La enig­má­ti­ca ideo­lo­gía de Pode­mos. Apun­tes sobre una tra­yec­to­ria sinuo­sa- Manuel Medina

Los muñi­do­res de Pode­mos pare­cen irse acla­ran­do ideo­ló­gi­ca­men­te. O mejor dicho, acla­ran­do a los nume­ro­sos dal­tó­ni­cos de este país cuál es el color de la pira­gua en la que nave­gan políticamente.

La ver­dad es que los «Com­plu­ten­se boys» han ido dejan­do, a tra­vés de los pode­ro­sos cana­les de tele­vi­sión que los pro­mo­cio­na­ron, una vapo­ro­sa este­la de ambi­güe­da­des, con­tra­dic­cio­nes y abs­trac­cio­nes ideo­ló­gi­cas, cuyo exclu­si­vo obje­ti­vo ha sido lograr la con­fu­sión tan­to del per­so­nal de la dies­tra como de la sinies­tra. A la vis­ta está que ese obje­ti­vo ha sido amplia­men­te cubier­to, de acuer­do con lo que indi­can las encues­tas sobre el ori­gen social y polí­ti­co de sus poten­cia­les votantes.

La téc­ni­ca uti­li­za­da por estos disi­den­tes de IU no es nove­do­sa, ni inge­nio­sa. En la his­to­ria del mar­ke­ting elec­to­ral estos pro­ce­di­mien­tos enga­ño­sos han sido emplea­dos, con mejor o peor for­tu­na, en no pocos paí­ses y cir­cuns­tan­cias históricas.

Sin embar­go, es pre­ci­so reco­no­cer que en el Esta­do espa­ñol los artí­fi­ces de Pode­mos han encon­tra­do un terreno espe­cial­men­te abo­na­do para lograr el encan­di­la­mien­to de los cré­du­los y de otros, que sin ser­lo, actúan como si lo fue­ran. En efec­to, el cal­do de cul­ti­vo para que las téc­ni­cas elec­to­ra­lis­tas de estos ven­de­do­res de cre­ce­pe­lo fruc­ti­fi­ca­ran no venía pro­pi­cia­do sola­men­te por la pro­fun­di­dad de una cri­sis eco­nó­mi­ca sin pre­ce­den­tes. Tam­bién ha con­tri­bui­do a crear­lo la gene­ra­li­za­da y pro­gra­ma­da des­po­li­ti­za­ción que ha domi­na­do la socie­dad espa­ño­la a lo lar­go de los últi­mos 30 años de Monar­quía fran­quis­ta. Una pobla­ción que ha care­ci­do de refe­ren­tes ideo­ló­gi­cos duran­te tan­to tiem­po está pre­dis­pues­ta a acep­tar cual­quier dis­cur­so polí­ti­co que fin­ja arre­me­ter con­tra «los de arri­ba», aun­que tales embes­ti­das carez­can de un pro­yec­to con­cre­to con volun­tad polí­ti­ca para cam­biar las bases eco­nó­mi­cas sobre las que se asien­ta esta sociedad.

EL LERROUXISMO PODEMITA

La his­to­ria del siglo XX espa­ñol nos pro­por­cio­na algu­nos ejem­plos en este sen­ti­do. Duran­te la II Repú­bli­ca, cuan­do amplios sec­to­res socia­les iden­ti­fi­ca­ban, con razón, a la Igle­sia espa­ño­la con las cla­ses explo­ta­do­ras, el mero ata­que a la jerar­quía ecle­siás­ti­ca era inter­pre­ta­do por no pocos ciu­da­da­nos como un ata­que al sis­te­ma eco­nó­mi­co que los opri­mía. Esa exten­di­da creen­cia popu­lar faci­li­tó que per­so­na­jes como el dema­go­go Ale­jan­dro Lerroux obtu­vie­ran una enor­me popu­la­ri­dad entre la pobla­ción. Con fra­ses incen­dia­rias como “Levan­te­mos el velo de las mon­jas para ele­var­las a la cate­go­ría de madres!” “Rom­ped los archi­vos de la pro­pie­dad y haced hogue­ras con sus pape­les para puri­fi­car la infa­me orga­ni­za­ción social”Lerroux logra­ba hacer cua­jar en favor suyo la ira popu­lar exis­ten­te con­tra las cla­ses domi­nan­tes. Pero Ale­jan­dro Lerroux no tenía entre sus obje­ti­vos nin­gún pro­yec­to de trans­for­ma­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, ni tam­po­co nin­gún pro­pó­si­to de cam­bio social. Ello que­dó pal­ma­ria­men­te demos­tra­do cuan­do en julio de 1936 este pin­to­res­co poli­ti­co espa­ñol ter­mi­nó decan­tán­do­se a favor de Fran­co y de su gol­pe mili­tar.

Con todas las dis­tan­cias his­tó­ri­cas que se deben tener en cuen­ta, algo de eso ha ocu­rri­do con Igle­sias, Mone­de­ro y el res­to los suyos. Con­tan­do con la enor­me pro­yec­ción que de mane­ra sig­ni­fi­ca­ti­va le pro­por­cio­na­ron los medios de comu­ni­ca­ción, Pablo Igle­sias logró seña­lar algu­nos de los males del sis­te­ma polí­ti­co here­da­do de la dic­ta­du­ra, muy evi­den­tes para la pobla­ción. Los pri­me­ros que apa­re­cen ante la socie­dad espa­ño­la como cul­pa­bles de la situa­ción que atra­vie­sa el país son, evi­den­te­men­te, los polí­ti­cos que for­man par­te del esca­pa­ra­te de las ins­ti­tu­cio­nes del Régi­men. Ellos son la pri­me­ra «ima­gen» que el ciu­da­dano común tie­ne de la corrup­ción y de las tra­pi­son­das que coti­dia­na­men­te apa­re­cen en los medios.  Igle­sias no solo com­pren­dió ese hecho – como otros muchos – sino que, ade­más, los pro­pie­ta­rios de los medios res­pon­sa­bles de la cons­truc­ción de la opi­nion publi­ca de este país duran­te las tres últi­mas déca­das le pro­por­cio­na­ron el tram­po­lín mediá­ti­co para poder decir­lo. El «men­sa­je» de Igle­sias ha sido aco­gi­do con simi­lar entu­sias­mo al que en los años trein­ta gene­ra­ban las furi­bun­das dia­tri­bas de Lerroux en con­tra una jerar­quía cató­li­ca estre­cha­men­te com­pro­me­ti­da con los pode­ro­sos. Adhe­sio­nes mul­ti­tu­di­na­rias de ese tipo solo son posi­bles cuan­do un impor­tan­te sec­tor de la pobla­ción no dis­po­ne toda­vía de ins­tru­men­tos polí­ti­cos que le per­mi­tan com­pren­der que esa es solo la facha­da de un esce­na­rio, que los tra­mo­yis­tas del sis­te­ma eco­nó­mi­co no están a la vis­ta aun­que en reali­dad sean ellos los ver­da­de­ros due­ños del «tea­tro».

¿CUÁL ES LA IDEOLOGÍA DE PODEMOS?

Igle­sias y los suyos, de for­ma cal­cu­la­da, han diri­gi­do los tiros hacia una par­te no esen­cial del sis­te­ma. Al igual que Lerroux en la déca­da de los trein­ta, diri­gen sus dar­dos hacia una dia­na inten­cio­na­da­men­te equi­vo­ca­da. Soli­vian­tan la indig­na­ción popu­lar con­tra los polí­ti­cos ins­ti­tu­cio­na­les que, al fin y al cabo, no son otra cosa más que los esbi­rros admi­nis­tra­ti­vos del gran capi­tal. Esa es la razón, y no otra, por la que en reite­ra­das inter­ven­cio­nes públi­cas des­ta­ca­dos «diri­gen­tes» de Pode­mos tra­tan de sal­var a deter­mi­na­dos ban­que­ros de la que­ma. O pre­ci­san, dili­gen­te­men­te, que «Pode­mos nece­si­ta a los ricos». O par­lo­tean sobre la qui­mé­ri­ca nece­si­dad de cons­truir un capi­ta­lis­mo que defien­da los «intere­ses nacio­na­les». O vuel­ven del revés algu­nas de sus ambi­guas rei­vin­di­ca­cio­nes ini­cia­les, que podían pare­cer a ojos de los que real­men­te man­dan como exce­si­va­men­te «revo­lu­cio­na­rias». Son sabe­do­res de que los jue­gos de la con­fron­ta­ción tie­nen unos lími­tes mar­ca­dos e infranqueables.

Y es que el gru­po de uni­ver­si­ta­rios de la Com­plu­ten­se está cons­ti­tui­do, cier­ta­men­te, por opor­tu­nis­tas, pero no por ton­tos. Son cons­cien­tes de que si hur­gan en deter­mi­na­das áreas sen­si­bles del sis­te­ma se pue­den encon­trar con hue­so y, con­si­guien­te­men­te, sin tele­vi­sión, sin medios y sin popu­la­ri­dad. Al fin y al cabo, Pode­mos, en estos momen­tos, no es más que una arti­fi­cial bur­bu­ja mediá­ti­ca, sin una estruc­tu­ra con­sis­ten­te y sin más apo­yos que los vir­tua­les, que pue­de des­apa­re­cer en el mis­mo ins­tan­te que los pode­res reales, due­ños de esos medios, des­cu­bran en ella la más míni­ma capa­ci­dad perturbadora.

Tan­to Pablo Igle­sias como quie­nes inte­gran su segun­da fila se han dedi­ca­do en los últi­mos tiem­pos a limar las aris­tas más «pro­vo­ca­ti­vas» de su dis­cur­so polí­ti­co ini­cial. Igle­sias, por ejem­plo, invi­tó solí­ci­to al nue­vo monar­ca Feli­pe VI a que se pre­sen­te a unas elec­cio­nes para reva­li­dar el pues­to que ocu­pa por­que, dijo, «esta segu­ro de que obten­dría una amplia mayo­ría». Tales suge­ren­cias son acom­pa­ña­das por razo­na­mien­tos tales como que la con­tra­po­si­ción his­tó­ri­ca repú­bli­ca-monar­quía no es esen­cial en el momen­to que vive el país. Como si de un pavo real se tra­ta­ra, Igle­sias, pre­ten­cio­so y ego­cén­tri­co, luce sus plu­mas ante los medios, jac­tán­do­se de que pron­to con­cer­ta­rá una reu­nión con el Bor­bón para hablar de no se sabe qué cosas. Otro día nos sor­pren­de con una ris­tra de elo­gios hacia el Papa Fran­cis­co, silen­te cola­bo­ra­dor de la san­grien­ta dic­ta­du­ra mili­tar argen­ti­na e inmi­se­ri­cor­de fus­ti­ga­dor de las muje­res que abortan.

Este giro tác­ti­co de Pablo Igle­sias y de su «esta­do mayor» no care­ce de sen­ti­do. Una vez que se ha pro­du­ci­do el duro des­pe­gue de los pri­me­ros tiem­pos, la nue­va for­ma­ción requie­re ganar «res­pe­ta­bi­li­dad social», hacer enten­der al poder fác­ti­co que no vie­nen a revol­ver­lo todo, sino tan solo a apa­ren­tar que lo hacen. 

Ese es el sen­ti­do que tie­nen tam­bién las recien­tes mani­fes­ta­cio­nes del segun­do de Igle­sias, su inefa­ble lugar­te­nien­te Juan Car­los Mone­de­ro. Según infor­ma la agen­cia AFP, en unas decla­ra­cio­nes al pro­gra­ma «Els Matins» de TV3, Mone­de­ro expre­só su opi­nión acer­ca de la cla­mo­ro­sa rei­vin­di­ca­ción inde­pen­den­tis­ta que tie­ne lugar en el seno de la socie­dad cata­la­na. A pro­pó­si­to del dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción de Cata­lun­ya, Mone­de­ro resol­vió el pro­ble­ma con un par de abra­ca­da­bran­tes fra­ses mági­cas: «el sue­ño de comen­zar de nue­vo pue­de ser atrac­ti­vo, pero no es real».

El segun­do de a bor­do de Pode­mos, sin aban­do­nar el jue­go mala­bar de la ambi­güe­dad que lo carac­te­ri­za, agre­gó que «se debe rein­ven­tar Espa­ña», para lo que valo­ró «la libre elec­ción de quie­nes la com­po­nen», pre­ci­san­do que «el dere­cho a deci­dir es una aven­tu­ra más amplia que un terri­to­rio concreto».

Según mani­fes­tó, las fuer­zas sobe­ra­nis­tas «uti­li­zan la inde­pen­den­cia para estig­ma­ti­zar» a la pobla­ción, mien­tras que, según él, «Pode­mos tie­ne un dis­cur­so hones­to, que es una prác­ti­ca igual en Bada­joz o Barcelona».

Al ser pre­gun­ta­do sobre por qué no entien­de la inde­pen­den­cia como una opción real, Mone­de­ro con­tes­tó con un «pode­ro­sí­si­mo» argu­men­to: «que el Esta­do espa­ñol lle­va cin­co siglos de anda­du­ra conjunta».

Cuan­do des­de el espa­cio de tele­vi­sión se le repro­chó la ambi­güe­dad que esta for­ma­ción man­tie­ne en múl­ti­ples áreas de su pro­gra­ma polí­ti­co, el que fue­ra un estre­cho ase­sor de uno de los coor­di­na­do­res más dere­chis­tas de IU tuvo la osa­día de con­tes­tar que «si alguien me dice que es de izquier­das no sé qué me está dicien­do, mien­tras que sí entien­do la reali­dad dis­tin­ta de Bar­ce­lo­na o Madrid».

Como se pue­de obser­var, Pode­mos ha entra­do en su «fase adap­ta­ti­va». Tra­ta de bus­car su aco­pla­mien­to en el sis­te­ma. Care­cen de la con­vic­ción y de la volun­tad para cam­biar­lo, y por eso recu­rren al prin­ci­pio lam­pe­du­siano de modi­fi­car algu­nas cosi­llas para que esen­cial­men­te nada cambie.

Este tipo de fina­les de ciclo que esta­mos vivien­do se repi­te recu­rren­te­men­te en nues­tra his­to­ria, cada vez que una cri­sis poli­ti­ca o eco­nó­mi­ca sacu­de las bases de nues­tra socie­dad. Las cla­ses posee­do­ras crean su pro­pio «cuer­po de bom­be­ros» al que encar­gan apa­gar los fue­gos socia­les que ame­na­zan con incen­diar sus domi­nios. Unas veces, los «bom­be­ros» son cons­cien­tes del papel que estan desem­pe­ñan­do. Otras veces no. Pero eso, a la pos­tre, impor­ta poco. Lo fun­da­men­tal son los efec­tos alcan­za­dos. Y en el caso de Pode­mos, no han logra­do sola­men­te, en ape­nas un año, con­tri­buir deci­si­va­men­te a la des­mo­vi­li­za­ción de los tra­ba­ja­do­res y el con­jun­to de la socie­dad, sino tam­bién crear un espe­jis­mo de ilu­sio­nes colec­ti­vas que cifran el fin de nues­tras des­gra­cias en el acce­so de la nue­va for­ma­ción a las ins­ti­tu­cio­nes del esta­blish­ment.

Para ilus­trar­se con­ve­nien­te­men­te sobre la tras­cen­den­cia del papel que jue­gan estos «bom­be­ros socia­les» al lec­tor le bas­ta­ría con acu­dir a las heme­ro­te­cas y con­sul­tar una fecha y un nom­bre: 1982 PSOE.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *