Terro­ris­mo Mediá­ti­co con­tra la Revo­lu­ción Bolivariana

images

La opo­si­ción escuá­li­da vene­zo­la­na defi­nió des­de hace bas­tan­te tiem­po que pri­me­ro el gobierno legí­ti­mo de Hugo Chá­vez y aho­ra el de Nico­lás Madu­ro es su enemi­go, y a par­tir de ello ini­cia­ron un pro­ce­so de cons­pi­ra­ción per­ma­nen­te para derro­car­lo. Sin embar­go, fue­ron fra­ca­san­do en todas las vías que reco­rrie­ron: la elec­to­ral, las vio­len­cia calle­je­ra y has­ta el gol­pe de Esta­do que cul­mi­na­ra en mag­ni­ci­dio (más recien­te). Aho­ra, se da la inter­ven­ción direc­ta del Impe­rio, ya sin inter­me­dia­rio. Oba­ma acu­sa a Vene­zue­la de ser un “peli­gro” para su segu­ri­dad nacio­nal, y pone en mar­cha una esca­la­da de impre­vi­si­bles con­se­cuen­cias. Para todas estas fases des­es­ta­bi­li­za­do­ras, el gran alia­do ha sido el Terro­ris­mo Mediá­ti­co, per­so­ni­fi­ca­do en esos medios des­in­for­ma­ti­vos y men­ti­ro­sos que tie­nen como obje­ti­vo con­fun­dir, des­ani­mar, derro­car al actual gobierno.

De allí, que sea impres­cin­di­ble mar­car a fue­go a estos enemi­gos de los pue­blos del con­ti­nen­te, y de eso se tra­ta este ESPECIAL DE RESUMEN LATINOAMERICANO, que ire­mos edi­tan­do a par­tir de hoy bajo la coor­di­na­ción de nues­tra com­pa­ñe­ra Mari­na Pérez Damil.

EL INSPIRADOR

MEDIOS APLICAN LOS 11 PRINCIPIOS DE JOSEPH GOEBBLES CONTRA VENEZUELA

El padre de la pro­pa­gan­da nazi fue Joseph Goeb­bels, res­pon­sa­ble del Minis­te­rio de Edu­ca­ción Popu­lar y Pro­pa­gan­da, crea­do por Adolf Hitler a su lle­ga­da al poder en 1933.

Hoy en día sus prin­ci­pios son uti­li­za­dos por las gran­des tras­na­cio­na­les de la comu­ni­ca­ción (esta­dou­ni­den­ses, espa­ño­las, colom­bia­nas, etc) para ata­car a la Revo­lu­ción Bolivariana:

1.- “Indi­vi­dua­li­zar al adver­sa­rio en un úni­co enemi­go” que para estos mer­ce­na­rios de la infor­ma­ción no es otro que el mis­mí­si­mo pre­si­den­te Nico­lás Maduro.

2.- “Reu­nir diver­sos adver­sa­rios en una sola cate­go­ría o indi­vi­duo” como el tér­mino “madu­ris­mo” que han inten­ta­do posicionar.

3.- “Car­gar sobre el adver­sa­rio los pro­pios erro­res o defec­tos” como hacen hoy en día con la gue­rra eco­nó­mi­ca y los pla­nes des­es­ta­bi­li­za­do­res que impul­san en diver­sas enti­da­des del país.

4.- “Prin­ci­pio de la exa­ge­ra­ción y des­fi­gu­ra­ción. Con­ver­tir cual­quier anéc­do­ta, por peque­ña que sea, en ame­na­za grave”

5.- “La capa­ci­dad recep­ti­va de las masas es limi­ta­da y su com­pren­sión esca­sa; ade­más, tie­nen gran faci­li­dad para olvi­dar” así visua­li­zan los medios de la dere­cha a sus pro­pios usuarios.

6.- “Si una men­ti­ra se repi­te sufi­cien­te­men­te, aca­ba por con­ver­tir­se en ver­dad”. Un prin­ci­pio que apli­can a dia­rio con toda la ola de rumo­res que suel­ten inclu­so a tra­vés de las redes socia­les entre ellas twitter.

7.- “Hay que emi­tir cons­tan­te­men­te infor­ma­cio­nes y argu­men­tos nue­vos a un rit­mo tal que cuan­do el adver­sa­rio res­pon­da el públi­co esté ya intere­sa­do en otra cosa”

8.- “Cons­truir argu­men­tos a par­tir de fuen­tes diver­sas e infor­ma­cio­nes fragmentarias”

9.- “Aca­llar sobre las cues­tio­nes sobre las que no se tie­nen argu­men­tos y disi­mu­lar las noti­cias que favo­re­cen el adversario”

10.- “La pro­pa­gan­da ope­ra siem­pre a par­tir de un sus­tra­to pre­exis­ten­te, como un com­ple­jo de odios y pre­jui­cios” moti­vo por el cual se han encar­ga­do pri­me­ro de diso­ciar a todos sus seguidores.

11.- “Prin­ci­pio de la una­ni­mi­dad. Lle­gar a con­ven­cer a mucha gen­te que se pien­sa “como todo el mun­do”, crean­do impre­sión de una­ni­mi­dad” para lo cual dece­nas de medios se han uni­do con­tra Venezuela.

Tex­to toma­do de la publi­ca­ción: http://​lara​dio​del​sur​.com​.ve

1° prin­ci­pio de Goeb­bles- “Indi­vi­dua­li­zar al adver­sa­rio en un úni­co enemi­go” que para estos mer­ce­na­rios de la infor­ma­ción no es otro que el mis­mí­si­mo pre­si­den­te Nico­lás Maduro.

Nota com­ple­ta:

http://​inter​na​cio​nal​.elpais​.com/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​2​0​1​5​/​0​3​/​1​1​/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​1​4​2​6​0​4​3​1​9​8​_​0​7​1​8​6​7​.​h​tml

Nota com­ple­ta: http://​www​.cla​rin​.com/​m​u​n​d​o​/​V​e​n​e​z​u​e​l​a​-​A​s​a​m​b​l​e​a​-​N​a​c​i​o​n​a​l​-​a​p​r​u​e​b​a​-​p​o​d​e​r​e​s​-​e​s​p​e​c​i​a​l​e​s​-​N​i​c​o​l​a​s​-​M​a​d​u​r​o​_​0​_​1​3​1​8​6​6​8​2​8​4​.​h​tml

3° Prin­ci­pio de Goeb­bles- “Car­gar sobre el adver­sa­rio los pro­pios erro­res o defectos”

Cuan­do el Gobierno vene­zo­lano de Nico­lás Madu­ro auto­ri­zó a su guar­dia pre­to­ria­na a usar armas de fue­go con­tra las mani­fes­ta­cio­nes calle­je­ras de los estu­dian­tes sabía muy bien lo que hacía: seis jóve­nes han sido ase­si­na­dos ya en las últi­mas sema­nas por la poli­cía tra­tan­do de aca­llar las pro­tes­tas de una socie­dad cada vez más enfu­re­ci­da con­tra los atro­pe­llos desen­fre­na­dos de la dic­ta­du­ra cha­vis­ta, la corrup­ción gene­ra­li­za­da del régi­men, el des­abas­te­ci­mien­to, el colap­so de la lega­li­dad y la situa­ción cre­cien­te de caos que se va exten­dien­do por todo el país.

Este con­tex­to expli­ca la esca­la­da repre­so­ra del régi­men en los últi­mos días: el encar­ce­la­mien­to del alcal­de de Cara­cas, Anto­nio Ledez­ma, uno de los más des­ta­ca­dos líde­res de la opo­si­ción, al cum­plir­se un año del arres­to de Leo­pol­do López, otro de los gran­des resis­ten­tes, y meses des­pués de haber pri­va­do abu­si­va­men­te de su con­di­ción de par­la­men­ta­ria y tener some­ti­da a un aco­so judi­cial sis­te­má­ti­co a María Cori­na Macha­do, figu­ra rele­van­te entre los adver­sa­rios del cha­vis­mo. El régi­men se sien­te aco­rra­la­do por la crí­ti­ca situa­ción eco­nó­mi­ca a la que su dema­go­gia e inep­ti­tud han lle­va­do al país, sabe que su impo­pu­la­ri­dad cre­ce como la espu­ma y que, a menos que diez­me e inti­mi­de a la opo­si­ción, su derro­ta en las pró­xi­mas elec­cio­nes será cata­clís­mi­ca (las encues­tas cifran su popu­la­ri­dad en ape­nas un 20%).

Por eso ha des­ata­do el terror de mane­ra des­em­bo­za­da y cíni­ca, ale­gan­do la excu­sa con­sa­bi­da: una cons­pi­ra­ción inter­na­cio­nal diri­gi­da por Esta­dos Uni­dos de la que los opo­si­to­res demo­crá­ti­cos al cha­vis­mo serían cóm­pli­ces. ¿Con­se­gui­rá aca­llar las pro­tes­tas median­te los crí­me­nes, tor­tu­ras y reda­das masi­vas? Hace un año lo con­si­guió, cuan­do, enca­be­za­dos por los estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios, milla­res de vene­zo­la­nos se lan­za­ron a las calles en toda Vene­zue­la pidien­do liber­tad (yo estu­ve allí y vi con mis pro­pios ojos la for­mi­da­ble movi­li­za­ción liber­ta­ria de los jóve­nes de toda con­di­ción social con­tra el régi­men dic­ta­to­rial). Para ello fue nece­sa­rio el ase­si­na­to de 43 mani­fes­tan­tes, muchos cen­te­na­res de heri­dos y de tor­tu­ra­dos en las cár­ce­les polí­ti­cas y milla­res de dete­ni­dos. Pero en el año trans­cu­rri­do la opo­si­ción al régi­men se ha mul­ti­pli­ca­do y la situa­ción de liber­ti­na­je, des­abas­te­ci­mien­to, opro­bio y vio­len­cia sólo ha ser­vi­do para enco­le­ri­zar cada vez más a las masas vene­zo­la­nas. Para ata­jar y ren­dir a este pue­blo deses­pe­ra­do y heroi­co hará fal­ta una repre­sión infi­ni­ta­men­te más san­gui­na­ria que la del año pasado.

Madu­ro, el pobre hom­bre que ha suce­di­do a Chá­vez a la cabe­za del régi­men, ha demos­tra­do que no le tiem­bla la mano a la hora de hacer correr la san­gre de sus com­pa­trio­tas que luchan por que vuel­va la demo­cra­cia a Vene­zue­la. ¿Cuán­tos muer­tos más y cuán­tas cár­ce­les reple­tas de pre­sos polí­ti­cos harán fal­ta para que la OEA y los gobier­nos demo­crá­ti­cos de Amé­ri­ca lati­na aban­do­nen su silen­cio y actúen, exi­gien­do que el gobierno cha­vis­ta renun­cie a su polí­ti­ca repre­so­ra con­tra la liber­tad de expre­sión y a sus crí­me­nes polí­ti­cos y faci­li­ten una tran­si­ción pací­fi­ca de Vene­zue­la a un régi­men de lega­li­dad democrática?

En un exce­len­te artícu­lo, como sue­len ser los suyos, “Un esten­tó­reo silen­cio”, publi­ca­do en el dia­ro El País el 25 del mes pasa­do, Julio María San­gui­net­ti cen­su­ra­ba seve­ra­men­te a esos gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos que, con la tibia excep­ción de Colom­bia ‑cuyo pre­si­den­te se ha ofre­ci­do a mediar entre el gobierno de Madu­ro y la oposición‑, obser­van impa­si­bles los horro­res que pade­ce el pue­blo vene­zo­lano por un gobierno que ha per­di­do todo sen­ti­do de los lími­tes y actúa como las peo­res dic­ta­du­ras que ha pade­ci­do el con­ti­nen­te de las opor­tu­ni­da­des per­di­das. Pode­mos estar segu­ros de que la emo­ti­va lla­ma­da a la decen­cia del ex pre­si­den­te uru­gua­yo a los man­da­ta­rios lati­no­ame­ri­ca­nos no será escu­cha­da. ¿Qué otra cosa se podría espe­rar de esa las­ti­mo­sa colec­ción entre los que abun­dan los dema­go­gos, los corrup­tos, los igno­ran­tes, los poli­ti­cas­tros de tres por medio? Para no hablar de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos, la ins­ti­tu­ción más inser­vi­ble que ha pro­du­ci­do Amé­ri­ca lati­na en toda su his­to­ria; al extre­mo de que, se diría, cada vez que un polí­ti­co lati­no­ame­ri­cano es ele­gi­do secre­ta­rio gene­ral pare­ce reblan­de­cer­se y sucum­bir a una suer­te de cata­to­nia cívi­ca y moral.

San­gui­net­ti con­tras­ta, con mucha razón, la acti­tud de esos gobier­nos “demo­crá­ti­cos” que miran al otro lado cuan­do en Vene­zue­la se vio­lan los dere­chos huma­nos, se cie­rran cana­les, radio­emi­so­ras y perió­di­cos, con la cele­ri­dad con que esos mis­mos gobier­nos “sus­pen­die­ron” de la OEA a Para­guay cuan­do este país, siguien­do los más estric­tos pro­ce­di­mien­tos cons­ti­tu­cio­na­les y lega­les, des­ti­tu­yó al pre­si­den­te Fer­nan­do Lugo, una medi­da que la inmen­sa mayo­ría de los para­gua­yos acep­tó como demo­crá­ti­ca y legí­ti­ma. ¿A qué se debe ese doble rase­ro? A que el señor Madu­ro, que ha asis­ti­do a la trans­mi­sión de man­do pre­si­den­cial en Uru­guay y ha sido reci­bi­do con hono­res por sus cole­gas lati­no­ame­ri­ca­nos, es de “izquier­da” y quie­nes des­ti­tu­ye­ron a Lugo eran supues­ta­men­te de “dere­cha”.

Aun­que muchas cosas han cam­bia­do para mejor en Amé­ri­ca lati­na en las últi­mas déca­das ‑hay menos dic­ta­du­ras que en el pasa­do, una polí­ti­ca eco­nó­mi­ca más libre y moder­na, una reduc­ción impor­tan­te de la extre­ma pobre­za y un cre­ci­mien­to nota­ble de las cla­ses medias‑, su sub­de­sa­rro­llo cul­tu­ral y cívi­co es toda­vía muy pro­fun­do, y esto se hace paten­te en el caso de Vene­zue­la: antes de ser acu­sa­dos de reac­cio­na­rios y “fas­cis­tas”, los gober­nan­tes lati­no­ame­ri­ca­nos que han lle­ga­do al poder gra­cias a la demo­cra­cia están dis­pues­tos a cru­zar­se de bra­zos y mirar a otro lado mien­tras una pan­di­lla de dema­go­gos ase­so­ra­dos por Cuba en el arte de la repre­sión van empu­jan­do a Vene­zue­la hacia el tota­li­ta­ris­mo. No se dan cuen­ta de que su trai­ción a los idea­les demo­crá­ti­cos abre las puer­tas a que el día de maña­na sus paí­ses sean tam­bién víc­ti­mas de ese pro­ce­so de des­truc­ción de las ins­ti­tu­cio­nes y las leyes que está lle­van­do a Vene­zue­la al bor­de del abis­mo, es decir, a con­ver­tir­se en una segun­da Cuba y a pade­cer, como la isla del Cari­be, una lar­ga noche de más de medio siglo de ignominia.

El pre­si­den­te Rómu­lo Betan­court, de Vene­zue­la, que era de otro cali­bre de los actua­les, pre­ten­dió, en los años sesen­ta, con­ven­cer a los gobier­nos demo­crá­ti­cos de la Amé­ri­ca lati­na de enton­ces (eran pocos), de acor­dar una polí­ti­ca común con­tra los gobier­nos que ‑como el de Nico­lás Madu­ro- vio­len­ta­ran la lega­li­dad y se con­vir­tie­ran en dic­ta­du­ras: rom­per rela­cio­nes diplo­má­ti­cas y comer­cia­les con ellos y denun­ciar­los en el plano inter­na­cio­nal, a fin de que la comu­ni­dad demo­crá­ti­ca ayu­da­ra de este modo a quie­nes, en el pro­pio país, defen­dían la liber­tad. No hace fal­ta decir que Betan­court no obtu­vo el apo­yo ni siquie­ra de un solo país latinoamericano.

La lucha con­tra el sub­de­sa­rro­llo siem­pre esta­rá ame­na­za­da de fra­ca­so y retro­ce­so mien­tras las diri­gen­cias polí­ti­cas de Amé­ri­ca lati­na no superen ese estú­pi­do com­ple­jo de infe­rio­ri­dad que sien­ten ante una izquier­da a la que, pese a las catas­tró­fi­cas cre­den­cia­les que pue­de lucir en temas eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos y de dere­chos huma­nos (¿no bas­tan los ejem­plos de los Cas­tro, Madu­ro, Mora­les, los Kirch­ner, Dil­ma Rous­seff, el coman­dan­te Orte­ga y com­pa­ñía?), toda­vía le con­ce­den una espe­cie de supe­rio­ri­dad moral en temas de jus­ti­cia y soli­da­ri­dad social.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *