Pre­pa­ran­do la agre­sión mili­tar a Vene­zue­la- Ati­lio Borón

Barack Oba­ma, una figu­ra deco­ra­ti­va en la Casa Blan­ca que no pudo impe­dir que un ener­gú­meno como Ben­ja­min Netanyhau se diri­gie­ra a ambas cáma­ras del Con­gre­so para sabo­tear las con­ver­sa­cio­nes con Irán en rela­ción al pro­gra­ma nuclear de este país, ha reci­bi­do una orden ter­mi­nan­te del com­ple­jo “mili­tar-indus­trial-finan­cie­ro”: debe crear las con­di­cio­nes que jus­ti­fi­quen una agre­sión mili­tar a la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la. La orden pre­si­den­cial emi­ti­da hace pocas horas y difun­di­da por la ofi­ci­na de pren­sa de la Casa Blan­ca esta­ble­ce que el país de Bolí­var y Chá­vez “cons­ti­tu­ye una infre­cuen­te y extra­or­di­na­ria ame­na­za a la segu­ri­dad nacio­nal y la polí­ti­ca exte­rior de Esta­dos Uni­dos”, razón por la cual “decla­ro la emer­gen­cia nacio­nal para tra­tar con esa amenaza.”

Este tipo de decla­ra­cio­nes sue­len pre­ce­der a agre­sio­nes mili­ta­res, sea por mano pro­pia, como la cruen­ta inva­sión a Pana­má para derro­car a Manuel Norie­ga, en 1989, o la emi­ti­da en rela­ción al Sudes­te Asiá­ti­co y que cul­mi­nó con la Gue­rra en Indo­chi­na, espe­cial­men­te en Viet­nam, a par­tir de 1964. Pero pue­de tam­bién ser el pró­lo­go a ope­ra­cio­nes mili­ta­res de otro tipo, en don­de Esta­dos Uni­dos actúa de con­su­mo con sus laca­yos euro­peos, nuclea­dos en la OTAN, y las teo­cra­cias petro­le­ras de la región. Ejem­plos: la Pri­me­ra Gue­rra del Gol­fo, en 1991; o la Gue­rra de Irak, 2003 – 2011, con la entu­sias­ta cola­bo­ra­ción de la Gran Bre­ta­ña de Tony Blair y la Espa­ña del impre­sen­ta­ble José María Aznar; o el caso de Libia, en 2011, mon­ta­do sobre la far­sa esce­ni­fi­ca­da en Bengha­zi don­de supues­tos “com­ba­tien­tes de la liber­tad” – que lue­go se pro­bó eran mer­ce­na­rios reclu­ta­dos por Washing­ton, Lon­dres y París- fue­ron con­tra­ta­dos para derro­car a Gad­da­fi y trans­fe­rir el con­trol de las rique­zas petro­le­ras de ese país a sus amos.

Casos más recien­tes son los de Siria y, sobre todo Ucra­nia, don­de el ansia­do “cam­bio de régi­men” (eufe­mis­mo para evi­tar hablar de “gol­pe de esta­do”) que Washing­ton per­si­gue sin pau­sa para redi­se­ñar el mun­do ‑y sobre todo Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be- a su ima­gen y seme­jan­za se logró gra­cias a la inva­lo­ra­ble coope­ra­ción de la Unión Euro­pea y la OTAN, y cuyo resul­ta­do ha sido el baño de san­gre que con­ti­núa en Ucra­nia has­ta el día de hoy. La seño­ra Vic­to­ria Nuland, Secre­ta­ria de Esta­do Adjun­ta para Asun­tos Euro­asiá­ti­cos, fue envia­da por el insó­li­to Pre­mio Nobel de la Paz de 2009 a la Pla­za Mai­dan de Kiev para expre­sar su soli­da­ri­dad con los mani­fes­tan­tes, inclui­dos las ban­das de neo­na­zis que lue­go toma­rían el poder por asal­to a san­gre y fue­go, y a los cua­les la bon­da­do­sa fun­cio­na­ria le entre­ga­ba pane­ci­llos y bote­lli­tas de agua para apa­gar su sed para demos­trar, con ese ges­to tan cari­ño­so, que Washing­ton esta­ba, como siem­pre, del lado de la liber­tad, los dere­chos huma­nos y la democracia.

Cuan­do un “esta­do cana­lla” como Esta­dos Uni­dos, que lo es por su sis­te­má­ti­ca vio­la­ción de la lega­li­dad inter­na­cio­nal, pro­fie­re una ame­na­za como la que esta­mos comen­tan­do hay que tomar­la muy en serio. Espe­cial­men­te si se recuer­da la vigen­cia de una vie­ja tra­di­ción polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na con­sis­ten­te en rea­li­zar auto­aten­ta­dos que sir­van de pre­tex­to para jus­ti­fi­car su inme­dia­ta res­pues­ta béli­ca. Lo hizo en 1898, cuan­do en la Bahía de La Haba­na hizo esta­llar el cru­ce­ro esta­dou­ni­den­se Mai­ne, envian­do a la tum­ba a las dos ter­ce­ras par­tes de su tri­pu­la­ción y pro­vo­can­do la indig­na­ción de la opi­nión públi­ca nor­te­ame­ri­ca­na que impul­só a Washing­ton a decla­rar­le la gue­rra a España.

Lo vol­vió a hacer en Pearl Har­bor, en Diciem­bre de 1941, sacri­fi­can­do en esa infa­me manio­bra 2,403 mari­ne­ros nor­te­ame­ri­ca­nos e hirien­do a otros 1,178. Rein­ci­dió cuan­do urdió el inci­den­te del Gol­fo de Ton­kin para “ven­der” su gue­rra en Indo­ne­sia: la supues­ta agre­sión de Viet­nam del Nor­te a dos cru­ce­ros nor­te­ame­ri­ca­nos –lue­go des­en­mas­ca­ra­da como una ope­ra­ción de la CIA- hizo que el pre­si­den­te Lyn­don B. John­son decla­ra­ra la emer­gen­cia nacio­nal y poco des­pués, la Gue­rra a Viet­nam del Nor­te. Mau­ri­ce Bishop, en la peque­ña isla de Gra­na­da, fue con­si­de­ra­do tam­bién él como una ame­na­za a la segu­ri­dad nacio­nal nor­te­ame­ri­ca­na en 1983, y derro­ca­do y liqui­da­do por una inva­sión de Mari­nes. ¿Y el sos­pe­cho­so aten­ta­do del 11‑S para lan­zar la “gue­rra con­tra el terrorismo”?

La his­to­ria podría exten­der­se inde­fi­ni­da­men­te. Con­clu­sión: nadie podría sor­pren­der­se si en las pró­xi­mas horas o días Oba­ma auto­ri­za una ope­ra­ción secre­ta de la CIA o de algu­nos de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia o las pro­pias fuer­zas arma­das en con­tra de algún obje­ti­vo sen­si­ble de Esta­dos Uni­dos en Vene­zue­la. Por ejem­plo, la emba­ja­da en Cara­cas. O algu­na otra ope­ra­ción tru­cu­len­ta con­tra civi­les ino­cen­tes y des­co­no­ci­dos en Vene­zue­la tal como lo hicie­ran en el caso de los “aten­ta­dos terro­ris­tas” que sacu­die­ron a Ita­lia –el ase­si­na­to de Aldo Moro en 1978 o la bom­ba deto­na­da en la esta­ción de tre­nes de Bolog­na en 1980- para crear el páni­co y jus­ti­fi­car la res­pues­ta del impe­rio lla­ma­da a “res­tau­rar” la vigen­cia de los dere­chos huma­nos, la demo­cra­cia y las liber­ta­des públi­cas. Años más tar­de se des­cu­brió estos crí­me­nes fue­ron come­ti­dos por la CIA.

Recor­dar que Washing­ton pro­hi­jó el gol­pe de esta­do del 2002 en Vene­zue­la, tal vez por­que que­ría ase­gu­rar­se el sumi­nis­tro de petró­leo antes de ata­car a Irak. Aho­ra está lan­zan­do una gue­rra en dos fren­tes: Siria/​Estado Islá­mi­co y Rusia, y tam­bién quie­re tener una reta­guar­dia ener­gé­ti­ca segu­ra. Gra­ve, muy gra­ve. Se impo­ne la soli­da­ri­dad acti­va e inme­dia­ta de los gobier­nos sud­ame­ri­ca­nos, en for­ma indi­vi­dual y a tra­vés de la UNASUR y la CELAC, y de las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res y las fuer­zas polí­ti­cas de Nues­tra Amé­ri­ca para denun­ciar y dete­ner esta maniobra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *