Ni vic­to­ria ni derro­ta, sino todo lo con­tra­rio- JM Olarieta

El vier­nes el direc­tor de la CIA John Bren­nan dijo ante el Con­se­jo de Rela­cio­nes Exte­rio­res que Esta­dos Uni­dos no pre­ten­de el hun­di­mien­to del gobierno de Damas­co por­que deja­ría el cam­po libre al Cali­fa­to Islá­mi­co, y men­cio­nó a Rusia expre­sa­men­te para decir que Putin tam­po­co lo quiere.
Las pala­bras de Bren­nan sus­ci­tan dos tipos de con­clu­sio­nes, de las que eli­mi­na­ré toda refe­ren­cia al hecho de que el Cali­fa­to Islá­mi­co no es otra cosa que un bra­zo de los pro­pios imperialistas.
La pri­me­ra de ellas es que tenía­mos razón todos los que hemos veni­do ase­gu­ran­do que en Siria no había una «opo­si­ción mode­ra­da», es decir, que a par­tir de 2011 la alter­na­ti­va a Al-Assad es el Cali­fa­to Islá­mi­co y que la excu­sa impe­ria­lis­ta de apo­yar a la opo­si­ción mode­ra­da sólo ser­vía para jus­ti­fi­car el apo­yo al Cali­fa­to Islámico.
En una intere­san­te entre­vis­ta en Alfa­dai­ya, la tele­vi­sión siria, el perio­dis­ta liba­nés Nas­ser Kan­dil ase­gu­ró (1) que la aten­ción pues­ta en los crí­me­nes atro­ces del Cali­fa­to Islá­mi­co ha sido tan inten­sa que a su lado el Fren­te Al-Nus­ra pare­ce una orga­ni­za­ción mode­ra­da, o lo que es lo mis­mo: el Cali­fa­to Islá­mi­co ha deja­do a la rama siria de Al-Qae­da como una orga­ni­za­ción moderada.
Natu­ral­men­te que en Siria siem­pre ha habi­do una opo­si­ción al gobierno baa­sis­ta, dura­men­te repri­mi­da. Tam­bién es cier­to que las rei­vin­di­ca­cio­nes popu­la­res que des­en­ca­de­na­ron las movi­li­za­cio­nes de 2011 eran y son jus­tas. Pero me pare­ce indis­cu­ti­ble que en 2011 el impe­ria­lis­mo se puso a la cabe­za de la lucha con­tra el gobierno de Al-Assad y des­en­ca­de­nó una gue­rra, lo que cam­bió com­ple­ta­men­te la situa­ción y, con ella, la natu­ra­le­za de la pro­pia lucha con­tra el gobierno baasista.
De las pala­bras de Bren­nan se des­pren­de que hoy no hay una ter­ce­ra posi­ción. No hay más alter­na­ti­va al gobierno de Damas­co que el Cali­fa­to Islá­mi­co y que mien­tras esa situa­ción no cam­bie, la bata­lla está plan­tea­da en esos tér­mi­nos y la posi­ción del impe­ria­lis­mo está muy cla­ra: aun­que hablen de «opo­si­ción mode­ra­da» apo­yan al Cali­fa­to Islá­mi­co, apo­yan el terro­ris­mo y cada uno de sus horren­dos crímenes.
La segun­da deduc­ción que se des­pren­de de las pala­bras de Bren­nan es que, lo mis­mo que en otras regio­nes del mun­do, des­de Afga­nis­tán has­ta Libia, al impe­ria­lis­mo no le intere­sa que en Siria ganen unos u otros. Ni siquie­ra le intere­sa ganar la gue­rra; lo que le intere­sa es la gue­rra mis­ma. Es la polí­ti­ca del caos con­tro­la­do o, como dice algún medio, el «equi­li­brio den­tro de la cri­sis».
Las pala­bras de Bre­nan me recuer­dan a las que pro­nun­ció John Kerry en una reu­nión cele­bra­da en julio de 2013 en el Pala­cio de Con­gre­sos del Mar Muer­to, en Jor­da­nia: «Que­re­mos evi­tar una situa­ción de ven­ce­do­res y ven­ci­dos en la region».
Este tipo de decla­ra­cio­nes expli­can mejor que nada las para­do­jas de las gue­rras, unas recien­tes y otras no tan­to, en Orien­te Medio, el nor­te de Áfri­ca y el Sahel: el impe­ria­lis­mo pro­mue­ve el terro­ris­mo fun­da­men­ta­lis­ta al mis­mo tiem­po que «lucha» con­tra él o, dicho en otras pala­bras, el impe­ria­lis­mo nece­si­ta sus pro­pios enemi­gos en cier­tas regio­nes del mun­do. Nece­si­ta un cier­to tipo de enemi­gos, aque­llos que cum­plen un cier­to papel, que no es pre­ci­sa­men­te el de la lucha con­tra el imperialismo.
Aho­ra bien, en Orien­te Medio fun­cio­na des­de siem­pre el jue­go de las sie­te sillas: siem­pre hay un per­de­dor y la derro­ta del Cali­fa­to Islá­mi­co en Siria va a tener una pri­me­ra con­se­cuen­cia inevi­ta­ble: la de reco­no­cer la vic­to­ria del gobierno de Damas­co, que no sería más que el prin­ci­pio de otra serie de vic­to­rias en cade­na, como la de Irán y, natu­ral­men­te, la de Hezbollah.
Por lo tan­to, un des­en­la­ce así de la gue­rra de Siria lle­ga­ría muy lejos. ¿Qué pen­sa­rán en Tel-Aviv del for­ta­le­ci­mien­to de Irán y Hezbollah?
Pero no sólo per­de­ría Israel sino tam­bién los paí­ses del Gol­fo y, en par­ti­cu­lar, Ara­bia sau­dí, y sería su segun­da derro­ta en muy poco tiem­po. Ya había per­di­do en 2012 en Yemen.
En la entre­vis­ta Kan­dil sos­tie­ne que Tur­quía sería uno de los paí­ses más per­ju­di­ca­dos por el nue­vo repar­to de car­tas en Orien­te Medio. La vic­to­ria kur­da en Koba­ni es lo que Tur­quía había tra­ta­do de evi­tar. Por eso nun­ca for­ma­ron par­te de la coa­li­ción inter­na­cio­nal. Para la revis­ta News­week (2), Tur­quía había ins­tru­men­ta­li­za­do a los tak­fi­ris­tas para derro­tar a los kur­dos. Tur­quía está en el ban­do per­de­dor y aca­ba­rá per­dien­do Kur­dis­tán. Tras su vic­to­ria los kur­dos salen vic­to­rio­sos, pier­de el Cali­fa­to Islá­mi­co, pier­de Tur­quía… y posi­ble­men­te pier­da tam­bién el gobierno de Damasco.
La derro­ta del Cali­fa­to Islá­mi­co en Koba­ni pone en evi­den­cia todas sus limi­ta­cio­nes y, lo que es peor, mar­ca una pau­ta. No es fácil expli­car qué moti­vos les lle­va­ron a ata­car la ciu­dad fron­te­ri­za kur­da, pero es evi­den­te que no fue­ron de tipo con­fe­sio­nal. No tenían nada que ver con su sala­fis­mo. Pero tam­po­co tenía nin­gún sen­ti­do apo­de­rar­se de Qunei­tra o Tikrit.
La pre­gun­ta es rele­van­te por­que John Kerry había reco­no­ci­do que Koba­ni no tenía un carác­ter estra­té­gi­co (3). Sin embar­go, para asal­tar esa ciu­dad, el Cali­fa­to Islá­mi­co tuvo que aban­do­nar pun­tos que sí eran estra­té­gi­cos, como Idleb o Ale­po. Algu­nos dicen que qui­sie­ron obte­ner un paso fron­te­ri­zo hacia Tur­quía. Pero ya tenían otros dos.
Hay quien sos­tie­ne que era una tác­ti­ca de dis­trac­ción, que el ver­da­de­ro obje­ti­vo era atra­car Bag­dad, o bien que Koba­ni atra­jo la aten­ción hacia otras accio­nes de mayor enver­ga­du­ra en Irak.
Según Kan­dil el obje­ti­vo del Cali­fa­to Islá­mi­co fue acer­car­se a Irbil, la capi­tal del Kur­dis­tán ira­kí, lo que tam­po­co tie­ne nin­gún obje­ti­vo con­fe­sio­nal. Pero para el Pen­tá­gono Irbil, como Sama­rra, es un «muro de fue­go», la línea que no se pue­de cru­zar sin el debi­do salvoconducto.
No cabe duda de que la vic­to­ria kur­da en Koba­ni ha for­ta­le­ci­do a Mas­sud Bar­za­ni, el diri­gen­te del auto­pro­cla­ma­do Esta­do inde­pen­dien­te kur­do de Irak. «La resis­ten­cia siria ven­ce­rá», ase­gu­ró Bar­za­ni. «Sal­dre­mos de esta gue­rra como ven­ce­do­res». Pero los que se apun­tan la vic­to­ria no son los kur­dos de Siria sino los de Irak, las mario­ne­tas de Israel. Nada menos que 12 diri­gen­tes kur­dos le han ren­di­do plei­te­sía a Bar­za­ni. Ya no es nece­sa­rio que los tak­fi­ris­tas se hagan con Kobani.
Pero, ¿por qué han sido los kur­dos ira­kíes los que se han apun­ta­do la vic­to­ria en Koba­ni, y no los sirios?
Los poli­cías de todos los paí­ses se pre­gun­tan: des­pués de la derro­ta, ¿qué ocu­rri­rá con los terro­ris­tas del Cali­fa­to Islá­mi­co?, ¿a dón­de irán?, ¿vol­ve­rán a Lon­dres?, ¿a París? A los del Cali­fa­to Islá­mi­co no los quie­ren ni en Ryad, don­de los jeques rezan para que la gue­rra de Siria no se aca­be nun­ca. Es la mane­ra de man­te­ner­los entretenidos.

(1) Alfa­dai­ya, 9 de noviem­bre, https://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​h​p​R​L​3​c​5​Q​m_Q
(2) ISIS Sees Tur­key as Its Ally: For­mer Isla­mic Sta­te Mem­ber Reveals Tur­kish Army Coope­ra­tion, 7 de noviem­bre de 2014.
(3) Pour­quoi Koba­né n’est pas une ville stra­té­gi­que pour les USA, http://​tem​ps​reel​.nou​ve​lobs​.com/​m​o​n​d​e​/​2​0​1​4​1​0​0​9​.​O​B​S​1​7​0​0​/​p​o​u​r​q​u​o​i​-​k​o​b​a​n​e​-​n​-​e​s​t​-​p​a​s​-​u​n​e​-​v​i​l​l​e​-​s​t​r​a​t​e​g​i​q​u​e​-​p​o​u​r​-​l​e​s​-​u​s​a​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *