La UNASUR al bor­de del abis­mo- Ati­lio Borón

Este Miér­co­les se cono­ció que la reu­nión de can­ci­lle­res de la UNASUR pro­gra­ma­da para el día siguien­te en Mon­te­vi­deo había sido pos­ter­ga­da y que la mis­ma recién ten­dría lugar el pró­xi­mo 23 del corrien­te. Afor­tu­na­da­men­te, el pre­si­den­te Rafael Correa deci­dió enmen­dar tama­ña insen­sa­tez y con­vo­car a una reu­nión extra­or­di­na­ria de can­ci­lle­res en la sede de la UNASUR, en Qui­to, maña­na Sába­do. La pos­ter­ga­ción de ese cón­cla­ve en medio de una cri­sis de gran mag­ni­tud no sólo fue sor­pren­den­te sino extre­ma­da­men­te preo­cu­pan­te. Quie­re decir que los gobier­nos sud­ame­ri­ca­nos o bien no han per­ci­bi­do la gra­ve­dad de la ame­na­za con­te­ni­da en la orden eje­cu­ti­va de Barack Oba­ma o, peor aún, lo per­ci­bie­ron pero no tie­nen volun­tad polí­ti­ca de per­tur­bar con sus escrú­pu­los mora­les o polí­ti­cos (si los tuvie­ran) los desig­nios impe­ria­les. Y esto pese a que Washing­ton ha opta­do por esca­lar los ata­ques al gobierno boli­va­riano embar­cán­do­se en un cur­so de acción que vio­la por enési­ma vez la lega­li­dad inter­na­cio­nal agre­dien­do a un país que ‑como todos los de Nues­tra Amé­ri­ca- no tie­ne posi­bi­li­dad algu­na de que­bran­tar la segu­ri­dad nacio­nal de Esta­dos Unidos.

UNASUR foreign ministers

¿Qué espe­ran para actuar los gobier­nos de la UNASUR que aún per­ma­ne­cen en silen­cio o limi­tán­do­se a expre­sar un casi inau­di­ble repro­che? ¿Se apli­ca­ría aquí aquel afo­ris­mo que dice que “quien calla otor­ga”? ¿Cómo no reac­cio­nan de mane­ra inme­dia­ta –tal como para su dig­ni­dad lo hicie­ron Qui­to y La Paz- ante la durí­si­ma ame­na­za pro­fe­ri­da por el insó­li­to Pre­mio Nobel de la Paz 2009? Está muy bien que los can­ci­lle­res se reúnan este Sába­do pero, ¿para cuán­do cita­ría la UNASUR la cum­bre de pre­si­den­tes de la región, úni­ca ins­tan­cia que haría reso­nar con fuer­za la voz de Suda­mé­ri­ca en Washing­ton? ¿O es que algún gober­nan­te aca­ri­cia la ilu­sión de resol­ver esta cri­sis en la Cum­bre de las Amé­ri­cas que debe­ría tener lugar en Pana­má entre el 8 y el 10 de Abril del corrien­te año, cuan­do para ese enton­ces tal vez Esta­dos Uni­dos haya blo­quea­do los puer­tos vene­zo­la­nos, esta­ble­ci­do una zona de exclu­sión aérea o des­ata­do una ola de aten­ta­dos terro­ris­tas en Vene­zue­la, ape­lan­do a los méto­dos uti­li­za­dos antes en paí­ses como Cuba, Chi­le, Nica­ra­gua y Gra­na­da, para citar sino algu­nos pocos casos que se nos vie­nen de inme­dia­to a la memo­ria? Insis­ti­mos en eso que “debe­ría tener lugar en Pana­má” por­que, de per­sis­tir esta ame­na­za o en caso de con­cre­tar­se un ata­que en con­tra de Vene­zue­la no ten­dría nin­gún sen­ti­do que nues­tros pre­si­den­tes acu­die­ran a esa cita para brin­dar por la paz y la segu­ri­dad de las Amé­ri­cas mien­tras el empe­ra­dor está empe­ña­do en des­truir a un pue­blo hermano.

Reto­man­do el hilo de nues­tra argu­men­ta­ción recor­de­mos que si en 2008 y en 2010 las inten­to­nas gol­pis­tas en con­tra de Evo Mora­les y Rafael Correa fue­ron des­ba­ra­ta­das se debió a que ante tales ame­na­zas los pre­si­den­tes sud­ame­ri­ca­nos fue­ron con­vo­ca­dos y se reu­nie­ron en cues­tión de horas en San­tia­go y Bue­nos Aires, decla­ran­do que no admi­ti­rían ni con­va­li­da­rían gobierno alguno sur­gi­do de un pro­ce­so de des­es­ta­bi­li­za­ción, tipo “gol­pe blan­do”, al mar­gen de la nor­ma­ti­va legal y cons­ti­tu­cio­nal vigen­tes en Boli­via y Ecua­dor. Pero aho­ra, cuan­do la región se enfren­ta a un ulti­má­tum nor­te­ame­ri­cano –pues no de otra cosa se tra­ta la orden eje­cu­ti­va de Oba­ma- la res­pues­ta de la mayo­ría de los gobier­nos del área ha sido vaci­lan­te y dila­to­ria. Cabe pre­gun­tar­se por las razo­nes de esta con­duc­ta sui­ci­da. Algu­nos adu­ci­rán que dado que no pare­ce haber con­sen­so den­tro de la UNASUR es mejor espe­rar. ¿Espe­rar qué cosa? ¿Que el impe­rio haga su pró­xi­ma movi­da en el aje­drez geo­po­lí­ti­co regio­nal, que segu­ra­men­te no será sola­men­te ver­bal, lue­go de lo cual podría ver la luz un acuer­do para lamen­tar los daños cau­sa­dos y las vidas per­di­das por la pre­po­ten­cia impe­rial? ¿O es que pien­san que en este fatí­di­co aje­drez de la gue­rra los pode­res reales de Esta­dos Uni­dos, esos que nadie eli­ge ni que a nadie rin­den cuen­ta, no han pen­sa­do ya las suce­si­vas movi­das que harán en el table­ro regional?

En tér­mi­nos polí­ti­cos la pasi­vi­dad de la UNASUR sig­ni­fi­ca que los “caba­llos de Tro­ya” que medran en este orga­nis­mo para neu­tra­li­zar su accio­nar se sal­drán con la suya, impo­nien­do gra­cias a la regla de la una­ni­mi­dad y su capa­ci­dad de veto la indi­fe­ren­cia o el mutis­mo ante la más seria ame­na­za pro­fe­ri­da por la Casa Blan­ca en con­tra de un país de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be en déca­das. De ser así los “pro­xis” de Esta­dos Uni­dos den­tro de la UNASUR le oca­sio­na­rían una pará­li­sis que pro­gre­si­va­men­te la con­du­ci­ría a su inexo­ra­ble defun­ción ins­ti­tu­cio­nal. Si ese lle­ga­se a ser el cur­so de acción los gobier­nos que dicen ser soli­da­rios con Vene­zue­la se enfren­ta­rían a dos alter­na­ti­vas: que­dar­se en el Lecho de Pro­cus­to ten­di­do por los peo­nes del impe­rio en la región y, de ese modo, legi­ti­mar con el silen­cio de la UNASUR la embes­ti­da de la Casa Blan­ca; o dar un paso al fren­te sin más demo­ras, para no con­va­li­dar con el quie­tis­mo de la orga­ni­za­ción la agre­sión nor­te­ame­ri­ca­na que, huel­ga decir­lo, no es sólo con­tra el gobierno boli­va­riano. Que nadie se enga­ñe: el derro­ca­mien­to de Nico­lás Madu­ro se enmar­ca en un plan mucho más gene­ral con el que Washing­ton inten­ta­rá redi­bu­jar el mapa socio­po­lí­ti­co de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. La agre­sión a Vene­zue­la des­en­ca­de­na­ría un “efec­to domi­nó” que, más pron­to que tar­de, arra­sa­ría con todos los gobier­nos de izquier­da y pro­gre­sis­tas de la región. Si no se logra­ra un con­sen­so en la UNASUR para repu­diar y recha­zar los desig­nios de la Casa Blan­ca enton­ces la cri­sis ilu­mi­na­rá con poten­tes luces la esce­na polí­ti­ca regio­nal y per­mi­ti­rá dis­cer­nir cuá­les son los gobier­nos que de ver­dad apo­yan al pro­ce­so boli­va­riano en Vene­zue­la ‑y, por exten­sión, a las luchas eman­ci­pa­to­rias de toda Nues­tra Amé­ri­ca- y cuá­les lo hacen de la boca para afue­ra, mien­tras el impe­rio no emi­ta una orden en con­tra­rio. Los pri­me­ros sal­va­rán su honor como patrio­tas lati­no­ame­ri­ca­nos; los otros, por su indi­fe­ren­cia, silen­cio o cobar­día, se hun­di­rán para siem­pre en la des­hon­ra. En pocos días sabre­mos quie­nes están en uno u otro lado

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *