La mejor agi­ta­do­ra de nues­tra época

Mary Harris (1837−1930) fue una des­ta­ca­da diri­gen­te y orga­ni­za­do­ra del pro­le­ta­ria­do de Esta­dos Uni­dos. Los obre­ros la lla­ma­ban «Mother Jones».
Nació en un hogar cam­pe­sino de mili­tan­tes inde­pen­den­tis­tas irlan­de­ses y muy joven cono­ció el exi­lio, cuan­do su fami­lia tuvo que huir a Toron­to, Cana­dá, ya que los ingle­ses ahor­ca­ron a su abue­lo por par­ti­ci­par en la lucha nacio­na­lis­ta irlandesa.
En Cana­dá obtu­vo su títu­lo de maes­tra. Ya en Esta­dos Uni­dos, des­pués de tra­ba­jar unos pocos meses, renun­cia al estric­to con­ven­to don­de dic­ta­ba cla­ses, por­que “pre­fe­ría zur­cir que man­go­near a niños peque­ños” y se mudó a Chica­go, don­de tra­ba­jó como costurera.
En 1861 se casó con Geor­ge Jones, un obre­ro fun­di­dor, con quien tuvo cua­tro hijos. Jun­to a su com­pa­ñe­ro dará sus pri­me­ros pasos en la lucha pro­le­ta­ria. Pero seis años des­pués, su mari­do y sus cua­tro hijos mue­ren en una epi­de­mia de fie­bre ama­ri­lla y, en 1871, un incen­dio des­tru­ye su casa y la fábri­ca don­de tra­ba­ja­ba. Esta tra­ge­dia mol­deó su per­so­na­li­dad: Mother Jones, orga­ni­za­do­ra sin­di­cal, una gran ora­do­ra. La socia­lis­ta Eli­za­beth Gur­ley Flynn, la defi­nió como “la mejor agi­ta­do­ra de nues­tra épo­ca”.
Mother Jones se incor­po­ra a la orga­ni­za­ción semi­clan­des­ti­na Caba­lle­ros del Tra­ba­jo, que reu­nía a los sec­to­res más explo­ta­dos del movi­mien­to obre­ro ‑entre ellos muje­res, negros e inmi­gran­tes-. A par­tir de 1890, se suma a los esfuer­zos de los mine­ros para fun­dar su pro­pio sindicato.
El desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo en Esta­dos Uni­dos alen­tó la lucha obre­ra. Los capi­ta­lis­tas se lle­va­ban millo­nes de dóla­res a cos­ta de la explo­ta­ción más des­car­na­da de hom­bres, muje­res y niños. Las con­di­cio­nes labo­ra­les impo­nían muti­la­cio­nes, enfer­me­da­des cró­ni­cas y muer­te. La voz de Mother Jones repi­ca­ba en las minas y las fábri­cas, se ampli­fi­ca­ba en las luchas por la jor­na­da de ocho horas. Cuan­do le pre­gun­ta­ban dón­de vivía, decía “en cual­quier par­te, allí don­de haya una lucha”. Solía com­par­tir las pre­ca­rias vivien­das con los tra­ba­ja­do­res, las car­pas cer­ca de las minas, sin con­tar sus estan­cias en comi­sa­rías, juz­ga­dos y cárceles.
En 1902 el fis­cal de Vir­gi­nia occi­den­tal, Reese Bliz­zard, orde­nó su deten­ción dicien­do que era “la mujer más peli­gro­sa de Esta­dos Uni­dos”. No había obe­de­ci­do su orden prohi­bien­do orga­ni­zar reunio­nes públi­cas con los mine­ros en huelga.
Al año siguien­te orga­ni­zó una mar­cha de los niños que tra­ba­ja­ban en las fábri­cas y minas de Ken­sing­ton, en Pennsyl­va­nia. Se fue­ron des­fi­lan­do has­ta Oys­ter Bay, cer­ca de Nue­va York, don­de vívía el pre­si­den­te Theo­do­re Roos­velt. Por­ta­ban pan­car­tas en las que se podía leer: «¡Que­re­mos tiem­po para jugar!» y «¡Que­re­mos ir a la escue­la!». El pre­si­den­te no qui­so reci­bir a una dele­ga­ción de los niños, pero su cam­pa­ña levan­tó una ola for­mi­da­ble de apo­yo en Esta­dos Uni­dos, ponien­do en cues­tión el tra­ba­jo infantil.
En su auto­bio­gra­fía des­cri­be las peno­sas con­di­cio­nes de tra­ba­jo de los niños y niñas en las fábri­cas: «Con los pies des­nu­dos, las niñas y los niños iban y venían entre las inter­mi­na­bles filas de máqui­nas teje­do­ras, acer­can­do sus peque­ñas manos des­nu­das para enhe­brar los hilos rotos. Se metían bajo las máqui­nas para engra­sar­las. Noche y día, noche y día cam­bia­ban los per­nos. Eran niños peque­ños de seis años con ros­tros enve­je­ci­dos de sesen­ta años que cum­plían con sus ocho horas de tra­ba­jo dia­rias por diez cén­ti­mos. Cuan­do se dor­mían les arro­ja­ban agua fría a la cara y la voz del direc­tor tro­na­ba por enci­ma del rui­do infer­nal de las máqui­nas».
En 1905 ingre­só en el Par­ti­do Socia­lis­ta y al año siguien­te fue la úni­ca mujer entre los 27 fir­man­tes del mani­fies­to fun­da­dor de la Indus­trial Wor­kers of the World, que lla­ma­ba a orga­ni­zar a todos los obre­ros y obre­ras industriales.
En 1912, en medio de una vio­len­ta huel­ga mine­ra, orga­ni­zó un gran movi­mien­to de soli­da­ri­dad, que incluía movi­li­za­cio­nes de las muje­res, hijos e hijas de los huel­guis­tas, para rodear y pre­sio­nar a los patronos.
Duran­te una huel­ga, en 1913 la detu­vie­ron jun­to a otros lucha­do­res por denun­ciar las duras con­di­cio­nes de tra­ba­jo en las minas. La acu­sa­ron de inten­to de ase­si­na­to y des­pués de una far­sa judi­cial la con­de­na­ron a 20 años de cár­cel. Pero su fir­me­za ante los jue­ces hizo que el Sena­do del Esta­do de Vir­gi­nia occi­den­tal inves­ti­ga­ra las con­di­cio­nes de las minas. Final­men­te, fue libe­ra­da y absuel­ta ante la ofen­si­va de pro­tes­tas obre­ras que se desencadenó.
Meses des­pués la vol­vie­ron a dete­ner a cau­sa de una huel­ga de los mine­ros del car­bón en Colo­ra­do. La lle­va­ron a jui­cio varias veces, acu­sán­do­la de sedi­ción, ya que en aque­lla épo­ca aún no se había inven­ta­do el deli­to de terrorismo.
Sien­do una ancia­na, en 1925 dos mato­nes pene­tra­ron en el domi­ci­lio en el que vivía. Logró matar a uno de ellos, pero los tri­bu­na­les con­vier­tie­ron a la víc­ti­ma en vic­ti­ma­rio. La vol­vie­ron a acu­sar de ase­si­na­to y la detu­vie­ron. Más tar­de se demos­tró que los dos delin­cuen­tes actua­ban por cuen­ta de un capi­ta­lis­ta de los alrededores.
Sin aque­llas pena­li­da­des la cla­se obre­ra no hubie­ra logra­do vic­to­rias. Por ejem­plo, tras la masa­cre de Lud­low Mother Jones se entre­vis­tó con John D. Roc­ke­fe­ller, de quien obtu­vo una impor­tan­te mejo­ra en las con­di­cio­nes de tra­ba­jo de los obreros.
Mother Jones murió a los 93 años. Poco antes publi­có su auto­bio­gra­fía, que des­de enton­ces no ha vuel­to a ser reedi­ta­da. Su últi­ma volun­tad fue que su cuer­po fue­ra ente­rra­do en el cemen­te­rio de Mount Oli­ve, en Illi­nois, cer­ca de los mine­ros que habían sido ase­si­na­dos tras el levan­ta­mien­to de Vir­den en 1898.
Su memo­ria no se ha borra­do de la cla­se obre­ra. En 1976 una revis­ta esta­dou­ni­den­se tomó su nom­bre «Mother Jones» para su cabecera.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *