Las nego­cia­cio­nes grie­gas y las “líneas rojas”- KKE

El nue­vo gobierno grie­go con­ti­núa las con­ver­sa­cio­nes con los acree­do­res extran­je­ros (Unión Euro­pea, Ban­co Cen­tral Euro­peo, Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal), la cono­ci­da Troi­ka, que aho­ra se lla­ma “las tres ins­ti­tu­cio­nes”. La impre­sión que dan los medios de comu­ni­ca­ción inter­na­cio­na­les, así como el pro­pio gobierno, es que este últi­mo pre­ten­de apli­car una for­ma dife­ren­te de ges­tio­nar la cri­sis en Gre­cia, mien­tras que al mis­mo tiem­po las “ins­ti­tu­cio­nes” están ejer­cien­do pre­sión sobre el gobierno grie­go. Este últi­mo está dan­do con­ti­nua­men­te pasos atrás y pre­ten­de hacer “manio­bras” por­que según lo que dijo el pri­mer minis­tro, A.Tsipras, “en la bata­lla en Euro­pa nos habían ten­di­do una tram­pa (…) para lle­var­nos a la asfi­xia finan­cie­ra y derri­bar el gobierno. Tenían todo pre­pa­ra­do para pro­vo­car nues­tro nau­fra­gio y tam­bién para pro­vo­car el nau­fra­gio del país (…)”.

Sin embar­go, al mis­mo tiem­po, el minis­tro de Finan­zas, Y.Varoufakis, acla­ró que las manio­bras y los reti­ros del gobierno grie­go tie­nen algu­nas “líneas rojas”, que el gobierno grie­go no tie­ne la inten­ción de cru­zar. Sería intere­san­te exa­mi­nar cuá­les son:

Según lo que dijo el minis­tro, las “líneas rojas” tie­nen que ver con la solu­ción de “tres ecua­cio­nes con tres incóg­ni­tas”. Según expli­có:

– Hay que ase­gu­rar un supe­rá­vit pri­ma­rio sin “des­truir la eco­no­mía del sec­tor pri­va­do”,

– en rela­ción con la estruc­tu­ra de la deu­da (qué se debe pagar, a quién y cuán­do),

– así como en rela­ción con el obje­ti­vo de que haya más inver­sio­nes que aho­rros (es decir que el capi­tal no debe ser estan­ca­do, sino inver­ti­do).

Todo lo ante­rior demues­tra que la úni­ca “línea roja” del gobierno de coa­li­ción SYRIZA-ANEL no es más que el apo­yo de la recu­pe­ra­ción capi­ta­lis­ta. Por que los tres incóg­ni­tos en las ecua­cio­nes tie­nen un con­te­ni­do:

En la ecua­ción res­pec­to las inver­sio­nes nos dice que sin la crea­ción de un ambien­te para inver­sio­nes no habrá nin­gu­na mejo­ra. Ade­más, que no habrá inver­sio­nes si no hay un terreno ade­cua­do para los capi­ta­lis­tas, es decir, si no está dis­po­ni­ble dine­ro esta­tal, si no hay exen­ción de impues­tos, si no se crea un ambien­te de inver­sio­nes que exi­ja cola­bo­ra­cio­nes publi­co-pri­va­das más “bene­fi­cio­sas”, si no se abor­dan los asun­tos rela­cio­na­dos con la reduc­ción del lla­ma­do “cos­te labo­ral no sala­rial” etc.

En la ecua­ción res­pec­to el supe­rá­vit, el incóg­ni­to sig­ni­fi­ca entre otras cosas, la pro­mo­ción (por el gobierno SYRIZA-ANEL) de medi­das des­cri­tas en los memo­ran­dos fir­ma­dos por el gobierno ante­rior de “dere­chas”, y tie­nen que ver con recor­tes en las con­tra­ta­cio­nes en los muni­ci­pios, recor­te de fon­dos anua­les tota­les para los hos­pi­ta­les, el com­pro­mi­so asu­mi­do en el mar­co del acuer­do con las “ins­ti­tu­cio­nes” de hacer nue­vos recor­tes en los gas­tos públi­cos para la edu­ca­ción, la salud, la defen­sa, los muni­ci­pios, las pres­ta­cio­nes socia­les, el trans­por­te etc.

En la ecua­ción res­pec­to la deu­da, el gobierno pide al pue­blo a meter la mano en el bol­si­llo y pagar por una deu­da de la que no es res­pon­sa­ble.

Al mis­mo tiem­po, el gobierno pre­sen­ta como “patrio­tis­mo” su for­ta­le­ci­mien­to para pro­mo­ver los ejes que no men­cio­nan las gran­des pér­di­das que han sufri­do las capas popu­la­res en el perío­do de la cri­sis y pro­me­ten pocas miga­jas de ali­vio para la pobre­za extre­ma, como que­dó demos­tra­do en el pro­yec­to de ley recien­te­men­te pre­sen­ta­do por el gobierno.

El pro­gra­ma guber­na­men­tal no dice una sola pala­bra sobre el sala­rio medio que ha dis­mi­nui­do en un 25% en los últi­mos años, sobre los enor­mes aumen­tos en los impues­tos, direc­tos e indi­rec­tos, que ya están pagan­do los tra­ba­ja­do­res, sobre los gran­des recor­tes en los sala­rios y las pen­sio­nes, los aumen­tos en el cos­te de vida. El nivel de vida de las capas popu­la­res se ha redu­ci­do duran­te el perío­do de la cri­sis en casi un 50%.

Como­quie­ra que se desa­rro­lle la nego­cia­ción del gobierno SYRIZA-ANEL con los acree­do­res, el pro­gra­ma que imple­men­ta­rá el gobierno no dará lugar a la recu­pe­ra­ción de las enor­mes pér­di­das que han sufri­do las capas popu­la­res en los últi­mos años.

La nego­cia­ción del gobierno tie­ne que ver con los tér­mi­nos de la finan­cia­ción de la cla­se diri­gen­te nacio­nal. La reduc­ción del supe­rá­vit pri­ma­rio, que está en el cen­tro de los deba­tes, sig­ni­fi­ca nue­vos sub­si­dios para el capi­tal, que ten­drán un nom­bre que está de moda, “recons­truc­ción pro­duc­ti­va”.

En cam­bio, el gobierno ha decla­ra­do como “tarea patrió­ti­ca” el pago de los impues­tos, apli­ca­dos por los gobier­nos ante­rio­res a los tra­ba­ja­do­res y las demás capas popu­la­res. Por supues­to, los prin­ci­pa­les accio­nis­tas de los gru­pos mono­po­lis­tas, con 140 mil millo­nes de euros en el extran­je­ro, están una vez más fue­ra de la línea de fue­go. Los arma­do­res segui­rán pagan­do impues­tos míni­mos. De hecho, los gran­des indus­tria­les, en el nom­bre del “refuer­zo de la com­pe­ti­ti­vi­dad de la eco­no­mía nacio­nal”, espe­ran nue­vos sub­si­dios del gobierno SYRIZA-ANEL. Esto resul­ta a que el peso de la cri­sis capi­ta­lis­ta, del retorno de la eco­no­mía en el cre­ci­mien­to capi­ta­lis­ta, se car­ga de nue­vo sobre las capas popu­la­res.

El “patrio­tis­mo” del gobierno sig­ni­fi­ca una vez mas el for­ta­le­ci­mien­to de la cla­se domi­nan­te en la gue­rra con las demás. En esta “gue­rra” injus­ta el pobre pue­blo tan­to si está con los ven­ce­do­res como con los ven­ci­dos, segui­rá sufrien­do de la indi­gen­cia, el des­em­pleo, la pobre­za, la vio­la­ción de sus dere­chos socia­les.

Para el pue­blo tra­ba­ja­dor, la solu­ción no es un nue­vo acuer­do entre el gobierno y las “tres ins­ti­tu­cio­nes” que con­ti­nua­rá con la apli­ca­ción de las leyes anti­obre­ras y anti­po­pu­la­res, que ya se han apro­ba­do, y que serán com­ple­men­ta­das por nue­vas, en línea con los com­pro­mi­sos asu­mi­dos por el gobierno de coa­li­ción. La solu­ción no está en las nego­cia­cio­nes con los “socios” de la Unión Euro­pea y el FMI (véa­se EE.UU) que se lle­van a cabo supues­ta­men­te para poner “fin a la aus­te­ri­dad” mien­tras que en reali­dad se tra­ta de garan­ti­zar mayo­res már­ge­nes de finan­cia­ción esta­tal del capi­tal nacio­nal, de apo­yo esta­tal para la recu­pe­ra­ción capi­ta­lis­ta.

La solu­ción está en el for­ta­le­ci­mien­to de la lucha por la recu­pe­ra­ción de todo lo que han per­di­do los tra­ba­ja­do­res en los últi­mos años, por la satis­fac­ción de las nece­si­da­des con­tem­po­rá­neas del pue­blo. Esta es la “línea roja” para los tra­ba­ja­do­res que requie­re el con­flic­to y la rup­tu­ra con los “socios”, las unio­nes impe­ria­lis­tas, como es la Unión Euro­pea y la OTAN, así como con los que tie­nen en sus manos el ver­da­de­ro poder y los medios de pro­duc­ción, es decir, el capi­tal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *