Argen­ti­na: la CIA y el Mos­sad en un inten­to de “gol­pe blando”

Esta­dou­ni­den­ses e israe­líes mani­pu­la­ron des­de un ini­cio la inves­ti­ga­ción de un cruen­to aten­ta­do en Argen­ti­na en 1998. Por casi 2 déca­das bus­ca­ron acu­sar a Irán, pero ni una sola prue­ba pudie­ron ofre­cer. El últi­mo fis­cal del caso repor­ta­ba secre­ta­men­te a la inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­se los avan­ces en la inves­ti­ga­ción y le con­sul­ta­ba el rum­bo que toma­rían las pes­qui­sas. Con la muer­te de este fun­cio­na­rio argen­tino, aho­ra Esta­dos Uni­dos bus­ca hacer una juga­da de tres ban­das: ade­más de impli­car al siem­pre incó­mo­do Irán, aho­ra ha orques­ta­do un “gol­pe blan­do” con­tra la pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez. De pros­pe­rar esa manio­bra, segui­ría Vene­zue­la, para debi­li­tar el blo­que de paí­ses sur­ame­ri­ca­nos que han pues­to dique a las ambi­cio­nes de Esta­dos Uni­dos en la región.

JPEG - 66.5 KB

El pasa­do 18 de enero de 2015, el fis­cal Alber­to Nis­man, al fren­te de la Uni­dad Espe­cial que inves­ti­ga­ba la cau­sa sobre el cruen­to aten­ta­do con­tra la Aso­cia­ción Mutual Israe­li­ta Argen­ti­na (AMIA) el 18 de junio de 1994, fue encon­tra­do muer­to con un dis­pa­ro en la cabe­za, en el baño de su depar­ta­men­to y con todas las puer­tas de su casa cerra­das por den­tro. Cua­tro días antes había pre­sen­ta­do una denun­cia, sin prue­ba algu­na, mal redac­ta­da y con serias con­tra­dic­cio­nes, en la que acu­sa­ba a la pre­si­den­ta de la nación, Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, al can­ci­ller Héc­tor Timer­man, y a otras per­so­nas, de inten­tar encu­brir a fun­cio­na­rios ira­níes acu­sa­dos –sin prue­bas– de ser cul­pa­bles del aten­ta­do. En días se había pues­to en mar­cha un gol­pe encu­bier­to de ori­gen externo.

El fis­cal había sido colo­ca­do al fren­te de la inves­ti­ga­ción en 2004, des­pués de 10 lar­gos años, cuan­do se cerró el más escan­da­lo­so e irre­gu­lar jui­cio de la his­to­ria sin lograr encon­trar a los cul­pa­bles del aten­ta­do que dejó 85 muer­tos y cen­te­na­res de heri­dos. Este hecho apa­re­ce como un esla­bón más de un gol­pe en desa­rro­llo, en el que par­ti­ci­pan un sec­tor del apa­ra­to judi­cial argen­tino, la opo­si­ción, los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción jun­to a la CIA (Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia, siglas en inglés) y el Mos­sad, de Esta­dos Uni­dos e Israel, respectivamente.

Para enten­der esto hay que enten­der de qué se tra­ta el caso AMIA y cono­cer las gra­ves irre­gu­la­ri­da­des come­ti­das con la entre­ga en la déca­da de 1990 de laa inves­ti­ga­ción a los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­ses e israe­líes, que ope­ra­ron con­jun­ta­men­te con el gru­po de la Secre­ta­ría de Inte­li­gen­cia de Esta­do (SIDE) de Argentina.

Inves­ti­ga­ción bajo con­trol externo

El cruen­to aten­ta­do con­mo­vió al país; el juez que que­dó a car­go de la inves­ti­ga­ción en julio de ese año fue Juan José Galeano, quien comen­zó su actua­ción bajo una pre­sión muy evidente.

En sólo 24 horas, la inte­li­gen­cia israe­lí –que envió sus hom­bres a cola­bo­rar des­de las pri­me­ras horas del hecho– y la CIA acu­sa­ron a la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán y al Hez­bo­lá de Líbano, sin pruebas.

Sin haber ini­cia­do la inves­ti­ga­ción, ofre­cie­ron un tes­ti­go impor­tan­te al juez argen­tino Galeano, quien via­jó a Vene­zue­la para entrevistarlo.

El hom­bre se lla­ma­ba Manou­chehr Moa­ta­mer y se pre­sen­tó como un ex fun­cio­na­rio ira­ní, que había hui­do de su país y que acu­sa­ba al gobierno de Irán de ser res­pon­sa­ble del aten­ta­do, sin nin­gu­na prue­ba. Sus decla­ra­cio­nes errá­ti­cas se derrum­ba­ron en poco tiem­po. Es decir, la CIA y el Mos­sad habían ven­di­do a la jus­ti­cia argen­ti­na un tes­ti­go falso.

Moa­ta­mer se había ido de Irán con su fami­lia en 1993. Fal­ta saber cómo lle­gó a Vene­zue­la en 1994, y cómo ter­mi­nó al final en Los Ange­les, Esta­dos Uni­dos, como «tes­ti­go pro­te­gi­do de la CIA».

La cau­sa de Galeano siguió nave­gan­do en un mar de irre­gu­la­ri­da­des. Pero aún en 1997, el juez fue nue­va­men­te a ver a Moa­ta­mer, en Esta­dos Uni­dos, quien nada agre­gó a su tes­ti­mo­nio ante­rior. En 2008, Moa­ta­mer final­men­te con­fe­só que había men­ti­do para obte­ner la visa estadounidense.

En 1998, nue­va­men­te la CIA y el Mos­sad ofre­cie­ron otro supues­to tes­ti­go, en este caso radi­ca­do en Ale­ma­nia, Abolgha­sem Mes­bahi, lla­ma­do el “tes­ti­go C”. Mes­bahi había sido des­pla­za­do en 1989 de algu­nas tareas meno­res para la inte­li­gen­cia ira­ní, sos­pe­cho­so de ser agen­te doble. Se dedi­có a la acti­vi­dad pri­va­da y reali­zó una serie de esta­fas, tras lo cual se fue a Ale­ma­nia don­de se radi­có des­de 1996.

En ese tiem­po, Mes­bahi acu­só a Irán de cada uno de los “aten­ta­dos terro­ris­tas” que no se escla­re­cían en el mun­do –lo que siem­pre suce­de con los aten­ta­dos de fal­sa ban­de­ra– como el de Loc­ker­bie, Esco­cia, y otros.

El “tes­ti­go C”, que ganó fama por el mis­te­rio que rodea­ba su nom­bre, vio una nue­va opor­tu­ni­dad acu­san­do a Irán, con la anuen­cia de los ser­vi­cios ale­ma­nes, esta­dou­ni­den­ses e israe­líes de la vola­du­ra de la AMIA.

Sin prue­bas, con­tó su ver­sión en Ale­ma­nia ante un juez nacio­nal y el juez argen­tino Juan José Galeano, que via­jó a ese país en 1998.

«Mes­bahi decla­ró 5 veces bajo jura­men­to en la cau­sa, y en los pun­tos esen­cia­les dio 5 ver­sio­nes dis­tin­tas y con­tra­dic­to­rias de éstos, que no podrían ser­vir nun­ca como prue­ba. Sólo dichos y pala­bras, y por supues­to, con­je­tu­ras y deduc­cio­nes de inte­li­gen­cia», resu­me el abo­ga­do Juan Gabriel Laba­ké en su libro AMIA-Emba­ja­da, ¿ver­dad o fraude?

El abo­ga­do Laba­ké, por cier­to no ofi­cia­lis­ta, via­jó a Tehe­rán, Euro­pa y Esta­dos Uni­dos, reu­nien­do datos y entre­vis­tán­do­se con fuen­tes impor­tan­tes, y final­men­te lle­gó a la con­clu­sión de que no exis­tían prue­bas con­tra Irán en el jui­cio de AMIA, ni bajo la direc­ción de Galeano, ni bajo la del fis­cal Nis­man, quien sólo reco­pi­ló y rees­cri­bió los expe­dien­tes de su pre­de­ce­sor, y les dio cier­to orden pero siem­pre acu­san­do a Irán, como orde­na­ron Washing­ton y Tel Aviv.

El perio­dis­ta Gerth Por­ter, de The Nation, escri­bió en una nota el 16 de mayo de 2010 que el emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos en Argen­ti­na en el momen­to del aten­ta­do a la AMIA, James Cheek, le dijo en una entrevista:

«Que yo sepa no hay nin­gu­na evi­den­cia real de la par­ti­ci­pa­ción ira­ní. Nun­ca pro­ba­ron nada.»

Lo extra­ño es que cuan­do Nis­man acu­sa a Irán en 2006 ya se sabía que ambos tes­ti­gos no eran creí­bles y la jus­ti­cia bri­tá­ni­ca inclu­so había recha­za­do, por fal­ta de prue­bas, un pedi­do de extra­di­ción con­tra el ex emba­ja­dor ira­ní en Argen­ti­na, Hadi Solei­man­pour. El diplo­má­ti­co ira­ní esta­ba hacien­do un cur­so en Lon­dres cuan­do lo detu­vie­ron en 2003 has­ta que lle­ga­ra el exhor­to de extra­di­ción. Pero hubo que libe­rar­lo en 2004 y pagar­le una indem­ni­za­ción de 189 000 libras esterlinas.

Tam­bién la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal de Poli­cía Cri­mi­nal (Inter­pol) devol­vió un pri­mer pedi­do de aler­ta roja por fal­ta de prue­bas, y el segun­do pedi­do en 2013, y que esta has­ta estos días, por espe­cial pedi­do del gobierno de Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner y el can­ci­ller Héc­tor Timer­man, tam­po­co tie­ne aún el fun­da­men­to de las prue­bas que el juez Rodol­fo Cani­co­ba Corral le pidió a Nis­man que inves­ti­ga­ra. Aho­ra se sabe que Nis­man no había cum­pli­do con reu­nir prue­bas, sino sola­men­te sim­ples deduc­cio­nes de inte­li­gen­cia que no sir­ven a la jus­ti­cia ni a la verdad.

El pri­mer jui­cio de la AMIA debió ser cerra­do por escán­da­los e irre­gu­la­ri­da­des gra­ves, una de las cua­les con­sis­tió en que el juez Galeano, con apo­yo del enton­ces pre­si­den­te de la Dele­ga­ción de Aso­cia­cio­nes Israe­li­tas-Argen­ti­nas (DAIA), Rubén Bera­jas, pagó 400 mil dóla­res a un redu­ci­dor de autos roba­dos, Car­los Telle­dín, para que acu­sa­ra a diplo­má­ti­cos ira­níes y a poli­cías de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires.

Estos últi­mos estu­vie­ron 5 años dete­ni­dos y debie­ron ser libe­ra­dos por abso­lu­ta fal­ta de prue­bas, sin vin­cu­la­cio­nes con la cau­sa. Así escan­da­lo­sa­men­te ter­mi­nó ese juicio.

La enma­ra­ña­da red de fal­se­da­des y men­ti­ras, pre­sio­nes e intere­ses que eran los expe­dien­tes de la cau­sa del cruen­to aten­ta­do con­tra la mutual judía AMIA obli­gó a ter­mi­nar con el jui­cio en 2004, y el enton­ces pre­si­den­te Nés­tor Kirch­ner (2003−2007) exhor­tó a la jus­ti­cia a avan­zar, pro­fun­di­zan­do en la cau­sa hacia la verdad.

Se creó enton­ces la Uni­dad Espe­cial de la Cau­sa AMIA, que que­da­ría por deci­sión de la Pro­cu­ra­du­ría en manos del fis­cal Alber­to Nis­man, lo que sor­pren­dió, ya que el pro­pio Nis­man tam­bién había sido par­te del fra­ca­so del jui­cio ini­cia­do en julio de 1994 y cerra­do 10 años des­pués, sin haber logra­do nada.

El caso Nisman

Nis­man había comen­za­do en 1997 su camino hacia la actual Fis­ca­lía, en Morón, pro­vin­cia de Bue­nos Aires. En su his­to­ria hay un caso que mar­có su camino y fue la inves­ti­ga­ción sobre el des­tino de Iván Ruiz y José Díaz, dos de los par­ti­ci­pan­tes en el fra­ca­sa­do ata­que al cuar­tel de la Tabla­da en enero de 1989, diri­gi­do por el ex jefe gue­rri­lle­ro Enri­que Gorria­rán Melo, duran­te el gobierno demo­crá­ti­co de Raúl Alfon­sín. Ambos dete­ni­dos, des­pués del cruen­to enfren­ta­mien­to que dejó varios muer­tos y heri­dos, fue­ron vis­tos por últi­ma vez bru­tal­men­te tor­tu­ra­dos y lle­va­dos por mili­ta­res y poli­cías en un auto­mó­vil Ford Fal­con.

Has­ta aho­ra están des­apa­re­ci­dos, pero Nis­man y un juez que lo puso a car­go de la inves­ti­ga­ción apo­ya­ron la ver­sión ofi­cial del Ejér­ci­to de que «habían muer­to en com­ba­te» a pesar de las evi­den­cias de su des­apa­ri­ción forzada.

En julio de 1997, el enton­ces pro­cu­ra­dor gene­ral Nico­lás Bece­rra lo con­vo­có para sumar­se a los fis­ca­les que inves­ti­ga­ban el aten­ta­do con­tra la mutual judía AMIA, José Bar­bac­cia y Eamon Mullen, por pedi­do expre­so de ambos.

De acuer­do con Info­jus Noti­cias de Argen­ti­na «el equi­po de Nis­man, Bar­bac­cia y Mullen tra­ba­jó has­ta el jui­cio oral, pero no ter­mi­nó bien». Duran­te ese jui­cio por la lla­ma­da «cone­xión local», muchos tes­ti­gos dije­ron que ellos y el juez Juan José Galeano habían come­ti­do una serie de irre­gu­la­ri­da­des que se comprobaron.

Al final del deba­te, el Tri­bu­nal Oral absol­vió al delin­cuen­te Car­los Tellel­dín, a quien el pro­pio juez entre­gó 400 000 dóla­res para que acu­sa­ra a fun­cio­na­rios ira­níes y a poli­cías, con el vis­to bueno de Rubén Bera­jas, enton­ces pre­si­den­te de la pode­ro­sa Dele­ga­ción de Aso­cia­cio­nes Israe­li­tas Argentinas.

En los fun­da­men­tos del fallo se acu­só a Galeano –quien ter­mi­nó des­ti­tui­do y pro­ce­sa­do – , a su equi­po y a los fis­ca­les Mullen y Bar­bac­cia, tam­bién procesados.

«En el jui­cio oral que­dó demos­tra­do que no se inves­ti­gó abso­lu­ta­men­te nada» en la Cau­sa AMIA , afir­mó a Info­jus Noti­cias el abo­ga­do Juan Car­los Gar­cía Dietze, defen­sor de Ariel Niz­ca­ner, quien fue absuel­to de haber par­ti­ci­pa­do en la adul­te­ra­ción de la camio­ne­ta Traf­fic, que supues­ta­men­te fue­ra usa­da en el atentado.

«Siem­pre hubo un tema pará­do­ji­co: Bar­bac­cia y Mullen que­da­ron impu­tados, y Nis­man siguió a car­go. Es extra­ño», refle­xio­nó Gar­cía Dietze.

En 2004 Nis­man, ya a car­go de Uni­dad Espe­cial para con­cen­trar todas las inves­ti­ga­cio­nes vin­cu­la­das al aten­ta­do, se acer­ca a un hom­bre cla­ve de la enton­ces Secre­ta­ría de Inte­li­gen­cia del Esta­do, la anti­gua SIDE, Anto­nio Stius­so, alias “Jai­me”. Éste había sido des­pla­za­do de la Cau­sa AMIA por ser par­te de las irre­gu­la­ri­da­des del jui­cio, pero con Nis­man recu­pe­ró un lugar de impor­tan­cia. Ambos tra­ba­ja­ban con la CIA y el Mossad.

La Uni­dad Espe­cial reci­bía impor­tan­tes sumas de dine­ro para inves­ti­gar. Pero Nis­man sólo se dedi­có a cla­si­fi­car los expe­dien­tes de Galeano y con­ti­nuó res­pon­sa­bi­li­zan­do a los ira­níes, sin haber pro­du­ci­do, en los últi­mos 10 años, nin­gu­na prue­ba para con­fir­mar la acu­sa­ción. Su pri­mer pedi­do de aler­ta roja con­tra 12 ira­níes, diplo­má­ti­cos y fun­cio­na­rios acu­sa­dos, fue devuel­to por fal­ta de prue­bas. Como suce­dió con el pedi­do de extra­di­ción envia­do a Lon­dres con­tra el ex emba­ja­dor ira­ní en Argen­ti­na, Hadi Solei­man­pour, cuan­do la jus­ti­cia bri­tá­ni­ca devol­vió la soli­ci­tud por fal­ta de prue­bas, indem­ni­zan­do al diplo­má­ti­co en 2004. Una ver­güen­za para la jus­ti­cia argentina.

Nis­man y la Emba­ja­da de Esta­dos Unidos

Duran­te 10 lar­gos años, los expe­dien­tes que inves­ti­ga­ba Nis­man siguie­ron incor­po­ran­do «infor­mes basa­dos en deduc­cio­nes y arma­dos» sin prue­ba real, impo­si­bles de com­pro­bar, que pro­veían la CIA y el Mos­sad, al igual que hicie­ron al pro­por­cio­nar los fal­sos testigos.

En 2010, cuan­do se publi­ca­ron en Argen­ti­na una serie de cables secre­tos refe­ri­dos al caso AMIA, del Depar­ta­men­to de Esta­do de Esta­dos Uni­dos reve­la­dos por Wiki­Leaks, que­dó en evi­den­cia que el fis­cal Nis­man anti­ci­pa­ba las medi­das que iba a tomar en esta cau­sa a diplo­má­ti­cos de esa Embajada.

Estos des­cu­bri­mien­tos no die­ron lugar a tomar una medi­da cla­ve, la de sepa­rar al fis­cal de esta cau­sa ya que no se pue­de ser “juez y par­te”, como suce­día en su rela­ción de subor­di­na­ción a Esta­dos Uni­dos e Israel.

La pis­ta ira­ní no logra­ba reu­nir prue­bas con­cre­tas, pero sin duda favo­re­cía los intere­ses geo­po­lí­ti­cos de ambos paí­ses, que con­ti­núan inten­tan­do inva­dir Irán, enla­zan­do esta situa­ción con el anun­cia­do plan impe­rial de un Orien­te Medio amplia­do, que sig­ni­fi­có inva­sio­nes y ocu­pa­cio­nes colo­nia­les de varios paí­ses en esa región en el siglo XX. Jamás la inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­se o israe­lí debie­ron haber par­ti­ci­pa­do, moni­to­rea­do y arma­do la Cau­sa AMIA.

En un des­pa­cho del 22 de mayo de 2008, des­de la sede diplo­má­ti­ca esta­dou­ni­den­se en Bue­nos Aires, se espe­ci­fi­ca­ba: «Los ofi­cia­les de nues­tra Ofi­ci­na Legal le han reco­men­da­do al fis­cal Alber­to Nis­man que se con­cen­tre en los que per­pe­tra­ron el aten­ta­do y no en quie­nes des­via­ron la inves­ti­ga­ción.»

Eso fue pre­ci­sa­men­te cuan­do el enton­ces juez fede­ral Ariel Lijo orde­nó la deten­ción e inda­ga­to­ria del ex pre­si­den­te Car­los Menem, de su her­mano Munir –ya falle­ci­do – , del enton­ces titu­lar de la SIDE Hugo Anzo­rre­guy, y otros, como el magis­tra­do Juan José Galeano y del ex comi­sa­rio Jor­ge Pala­cios, por encu­brir el atentado.

Nis­man no había infor­ma­do de esa medi­da a la Emba­ja­da esta­dou­ni­den­se como lo hacía nor­mal­men­te. Otros cables de Wiki­Leaks demos­tra­ron que el fis­cal de la Cau­sa AMIA se había dis­cul­pa­do con los ofi­cia­les esta­dou­ni­den­ses por no haber anti­ci­pa­do los pedi­dos de deten­ción. Hay varios cables refe­ri­dos al tema, publi­ca­dos por el perio­dis­ta Gui­ller­mo O’Donell.

Ya en 2013, Memo­ria Acti­va y fami­lia­res y ami­gos de las víc­ti­mas del aten­ta­do de julio de 1994 se pro­nun­cia­ban por un ale­ja­mien­to de Nis­man de la Cau­sa AMIA. En noviem­bre de 2013, en una car­ta abier­ta al fis­cal, los fami­lia­res res­pal­da­ron el Memo­rán­dum de Enten­di­mien­to entre Argen­ti­na e Irán y cues­tio­na­ron «la fal­ta de com­pro­mi­so de Nis­man y la inac­ción en la cau­sa», por con­si­de­rar­lo «fun­cio­nal a los intere­ses de los que siem­pre nos quie­ren ale­jar de la ver­dad».

El Memo­rán­dum de Enten­di­mien­to con Irán es un ver­da­de­ro docu­men­to de polí­ti­ca exte­rior que podía sen­tar pre­ce­den­tes en la reso­lu­ción de con­flic­tos sin sali­da, como era el caso AMIA. Se tra­ta­ba de que los jue­ces de la Cau­sa AMIA pudie­ran ir a Tehe­rán a inda­gar, ante la pre­sen­cia de una Comi­sión de per­so­na­li­da­des reco­no­ci­das y neu­tra­les, a los altos fun­cio­na­rios ira­níes acu­sa­dos –sin prue­bas– del aten­ta­do. Por pri­me­ra vez se podría saber la ver­dad, fue­ra la que fuera.

Al cum­plir­se 20 años del aten­ta­do, el 19 de julio de 2014, los fami­lia­res de las víc­ti­mas no sólo recla­ma­ron una vez más el escla­re­ci­mien­to del hecho, sino que soli­ci­ta­ron for­mal­men­te que se apar­ta­ra a Nis­man del caso por «haber mos­tra­do su total inca­pa­ci­dad para inves­ti­gar en esta Cau­sa», como denun­ció enton­ces Dia­na Mala­mud de Memo­ria Activa.

Irán siem­pre ofre­ció su coope­ra­ción, pero la CIA y el Mos­sad recha­za­ban toda posi­bi­li­dad. Nin­gún país sobe­rano en el mun­do iba a entre­gar a un gru­po de fun­cio­na­rios acu­sa­dos sin que se pre­sen­ta­ran las prue­bas nece­sa­rias a la jus­ti­cia de ter­ce­ros paí­ses. Inclu­so sur­gió de Irán una pro­pues­ta de crear una Comi­sión mix­ta, argen­ti­na-ira­ní, para inves­ti­gar el tema AMIA.

En Irán no exis­te extra­di­ción y por eso el gobierno de Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner tra­tó de hallar un camino, que fue recha­za­do incom­pren­si­ble­men­te por el gobierno de Israel.

La DAIA y la AMIA, que habían apo­ya­do en prin­ci­pio el Memo­rán­dum debie­ron ple­gar­se al man­da­to israe­lí. La opo­si­ción argen­ti­na rápi­da­men­te se alió a este recha­zo y sur­gie­ron jue­ces que decla­ra­ban la incons­ti­tu­cio­na­li­dad de la ley, lo que era una abe­rra­ción jurídica.

Irán que­dó a la expec­ta­ti­va fren­te a esta situa­ción. Lo que nadie sabía es que, con base en fal­sas denun­cias, con­ver­ti­rían este tema en una manio­bra gol­pis­ta con­tra el gobierno de Fer­nán­dez de Kirch­ner, el que más tra­ba­jó a favor de la ver­dad, como se pue­de cons­ta­tar en los esfuer­zos ante la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das y en el pro­pio Memorándum.

El 12 de enero de 2015, en ple­na Feria Judi­cial, e inte­rrum­pien­do un via­je que lo había lle­va­do a reco­rrer Euro­pa para fes­te­jar el cum­plea­ños 15 de una de sus hijas, el fis­cal Alber­to Nis­man, al fren­te de la inves­ti­ga­ción sobre el aten­ta­do con­tra la mutual judía AMIA deci­dió regre­sar impre­vis­ta­men­te a Argen­ti­na, según él mis­mo comu­ni­có a las amis­ta­des más alle­ga­das en un men­sa­je de WhatsApp.

Sólo 1 día des­pués de lle­gar a Bue­nos Aires, Nis­man anun­ció que iba a pre­sen­tar una denun­cia con­tra la pre­si­den­ta de la nación, el can­ci­ller, el dipu­tado Andrés Larro­que, diri­gen­te del movi­mien­to juve­nil La Cám­po­ra y con­tra 2 diri­gen­tes socia­les, Luis D’Elía y Fer­nan­do Este­che, por inten­to de pre­sun­to encu­bri­mien­to de los ira­níes acu­sa­dos median­te un pac­to secre­to con Irán por «inter­cam­bios comer­cia­les», un pac­to que nun­ca existió,.

Tra­ma de gue­rra sucia

El 18 de enero, Nis­man fue encon­tra­do muer­to, como se cono­ce, en su depar­ta­men­to. Y la rigu­ro­sa inves­ti­ga­ción fis­cal con­ti­núa para no dejar nin­gún espa­cio de duda en su con­clu­sión final.

La Feria Judi­cial per­mi­tía a Nis­man ele­gir el juez, y bus­có a Ariel Lijo, quien lle­va cau­sas crea­das con­tra fun­cio­na­rios guber­na­men­ta­les por denun­cias basa­das en infor­ma­cio­nes perio­dís­ti­cas y sin prue­bas. El 14 de enero Nis­man pre­sen­tó la denun­cia, gene­ran­do un gran escán­da­lo, sin apor­tar prue­bas de sus incri­mi­na­cio­nes, pero tam­po­co nada sobre el aten­ta­do que mató a 85 per­so­nas en 1994.

De inme­dia­to la diri­gen­cia opo­si­to­ra salió a res­pal­dar­lo, por­que esta noti­cia les per­mi­tía mon­tar un ata­que bru­tal con­tra el gobierno en año electoral.

Pro­me­tía Nis­man dar a cono­cer escu­chas tele­fó­ni­cas (ile­ga­les has­ta aho­ra) para jus­ti­fi­car su acu­sa­ción, y el 19 de enero iba a hablar de su denun­cia ante la Comi­sión de Legis­la­ción Penal de la Cáma­ra de Dipu­tados, cita­do por la opo­si­ción, aun­que iba a asis­tir tam­bién el ofi­cia­lis­mo, que pedía hacer públi­co este even­to, y no cerrado.

Las escu­chas tras­mi­ti­das ile­gal­men­te por un canal de tele­vi­sión opo­si­tor de con­ver­sa­cio­nes entre diri­gen­tes socia­les y una per­so­na de la comu­ni­dad islá­mi­ca jamás podrían ser prue­bas de nada. Pero el 19 de enero, la muer­te de Nis­man con­mo­cio­na­ba al país, atra­yen­do la aten­ción tam­bién fue­ra de Argentina.

En las decla­ra­cio­nes que hizo ante la fis­ca­lía, la ex espo­sa de Nis­man, la jue­za San­dra Arro­yo Sal­ga­do, quien esta­ba en Bar­ce­lo­na, Espa­ña, con otra de las hijas del matri­mo­nio, seña­ló que Nis­man la lla­mó el 12 de enero des­de el Aero­puer­to de Bara­jas, en Madrid, para decir­le que debía regre­sar urgen­te­men­te a Bue­nos Aires por­que su madre se iba a ope­rar de un bra­zo y que lue­go iba a vol­ver a Euro­pa para con­ti­nuar su viaje.

Arro­yo Sal­ga­do dice haber dis­cu­ti­do por­que se negó a que Nis­man regre­sa­ra con su hija a Bue­nos Aires y con­vi­nie­ron en que la deja­ba en el aero­puer­to para que su madre lle­ga­ra a reco­ger­la des­de Barcelona.

Se agre­ga a esto que la pro­pia madre de Nis­man, Sara Gar­fun­kel, decla­ró en la cau­sa que ella ya se había ope­ra­do del bra­zo antes. Nis­man había men­ti­do a su fami­lia en un regre­so muy apresurado.

Por eso la pre­gun­ta es:
- ¿Quién lla­mó a Nis­man tan urgen­te­men­te para pre­sen­tar una denun­cia sólo 2 días des­pués de su regre­so, nada menos que con­tra la presidenta?

La fis­cal que aho­ra inves­ti­ga la muer­te de Nis­man, Vivia­na Fein, a todas luces bajo inten­sa pre­sión, dijo que el occi­so había com­pra­do el pasa­je de regre­so del día 12 de enero des­de el 31 de diciem­bre. Esto abre enton­ces otra interrogante:
- ¿Por qué envió un men­sa­je de WhatsApp a sus ami­gos más cer­ca­nos, según trans­mi­tió la pro­pia pren­sa opo­si­to­ra antes que la fis­cal reve­la­ra la com­pra anti­ci­pa­da del bole­to, de que tenía que regre­sar de for­ma intem­pes­ti­va? ¿O era una tra­ma ya urdi­da de antemano?

La incri­mi­na­ción fue la noti­cia bom­ba de comien­zos de un año elec­to­ral y la dipu­tada dere­chis­ta Patri­cia Bull­rich, de Unión Por Todos-Pro­pues­ta Repu­bli­ca­na, orga­ni­zó rápi­da­men­te que Nis­man expli­ca­ra la denun­cia a una Comi­sión del Congreso.

Bull­rich, quien habló varias veces con el fis­cal antes de su muer­te, está vin­cu­la­da a varias fun­da­cio­nes esta­dou­ni­den­ses en Argen­ti­na, y de la mis­ma mane­ra la dipu­tada Lau­ra Alon­so, des­ta­ca­das ambas por apo­yar a los sec­to­res más fun­da­men­ta­lis­tas de Esta­dos Uni­dos con­tra Cuba, Vene­zue­la, Argen­ti­na o cual­quie­ra de los paí­ses cla­ves en la inte­gra­ción latinoamericana.

El domin­go 18 de enero por la tar­de, el fis­cal Nis­man fue encon­tra­do sin vida, por su madre, lla­ma­da por dos cus­to­dios ante la fal­ta de res­pues­ta de éste. El depar­ta­men­to esta­ba cerra­do por den­tro, inclu­yen­do la puer­ta de ser­vi­cio, que tie­ne dos cerro­jos; el de arri­ba, que podía abrir la madre, pero el de aba­jo tenía una lla­ve tra­ba­da por den­tro y debie­ron lla­mar al cerra­je­ro para que la abriera.

El cuer­po de Nis­man obs­ta­cu­li­za­ba abrir la puer­ta del baño. Tenía un dis­pa­ro en la cabe­za, una pis­to­la y un cas­qui­llo de bala cali­bre 22 esta­ban en el piso a su lado. Una ima­gen deso­la­do­ra. Tenía 51 años. Y los pri­me­ros resul­ta­dos de la autop­sia rea­li­za­da por reco­no­ci­dos foren­ses con pre­sen­cia de exper­tos peri­tos deter­mi­na­ron que «no habían inter­ve­ni­do ter­ce­ros».

Toda la infor­ma­ción, inclu­yen­do lo que se cono­ció des­pués, men­cio­na­ba un dis­pa­ro sólo a poco más de 1 cen­tí­me­tro de la sien dere­cha, lo que lle­va­ba a pen­sar en un sui­ci­dio. La muer­te se cla­si­fi­có como «dudo­sa» has­ta que se ter­mi­nen las peri­cias, algu­nas repe­ti­das para que no que­den dudas.

La pre­si­den­ta Fer­nán­dez de Kirch­ner, en su pri­me­ra car­ta en Twit­ter, nun­ca dijo que fue­ra un sui­ci­dio. Inclu­so lo puso en duda al escri­bir la pala­bra entre sig­nos de inte­rro­ga­ción. Y en su segun­da car­ta sos­tu­vo con mayor pre­ci­sión que no creía en un sui­ci­dio. En todo caso en un sui­ci­dio indu­ci­do, y no pre­ci­sa­men­te por el gobierno, ya que en reali­dad es el gobierno el úni­co afec­ta­do en este jue­go de ser­vi­cios de inte­li­gen­cia extran­je­ros y loca­les y de la opo­si­ción inter­na, mayo­ri­ta­ria­men­te depen­dien­te de Washing­ton y sus fundaciones.

Des­de Boli­via, el pre­si­den­te Evo Mora­les defi­nió cer­te­ra­men­te esta situa­ción: le pusie­ron una embos­ca­da a la pre­si­den­ta argen­ti­na, dijo al denun­ciar los sucesos.

Es de un sim­plis­mo ate­rra­dor pen­sar que a un gobierno a cuya pre­si­den­ta se acu­sa sin prue­ba algu­na, con una denun­cia tan defi­cien­te que ni siquie­ra pare­ce redac­ta­da por el fis­cal, podría con­ve­nir­le la trá­gi­ca muer­te de éste.

La opo­si­ción polí­ti­ca local, que ya armó varios esce­na­rios gol­pis­tas en el país, se tomó el hecho como una ban­de­ra para acu­sar al gobierno. Los medios de comu­ni­ca­ción y espe­cial­men­te el Gru­po Cla­rín, que se nie­ga a cum­plir con la Ley de Medios Audio­vi­sua­les que debe ter­mi­nar con los nefas­tos mono­po­lios mediá­ti­cos, comen­za­ron a espe­cu­lar con­fun­dien­do a la pobla­ción, cau­ti­va de ese enor­me poder desinformador.

Es tal la into­xi­ca­ción infor­ma­ti­va, que nadie sabe dis­tin­guir entre el infor­me de la Fis­ca­lía inves­ti­ga­do­ra y los “jui­cios para­le­los” que se esce­ni­fi­can en televisión.

Fue el gobierno el que insis­tió para que la reu­nión en el Con­gre­so fue­ra públi­ca, es decir, para que todo el mun­do pudie­ra ver lo que se iba a deba­tir allí, lo que curio­sa­men­te la opo­si­ción recha­za­ba. Los legis­la­do­res del ofi­cia­lis­mo des­de el pri­mer momen­to que Bull­rich con­vo­có la audien­cia espe­cial, afir­ma­ron que con­cu­rri­rían para inte­rro­gar pro­fun­da­men­te al Fis­cal con la deter­mi­na­ción de lle­gar al fon­do del asun­to. La muer­te del fis­cal se lo impidió.

La muer­te de Nis­man está sien­do uti­li­za­da de una mane­ra per­ver­sa por los medios de comu­ni­ca­ción opo­si­to­res y por toda la red de des­in­for­ma­ción mun­dial al ser­vi­cio del poder hege­mó­ni­co, inten­tan­do res­pon­sa­bi­li­zar al gobierno en una de las cam­pa­ñas más duras que se recuerde.

El gol­pis­mo encu­bier­to está sien­do desa­rro­lla­do por un sec­tor del Poder Judi­cial, una estruc­tu­ra deca­den­te que nun­ca se demo­cra­ti­zó, y por los medios de comu­ni­ca­ción masi­va, la opo­si­ción y la acción de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia loca­les que fue­ron des­pla­za­dos por el Eje­cu­ti­vo y venían des­de la pasa­da dic­ta­du­ra y antes de ésta. Pero, indu­da­ble­men­te, tam­bién por Esta­dos Uni­dos e Israel.

El Esta­do israe­lí publi­có en Esta­dos Uni­dos un bre­ve comu­ni­ca­do en la maña­na del 19 de enero de 2015 sobre «la trá­gi­ca cir­cuns­tan­cia» de la muer­te de Nis­man, tér­mino que se uti­li­za para des­cri­bir un sui­ci­dio; y el mis­mo día el secre­ta­rio gene­ral de la DAIA, Jor­ge Kno­blo­vits, dijo a los medios argen­ti­nos –como está regis­tra­do– que «creían que era un sui­ci­dio» y que esa enti­dad esta­ba preo­cu­pa­da por el des­tino de la Cau­sa. ¿Por qué lue­go cam­bia­ron de rumbo?

Siguien­do el linea­mien­to del Esta­do israe­lí, exhor­ta­ban a con­ti­nuar con la Cau­sa –como si alguien hubie­ra habla­do de aban­do­nar­la– y ade­más a lle­var a la jus­ti­cia a los cul­pa­bles del hecho y con­ti­nuar con lo que esta­ba actuan­do Nis­man. Es decir –y esto no pue­de per­der­se de vis­ta– man­te­ner la acu­sa­ción con­tra Irán, lo que sig­ni­fi­ca con­ti­nuar en el cerra­do círcu­lo que comen­zó en julio de 1994 con pis­tas y tes­ti­gos fal­sos. ¿Qué hay en las som­bras de esta Causa?

En la esce­na del crimen

El cola­bo­ra­dor cer­cano del fis­cal falle­ci­do, Die­go Lago­mar­sino, “exper­to en infor­má­ti­ca”, con­tra­ta­do por Nis­man con un sala­rio inusual­men­te altí­si­mo, fue a ver al fis­cal el sába­do 17 de enero. Él mis­mo se pre­sen­tó espon­tá­nea­men­te a la jus­ti­cia para decir que le había lle­va­do un arma vie­ja, la pis­to­la cali­bre 22 con la que lue­go se “sui­ci­dó” el fiscal.

Pri­me­ro dijo que Nis­man le pidió la pis­to­la para defen­der­se. Pero en reali­dad Lago­mar­sino estu­vo 2 veces al edi­fi­cio don­de vivía el fis­cal, supues­ta­men­te segu­ro y alta­men­te vigi­la­do, como se ofre­cía a los com­pra­do­res de depar­ta­men­tos en ese lugar. De la últi­ma visi­ta en la noche no hay regis­tros de sali­da. La inves­ti­ga­do­ra Fein dijo que, según lo regis­tra­do, Lago­mar­sino salió el domin­go en la maña­na, es decir, al día siguien­te de la muer­te de Nisman.

La denun­cia publi­ca­da ínte­gra el día 20 de enero es abso­lu­ta­men­te una pie­za sin valor jurí­di­co, por su redac­ción, sus con­tra­dic­cio­nes y la fal­ta de prue­bas. Las escu­chas tele­fó­ni­cas ile­ga­les, que un canal de tele­vi­sión opo­si­tor dio a cono­cer tam­bién vio­lan­do toda nor­ma, no agre­gan nada, al con­tra­rio, resul­tan has­ta pue­ri­les. Reco­no­ci­dos juris­tas seña­lan que aun­que todo lo que se dice fue­se cier­to no cons­ti­tu­ye deli­to por­que nada de eso se realizó.

El curio­so –y des­co­no­ci­do en el medio– perio­dis­ta cola­bo­ra­dor en el sitio de inter­net del Bue­nos Aires Herald, Damián Pach­ter, quien en la noche del 18 de enero dio, por Twit­ter y sin avi­sar a su medio, la pri­mi­cia de que se había encon­tra­do muer­to al fis­cal Nis­man, deci­dió irse del país argu­men­tan­do «mie­do». Pri­me­ro sacó un bole­to de ida y vuel­ta a Uru­guay, pero de pron­to apa­re­ció en Tel Aviv.

Pero lo extra­ño es que sale hacia Uru­guay y sigue has­ta Israel, don­de dice que pidió refu­gio. Lue­go se sabe que Pach­ter es argen­tino-israe­lí y que via­jó con su pasa­por­te de Israel.
- ¿Por qué pidió asi­lo, si era ciu­da­dano israe­lí y estu­vo 3 años en el ejér­ci­to de ese país?

Lago­mar­sino tam­bién esta­ba ges­tio­nan­do la actua­li­za­ción de su pasa­por­te, para lo cual con­cu­rrió a las ofi­ci­nas per­ti­nen­tes el mis­mo día 12, cuan­do Nis­man hizo públi­ca su impu­tación. Inme­dia­ta­men­te tras la muer­te del fis­cal, las auto­ri­da­des le retu­vie­ron el docu­men­to y se le prohi­bió salir del país.

La sos­pe­cha sobre Pach­ter aumen­tó cuan­do dio a medios euro­peos varias entre­vis­tas hablan­do de la per­se­cu­ción de perio­dis­tas en Argen­ti­na, don­de los medios opo­si­to­res publi­can notas insul­tan­tes con­tra la pre­si­den­ta y otros fun­cio­na­rios sin nin­gún problema.

Otro dato impor­tan­te a regis­trar. El fis­cal Nis­man uti­li­za­ba un auto­mó­vil de alta gama, un Audi, de un yerno de uno de los denun­cia­dos como encu­bri­dor local en el caso AMIA, Hugo Anzo­rre­guy, el ex jefe de la SIDE en el momen­to de la vola­du­ra de la AMIA. Y ade­más liga­do al ex agen­te de la CIA Frank Hol­der, de oscu­ra his­to­ria en Cen­troa­mé­ri­ca, que como tan­tos ex agen­tes de otros paí­ses mane­jan agen­cias de segu­ri­dad locales.

En Esta­dos Uni­dos, los sec­to­res más recal­ci­tran­tes como el repu­bli­cano Mar­cos Rubio, Bob Menén­dez y otros, acu­san a la pre­si­den­ta y al gobierno de Argen­ti­na sin prue­ba algu­na, lo cual es una ame­na­za y una pre­sión sobre la jus­ti­cia local, la mis­ma que ejer­cen los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción argen­ti­nos, que de diver­sas for­mas advier­ten a fis­ca­les y jue­ces que esta cau­sa, como la de la AMIA, tie­nen que tener los “cul­pa­bles” que ellos deter­mi­nen. Los lla­ma­dos de esos legis­la­do­res, ade­más, evi­den­cian su cone­xión con la dere­cha argentina.

Quie­ren una des­ti­tu­ción apa­ren­te­men­te “ins­ti­tu­cio­nal” del gobierno, un gol­pe blan­do, pero con muer­tes. No quie­ren la verdad.

Ade­más de gol­pear a Argen­ti­na en el mis­mo momen­to en que se acre­cien­ta el gol­pis­mo en Vene­zue­la con­tra el pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro, inten­tan debi­li­tar a los orga­nis­mos de uni­dad e inte­gra­ción que se con­so­li­dan en Amé­ri­ca Latina.

Si algo fal­ta­ba al ter­mi­nar esta serie, se cono­ció que el ex pre­si­den­te, de Uru­guay, José Muji­ca des­min­tió la ver­sión de que un diplo­má­ti­co de la Emba­ja­da de Irán en Mon­te­vi­deo fue­se expul­sa­do 2 sema­nas antes por estar vin­cu­la­do a la colo­ca­ción de un apa­ren­te arte­fac­to explo­si­vo en las inme­dia­cio­nes de la Emba­ja­da israe­lí en esa ciu­dad. Esa ver­sión la publi­có el dia­rio israe­lí Haa­retz y la reto­ma­ron varios medios en el mundo.

Que­da enton­ces la pre­gun­ta que pue­de tener una rápi­da res­pues­ta: ¿qué están pre­pa­ran­do los exper­tos en aten­ta­dos de fal­sa ban­de­ra en nues­tros países?

- «Cau­sa AMIA: el aten­ta­do de 1994 fue pro­bla­ble­men­te fomen­ta­do por un ex minis­tro argen­tino del Inte­rior», Red Vol­tai­re , 3 de julio de 2013.
-Argentina’s Pre­si­dent slams Israel Lobby”, Vol­tai­re Net­work, 18 February 2013.
- « Men­sa­je de Cris­ti­na Fer­nán­dez sobre el Memo­ran­dum entre Argen­ti­na e Iran», por Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner , Red Vol­tai­re , 8 de febre­ro de 2013.
- «Ata­ques terro­ris­tas en la Argen­ti­na 1992 y 1994: no fue­ron de ori­gen islá­mi­co», por Adrian Sal­bu­chi, James Fetzer, Red Vol­tai­re , 28 de octu­bre de 2009.
-Iran and the AMIA Bom­bing in Argen­ti­na”, by Belén Fer­nán­dez, Vol­tai­re Net­work, 26 July 2009.
- «El AJC acu­sa al Hez­bo­llah de los aten­ta­dos de Bue­nos Aires a pesar del fallo de la Cor­te Supre­ma argen­ti­na», Red Vol­tai­re , 16 de agos­to de 2006.
- «Fuga docu­men­ta­ción cla­si­fi­ca­da de inte­li­gen­cia sobre aten­ta­do terro­ris­ta», por José Petro­sino, Oscar Abu­da­ra Bini, Red Tan­go, Red Vol­tai­re , 27 de sep­tiem­bre de 2006.
- «Se acu­sa a los musul­ma­nes de los ata­ques a AMIA y la emba­ja­da de Israel sin prue­bas», por Juan Gabriel Laba­ké, Red Vol­tai­re , 4 de sep­tiem­bre de 2006.
- «Inves­ti­gan­do la bom­ba en la Aso­cia­ción Mutual Israe­li­ta», por José Petro­sino, Red Vol­tai­re , 22 de julio de 2006.
- «¿Musul­ma­nes o pis­ta israe­lí?», por José Petro­sino, Oscar Abu­da­ra Bini, Red Vol­tai­re , 22 de julio de 2006.
- «Washing­ton pre­ten­de res­cri­bir la his­to­ria de los aten­ta­dos de Bue­nos Aires», por Thierry Meys­san, Red Vol­tai­re , 20 de julio de 2006.
- «Kirch­ner y el sis­te­ma de inte­li­gen­cia argen­tino», por Jor­ge Serrano Torres, Red Vol­tai­re , 26 de sep­tiem­bre de 2004.
- «Nota del minis­te­rio de las rela­cio­nes exte­rio­res de Argen­ti­na, 25 de Agos­to de 2003», Red Vol­tai­re , 25 de agos­to de 2003.

Fuen­te
Con­tra­lí­nea (Méxi­co)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *