Colón, un Don Qui­jo­te que lle­gó a amé­ri­ca desa­fian­do la geo­gra­fia y la his­tó­ria- Miguel Urbano

Leí unos cuan­tos libros dedi­ca­dos a Cris­tó­bal Colón. Sobre él, auto­res de muchos paí­ses, his­to­ria­do­res, ensa­yis­tas, cineas­tas, nove­lis­tas, perio­dis­tas, aven­tu­re­ros de las letras escri­bie­ron obras de valor muy des­igual. La mino­ría serias, la mayo­ría tex­tos sen­sa­cio­na­lis­tas.

Está hoy pro­ba­do que Cris­to­fo­ro Colom­bo, su nom­bre de pila, nació en Géno­va en 1451. Si no hay dudas en cuan­to al año, las hay sobre el mes y el día. Ado­les­cen­te, fue teje­dor como el padre y el abue­lo.

La polé­mi­ca sobre su nacio­na­li­dad es absur­da pero per­sis­te. Auto­res en bus­ca de fama afir­man que nació en Por­tu­gal; para otros era cata­lán, cor­so, inglés, sui­zo o has­ta pola­co. Un escri­tor por­tu­gués, de esca­so talen­to pero tra­du­ci­do a más de diez idio­mas, reto­mó en una nove­la (que ins­pi­ró una pelí­cu­la) la tesis de su ori­gen lusi­tano.

Qui­nien­tos años trans­cu­rri­dos de su muer­te, los actos y la per­so­na­li­dad de Colón, lejos de sus­ci­tar con­sen­so, gene­ran polé­mi­cas. Cier­tos perio­dos de su vida están bien ilu­mi­na­dos, alter­nan­do con otros oscu­re­ci­dos por den­sa nebli­na.

Se sabe por su corres­pon­den­cia ‑escri­bió miles de car­tas- y por tex­tos de Fer­nan­do Colón, su hijo ile­gi­ti­mo y bió­gra­fo, que a los 22 años optó por ser marino. Pri­me­ro en el Medi­te­rrá­neo, des­pués en el Atlán­ti­co. Su pasión por la aven­tu­ra nació de la pasión por la his­to­ria y la geo­gra­fía, defor­mán­do­las.

La Biblia fue su refe­ren­cia des­de la juven­tud y la fas­ci­na­ción por los pro­fe­tas del Anti­guo Tes­ta­men­to lo acom­pa­ñó toda la vida.

Las con­cep­cio­nes geo­grá­fi­cas de Pto­lomeo habían ya per­di­do cre­di­bi­li­dad, des­men­ti­das por los mate­má­ti­cos y car­tó­gra­fos ita­lia­nos y por­tu­gue­ses, pero no para Colón. Una rara fusión de pro­fe­cías hebreas y de opi­nio­nes fan­ta­sio­sas de Pto­lomeo con­tri­bu­yó a dar gra­dual­men­te for­ma a una idea absur­da. Acre­di­tó que, nave­gan­do hacia Occi­den­te era posi­ble lle­gar a Catay (Chi­na) y Cipan­go (Japón). Esa con­vic­ción adqui­rió carác­ter obse­si­vo duran­te los años de resi­den­cia en Por­tu­gal, sobre­to­do en Por­to San­to y Madei­ra. Fue el ori­gen de un pro­yec­to alo­ca­do.

Uno de los bió­gra­fos serios de Colón, el his­to­ria­dor sovié­ti­co Iakov Svet, dedi­ca aten­ción a un tema con­tro­ver­ti­do: su saber náu­ti­co.

Colón apren­dió mucho con los por­tu­gue­ses. Via­jó a Gui­nea, a Ingla­te­rra e Irlan­da. Pero no hay prue­bas de que haya visi­ta­do Islan­dia y nave­ga­do por el Océano Árti­co. Lo que escri­bió al res­pec­to care­ce de cre­di­bi­li­dad.

Regís­tre­se que los vikin­gos habían lle­ga­do al con­ti­nen­te ame­ri­cano en el siglo X. De esa aven­tu­ra res­tan los ves­ti­gios de un pue­blo en L ‘Anse aux Mea­dows, en la Tie­rra Nue­va, patri­mo­nio de la huma­ni­dad.

Como marino, Colón tenia intui­ción; cono­cía el régi­men de los vien­tos atlán­ti­cos y de las corrien­tes oceá­ni­cas. Pero mane­ja­ba mal dos ins­tru­men­tos náu­ti­cos de la épo­ca; no tenia noción de las dis­tan­cias. Mar­tín Pin­zón, su inme­dia­to en el pri­mer via­je, coman­dan­te de la Pin­ta, marino vete­rano, le lla­mó des­en­ca­mi­na­dor de lati­tu­des y lon­gi­tu­des.

Gran lec­tor de obras seu­do cien­tí­fi­cas, su libro de cabe­ce­ra fue el Ima­go Mun­di, de Petros de Alia­co, un geó­gra­fo ita­liano que afir­ma­ba como Pto­lomeo que la super­fi­cie de los mares del pla­ne­ta era muy infe­rior a la masa con­ti­nen­tal euro­asiá­ti­ca y afri­ca­na.

Colón –que cono­cía el libro de Mar­co Polo- saca­ba de tal hipó­te­sis la con­clu­sión de que la dis­tan­cia a nave­gar para lle­gar a Chi­na e India era muchí­si­mo menor de lo que afir­ma­ban los car­tó­gra­fos por­tu­gue­ses.

Los cálcu­los que some­tió a Juan II de Por­tu­gal, con la espe­ran­za de que el monar­ca finan­cia­se su pro­yec­to, pade­cían obvia­men­te de un error de milla­res de millas marí­ti­mas como demos­tró el via­je de cir­cun­na­ve­ga­ción de la Tie­rra (1519 /​1522) de Fer­não de Magalhães.

La Jun­ta de Mate­má­ti­cos del rey con­clu­yó que el pro­yec­to care­cía de base cien­tí­fi­ca; fue recha­za­do. Colón inten­tó enton­ces obte­ner en Espa­ña lo que no había con­se­gui­do en Por­tu­gal.

Duran­te sie­te anos de pere­gri­na­ción por Cas­ti­lla acom­pa­ñó la cor­te de los Reyes Cató­li­cos. Tenaz, aca­bó por ser reci­bi­do en audien­cia por Isa­bel des­pués de la con­quis­ta de Gra­na­da.

La suer­te final­men­te lo favo­re­ció. Pre­sen­tó su pro­yec­to y la rei­na lo apro­bó. Salió de Palos en Anda­lu­cía con dos cara­be­las y una nao, rum­bo a Occi­den­te.

Qui­zá por ser escép­ti­ca en cuan­to al éxi­to de Colón, Isa­bel acep­tó sus enor­mes exi­gen­cias. Lo nom­bró Almi­ran­te de la Mar Océa­na y vice rey de las tie­rras a des­cu­brir, con dere­cho a colo­sa­les recom­pen­sas futu­ras.

Isa­bel era tan igno­ran­te en his­to­ria como el audaz geno­vés. Aten­dien­do a una suge­ren­cia suya escri­bió una car­ta al Gran Khan. Ambos des­co­no­cían que el impe­rio edi­fi­ca­do por Gen­gis Khan se había des­mo­ro­na­do hacía más de un siglo y que el últi­mo empe­ra­dor mon­gol había sido derro­ca­do en Chi­na en 1368.

Sobre el pri­mer via­je de Colón han sido escri­tas miles de pági­nas. El ori­gi­nal de su Dia­rio de Bor­do se extra­vió así como even­tua­les copias. Fray Bar­to­lo­mé de las Casas publi­có una ver­sión déca­das des­pués de su muer­te, pero intro­du­jo alte­ra­cio­nes en el manus­cri­to del almi­ran­te.

La tra­ve­sía del Atlán­ti­co fue rápi­da. La flo­ti­lla salió de Espa­ña el 3 de Agos­to, se detu­vo en Cana­rias y lle­gó a Gua­nahai­ni, en las Baha­mas, el 12 de Octu­bre.

La bre­ve­dad del via­je con­tri­bu­yó a que Colón insis­tie­ra en una mun­di­vi­den­cia naci­da de tre­men­dos erro­res geo­grá­fi­cos. Reafir­mó que aque­llas tie­rras esta­ban muy cer­ca de India y Chi­na.

No hesi­tó en lla­mar indios a los indí­ge­nas des­nu­dos que encon­tró en Baha­mas, Cuba y La Espa­ño­la (actual Hai­tí y Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na).
La pala­bra per­ma­ne­ció y las islas des­cu­bier­tas pasa­ron a lla­mar­se Indias Occi­den­ta­les.

Pero esas tie­rras, en vez de pro­por­cio­nar a la Coro­na espa­ño­la oro y otras rique­zas, han sido para ella (has­ta la con­quis­ta de Méxi­co y del impe­rio incai­co )un sumi­de­ro de dine­ro y túmu­lo de sol­da­dos y mari­ne­ros.

La glo­ria del almi­ran­te de la Mar Océa­na duró poco. El balan­ce del segun­do via­je fue peor que el del pri­me­ro. No des­cu­brió minas de oro o pla­ta y de los 39 com­pa­ñe­ros que habían per­ma­ne­ci­do en el fuer­te cons­trui­do en la Espa­ño­la no encon­tró vivo a nin­guno al regre­so.
La rei­na lo reci­bió con frial­dad.

El ter­cer via­je fue desas­tro­so. Prin­ci­pió bien. Se detu­vo en el estua­rio del Ori­no­co, en la actual Vene­zue­la, sin per­ci­bir que lle­ga­ba a tie­rras con­ti­nen­ta­les. El agua des­pe­ja­da por el rio era dul­ce en pleno mar. Con­clu­yó que había lle­ga­do al Paraí­so, cuna según la Biblia de los gran­des ríos.

En car­ta a los Reyes Cató­li­cos cita una vez más Pto­lomeo para quien el hemis­fe­rio occi­den­tal podía tener la for­ma de pedúncu­lo de una pera.

Al lle­ga­ra la Espa­ño­la, Boba­di­lla, un juez envia­do por Isa­bel, lo acu­só de abu­so de poder y corrup­ción y de escla­vi­zar a los indios no res­pe­tan­do ins­truc­cio­nes de la Rei­na. Vol­vió a Espa­ña en 1500, pre­so, con cade­nas en los pies.

En Euro­pa se sabia que Vas­co da Gama, por la ruta del Índi­co, había lle­ga­do a Cali­cut. Las arma­das por­tu­gue­sas regre­sa­ban de India car­ga­das de espe­cias. Pedro Alva­res Cabral lle­gó a Bra­sil y por el Tra­ta­do de Tor­de­si­llas una par­te del con­ti­nen­te sur­ame­ri­cano per­te­ne­cía a Por­tu­gal.

El rum­bo de la His­to­ria des­men­tía y ridi­cu­li­za­ba las con­cep­cio­nes geo­grá­fi­cas de Colón. Sin embar­go, des­pres­ti­gia­do, anu­la­dos sus pri­vi­le­gios ‑excep­to el titu­lo de almi­ran­te- insis­tía en afir­mar, desa­fian­do a la cien­cia, que las tie­rras del Atlán­ti­co occi­den­tal eran veci­nas de India.

Vivió en Cas­ti­lla modes­ta­men­te duran­te casi dos anos. Fue enton­ces que escri­bió El Libro de las Pro­fe­cías. El ori­gi­nal de la obra se per­dió como su Dia­rio.

Cayó en un mis­ti­cis­mo atí­pi­co. Recu­rría a los pro­fe­tas bíbli­cos y a Pto­lomeo en una ten­ta­ti­va de jus­ti­fi­car sus teo­rías sobre el Nue­vo Mun­do. Ins­pi­ra­do por la San­tí­si­ma Tri­ni­dad, Colón atri­buía a los Reyes Cató­li­cos la misión divi­na de recon­quis­tar Jeru­sa­lén.

Soña­ba con un nue­vo via­je para lle­gar, decía, al Quer­so­ne­so Áureo (colo­nia de la Gre­cia anti­gua en Cri­mea) a Cali­cut y a la Ara­bia Feliz (Yemen). Ese dis­pa­ra­te es, como otros, escla­re­ce­dor de su igno­ran­cia de la la his­to­ria y de la geo­gra­fía.

Pre­gun­tan los his­to­ria­do­res por­qué habrá deci­di­do la rei­na con­fiar­le cua­tro bar­cos para un cuar­to via­je. Miles de espa­ño­les habían emi­gra­do ya en esa épo­ca para la Espa­ño­la y Cuba. Deja­ban Espa­ña empo­bre­ci­da por un futu­ro de aven­tu­ra. La rei­na admi­tía qui­zá que en las tie­rras del Atlán­ti­co occi­den­tal, que per­te­ne­cían a la coro­na de Cas­ti­lla, las rique­zas aca­ba­rían por apa­re­cer.

Pero la tarea de Colón, en su últi­mo via­je, era muy modes­ta. Sola­men­te iba orde­na­do de rea­li­zar nue­vos des­cu­bri­mien­tos. Le prohi­bie­ron entrar en aguas de La Espa­ño­la, excep­to en caso de fuer­za mayor.

Al papa Ale­jan­dro VI envió antes de par­tir una car­ta que, por la insen­sa­tez, trae a la memo­ria dis­cur­sos del Qui­jo­te diri­gi­dos a San­cho. «Gané –escri­bió- mil y cua­tro­cien­tas islas y tre­cien­tos y trein­ta leguas de tie­rra fir­me en Asia ( se refe­ría a Cuba ), sin con­tar otras famo­sí­si­mas, gran­des y nume­ro­sas, situa­das a este de la Espa­ño­la. Estas islas son Tár­sis, Cethia, Ofir, Ono­fray y Cipan­go». Espan­to­sa con­fu­sión. Colo­ca­ba al lado de la Espa­ño­la cua­tro legen­da­rios paí­ses bíbli­cos y el Japón de Mar­co Polo.

En ese ulti­mo via­je, Colón creía que iría atra­ve­sar mares que que baña­ban Etio­pía e India, regio­nes que ade­más se situa­ban en la zona de expan­sión atri­bui­da a Por­tu­gal por Tor­de­si­llas. Mitó­mano, espe­ra­ba regre­sar a Espa­ña por el Índi­co, dan­do la vuel­ta al mun­do.

La tra­ve­sía fue rápi­da. Bar­to­lo­mé, el her­mano, y Fer­nan­do, el hijo bas­tar­do, inte­gra­ban la expe­di­ción. Dos meses des­pués de zar­par de Sevi­lla, la flo­ti­lla lle­gó a la Mar­ti­ni­ca. Y, des­obe­de­cien­do a las orde­nes reales, pidió per­mi­so a Oban­do, al tiem­po gober­na­dor de la Espa­ño­la, para entrar en San­to Domin­go, la nue­va capi­tal de la isla.

La peti­ción fue recha­za­da, pero, pese a ello, atras­có la flo­ti­lla cer­ca de la ciu­dad, para evi­tar un hura­cán. Nave­gó des­pués por el lito­ral de Cuba y siguió para el sur­es­te. A 30 de Julio la flo­ta se detu­vo fren­te a una sie­rra, en tie­rras des­co­no­ci­das. Se encon­tra­ba en las actua­les Hon­du­ras, pero no per­ci­bió que aque­lla tie­rra era par­te de un con­ti­nen­te al sur de la penín­su­la de Yuca­tán.

La suer­te le fue adver­sa. Si hubie­ra pro­se­gui­do via­je hacia el Nor­te hubie­ra lle­ga­do a regio­nes habi­ta­das por los mayas y entra­do en con­tac­to con una de las gran­des civi­li­za­cio­nes del con­ti­nen­te casi un cuar­to de siglo antes que Juan de Gri­jal­ba y Her­nán Cor­tés. Pero cam­bió de rum­bo y nave­gó hacia el sur acom­pa­ñan­do el lito­ral de Nica­ra­gua, Cos­ta Rica y Pana­má.

En una car­ta a los Reyes Cató­li­cos infor­mó qué según los indios de Cigua­re (Pana­má) ese lugar esta­ba a «diez jor­na­das del rio Gan­ges». El enor­me dis­pa­ra­te tie­ne una expli­ca­ción. El inter­pre­te hon­du­re­ño había aban­do­na­do la expe­di­ción y Colón se enten­día con los indios por ges­tos, inven­tan­do lo que no com­pren­día.

Pasó algu­nos días tran­qui­los en la bahía de Nom­bre de Dios. A par­tir de enton­ces la expe­di­ción asu­mió un carác­ter de pesa­di­lla. Las cara­be­las se encon­tra­ban en pési­mo esta­do. Las tripulaciones(casi 150 hom­bres) sufrían de múl­ti­ples enfer­me­da­des. La ham­bru­na era tan­ta que comían las lar­vas que infes­ta­ban el biz­co­cho podri­do.

Los bar­cos per­ma­ne­cie­ron en el estua­rio del rio Belén duran­te cien días. Colón, muy debi­li­ta­do por la gota y las fie­bres, tenia extra­ñas visio­nes. En un tex­to que le sobre­vi­vió rela­ta sus monó­lo­gos con Dios, cita a Moi­sés, David, Abraham e Isaac.

Des­man­te­la­ron uno de los navíos. Colón siguió con los otros tres hacia Jamai­ca y lle­gó a la isla el 16 de Abril de 1503. Su mala suer­te per­sis­tió. Las cara­be­las podri­das no se encon­tra­ban en con­di­cio­nes de hacer las 108 millas que sepa­ra­ban la flo­ta de la Espa­ño­la. Una par­te de las tri­pu­la­cio­nes, lide­ra­da por Die­go Porras, se amo­ti­nó y ata­có a Colón y a los mari­nos que le obe­de­cían.

Un ami­go del geno­vés envia­do en una cha­lu­pa a San­to Domin­go en bus­ca de ayu­da, regre­so con una cara­be­la en la que embar­ca­ron el almi­ran­te y sus com­pa­ñe­ros, inclu­yen­do los hom­bres de Porras. La tra­ve­sía, per­ju­di­ca­da por tor­men­tas, duró seis sema­nas.

Colón fue mal reci­bi­do por el gober­na­dor Ovan­do, que libe­ró a los par­ti­ci­pan­tes del motín y negó al almi­ran­te bar­cos para regre­sar a Cas­ti­lla. El almi­ran­te con­si­guió final­men­te alqui­lar a su cos­ta una cara­be­la, pero el buque era tan peque­ño que sola­men­te pudie­ron embar­car para el lar­go via­je 20 hom­bres; los res­tan­tes que­da­ron en San­to Domin­go.

La cara­be­la lle­gó a San Lucar de Barra­me­da el 7 de noviem­bre de 1504. Dos años, cin­co meses y vein­tio­cho días duró la expe­di­ción que tuvo face­tas de tra­ge­dia grie­ga. La rei­na Isa­bel falle­ció dos sema­nas des­pués de su regre­so a Espa­ña. Fer­nan­do, que asu­mió la regen­cia de Cas­ti­lla, menos­pre­cia­ba a Colón. Le con­ce­dió una pen­sión humi­llan­te e igno­ró sus rei­vin­di­ca­cio­nes por deu­das de la coro­na rela­ti­vas a sus ser­vi­cios.

Murió en Valla­do­lid en mayo de 1506, amar­ga­do pero con­ven­ci­do de que había lle­ga­do muy cer­ca de Chi­na e India. El rey no se hizo repre­sen­tar en su dis­cre­to sepe­lio.

***

Trans­cu­rri­dos cin­co siglos, la cele­bri­dad que le nega­ron en su épo­ca es hoy uni­ver­sal. Sobre el almi­ran­te han sido escri­tos doce­nas de libros. Pero no hay con­sen­so en las opi­nio­nes sobre el hom­bre y el nave­ga­dor. Para unos fue un genio mere­ce­dor de la admi­ra­ción de la Huma­ni­dad; para otros un aven­tu­re­ro ambi­cio­so favo­re­ci­do por la suer­te.

Inde­pen­dien­te­men­te de su igno­ran­cia de la geo­gra­fía y de la cien­cia náu­ti­ca y de su absur­da insis­ten­cia en invo­car a la Biblia y a Pto­lomeo en defen­sa de un pro­yec­to irres­pon­sa­ble, su lle­ga­da a un Nue­vo Mun­do alte­ró pro­fun­da­men­te la his­to­ria de la huma­ni­dad.

Absur­da­men­te, el nom­bre por el cual es cono­ci­do el con­ti­nen­te fron­te­ro a Euro­pa no es el suyo. Fue un obs­cu­ro escri­tor de Lore­na, Mar­tín Wald­see­mu­ller, quien al leer una car­ta de Amé­ri­co Ves­pu­cio le dio el nom­bre de Amé­ri­ca «en honor del sabio que la des­cu­brió». Doble y lamen­ta­ble enga­ño. El marino flo­ren­tino no fue un sabio y se limi­tó a nave­gar, al ser­vi­cio de Espa­ña y Por­tu­gal, por el lito­ral del con­ti­nen­te. La car­ta era ade­más una fal­si­fi­ca­ción. Pero la pala­bra Amé­ri­ca pasó a correr por el mun­do y que­dó.

El nom­bre de Colón (Colom­bo en ita­liano) es hoy sola­men­te el de un país de Amé­ri­ca Lati­na, de una pro­vin­cial de Cana­dá y de la capi­tal de Sri Lan­ka.

No es fácil juz­gar al hom­bre naci­do Cris­to­fo­ro Colom­bo. Veo en ese caba­lle­ro de la uto­pía un ser fas­ci­nan­te y con­tra­dic­to­rio que me recuer­da a Don Qui­jo­te de la Man­cha, el héroe de Cer­van­tes.

Ser­pa e Vila Nova de Gaia, Febre­ro de 2015
www​.odia​rio​.info

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *