Nues­tra Posi­ción es Defen­der la revo­lu­ción boli­va­ria­na al pre­cio que sea

unnamed(1)_opt

1- En los últi­mos dos años, el pue­blo vene­zo­lano fue some­ti­do a inten­tos de des­es­ta­bi­li­za­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca: un gol­pe de Esta­do que fue des­ar­ti­cu­la­do ‑pre­vis­to para eje­cu­tar­se en febre­ro pasado‑, la baja en los pre­cios inter­na­cio­na­les del barril del petró­leo y el aca­pa­ra­mien­to de pro­duc­tos bási­cos (de ali­men­ta­ción, medi­ca­men­tos y aseo) que pro­du­jo el des­abas­te­ci­mien­to a nivel nacional.

Todas estas cir­cuns­tan­cias fue­ron indu­ci­das y gene­ra­das polí­ti­ca­men­te por quién pre­ten­de sos­te­ner­se como “gen­dar­me del mundo”.

Esta inje­ren­cia esta­dou­ni­den­se, tam­bién pre­sen­te en alre­de­dor de 140 men­cio­nes que los grin­gos esgri­mie­ron con­tra Vene­zue­la en lo que va del año (y que por cier­to, algu­nos enten­di­dos siguen obvian­do) adquie­re una nue­va esca­la­da con el decre­to-ley de Oba­ma, y con­fir­ma la orga­ni­ci­dad de un plan grin­go por eta­pas, que apues­ta al empleo de diver­sos medios y méto­dos (lega­les e ile­ga­les, polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos, mili­ta­res y civiles).

Antes fue el ase­si­na­to, la per­se­cu­ción y los aten­ta­dos selec­ti­vos; las gua­rim­bas; el des­abas­te­ci­mien­to; etc., hoy esos fac­to­res se con­ju­gan en un esce­na­rio supe­rior que supo­ne “san­cio­nes eco­nó­mi­cas y mili­ta­res”, léa­se la inter­ven­ción direc­ta de los yan­quis. El Secre­ta­rio de Esta­do esta­dou­ni­den­se John Kerry, lo reafir­ma­ba al soli­ci­tar en el Con­gre­so la auto­ri­za­ción de inter­ven­ción mili­tar extraterritorial.

Esta­mos pues, ante la deses­pe­ra­da furia del capi­tal transnacional.

2- El plan y sus eta­pas tras­cien­den la fron­te­ra nacio­nal. Por ello, lo que pare­cen con­fu­sas seña­les en algu­nos pro­ce­sos, por ejem­plo, los acuer­dos y la con­ver­sa­ción entre los gobier­nos de EEUU y Cuba, y los Diá­lo­gos en la Haba­na entre FARC-EP y San­tos, inclui­da la recien­te reso­lu­ción del gobierno colom­biano de sus­pen­der por una par­te (duran­te un mes y con posi­bi­li­dad de pró­rro­ga) los ata­ques con­tra la gue­rri­lla faria­na (lue­go de que ésta sos­tu­vie­ra, des­de diciem­bre, el cese uni­la­te­ral del fue­go) y de inten­si­fi­car por otra las accio­nes con­tra el ELN, son en esen­cia, con­tra­dic­cio­nes y dife­ren­cias que en su diver­si­dad expli­can el obje­ti­vo estra­té­gi­co del impe­ria­lis­mo: que nues­tra Amé­ri­ca sea, sin inte­rro­gan­tes de nin­gún tipo, el patio tra­se­ro de los yanquis.

Por ello recha­za­mos la incre­du­li­dad y la des­mo­ra­li­za­ción a la que pre­ten­de some­ter­nos el enemi­go. No pode­mos con­fun­dir­nos. Cuan­do Oba­ma reco­no­cía en cade­na para­le­la a Raúl Cas­tro, que la estra­te­gia de derro­car a Cuba median­te el blo­queo fra­ca­só –dicién­do­nos que aho­ra lo inten­ta­rían de otra forma‑, el gobierno cubano adver­tía “Pese a las difi­cul­ta­des, pro­se­gui­mos cons­tru­yen­do un socia­lis­mo prós­pe­ro y sostenible”.

Y cuan­do San­tos, que no es un paci­fis­ta ni un des­pis­ta­do, se sien­ta a dia­lo­gar con la gue­rri­lla reco­no­ce lo mis­mo: no han podi­do, en 50 años de his­to­ria, ven­cer mili­tar­men­te a las FARC; y ape­lan a pre­sio­nar­la des­de otros terre­nos, pero “Que nadie ten­ga dudas ‑afir­mó recien­te­men­te Iván Már­quez– nues­tra lucha es por el socialismo”.

3‑El impe­ria­lis­mo da pata­das deses­pe­ra­das por salir a flo­te, abyec­to en la inmun­di­cia que gene­ra no pue­de salir de ella más que arra­san­do a pue­blos ente­ros, y aun así, sabe que con ello, sólo se recom­pon­drá tem­po­ral­men­te. Y es que el impe­ria­lis­mo lucha por no morir en una lógi­ca que de ante­mano pau­ta su pro­pia muer­te, por ello se vuel­ve más peli­gro­so y recu­rre a la vio­len­cia más extre­ma, como lo vimos en agos­to del año pasa­do cuan­do ase­si­na­ron bru­tal­men­te a más de 2000 pales­ti­nos, en su mayo­ría niños y muje­res, y aho­ra mis­mo lo vemos con el ascen­so del fas­cis­mo en Ucra­nia y en el Esta­do Islá­mi­co; un “Fran­kens­tein” por ellos fabri­ca­do que les sir­ve de excu­sa para sus incur­sio­nes mili­ta­res en Medio Orien­te. Pero este inter­ven­cio­nis­mo encon­tró las resis­ten­cias de los pue­blos que han ven­ci­do en recien­tes bata­llas: heroi­ca pelea plan­ta­ron los pales­ti­nos, las mili­cias anti-fas­cis­tas en Ucra­nia y la gue­rri­lla kurda.

4‑Venezuela no esca­pa a este engra­na­je. Se aso­man dispu­tas inter­na­cio­na­les, pues los yan­quis nece­si­tan los recur­sos petro­le­ros y ener­gé­ti­cos para dar­le más cuer­da al sis­te­ma actual, pero están con­tra­rre­loj y no hay un mun­do don­de que­pan muchos mun­dos: los mono­po­lios se devoran.

El momen­to actual des­plie­ga media­cio­nes sobre las cua­les el pro­yec­to boli­va­riano de libe­ra­ción nacio­nal pue­de cobrar nue­vos bríos. No se tra­ta de decla­ra­cio­nes de inten­ción, ni de volun­ta­ris­mos. Los ries­gos de per­der lo con­quis­ta­do son altos, pero las posi­bi­li­da­des de ganar nue­vos terre­nos tam­bién, de noso­tros depen­de orga­ni­zar y gene­rar una corre­la­ción de fuer­zas favo­ra­ble a la pers­pec­ti­va socialista.

La orga­ni­za­ción y el nivel polí­ti­co de las masas, pro­pi­cia un momen­to muy dis­tin­to al que podía con­ce­bir­se ape­nas lle­ga­ba al poder Chá­vez; hay un camino reco­rri­do, sem­bra­do. Y de otro lado, la inje­ren­cia polí­ti­ca-mili­tar abre un terreno de dispu­ta más cla­ro por­que evi­den­cia la con­tra­dic­ción prin­ci­pal sin tapu­jos hacién­do­la visi­ble para toda la masa; que en su tra­di­ción anti­im­pe­ria­lis­ta defien­de sus intere­ses popu­la­res y opo­ne resis­ten­cia. Y es visi­ble por cuan­to es reali­dad inme­dia­ta, que se sufre, que se pade­ce cada vez más. Este 12 de mar­zo, “Jue­ves por la patria y la dig­ni­dad”, las movi­li­za­cio­nes en todo el país mos­tra­ron tan sólo el ini­cio, de la expre­sión anti­im­pe­ria­lis­ta del bra­vo pue­blo venezolano.

Sobre la con­tra­dic­ción actual orga­ni­ce­mos la polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria, haga­mos de nues­tra par­ti­da, el triun­fo. Si no todo está per­di­do de ante­mano tam­po­co está gana­do. Hay que reco­ger la siem­bra de todo el camino anda­do por el pue­blo de Bolí­var y fijar el paso siguien­te. Orga­ni­za­ción, orga­ni­za­ción y más organización!

En estos momen­tos no hay tér­mi­nos medios ni ter­ce­ris­mos que val­gan: o se está con los yan­quis o se está con el pue­blo!! A defen­der la revo­lu­ción bolivariana!!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *