos nin­gún tipo de inje­ren­cia, ni con­di­cio­na­mien­to en nues­tros asun­tos internos.

No ceja­re­mos en la defen­sa de las cau­sas jus­tas en Nues­tra Amé­ri­ca y en el mun­do, ni deja­re­mos nun­ca solos a nues­tros her­ma­nos de lucha. Hemos veni­do aquí a cerrar filas con Vene­zue­la y con el ALBA y a rati­fi­car que los prin­ci­pios no son nego­cia­bles (Aplau­sos).

Para defen­der estas con­vic­cio­nes, asis­ti­re­mos a la VII Cum­bre de las Amé­ri­cas. Expon­dre­mos nues­tras posi­cio­nes, con fir­me­za, cla­ri­dad y res­pe­to. Recha­za­re­mos con deter­mi­na­ción toda ten­ta­ti­va de ais­lar y ame­na­zar a Vene­zue­la y recla­ma­re­mos el cese defi­ni­ti­vo del blo­queo a Cuba.

La socie­dad civil cuba­na será la voz de los sin voz y des­en­mas­ca­ra­rá a los mer­ce­na­rios que pre­sen­ta­rán allí como socie­dad civil de Cuba y a sus patrones.

Debe­mos con­vo­car a todos los pue­blos y gobier­nos de Nues­tra Amé­ri­ca a movi­li­zar­nos y estar aler­tas en defen­sa de Vene­zue­la. La soli­da­ri­dad es el cimien­to de la uni­dad y la inte­gra­ción regional.

Muchas gra­cias

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *