La paz de Colom­bia y la des­afor­tu­na­da rue­da de pren­sa de Kofi Annan en La Habana


El coman­dan­te de las FARC, Jesús Santrich. 
HABANA /​2015-02-27 /​El ex Secre­ta­rio Gene­ral de la ONU, el señor Kof­fi Annan apa­re­ció en La Haba­na el día jue­ves 26 de febre­ro y se reu­nió con la dele­ga­ción de la insur­gen­cia de las FARC y con la dele­ga­ción del gobierno de Juan Manuel San­tos. Hoy, vier­nes se reali­zó una rue­da de pren­sa en don­de opi­nó sobre los temas de la Mesa del Diá­lo­go, opi­nio­nes que no han caí­do muy bien en el lado de la gue­rri­lla de las FARC.
ANNCOL con­ver­só con el coman­dan­te gue­rri­lle­ro Jesús San­trich, sobre sus refle­xio­nes de las decla­ra­cio­nes del señor Annan.

Coman­dan­te Jesús San­trich, aca­ba de cul­mi­nar la rue­da de pren­sa de cie­rre de la visi­ta a la Mesa de Con­ver­sa­cio­nes de Paz, por par­te del ex Secre­ta­rio Gene­ral de la ONU, el señor KOFFI ANNAN. ¿Cuá­les son sus impre­sio­nes sobre este suce­so, cree que el inter­cam­bio con él podrá apor­tar al des­en­vol­vi­mien­to de los diálogos?

JESÚS SANTRICH (JS): Cual­quier res­pal­do sen­sa­to al pro­ce­so de paz debe tra­du­cir­se en accio­nes y opi­nio­nes que ayu­den a mediar posi­cio­nes, no en expre­sio­nes que entre­na a refor­zar los pun­tos de vis­ta que den base para el sos­te­ni­mien­to de posi­cio­nes unilaterales.

¿Qué nos quie­re decir con esta opi­nión, hay algu­na incon­for­mi­dad con el visitante?

JS: Me expli­co, si exis­ten diver­gen­cias, deba­tes en desa­rro­llo, sobre aspec­tos sobre los que aún no hay acuer­do, mal se hace, enton­ces, en apro­ve­char esce­na­rios de acer­ca­mien­to para sen­tar argu­men­tos con­clu­yen­tes que van en con­tra vía de lo que pien­sa algu­na de las par­tes. Si un per­so­na­je como KOFI ANNAN, tie­ne la deci­sión de hacer públi­cas pos­tu­ras pro­pias, per­so­na­les, lo mejor es que bus­que otro tipo de estra­dos, no aque­llos don­de gobierno y gue­rri­lla le acom­pa­ñan en ges­to de apro­xi­ma­ción y con­cor­dia, sin posi­bi­li­dad de controvertir.

¿Crea aca­so que el señor ANNAN no cum­plió con esta condición?

JS: Bueno, no se tra­ta de una con­di­ción, cada quien actúa según lo que le indi­que su con­cien­cia, pero es de sen­ti­do común que si alguien va a ayu­dar no pue­de per­der impar­cia­li­dad, y lo cier­to es que en la rue­da de pren­sa del Hotel Nacio­nal el ex Secre­ta­rio Gene­ral de Nacio­nes Uni­das no tomó en cuen­ta esto, hizo todo lo con­tra­rio sin refe­rir­se siquie­ra a que sus res­pues­tas no cuen­tan con el bene­plá­ci­to de la insurgencia.


Par­te de la Dele­ga­ción de Paz de las FARC se reune con Kof­fi Annan.
¿Nos podría deta­llar un poco más está situación?

JS: Las FARC, de mane­ra muy res­pe­tuo­sa le expli­ca­ron minu­cio­sa­men­te al señor ANNAN su visón sobre el pro­ce­so y el futu­ro del país, argu­men­tán­do­le con sufi­cien­cia que no com­par­tía­mos la impo­si­ción que el gobierno pre­ten­día de un Mar­co jurí­di­co para La Paz y de una legis­la­ción de jus­ti­cia tran­si­cio­nal en la que el Esta­do se pre­ten­de juez y par­te, y esto sen­ci­lla­men­te por­que de los infor­mes mis­mos de la Comi­sión his­tó­ri­ca del con­flic­to, mayo­ri­ta­ria­men­te, se des­pren­de, como tam­bién lo mues­tra la reali­dad, que el Esta­do es la máxi­ma ins­tan­cia de impu­tación, es el vic­ti­ma­rio por exce­len­cia. Y se le dijo que tam­po­co com­par­ti­mos la inter­ven­ción de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal, por razo­nes diver­sas que van des­de el hecho de que ade­más de tra­tar­se de un meca­nis­mo sub­si­dia­rio, este se ha uti­li­za­do sola­men­te para actuar res­pec­to a situa­cio­nes de paí­ses del ter­cer mun­do, sin que para nada se toqué casos de cri­mi­na­li­dad que están en cabe­za de poten­cias como Esta­dos Uni­dos, apar­te que hay dece­nas de acu­sa­cio­nes con­tra el régi­men colom­biano que están enga­ve­ta­das sin que sus altos fun­cio­na­rios se intere­sen por fallar; y enton­ces resul­ta que aho­ra quie­ren poner la lupa, no sobre los res­pon­sa­bles del con­flic­to en nues­tro país, sino sobre la gue­rri­lla aten­dien­do a los expe­dien­tes ama­ña­dos que se fabri­can des­de la corrom­pi­da ins­ti­tu­cio­na­li­dad colom­bia­na. Noso­tros hemos dicho que no esta­mos dis­pues­tos a admi­tir estás asi­me­trías y despropósitos.

¿Las FARC con­si­de­ran aca­so que no se debe hablar de jus­ti­cia para las víc­ti­mas del conflicto?

JS: No, todo lo con­tra­rio, noso­tros habla­mos des­de la ori­lla de las víc­ti­mas, lo que pasa es que cree­mos que el con­cep­to de jus­ti­cia no se pue­de ple­gar a la men­ta­li­dad puni­ti­va de juris­dic­cio­nes que pre­ten­den apli­car­nos el dere­cho penal del enemi­go. Con­si­de­ra­mos que el con­cep­to jus­ti­cia debe rei­vin­di­car la solu­ción de los pro­ble­mas socia­les para apun­tar a aca­bar con las cau­sas de des­igual­dad y mise­ria que gene­ra­ron la con­fron­ta­ción. Esa es la mejor mane­ra de resar­cir a las víc­ti­mas y al con­jun­to del pue­blo colom­biano que cada día sufre la exclu­sión, la pobre­za y la caren­cia de demo­cra­cia que ha impues­to el Blo­que de Poder Dominante.

¿Enton­ces el pro­ble­ma está en el sen­ti­do que debe tener la justicia?

JS: Hay mucho ses­go y dis­tor­sión acom­pa­ña­dos de cam­pa­ñas mediá­ti­cas en las que de mane­ra mani­queís­ta se colo­can los pro­ble­mas en blan­co y negro, pre­sen­tan­do a las FARC como las malas de una pelí­cu­la en la que aho­ra has­ta el Esta­do apa­re­ce como víc­ti­ma ange­li­cal habien­do sido el gene­ra­dor de esta tra­ge­dia de desan­gre que sufre Colom­bia. A las FARC le preo­cu­pa la per­ma­nen­cia de la Doc­tri­na del enemi­go interno, la Doc­tri­na de la Segu­ri­dad Nacio­nal, el para­mi­li­ta­ris­mo con toda su car­ga de muer­te que sigue pesan­do sobre los diri­gen­tes cívi­cos y popu­la­res; les preo­cu­pa que el gobierno per­sis­ta en man­te­ner el fue­go hacien­do caso omi­so a la nece­si­dad de deses­ca­lar el con­flic­to con medi­das prác­ti­cas que evi­ten más dolor y muer­te a las comu­ni­da­des que están en el cen­tro de la con­fron­ta­ción y así se lo han hecho saber al señor ANNAN, quien pare­ce no haber toma­do nota de estas inquie­tu­des y por eso des­ti­nó su inter­ven­ción ante los medios sola­men­te para posi­cio­nar algu­nos argu­men­tos cla­ra­men­te alin­de­ra­dos con el gobierno, los cua­les apun­tas al desar­me de la insur­gen­cia y a que la diri­gen­cia gue­rri­lle­ra vaya a la cár­cel, con el cuen­to de que hay pará­me­tros inter­na­cio­na­les que cum­plir y jue­ces que deben defi­nir esto. Pero, ¿cua­les pará­me­tros, cua­les jue­ces? ¿Aca­so, los que le con­vie­nen al entra­ma­do glo­bal del poder capi­ta­lis­ta, para que los gober­nan­tes, gran­des empre­sa­rios y trans­na­cio­na­les, entre otros, que han idea­do y aus­pi­cia­do la polí­ti­ca de san­gre y fue­go en fun­ción de su acu­mu­la­ción vio­len­ta basa­da en el des­po­jo, no sean tocados?

Enton­ces, den­tro de este orden de ideas, es des­afor­tu­na­da la inter­ven­ción del señor KOFI ANNAN ante los medios. Con segu­ri­dad no ayu­da en nada para que el pro­ce­so de paz avan­ce, lo que hace es con­fun­dir y colo­car más obs­tácu­los. Por eso, al res­pec­to de todo lo que dijo, al pare­cer siguien­do un libre­ro de cuya ela­bo­ra­ción la insur­gen­cia no hizo par­te, lo que nos que­da es reite­rar nues­tro des­acuer­do y repe­tir que quie­nes ejer­ce­mos el dere­cho a al rebe­lión con­tra un régi­men de terror no esta­mos dis­pues­tos a pagar un solo día de de cár­cel. A la Haba­na no vini­mos a asis­tir a un pro­ce­so de some­ti­mien­to ni de ren­di­ción, sino a bus­car sali­das a los gra­ves pro­ble­mas polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y socia­les que tie­ne Colombia.

¿Las FARC hicie­ron algu­na refle­xión sobre las recien­tes decla­ra­cio­nes del ex Pre­si­den­te Cesar Gavi­ria refe­ri­das al tema de jus­ti­cia transicional?

JS: Sobre eso tam­bién hici­mos nues­tras refle­xio­nes y sen­ta­mos pun­tos de vis­ta, por­que es un hecho que esas decla­ra­cio­nes ava­la­das por el Comi­sio­na­do del gobierno Ser­gio Jara­mi­llo, y por el mis­mo Pre­si­den­te San­tos, lo que hacen es corro­bo­rar afir­ma­cio­nes gra­ves sobre hechos que si bien se han denun­cia­do siem­pre, sola­men­te has­ta aho­ra son asu­mi­dos por altos dig­na­ta­rios de Esta­do, como eso de que más allá de los com­ba­tien­tes hay otro espec­tro de res­pon­sa­bles civi­les, ins­ti­tu­cio­na­les unos y otros no ins­ti­tu­cio­na­les, empre­sa­rios, indus­tria­les, gana­de­ros, gen­te del cle­ro, jue­ces, etc. que deben res­pon­der por el con­flic­to. Diji­mos que Gavi­ria lo que ha sol­ta­do era una noti­cia cri­mi­nal que el Esta­do debe inves­ti­gar ofi­cio­sa­men­te si quie­re posa­ra de ser un Esta­do de Dere­cho. ¿Enton­ces cual es el afán de negar nues­tra con­di­ción de de rebel­des y de paso borrar las cone­xi­da­des del deli­to polí­ti­co? Pare­cie­ra que se quie­re apli­car la polí­ti­ca del chi­vo expia­to­rio para man­dar a la cár­cel a algu­nos mili­ta­res y a la diri­gen­cia insur­gen­te exo­ne­ran­do de sus res­pon­sa­bi­li­da­des a la diri­gen­cia polí­ti­ca y en gene­ral al Blo­que de poder Domi­nan­te, que es el que ha impues­to la guerra.

¿No hay nada posi­ti­vo que se le pue­da res­ca­tar a la visi­ta de KOFI ANNAN?

JS: Es algo difí­cil, por­que per­so­na­li­da­des de esta dimen­sión, que han teni­do res­pon­sa­bi­li­da­des tan gran­des y deli­ca­das son muy escu­cha­das por la opi­nión mun­dial, enton­ces sus des­acier­tos se repro­du­cen y eso no ayu­da mucho, no obs­tan­te, me atre­ve­ría a agre­gar que de todas mane­ras sí com­par­ti­mos con KOFI ANNAN, un par de ideas que pre­sen­tó antes en el sen­ti­do de que «La jus­ti­cia no pue­de ser un impe­di­men­to para la paz», sino que “es un socio abso­lu­ta­men­te esen­cial para ella». Pero no la jus­ti­cia tran­si­cio­nal de nues­tros inter­lo­cu­to­res en la Mesa de con­ver­sa­cio­nes, sino la que se ape­gue a la idea de jus­ti­cia social con las medi­das de nor­ma­li­za­ción que se deri­ven del úni­co Mar­co jurí­di­co que admi­ti­mos que es el Acuer­do Gene­ral de la Haba­na, el de agos­to de 2012.

Y no es que este­mos cerra­dos en nues­tras opi­nio­nes, pues de hecho hemos pro­pues­to la orga­ni­za­ción y la rea­li­za­ción de un deba­te nacio­nal acer­ca de la jus­ti­cia apli­ca­ble, y que sean sus resul­ta­dos los que con­duz­can a los dise­ños nor­ma­ti­vos corres­pon­dien­tes, pues nues­tra reali­dad no es la de otros luga­res del mun­do y por tan­to debe­mos bus­car nues­tras pro­pias mane­ras de resol­ver el con­flic­to. Por lo demás, en la Agen­da de La Haba­na, la cual hemos asu­mi­do como inmo­di­fi­ca­ble en sus par­tes sus­tan­cia­les, en nin­gu­na par­te está escri­to que habla­ría­mos de jus­ti­cia tran­si­cio­nal; lo pac­ta­do es hablar de jus­ti­cia en su sen­ti­do más inclu­si­vo que es el de la jus­ti­cia social.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *