Preparando la agresión militar a Venezuela- Atilio Borón

Barack Oba­ma, una figu­ra deco­ra­ti­va en la Casa Blan­ca que no pudo impe­dir que un ener­gú­meno como Ben­ja­min Netany­hau se diri­gie­ra a ambas cáma­ras del Con­gre­so para sabo­tear las con­ver­sa­cio­nes con Irán en rela­ción al pro­gra­ma nuclear de este país, ha reci­bi­do una orden ter­mi­nan­te del com­ple­jo “mili­tar-indus­trial-finan­cie­ro”: debe crear las con­di­cio­nes que jus­ti­fi­quen una agre­sión mili­tar a la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la. La orden pre­si­den­cial emi­ti­da hace pocas horas y difun­di­da por la ofi­ci­na de pren­sa de la Casa Blan­ca esta­ble­ce que el país de Bolí­var y Chá­vez “cons­ti­tu­ye una infre­cuen­te y extra­or­di­na­ria ame­na­za a la segu­ri­dad nacio­nal y la polí­ti­ca exte­rior de Esta­dos Uni­dos”, razón por la cual “decla­ro la emer­gen­cia nacio­nal para tra­tar con esa ame­na­za.”

Este tipo de decla­ra­cio­nes sue­len pre­ce­der a agre­sio­nes mili­ta­res, sea por mano pro­pia, como la cruen­ta inva­sión a Pana­má para derro­car a Manuel Norie­ga, en 1989, o la emi­ti­da en rela­ción al Sud­es­te Asiá­ti­co y que cul­mi­nó con la Gue­rra en Indo­chi­na, espe­cial­men­te en Viet­nam, a par­tir de 1964. Pero pue­de tam­bién ser el pró­lo­go a ope­ra­cio­nes mili­ta­res de otro tipo, en don­de Esta­dos Uni­dos actúa de con­su­mo con sus laca­yos euro­peos, nuclea­dos en la OTAN, y las teo­cra­cias petro­le­ras de la región. Ejem­plos: la Pri­me­ra Gue­rra del Gol­fo, en 1991; o la Gue­rra de Irak, 2003–2011, con la entu­sias­ta cola­bo­ra­ción de la Gran Bre­ta­ña de Tony Blair y la Espa­ña del impre­sen­ta­ble José María Aznar; o el caso de Libia, en 2011, mon­ta­do sobre la far­sa esce­ni­fi­ca­da en Beng­ha­zi don­de supues­tos “com­ba­tien­tes de la liber­tad” – que lue­go se pro­bó eran mer­ce­na­rios reclu­ta­dos por Washing­ton, Lon­dres y París- fue­ron con­tra­ta­dos para derro­car a Gad­da­fi y trans­fe­rir el con­trol de las rique­zas petro­le­ras de ese país a sus amos.

Casos más recien­tes son los de Siria y, sobre todo Ucra­nia, don­de el ansia­do “cam­bio de régi­men” (eufe­mis­mo para evi­tar hablar de “gol­pe de esta­do”) que Washing­ton per­si­gue sin pau­sa para redi­se­ñar el mun­do ‑y sobre todo Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be- a su ima­gen y seme­jan­za se logró gra­cias a la inva­lo­ra­ble coope­ra­ción de la Unión Euro­pea y la OTAN, y cuyo resul­ta­do ha sido el baño de san­gre que con­ti­núa en Ucra­nia has­ta el día de hoy. La seño­ra Vic­to­ria Nuland, Secre­ta­ria de Esta­do Adjun­ta para Asun­tos Euro­asiá­ti­cos, fue envia­da por el insó­li­to Pre­mio Nobel de la Paz de 2009 a la Pla­za Mai­dan de Kiev para expre­sar su soli­da­ri­dad con los mani­fes­tan­tes, inclui­dos las ban­das de neo­na­zis que lue­go toma­rían el poder por asal­to a san­gre y fue­go, y a los cua­les la bon­da­do­sa fun­cio­na­ria le entre­ga­ba pane­ci­llos y bote­lli­tas de agua para apa­gar su sed para demos­trar, con ese ges­to tan cari­ño­so, que Washing­ton esta­ba, como siem­pre, del lado de la liber­tad, los dere­chos huma­nos y la demo­cra­cia.

Cuan­do un “esta­do cana­lla” como Esta­dos Uni­dos, que lo es por su sis­te­má­ti­ca vio­la­ción de la lega­li­dad inter­na­cio­nal, pro­fie­re una ame­na­za como la que esta­mos comen­tan­do hay que tomar­la muy en serio. Espe­cial­men­te si se recuer­da la vigen­cia de una vie­ja tra­di­ción polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na con­sis­ten­te en rea­li­zar auto­aten­ta­dos que sir­van de pre­tex­to para jus­ti­fi­car su inme­dia­ta res­pues­ta béli­ca. Lo hizo en 1898, cuan­do en la Bahía de La Haba­na hizo esta­llar el cru­ce­ro esta­dou­ni­den­se Mai­ne, envian­do a la tum­ba a las dos ter­ce­ras par­tes de su tri­pu­la­ción y pro­vo­can­do la indig­na­ción de la opi­nión públi­ca nor­te­ame­ri­ca­na que impul­só a Washing­ton a decla­rar­le la gue­rra a Espa­ña.

Lo vol­vió a hacer en Pearl Har­bor, en Diciem­bre de 1941, sacri­fi­can­do en esa infa­me manio­bra 2,403 mari­ne­ros nor­te­ame­ri­ca­nos e hirien­do a otros 1,178. Rein­ci­dió cuan­do urdió el inci­den­te del Gol­fo de Ton­kin para “ven­der” su gue­rra en Indo­ne­sia: la supues­ta agre­sión de Viet­nam del Nor­te a dos cru­ce­ros nor­te­ame­ri­ca­nos –lue­go des­en­mas­ca­ra­da como una ope­ra­ción de la CIA- hizo que el pre­si­den­te Lyn­don B. John­son decla­ra­ra la emer­gen­cia nacio­nal y poco des­pués, la Gue­rra a Viet­nam del Nor­te. Mau­ri­ce Bis­hop, en la peque­ña isla de Gra­na­da, fue con­si­de­ra­do tam­bién él como una ame­na­za a la segu­ri­dad nacio­nal nor­te­ame­ri­ca­na en 1983, y derro­ca­do y liqui­da­do por una inva­sión de Mari­nes. ¿Y el sos­pe­cho­so aten­ta­do del 11‑S para lan­zar la “gue­rra con­tra el terro­ris­mo”?

La his­to­ria podría exten­der­se inde­fi­ni­da­men­te. Con­clu­sión: nadie podría sor­pren­der­se si en las pró­xi­mas horas o días Oba­ma auto­ri­za una ope­ra­ción secre­ta de la CIA o de algu­nos de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia o las pro­pias fuer­zas arma­das en con­tra de algún obje­ti­vo sen­si­ble de Esta­dos Uni­dos en Vene­zue­la. Por ejem­plo, la emba­ja­da en Cara­cas. O algu­na otra ope­ra­ción tru­cu­len­ta con­tra civi­les inocen­tes y des­co­no­ci­dos en Vene­zue­la tal como lo hicie­ran en el caso de los “aten­ta­dos terro­ris­tas” que sacu­die­ron a Ita­lia –el ase­si­na­to de Aldo Moro en 1978 o la bom­ba deto­na­da en la esta­ción de tre­nes de Bolog­na en 1980- para crear el páni­co y jus­ti­fi­car la res­pues­ta del impe­rio lla­ma­da a “res­tau­rar” la vigen­cia de los dere­chos huma­nos, la demo­cra­cia y las liber­ta­des públi­cas. Años más tar­de se des­cu­brió estos crí­me­nes fue­ron come­ti­dos por la CIA.

Recor­dar que Washing­ton prohi­jó el gol­pe de esta­do del 2002 en Vene­zue­la, tal vez por­que que­ría ase­gu­rar­se el sumi­nis­tro de petró­leo antes de ata­car a Irak. Aho­ra está lan­zan­do una gue­rra en dos fren­tes: Siria/​Estado Islá­mi­co y Rusia, y tam­bién quie­re tener una reta­guar­dia ener­gé­ti­ca segu­ra. Gra­ve, muy gra­ve. Se impo­ne la soli­da­ri­dad acti­va e inme­dia­ta de los gobier­nos sud­ame­ri­ca­nos, en for­ma indi­vi­dual y a tra­vés de la UNASUR y la CELAC, y de las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res y las fuer­zas polí­ti­cas de Nues­tra Amé­ri­ca para denun­ciar y dete­ner esta manio­bra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: