“Sal­var el capi­ta­lis­mo, o las con­fe­sio­nes del minis­tro de finan­zas grie­go”- José A. Tapia

2cc53f66-5c40-4116-84bb-5744e0fea901-1020x612En mayo de 2013 el que era enton­ces solo un eco­no­mis­ta más o menos cono­ci­do en medios de izquier­da, Yanis Varou­fa­kis, hizo una lar­ga pre­sen­ta­ción en el 6o Fes­ti­val Sub­ver­si­vo de Zagreb, Croa­cia. El Fes­ti­val Sub­ver­si­vo, que cele­bra­rá este año su 8a edi­ción, ha sido lugar de encuen­tro de lumi­na­rias de la izquier­da como Sla­voj Žižek, Ale­xis Tsi­pras, Oli­ver Sto­ne, Anto­nio Negri, Gian­ni Vat­ti­mo o David Har­vey. En la edi­ción de 2013, Varou­fa­kis, hoy minis­tro en el gobierno de Syri­za, habló cer­ca de una hora y lue­go con­tes­tó a pre­gun­tas. Varou­fa­kis es gre­co-aus­tra­liano, fue docen­te por muchos años en Aus­tra­lia, Ingla­te­rra y EEUU y su pre­sen­ta­ción en Zagreb, en inglés, se ha difun­di­do tam­bién en una ver­sión trans­cri­ta, titu­la­da ”Con­fes­sions of an erra­tic Mar­xist in the midst of a repug­nant Euro­pean cri­sis”. Se entien­de fácil­men­te que en cas­te­llano eso sería algo así como “Con­fe­sio­nes de un mar­xis­ta excén­tri­co” (o qui­zá fue­ra mejor tra­duc­ción “des­ca­rria­do”) “en medio de una repug­nan­te cri­sis euro­pea”.

Lo que dijo Varou­fa­kis en esa oca­sión en Zagreb pue­de resu­mir­se en lo que sigue. Euro­pa está expe­ri­men­tan­do un “bata­ca­zo” que difie­re sus­tan­cial­men­te de una rece­sión capi­ta­lis­ta nor­mal, de la que se sal­dría median­te una con­trac­ción sala­rial que res­tau­ra la ren­ta­bi­li­dad. La cri­sis actual es pro­lon­ga­da, repre­sen­ta un des­li­za­mien­to hacia la depre­sión y la desin­te­gra­ción mone­ta­ria y pone a los radi­ca­les en un terri­ble dile­ma: ¿Debe uti­li­zar­se esta cri­sis capi­ta­lis­ta, úni­ca en un siglo, como opor­tu­ni­dad para hacer cam­pa­ña para des­man­te­lar la Unión Euro­pea, dado el entu­sias­mo de dicha Unión por las polí­ti­cas y el cre­do neo­li­be­ra­les? ¿O más bien debe acep­tar­se que la izquier­da no está lis­ta para el cam­bio radi­cal y hacer cam­pa­ña para esta­bi­li­zar el capi­ta­lis­mo euro­peo? Varou­fa­kis sos­tu­vo en su pre­sen­ta­ción que por mucho que repug­ne a los radi­ca­les, el deber his­tó­ri­co de la izquier­da en esta coyun­tu­ra par­ti­cu­lar es esta­bi­li­zar el capi­ta­lis­mo, sal­var­lo de sí mis­mo y de los inú­ti­les ges­to­res de la cri­sis en la euro­zo­na. Expla­yán­do­se sobre su pro­pia tra­yec­to­ria inte­lec­tual, Varou­fa­kis expli­có que a su jui­cio Marx ”debe seguir sien­do fun­da­men­tal para nues­tro aná­li­sis del capi­ta­lis­mo” y tam­bién que hay que seguir sien­do “mar­xis­tas des­ca­rria­dos”. Varou­fa­kis expli­có tam­bién por qué un aná­li­sis mar­xis­ta del capi­ta­lis­mo euro­peo y de la con­di­ción actual de la izquier­da obli­ga a tra­ba­jar en pro de una amplia coa­li­ción, inclu­so con par­ti­dos de dere­cha, para resol­ver la cri­sis de la euro­zo­na y esta­bi­li­zar la Unión Euro­pea. En resu­men, Varou­fa­kis afir­ma­ba en mayo de 2013 que lo que los radi­ca­les han de hacer en el cala­mi­to­so con­tex­to euro­peo es con­cen­trar­se en mini­mi­zar el sufri­mien­to de la gen­te, para lo cual hay que for­ta­le­cer las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas de Euro­pa y “com­prar” tiem­po y espa­cio para desa­rro­llar una alter­na­ti­va genui­na­men­te huma­nis­ta.

Todo eso que Varou­fa­kis dijo en mayo del 2013 pare­ce casi al pie de la letra el pro­gra­ma que Syri­za está siguien­do des­de que con sus 149 actas de dipu­tado ganó las elec­cio­nes a fina­les de enero pasa­do. De hecho, el nue­vo gobierno grie­go es una coa­li­ción de Syri­za con Ane­xar­ti­toi Elli­nes, el par­ti­do de los Inde­pen­dien­tes Grie­gos, un gru­po de dere­cha nacio­na­lis­ta pro Igle­sia Orto­do­xa que obtu­vo 13 dipu­tados y que aho­ra cuen­ta con el Minis­te­rio de Defen­sa en el gobierno de coa­li­ción.

Resul­ta así que los radi­ca­les han de hacer todo lo posi­ble por esta­bi­li­zar y sal­var el capi­ta­lis­mo. Varou­fa­kis basa su posi­ción en una com­ple­ja dis­qui­si­ción sobre la teo­ría eco­nó­mi­ca de Marx, a quien acu­sa de ser deter­mi­nis­ta. Según Varou­fa­kis, Marx con­si­de­ra que su mode­lo mate­má­ti­co impli­ca que el capi­ta­lis­mo no es via­ble. Pero, dice Varou­ka­kis, ¿no fue el mis­mo Marx quien demos­tró que la fuer­za de tra­ba­jo no es sus­cep­ti­ble de con­ver­sión com­ple­ta en mera mer­can­cía, lo cual intro­du­ce una inde­ter­mi­na­ción radi­cal en el sis­te­ma eco­nó­mi­co? Varou­fa­kis ve una con­tra­dic­ción cla­ra entre el pen­sa­mien­to inno­va­dor y libe­ra­dor de los Manus­cri­tos eco­nó­mi­co-filo­só­fi­cos de 1844 y el Marx encon­ser­ta­do por un mode­lo eco­nó­mi­co “cerra­do” que sur­ge vein­ti­tan­tos años des­pués en El capi­tal y que nie­ga que el futu­ro es impre­de­ci­ble.

La lec­tu­ra de Marx que hace Varou­fa­kis es sin duda idio­sin­crá­si­ca. A jui­cio de quien esto escri­be, el Marx de los Manus­cri­tos eco­nó­mi­co-filo­só­fi­cos de 1844 en temas eco­nó­mi­cos era un apren­diz, un apren­diz eso sí con mucho genio, pero un apren­diz al fin y cabo. Fren­te a él halla­mos al Marx que en 1867 publi­ca el pri­mer tomo del El capi­tal, don­de pre­sen­ta lo fun­da­men­tal de su teo­ría eco­nó­mi­ca, de su mode­lo eco­nó­mi­co del capi­ta­lis­mo que ya se bos­que­ja con una estruc­tu­ra incom­ple­ta, pero aca­ba­da en muchos aspec­tos fun­da­men­ta­les. Pero ese Marx sigue evo­lu­cio­nan­do y pasa los die­ci­séis años que le que­dan de vida inten­tan­do aca­bar el mode­lo gene­ral del capi­ta­lis­mo, es decir, el manus­cri­to de la obra que había bos­que­ja­do en la déca­da de 1860. Todo indi­ca que Marx no solo no se obce­ca en sus ideas de los años sesen­ta, sino que estu­dia sin cesar y las reela­bo­ra. A la vez se enzar­za en las acti­vi­da­des de la Inter­na­cio­nal y de los par­ti­dos socia­lis­tas que van cre­cien­do en Euro­pa, y rees­cri­be sus manus­cri­tos. Lamen­ta­ble­men­te, esa labor, pro­ba­ble­men­te obse­si­va, le lle­va a morir dejan­do un enor­me volu­men de manus­cri­tos inaca­ba­dos. Solo el tra­ba­jo de Engels, que edi­ta los tomos segun­do y ter­ce­ro de El capi­tal, y más tar­de Kauts­ki, que edi­ta los tres volú­me­nes de las Teo­rías sobre la plus­va­lía, con­si­gue sal­var del olvi­do y qui­zá de la des­truc­ción, toda esa enor­me obra inaca­ba­da.

Pero, ¿a qué vie­ne hablar de Marx y de sus manus­cri­tos, cuan­do de lo que se tra­ta es de hablar de polí­ti­ca y de eco­no­mía, de la polí­ti­ca y de la eco­no­mía de Gre­cia, de Espa­ña, de la Unión Euro­pea… ? ¿Qué impor­ta si Marx era o no deter­mi­nis­ta cuan­do de lo que se tra­ta hoy, en el invierno de 2015, es de hacer his­to­ria, de sacar de la mise­ria a quien la sufre? ¿Es que no es impe­ca­ble el razo­na­mien­to de Varou­fa­kis, que par­te de la obvia pre­mi­sa de que la izquier­da no está lis­ta ni para aca­bar con el capi­ta­lis­mo ni para rom­per con la Unión Euro­pea y, por lo tan­to, lo que ha de hacer es bus­car alian­zas amplias y des­pre­jui­cia­das para sacar a Gre­cia de la mise­ria?

marx_keynes.001Des­de que Syri­za for­mó gobierno, Varou­fa­kis ha des­ple­ga­do una enor­me acti­vi­dad. Al poco de asu­mir el car­go de minis­tro, Varou­fa­kis afir­mó que Gre­cia no sufri­ría un “acci­den­te finan­cie­ro” ni sería for­za­da a aban­do­nar la euro­zo­na. Aun­que Gre­cia no debe­ría haber entra­do nun­ca en la euro­zo­na, aho­ra no pue­de salir, dice Varou­fa­kis, que tam­bién insis­te en que Gre­cia no deja­rá de hacer fren­te a los pagos de la deu­da al Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal o a los pro­pie­ta­rios pri­va­dos de bonos y cer­ti­fi­ca­dos del Teso­ro grie­gos. Según Varou­fa­kis, no habrá reduc­ción uni­la­te­ral de la deu­da al sec­tor pri­va­do. En cuan­to a si la eco­no­mía de Gre­cia pue­de cre­cer sufi­cien­te­men­te rápi­do para salir del agu­je­ro de la deu­da, Varou­fa­kis dice que el cre­ci­mien­to es cues­tión que ha de mane­jar­se a nivel pan-euro­peo y que habría que lan­zar bajo hege­mo­nía ale­ma­na un pro­gra­ma de reac­ti­va­ción de toda la eco­no­mía euro­pea simi­lar al New Deal de Roo­se­velt y al plan Marshall de los años cin­cuen­ta. Varou­fa­kis opi­na, sin embar­go, que la recu­pe­ra­ción grie­ga no ocu­rri­rá median­te un pro­gra­ma key­ne­siano a la vie­ja usan­za, sino que depen­de­rá sobre todo de la inver­sión pri­va­da, que vol­ve­rá cuan­do el peso de la deu­da se reduz­ca. En cuan­to a los ban­cos grie­gos, Varou­fa­kis no mues­tra preo­cu­pa­ción por su segu­ri­dad finan­cie­ra, a pesar de los infor­mes que dicen que miles de millo­nes de euros de depó­si­tos en esos ban­cos han sali­do del país. Para Varou­fa­kis es obvio que el comien­zo del gobierno de Syri­za será tur­bu­len­to, pero una vez que se vea que lo que pro­po­ne es razo­na­ble, que se bus­ca la coope­ra­ción y lo que sea real­men­te tera­péu­ti­co, los mer­ca­dos se recu­pe­ra­rán y las accio­nes en bol­sa vol­ve­rán a subir. Varou­fa­kis afir­mó tam­bién que el nue­vo gobierno no alte­ra­rá las pri­va­ti­za­cio­nes en cur­so y que Gre­cia ha de ser un des­tino atrac­ti­vo para la inver­sión extran­je­ra.

¿Qué cla­se de pro­gra­ma es este? La ver­dad es que es difí­cil de decir. Lo rela­ti­vo a la deu­da sin duda refle­ja la inevi­ta­ble reali­dad de que la deu­da grie­ga es impa­ga­ble, y por lo tan­to los lla­ma­mien­tos grie­gos a nego­ciar­la son mucho más razo­na­bles que la ter­que­dad de la Troi­ka reafir­man­do el “prin­ci­pio uni­ver­sal” de que las deu­das se pagan. Varou­fa­kis com­pa­ra la situa­ción de Gre­cia a la de un des­em­plea­do que no pue­de pagar los pla­zos de la hipo­te­ca. ¿Sería lógi­co dar­le un prés­ta­mo para que pue­da hacer fren­te a los pagos? Todo eso, sin embar­go, se da bas­tan­te de bru­ces con las afir­ma­cio­nes de Varou­fa­kis según las cua­les Gre­cia va a seguir pagan­do a unos y otros.

Lo demás que dice Varou­fa­kis pare­ce sobre todo una colec­ción de fra­ses para la gale­ría, sin mucha cohe­ren­cia, por decir­lo con bue­nas pala­bras. ¿Que el cre­ci­mien­to ha de mane­jar­se a nivel pan-euro­peo? ¿Qué ha de lan­zar­se un pro­gra­ma de inver­sio­nes en toda Euro­pa? ¿Va a con­ven­cer el gobierno grie­go a la Mer­kel, a Hollan­de y a Rajoy, o va a espe­rar a que Pode­mos gane las elec­cio­nes para tener un alia­do? Varou­fa­kis dice que las inver­sio­nes pri­va­das en Gre­cia se reac­ti­va­rán en cuan­to se ali­vie el peso de la deu­da. ¿Sí? Pri­me­ro está por ver si ocu­rre ese ali­vio pero, supo­nien­do que ocu­rra, ¿por qué arte de bir­li­bir­lo­que van a reac­ti­var­se esas inver­sio­nes? ¿Aca­so por­que los sala­rios grie­gos serán “atrac­ti­vos” (o sea, cuan­to más bajos mejor) para los hoy lla­ma­dos inver­sio­nis­tas, alias capi­ta­lis­tas de otros tiem­pos? ¿Va a inten­tar Syri­za que se avan­ce en esa direc­ción? ¿Aca­so van a fluir las inver­sio­nes a Gre­cia por­que el nue­vo gobierno brin­da­rá segu­ri­dad y garan­tía de que el capi­tal será res­pe­ta­do y no sufri­rá mer­ma en for­ma de impues­tos, nacio­na­li­za­cio­nes o regu­la­cio­nes? Pero quie­nes poseen deu­da grie­ga, ¿no son pre­ci­sa­men­te esos capi­ta­lis­tas? ¿No les sona­rá a rayos cual­quier “qui­ta”, cual­quier reduc­ción de la deu­da, que no sería otra cosa que la pér­di­da par­cial o total de su capi­tal?

Cómo podrá inge­niár­se­las el gobierno de Syri­za para no hun­dir­se en un caos finan­cie­ro en los pró­xi­mos meses y a la vez no defrau­dar a quie­nes han vota­do a la coa­li­ción radi­cal es casi tan difí­cil como la cua­dra­tu­ra del círcu­lo. Lo que podría sal­var la situa­ción sería una reac­ti­va­ción de la eco­no­mía mun­dial, o al menos euro­pea, que per­mi­tie­ra a Gre­cia aumen­tar sus ingre­sos por turis­mo, expor­ta­cio­nes y ser­vi­cios de car­ga marí­ti­ma. Pero la pro­ba­bi­li­dad de una reac­ti­va­ción de la eco­no­mía mun­dial o euro­pea en los pró­xi­mos meses pare­ce mucho menor que la pro­ba­bi­li­dad de lo con­tra­rio, y si lo más pro­ba­ble ocu­rre, Syri­za se verá en serios aprie­tos, ni más ni menos en los mis­mos aprie­tos que esta­ba el gobierno grie­go ante­rior. ¿Ocu­rri­rá en Gre­cia como ocu­rrió en Espa­ña en los años ochen­ta, cuan­do el PSOE apli­có a gran­des dosis lo que no había podi­do apli­car la UCD, la medi­ci­na amar­ga de aumen­tar la explo­ta­ción de los asa­la­ria­dos? Algu­nas fra­ses de Varou­fa­kis pare­cen dar a enten­der que esa es una posi­bi­li­dad real. Pero en fin, todo eso está por ver. Duran­te muchas déca­das des­de los tiem­pos de Marx has­ta la segun­da gue­rra mun­dial las cri­sis del capi­ta­lis­mo se resol­vían con una com­bi­na­ción de des­truc­ción de capi­tal y aumen­to de la explo­ta­ción de los asa­la­ria­dos, pero las cosas cam­bia­ron en tiem­pos recien­tes y sal­vo en nacio­nes de poca mon­ta como Islan­dia y en el caso de capi­ta­les peque­ños como los de las empre­sas media­nas y peque­ñas que siem­pre quie­bran por cen­te­na­res en las cri­sis, el capi­tal inter­na­cio­nal se nie­ga a sufrir pér­di­das y usa sus recur­sos polí­ti­cos para sal­var sus cor­po­ra­cio­nes y sus ban­cos que­bra­dos. La con­se­cuen­cia es que las deu­das se acu­mu­lan por todas par­tes, sobre todo en los ban­cos cen­tra­les, y el sis­te­ma adquie­re un las­tre cada vez mayor. Con­se­cuen­cia de las rigi­de­ces impues­tas por la exis­ten­cia del euro y de la obce­ca­ción del capi­tal mun­dial por evi­tar las pér­di­das que impli­ca­ría la liqui­da­ción de esas deu­das es que en Euro­pa la rece­sión ha sido casi con­ti­nua des­de fina­les de la déca­da pasa­da.

Pablo-Igesias-Vistalegre-Asamblea-Podemos_EDIIMA20141018_0176_14-e1413652308277En una de las res­pues­tas a una pre­gun­ta del públi­co tras su pre­sen­ta­ción en el Fes­ti­val Sub­ver­si­vo de Zagreb, Varou­fa­kis dijo que en nin­gu­na de sus inter­ven­cio­nes polí­ti­cas o eco­nó­mi­cas de años recien­tes se ha guia­do por mode­los eco­nó­mi­cos, que a su jui­cio son abso­lu­ta­men­te irre­le­van­tes para enten­der el capi­ta­lis­mo real que hoy exis­te. La fra­se tie­ne su meo­llo, por­que si no se tie­ne algún mode­lo, es impo­si­ble hacer­se una idea de por dón­de se des­en­vuel­ven los fenó­me­nos sobre los que se quie­re actuar. ¿Es posi­ble nave­gar des­de Bar­ce­lo­na a Lon­dres sin mapa alguno que mues­tre los posi­bles iti­ne­ra­rios? ¿Pue­de enten­der­se un cir­cui­to eléc­tri­co con dio­dos, acu­mu­la­do­res y tran­sis­to­res sin tener en la cabe­za esque­mas de cómo fun­cio­nan esas cosas?

“El de las bar­bas”, como Varou­fa­kis deno­mi­na a veces a Marx, se pasó toda su vida bos­que­jan­do pla­nos y esque­mas de ese tipo para for­mar con ellos un mode­lo gene­ral de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta. El mode­lo gene­ral está cier­ta­men­te incom­ple­to, los esque­mas no nos per­mi­ten pre­de­cir por ejem­plo que EEUU se con­ver­ti­ría en la segun­da mitad del siglo XX en el prin­ci­pal país del sis­te­ma capi­ta­lis­ta mun­dial, que revo­lu­cio­nes anti­ca­pi­ta­lis­tas ten­drían lugar en Rusia y en Chi­na (y fra­ca­sa­rían) y que las compu­tado­ras y la comu­ni­ca­ción inter­né­ti­ca cam­bia­rían por com­ple­to la apa­rien­cia del mun­do. Pero los esque­mas de Marx, abs­trac­tos en extre­mo como son, per­mi­ten enten­der por qué el capi­ta­lis­mo es fuen­te con­ti­nua de des­igual­dad social, por qué está abo­ca­do a cri­sis una y otra vez y por qué los inten­tos bien o mal inten­cio­na­dos de regu­lar­lo o “sal­var­lo” solo con­du­cen al fra­ca­so o a con­ver­tir a quie­nes los pro­ta­go­ni­zan en par­te de ese gru­po de geren­tes de alto cope­te que en Espa­ña hoy reci­ben a menu­do el ape­la­ti­vo de “la cas­ta”. Eli­mi­nar el capi­ta­lis­mo es cier­ta­men­te difí­cil y muchos esta­rán de acuer­do con Varou­fa­kis en que “la izquier­da” no está pre­pa­ra­da para ello. Pero afir­mar que de lo que se tra­ta hoy es pre­ci­sa­men­te de sal­var el capi­ta­lis­mo, ¿no es negar todo lo impor­tan­te que estu­vo algu­na vez tras esa nebu­lo­sa idea de “la izquier­da”? ¿Es com­pa­ti­ble esa idea de sal­var el capi­ta­lis­mo con la defen­sa a cor­to pla­zo de los des­em­plea­dos que pier­den sus sub­si­dios, de los emplea­dos que ven dete­rio­rar­se sus con­di­cio­nes de tra­ba­jo, de los que son desahu­cia­dos por­que no pue­den pagar la hipo­te­ca? Defen­der los intere­ses de quie­nes son gol­pea­dos por la cri­sis no sus­ten­ta al capi­ta­lis­mo, lo debi­li­ta. Pero des­de John May­nard Key­nes muchos eco­no­mis­tas se cre­ye­ron aque­llo de que aumen­tar los sala­rios es bueno para los capi­ta­lis­tas y para el capi­ta­lis­mo, por­que crea más deman­da y reac­ti­va los nego­cios. Y pare­ce que Varou­fa­kis tam­bién se lo cree. Y se lo creen muchos de Pode­mos. Pero no es ver­dad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *