Rosa Luxem­bur­go y el Espar­ta­quis­mo, a 96 años de su ase­si­na­to- Pedro Eche­ve­rría V.

Para mi ami­go Mario Rive­ra Ortiz, mili­tan­te, izquier­dis­ta por más de 60 años y ex pre­so polí­ti­co

1. He reci­bi­do del siem­pre aten­to Jor­ge Elsur, de Red Lati­na Sin Fron­te­ras, la pelí­cu­la com­ple­ta acer­ca de la vida de Rosa Luxem­bur­go; la he vis­to de inme­dia­to y me pare­ció un docu­men­tal polí­ti­co bási­co. Hace 96 años fue­ron ase­si­na­dos Rosa Luxem­bur­go (RL) y Karl Liebk­necht, diri­gen­tes del Par­ti­do Espar­ta­quis­ta en medio de un gran esta­lli­do revo­lu­cio­na­rio. Rosa y Karl mili­ta­ron acti­va­men­te en el Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta de Ale­ma­nia (SPD) has­ta que en 1914 se opu­sie­ron radi­cal­men­te a la par­ti­ci­pa­ción de la social­de­mo­cra­cia en la I Gue­rra Mun­dial, por con­si­de­rar­la un “enfren­ta­mien­to entre impe­ria­lis­tas”. Inte­gró enton­ces el gru­po inter­na­cio­nal que en 1916 se con­vir­tió en Liga Espar­ta­quis­ta, gru­po mar­xis­ta que sería el ori­gen del Par­ti­do Comu­nis­ta de Ale­ma­nia (KPD). Antes de ser ase­si­na­dos, al fina­li­zar la gue­rra fun­da­ron el perió­di­co La Ban­de­ra Roja.

2. El pasa­do 5 de enero se con­me­mo­ró el 96 ani­ver­sa­rio del ase­si­na­to de la mili­tan­te y acti­vis­ta polaca/​alemana, Rosa Luxem­bur­go. Su popu­la­ri­dad no lle­gó al nivel de Marx, Lenin, Trots­ki Sta­lin o Mao, pero su pre­sen­cia en Euro­pa y en Rusia fue muy impor­tan­te, sobre todo en los deba­tes con­tra el opor­tu­nis­mo de la II inter­na­cio­nal, el cen­tra­lis­mo a ultran­za de Lenin, la trai­ción del Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta Ale­mán (SPD) y la fun­da­ción del Par­ti­do Espar­ta­quis­ta. Nació en el año 1871 en Rusia, ini­ció su acti­vis­mo polí­ti­co en Var­so­via, emi­gró a Zurich don­de estu­dió cien­cias natu­ra­les y se doc­to­ró en eco­no­mía polí­ti­ca con la tesis: El desa­rro­llo indus­trial de Polo­nia (1898). Se hizo ale­ma­na median­te el matri­mo­nio con un obre­ro ale­mán. Se afi­lió al SPD ale­mán, y más tar­de vol­vió a Var­so­via para par­ti­ci­par en la Revo­lu­ción Rusa de 1905, don­de fue dete­ni­da. Tras ser libe­ra­da impar­tió cla­ses de eco­no­mía polí­ti­ca y escri­bió su volu­mi­no­so libro La acu­mu­la­ción del capi­tal.

3. En el trans­cur­so de la I Gue­rra Mun­dial, RL y Karl Liebk­necht enca­be­za­ron la corrien­te más radi­ca­li­za­da y obre­ra del SPD, opues­ta al sec­tor mode­ra­do que apo­yó los cré­di­tos de gue­rra pro­pues­tos por el Gobierno ale­mán. Com­ba­tió RL el revi­sio­nis­mo de Berns­tein, en su obra Refor­ma o revo­lu­ción. Su radi­cal opo­si­ción a la entra­da de Ale­ma­nia a la gue­rra le lle­vó a ser encar­ce­la­da, y en pri­sión escri­bió su obra fun­da­men­tal, La cri­sis de la social­de­mo­cra­cia. A par­tir de 1916, Rosa Luxem­bur­go se encua­dró en la corrien­te Spa­ta­kus, jun­to con otros orto­do­xos como Liebk­necht, Mehe­ring, Zet­kin. Las cada vez mayo­res dife­ren­cias que man­te­nían con la direc­ción, fun­da­men­tal­men­te por la polé­mi­ca mili­ta­ris­ta, aca­ba­ron abo­can­do a un amplio sec­tor del Par­ti­do (cer­ca de un 30% de la orga­ni­za­ción) a escin­dir­se en abril de 1917 en el Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta Ale­mán Inde­pen­dien­te (USPD), en el que se inte­gró el espar­ta­quis­mo.

4. RL plan­teó que el movi­mien­to obre­ro no podía renun­ciar al fin revo­lu­cio­na­rio de aca­bar con el sis­te­ma capi­ta­lis­ta y sus­ti­tuir­lo radi­cal­men­te por un orden neta­men­te socia­lis­ta. La tác­ti­ca de luchar por refor­mas sólo tenía sen­ti­do como una estra­te­gia para lle­gar a la revo­lu­ción. En este pun­to dife­ría radi­cal­men­te de Berns­tein, quien decía que la izquier­da debía acep­tar la capa­ci­dad de adap­ta­ción del capi­ta­lis­mo, asu­mir que éste no iba a derrum­bar­se como con­se­cuen­cia de sus pro­pias con­tra­dic­cio­nes y actuar en con­se­cuen­cia, es decir, apos­tar por la vía refor­mis­ta y des­car­tar defi­ni­ti­va­men­te la opción revo­lu­cio­na­ria. Mien­tras para Berns­tein el fin era cada vez más inve­ro­sí­mil y lo impor­tan­te era el medio, para Rosa los medios (la estra­te­gia de con­quis­tas socia­les encua­dra­das en el sis­te­ma capi­ta­lis­ta) sólo tenían sen­ti­do como par­te de un plan más amplio que ten­día hacia la revo­lu­ción socia­lis­ta.

5. El espar­ta­quis­mo ale­mán rei­vin­di­có a Espar­ta­co, el escla­vo, gue­rre­ro y estra­te­ga que lle­gó a reu­nir un ejér­ci­to de 5 mil lucha­do­res con­tra la escla­vi­tud. Aquel que, en los años 70 antes de nues­tra era, puso en jaque al impe­rio romano bus­can­do aca­bar con la escla­vi­tud y, aun­que no lo logró, dio ini­cio a esa gran bata­lla. En Méxi­co el espar­ta­quis­mo vivió unos 20 años (1957/​1977), des­de las luchas ideo­ló­gi­cas al inte­rior del Par­ti­do Comu­nis­ta Mexi­cano y lue­go el Par­ti­do Obre­ro Cam­pe­sino, enca­be­za­das por la «célu­la Car­los Marx», has­ta la apa­ri­ción de la revis­ta Auto­ges­tión, de abier­ta ten­den­cia radi­ca­li­za­da y liber­ta­ria, el mis­mo año en que Reyes Hero­les lan­zó la lla­ma­da Refor­ma Polí­ti­ca que abrió el regis­tro de par­ti­dos de izquier­da ofre­cien­do sub­si­dios y dipu­tacio­nes de par­ti­do. El espar­ta­quis­mo, en sus pri­me­ros años, rei­vin­di­có el «marxismo/​leninismo» fren­te a sus «defor­ma­do­res» del PCM, el POC y el PPS.

6. Ingre­sé al espar­ta­quis­mo des­pués de estar en la «juven­tud comu­nis­ta» los pri­me­ros años de la déca­da de los sesen­ta. Fue el defe­ño Víc­tor Gar­cía Mota quien, median­te mil argu­men­tos, me demos­tró que el PCM sólo era un par­ti­do anti­im­pe­ria­lis­ta por­que en Méxi­co esta­ba alia­do a un sec­tor de la bur­gue­sía; él me con­ven­ció que el tra­ba­jo polí­ti­co que yo hacía en Yuca­tán era infruc­tuo­so y que debe­ría vivir en la Ciu­dad de Méxi­co. Pro­mo­vió en el DF mi ingre­so en 1965 a una escue­la de cua­dros, mis­ma que me abrió el camino para asis­tir a círcu­los de estu­dios mar­xis­tas en 1966 en las casas de Enri­que Gon­zá­lez Rojo, José Revuel­tas y Jai­me Labas­ti­da. Allí cono­cí las revis­tas «Espar­ta­co», «Revo­lu­ción», «Pers­pec­ti­va revo­lu­cio­na­ria»; ana­li­za­mos libros de Marx y de mar­xis­tas con­tem­po­rá­neos, entre ellos a Mar­cu­se y Althus­ser. Gon­zá­lez impar­tía cur­sos de filo­so­fía en la UNAM (a los que asis­tía) y Revuel­tas tra­ba­ja­ba en el edi­fi­cio de la SEP, con Mau­ri­cio Mag­da­leno, en la secre­ta­ría de Cul­tu­ra.

7. El libro más cono­ci­do del espar­ta­quis­mo y que se hizo his­tó­ri­co, fue escri­to por Revuel­tas: «El pro­le­ta­ria­do sin cabe­za», en el que se demos­tra­ba que la cla­se obre­ra mexi­ca­na no había con­ta­do nun­ca con un par­ti­do que la enca­be­za­ra por­que los par­ti­dos que se pro­cla­ma­ban como sus «van­guar­dias» la trai­cio­na­ban. En 1961, a raíz del ascen­so de los jru­che­via­nos Ver­du­go y Terra­zas a la direc­ción del PCM (des­pués de derro­car al sta­li­nis­ta Dio­ni­sio Enci­nas, que los acau­di­lló duran­te 20 años), el comi­té del DF enca­be­za­do por Gui­ller­mo Rous­set, creó otra ala del espar­ta­quis­mo des­pués de salir­se del PCM. En los hechos los par­ti­dos de izquier­da, los media­nos y peque­ños, cen­tra­ban su acti­vi­dad polí­ti­ca en los aná­li­sis mar­xis­tas y muchos no salían del tra­ba­jo polí­ti­co entre estu­dian­tes de la UNAM. De la UNAM salió la mayo­ría de los acti­vis­tas que tra­ba­jó den­tro del movi­mien­to obre­ro y cam­pe­sino, así como en el gran movi­mien­to médi­co de 1965 y estu­dian­til de 1968.

8. A raíz de la agu­di­za­ción de la polé­mi­ca chino/​soviética, en julio de1963 fue publi­ca­do un folle­to de 90 pági­nas: «¿Así se for­ma la cabe­za del pro­le­ta­ria­do?». En él vie­nen tra­ba­jos sobre la lucha inter­na entre frac­cio­nes enca­be­za­das por dos pare­jas: José Revuel­tas y Eduar­do Lizal­de defen­dien­do al PCUS y la liber­tad para publi­car en la pren­sa comer­cial; así como Gon­zá­lez Rojo y Jai­me Labas­ti­da a favor de los chi­nos, com­ba­tien­do el libe­ra­lis­mo y defen­dien­do el cen­tra­lis­mo demo­crá­ti­co. La reali­dad es que en aque­llos años esa polé­mi­ca entre los gran­des par­ti­dos comu­nis­tas de Rusia y Chi­na tuvo un gran peso en la polí­ti­ca mun­dial. La gue­rra de libe­ra­ción de Viet­nam depen­día del apo­yo que pudie­ran pro­por­cio­nar los lla­ma­dos paí­ses socia­lis­tas con­tra la inva­sión yan­qui a aquel pue­blo. En esa polé­mi­ca no solo par­ti­ci­pa­ban los par­ti­dos comu­nis­tas del mun­do, sino que tam­bién inte­lec­tua­les como Sas­tre, Bet­telheim, Rosan­da, Aron, Rus­sel.

9. En 10 años (1966÷1976) los espar­ta­quis­tas mexi­ca­nos, en sus dos corrien­tes, Liga Comu­nis­ta Espar­ta­co y Par­ti­do Mexi­cano del Pro­le­ta­ria­do, jun­to a otras orga­ni­za­cio­nes trots­kis­tas, maoís­tas y gue­va­ris­tas, rea­li­za­mos un tra­ba­jo polí­ti­co que se desa­rro­lló en fábri­cas y sin­di­ca­tos, pero tam­bién entre estu­dian­tes y pro­fe­sio­nis­tas de la UNAM. El movi­mien­to estu­dian­til de 1968, la lucha del sin­di­ca­to elec­tri­cis­ta (enca­be­za­do por Gal­ván) por la titu­la­ri­dad del con­tra­to, muchos apo­yos a huel­gas obre­ras y la lucha con­tra la repre­sión des­ata­da por el gobierno en la gue­rra sucia, fue­ron bata­llas en las que estu­vo pre­sen­te el espar­ta­quis­mo. En 1977, con el regis­tro y la lega­li­za­ción de los par­ti­dos que los lle­vó a la bús­que­da de sub­si­dios millo­na­rios, car­gos legis­la­ti­vos y espa­cios de los medios de infor­ma­ción, auna­do a la inva­sión de Che­cos­lo­va­quia por la URSS en 1968 y lo suce­di­do en Viet­nam des­pués de la gue­rra, des­apa­re­ció el espar­ta­quis­mo en Méxi­co.

10. La LCE sufrió un duro gol­pe en 1968 y prin­ci­pios de los seten­ta y el PMP des­pués de 1977 tomó el camino de la auto­ges­tión, muy cer­cano al anar­quis­mo. En aque­llos años, mien­tras los trots­kis­tas en sus dife­ren­tes corrien­tes publi­ca­ban los muy bue­nos perió­di­cos La Inter­na­cio­nal, Ban­de­ra Roja, El Socia­lis­ta, Cla­ve, Rojo, Ban­de­ra Roja y Ban­de­ra Socia­lis­ta y la LOM publi­ca­ba Voz Obre­ra, los maoís­tas publi­ca­ban dece­nas de perió­di­cos en fábri­cas y pobla­cio­nes. El PCM cir­cu­la­ba su revis­ta Opo­si­ción y un perió­di­co lla­ma­do Libe­ra­ción. Entre los estu­dian­tes se publi­có la revis­ta Pers­pec­ti­va, mien­tras noso­tros publi­ca­mos la revis­ta Acción pro­le­ta­ria de 1970 a diciem­bre de 1975 y duran­te los años 1976 y 1977 la revis­ta Auto­ges­tión. Des­pués de aque­llos años el espar­ta­quis­mo sólo fue his­to­ria, aun­que Rosa Luxem­bur­go sigue pre­sen­te con sus polé­mi­cas con­tra el refor­mis­mo de la social­de­mo­cra­cia y plan­tean­do fren­te al cen­tra­lis­mo de Lenin, un par­ti­do de masas.

11. Yo enten­dí siem­pre des­de 1966 que éra­mos espar­ta­quis­tas de una de las dos corrien­tes (la de Gui­ller­mo Rous­set) que fun­cio­na­ron en Méxi­co por­que, como Rosa Luxem­bur­go y sus cama­ra­das, nos había­mos ale­ja­do del Par­ti­do Comu­nis­ta Mexi­cano dado que era un par­ti­do social­de­mó­cra­ta muy entre­ga­do, pri­me­ro a la línea sta­li­nis­ta y lue­go a jrus­cho­via­na, así como la mayo­ría de noso­tros en el deba­te ideo­ló­gi­co chino-sovié­ti­co, apo­yá­ba­mos la línea de Mao que con­de­na­ba el cola­bo­ra­cio­nis­mo de la URSS y EEUU. Des­pués de ver la pelí­cu­la y refle­xio­nar sobre ella, encuen­tro que Rosa tuvo muchas más vir­tu­des revo­lu­cio­na­rias radi­ca­les que la lle­vó a pri­sión en nue­ve oca­sio­nes y ter­mi­nó su vida sien­do ase­si­na­da con la mayor bes­tia­li­dad por el Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta de Ale­ma­nia enca­be­za­do por Frie­drich Ebert.

Blog del autor: http://​pedroe​che​ve​rriav​.word​press​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *