El Esta­do fran­cés se arro­ga un poder de cen­su­ra administrativa

El gobierno fran­cés ha adop­ta­do dos decre­tos –publi­ca­dos el 6 de febre­ro y el 5 de mar­zo de 2015– que per­mi­ten blo­quear o supri­mir el refe­ren­cia­mien­to de los sitios de inter­net «que inci­ten a [la rea­li­za­ción de] actos de terro­ris­mo o hagan la apo­lo­gía de este y de los sitios que difun­dan imá­ge­nes y repre­sen­ta­cio­nes de meno­res con carác­ter por­no­grá­fi­co» [1].

Con­tra­di­cien­do la tra­di­ción jurí­di­ca y los prin­ci­pios mis­mos del dere­cho, la auto­ri­dad admi­nis­tra­ti­va fran­ce­sa podrá en lo ade­lan­te tomar esas deci­sio­nes de cen­su­ra sin con­trol de la jus­ti­cia. Cuan­do más, sólo ten­drá que infor­mar a la Comi­sión Nacio­nal de Infor­má­ti­ca y Liber­ta­des (CNIL), que no pasa de ser una sim­ple comi­sión administrativa.

Des­de 1939 y has­ta 2010, el Esta­do fran­cés ya dis­po­nía de ese pri­vi­le­gio en el cam­po de la pren­sa escri­ta con la ley sobre el «con­trol de la pren­sa extran­je­ra». Con esa ley se admi­tía, en los casos en que pare­cía difí­cil per­se­guir a los auto­res, edi­to­res o casas que impri­mie­sen cier­tos libros extran­je­ros en terri­to­rio fran­cés, que el minis­tro fran­cés del Inte­rior podía sim­ple­men­te prohi­bir­los sin que esa deci­sión estu­vie­se some­ti­da a con­trol de la justicia.

La Red Vol­tai­re ha sos­te­ni­do siem­pre, por prin­ci­pio, que en el mun­do de la pren­sa –ya sea escri­ta o de cual­quier otro tipo– no deben exis­tir prohi­bi­cio­nes impues­tas sin con­trol de un juez. De mane­ra par­ti­cu­lar­men­te mal inten­cio­na­da, algu­nos perio­dis­tas nos han acu­sa­do de apo­yar el con­te­ni­do de cier­tas publi­ca­cio­nes sin pre­ci­sar que nues­tra posi­ción no tie­ne que ver con el con­te­ni­do del mate­rial cen­su­ra­do sino con el modo de apli­ca­ción de la censura.

Por des­gra­cia, la His­to­ria está lle­na de casos que demues­tran que el Esta­do comien­za cen­su­ran­do tex­tos efec­ti­va­men­te inde­fen­di­bles para uti­li­zar des­pués esa mis­ma cen­su­ra como una arma de repre­sión política.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *