Rusia acu­de en ayu­da de Venezuela

El pre­si­den­te Oba­ma debe estar mor­dién­do­se las manos por haber abier­to de par en par las puer­tas a la pre­sen­cia mili­tar rusa en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. Por medio de su decre­to, una ver­da­de­ra decla­ra­ción de gue­rra a Vene­zue­la, él habrá inci­ta­do a esta últi­ma a pedir el apo­yo de Rusia y su tec­no­lo­gía mili­tar para ase­gu­rar su defen­sa. Si se tra­ta de un apo­yo de gran impor­tan­cia para Vene­zue­la, para Rusia es tam­bién una opor­tu­ni­dad ines­pe­ra­da para expan­dir sus rela­cio­nes con el con­ti­nen­te latinoamericano.

Vene­zue­la y Rusia van a cele­brar manio­bras mili­ta­res con­jun­tas este fin de sema­na (14 y 15 de mar­zo) en toda Vene­zue­la. El minis­tro de Defen­sa ruso, Ser­guei Shoi­gu, ha acep­ta­do la invi­ta­ción de su homó­lo­go vene­zo­lano, Vla­di­mir Padrino López, para que Rusia par­ti­ci­pe en los ejer­ci­cios de las fuer­zas de defen­sa anti­aé­rea y del lan­za­cohe­tes múl­tim­ple ruso BM-30 Smerch. A esto se aña­de la entra­da de navíos de gue­rra rusos en los puer­tos de Venezuela.

Esta par­ti­ci­pa­ción de Rusia en la defen­sa de Vene­zue­la con­tra las ame­na­zas de inva­sión mili­tar de par­te de EEUU ser­vi­rá para recor­dar a este últi­mo país su pro­pia par­ti­ci­pa­ción mili­tar en Ucra­nia y en la mayo­ría de paí­ses fron­te­ri­zos con Rusia. De este modo, Rusia apor­ta su apo­yo a un país ami­go, Vene­zue­la, el cual está ame­na­za­do de inva­sión por su peor enemi­go, EEUU.

No esta­mos evi­den­te­men­te ya en 1962 duran­te la cri­sis de los misi­les en Cuba don­de la ame­na­za nuclear esta­ba situa­da a 90 kms de las fron­te­ras nor­te­ame­ri­ca­nas. En Vene­zue­la no hay armas nuclea­res y las fron­te­ras entre los dos paí­ses están sepa­ra­das por unos miles de kiló­me­tros. Ade­más, la Amé­ri­ca Lati­na de hoy no es la de los años sesen­ta del pasa­do siglo. Nume­ro­sos pue­blos han logra­do ven­cer la resis­ten­cia de los oli­gar­cas y agen­tes extran­je­ros para con­quis­tar demo­crá­ti­ca­men­te los pode­res del Esta­do y poner­los al ser­vi­cio del bien común. Varias orga­ni­za­cio­nes regio­na­les ‑UNASUR, MERCOSUR, ALBA y CELAC- han sido desa­rro­lla­das. Su pre­sen­cia se ha con­ver­ti­do en una mues­tra de la inde­pen­den­cia e inte­gra­ción de los pue­blos de Amé­ri­ca Lati­na etc.

Apa­ren­te­men­te, EEUU no logra habi­tuar­se a los cam­bios y con­ti­núa actuan­do como si Amé­ri­ca Lati­na siguie­ra sien­do su patrio tra­se­ro don­de pue­de deci­dir a volun­tad. Tar­de o tem­prano, Washing­ton se verá obli­ga­do, sin embar­go, a cam­biar sus polí­ti­cas. No son los pue­blos los que deben variar sus polí­ti­cas y su régi­men de gobierno, sino que es, por el con­tra­rio, EEUU el que debe pro­ce­der a rea­li­zar este cambio.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *