El futu­ro del Medio Orien­te

Hace meses que Barack Oba­ma vie­ne tra­tan­do de modi­fi­car la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se para el Medio Orien­te para poder eli­mi­nar el Emi­ra­to Islá­mi­co con ayu­da de Siria. Pero no logra con­cre­tar esa modi­fi­ca­ción. Por un lado, por­que duran­te años estu­vo repi­tien­do cons­tan­te­men­te que el pre­si­den­te Assad tenía que irse. Y tam­bién por­que sus alia­dos regio­na­les apo­yan al Emi­ra­to Islá­mi­co en con­tra de Siria. A pesar de eso, la situa­ción va evo­lu­cio­nan­do len­ta­men­te y final­men­te debe­ría lograr­lo. Pare­ce, por el momen­to, que todos los Esta­dos que apo­ya­ban al Emi­ra­to Islá­mi­co han deja­do de hacer­lo, abrien­do así el camino a una redis­tri­bu­ción del jue­go.

JPEG - 18.8 KB

El mun­do está pen­dien­te de la con­clu­sión de un acuer­do glo­bal entre Washing­ton y Tehe­rán –bajo el ridícu­lo pre­tex­to de poner fin a un pro­gra­ma ató­mi­co mili­tar que no exis­te des­de 1988, cuan­do ter­mi­nó la gue­rra entre Irak e Irán. El ver­da­de­ro obje­ti­vo del acuer­do entre Washing­ton y Tehe­rán será garan­ti­zar la segu­ri­dad de Israel a cam­bio del reco­no­ci­mien­to de la influen­cia ira­ní en el Medio Orien­te y en Áfri­ca.

Sin embar­go, es pro­ba­ble que el espe­ra­do acuer­do se con­cre­te úni­ca­men­te des­pués de las elec­cio­nes legis­la­ti­vas que ten­drán lugar en Israel el 17 de mar­zo de 2015. La posi­ble derro­ta de Ben­ya­min Netan­yahu vol­ve­ría a for­ta­le­cer los víncu­los entre Washing­ton y Tel Aviv y faci­li­ta­ría el acuer­do con Tehe­rán.

En ese con­tex­to, las éli­tes esta­dou­ni­den­ses están tra­tan­do de poner­se de acuer­do sobre su futu­ra polí­ti­ca, mien­tras que los alia­dos euro­peos de Esta­dos Uni­dos se pre­pa­ran para ali­near­se con lo que será la nue­va polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se.

La bús­que­da del con­sen­so en Esta­dos Uni­dos

Al cabo de 2 años de polí­ti­cas incohe­ren­tes, Washing­ton tra­ta aho­ra de lograr un con­sen­so sobre lo que debe­ría ser su polí­ti­ca en el «Medio Orien­te amplia­do».

-1. El 22 de octu­bre de 2014, la Rand Cor­po­ra­tion –prin­ci­pal tan­que pen­san­te del com­ple­jo mili­ta­ro-indus­trial– modi­fi­ca­ba radi­cal­men­te su posi­ción. Des­pués de haber hecho cam­pa­ña a favor de la des­truc­ción de la Repú­bli­ca Ára­be Siria, la Rand Cor­po­ra­tion aho­ra afir­ma que, en este momen­to, lo peor que podría suce­der para Esta­dos Uni­dos e Israel sería la caí­da del pre­si­den­te sirio Bachar al-Assad [1].

-2. El 14 de enero de 2015, Les­lie Gleb, pre­si­den­te emé­ri­to del Coun­cil on Foreign Rela­tions (CFR), el club de las éli­tes esta­dou­ni­den­ses, adver­tía con­tra las divi­sio­nes que exis­ten en el seno de la admi­nis­tra­ción Oba­ma y que ame­na­zan su auto­ri­dad a nivel mun­dial. El CFR acon­se­ja­ba por lo tan­to crear una espe­cie de nue­va «Comi­sión Baker-Hamil­ton» para revi­sar a fon­do la polí­ti­ca exte­rior [2].

-3. El 24 de enero, el New York Times publi­ca­ba un edi­to­rial don­de res­pal­da­ba el vira­je de la Rand Cor­po­ra­tion y lla­ma­ba a un cam­bio radi­cal de polí­ti­ca hacia Siria [3].

-4. El 6 de febre­ro, la admi­nis­tra­ción Oba­ma publi­ca­ba su nue­va doc­tri­na estra­té­gi­ca. Y ya no se tra­ta­ba de garan­ti­zar la segu­ri­dad de Israel median­te la des­truc­ción de Siria sino crean­do una alian­za mili­tar regio­nal con las monar­quías musul­ma­nas sio­nis­tas. Cuan­do más, el Emi­ra­to Islá­mi­co («Daesh») podría ser uti­li­za­do para impe­dir que Siria lle­gue a desem­pe­ñar nue­va­men­te un papel polí­ti­co a nivel regio­nal [4].

-5. El 10 de febre­ro, la Natio­nal Secu­rity Net­work (NSN), un tan­que pen­san­te bipar­ti­dis­ta que tra­ta de difun­dir la geo­po­lí­ti­ca en Esta­dos Uni­dos, publi­ca­ba un infor­me sobre las posi­bles opcio­nes ante el Emi­ra­to Islá­mi­co. El docu­men­to pasa­ba en revis­ta unas 40 opi­nio­nes de exper­tos y con­cluía que es nece­sa­rio «con­te­ner y pos­te­rior­men­te des­truir» el Emi­ra­to Islá­mi­co bus­can­do el apo­yo de Irak, en pri­mer lugar, y de… la Siria de Bachar al-Assad. La NSN fue fun­da­da por Rand Beers, un ex con­se­je­ro de John Kerry actual­men­te con­ver­ti­do en sub­se­cre­ta­rio del Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad de la Patria [5].

-6. El 11 de febre­ro, la admi­nis­tra­ción Oba­ma pre­sen­ta­ba al Con­gre­so un pedi­do de auto­ri­za­ción para el uso de la fuer­za mili­tar con­tra el Emi­ra­to Islá­mi­co, pedi­do que echa­ba a la basu­ra la idea de derro­car al pre­si­den­te Bachar al-Assad y de des­truir Siria [6].

-7. El 23 de febre­ro, el nue­vo secre­ta­rio de Defen­sa, Ash­ton Car­ter, reu­nía un gru­po de exper­tos en una cena de tra­ba­jo. Y estu­vo escu­chan­do sus opi­nio­nes duran­te 5 horas… sin reve­lar su pro­pio pun­to de vis­ta. Lo que que­ría el señor Car­ter era veri­fi­car por sí mis­mo el tra­ba­jo de la NSN. Entre los invi­ta­dos de Ash­ton Car­ter se encon­tra­ban no sólo el ex emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos en Siria, Robert Ford, y varios vie­jos espe­cia­lis­tas de los tan­ques pen­san­tes sino tam­bién Cla­re Lockhart, cono­ci­da por sus noto­rios víncu­los con el mun­do de la finan­za, y tam­bién el pre­si­den­te de la Escue­la de Perio­dis­mo de Colum­bia, Ste­ve Coll, para eva­luar las posi­bles reac­cio­nes de los medios de pren­sa [7].

Lo que ha cam­bia­do en el terreno

Varios fac­to­res han evo­lu­cio­na­do en el terreno duran­te los últi­mos meses.

-La «opo­si­ción mode­ra­da» siria ha des­apa­re­ci­do por com­ple­to. El Emi­ra­to Islá­mi­co la absor­bió. A tal pun­to que Esta­dos Uni­dos no logra encon­trar com­ba­tien­tes a quie­nes for­mar con vis­tas a la cons­truc­ción de una «nue­va Siria». El ex emba­ja­dor Robert S. Ford, hoy asa­la­ria­do del tan­que pen­san­te del AIPAC [8], el mis­mo emba­ja­dor que orga­ni­zó las mani­fes­ta­cio­nes que se regis­tra­ron en Siria en 2011 y que apo­yó a la «opo­si­ción mode­ra­da» has­ta el últi­mo momen­to, ha cam­bia­do ofi­cial­men­te su posi­ción. Aho­ra pien­sa que la úni­ca opo­si­ción real que exis­te en Siria se com­po­ne de yiha­dis­tas y que entre­gar­les más arma­men­to sería extre­ma­da­men­te peli­gro­so [9]. Retros­pec­ti­va­men­te resul­ta que el tér­mino «opo­si­ción mode­ra­da» no desig­na­ba a los com­ba­tien­tes civi­li­za­dos sino a sirios dis­pues­tos a trai­cio­nar su país alián­do­se a Israel, lo cual por cier­to ni siquie­ra ocul­ta­ban [10]. Des­de el pri­mer momen­to, esa opo­si­ción estu­vo diri­gi­da de fac­to por miem­bros de al-Qae­da –como el libio Abdelha­kim Belhadj y pos­te­rior­men­te el ira­quí Abu Bakr el-Bagh­da­di– y per­pe­tra­ba las peo­res atro­ci­da­des –inclu­yen­do el cani­ba­lis­mo [11]. En defi­ni­ti­va, todos esos líde­res son actual­men­te diri­gen­tes… del Emi­ra­to Islá­mi­co.

-El 28 de enero de 2015 –fecha de la res­pues­ta del Hez­bo­llah al ase­si­na­to de varios de sus res­pon­sa­bles en Siria – , Israel puso fin a su res­pal­do a las orga­ni­za­cio­nes yiha­dis­tas que ope­ran en Siria. Duran­te 3 meses y medio, Tel Aviv les había entre­ga­do armas, les había garan­ti­za­do cui­da­dos médi­cos en los hos­pi­ta­les mili­ta­res israe­líes y la avia­ción israe­lí había pro­por­cio­na­do cober­tu­ra aérea a las ope­ra­cio­nes de los yiha­dis­tas mien­tras que Tel Aviv jus­ti­fi­ca­ba sus incur­sio­nes aéreas con­tra Siria afir­man­do que se tra­ta­ba de impe­dir entre­gas de armas al Hez­bo­llah liba­nés. En defi­ni­ti­va, Tel Aviv ponía la segu­ri­dad de su fron­te­ra en el Golán en manos de los yiha­dis­tas, en detri­men­to de las fuer­zas de la ONU.

-El 30 de enero de 2015, el nue­vo rey de Ara­bia Sau­di­ta exclu­yó al prín­ci­pe Ban­dar y prohi­bió a todos sus súb­di­tos cual­quier for­ma de apo­yo al Emi­ra­to Islá­mi­co. El rei­no deja­ba así de desem­pe­ñar un papel en la mani­pu­la­ción del terro­ris­mo inter­na­cio­nal, fun­ción que le había con­fia­do la CIA des­pués de la revo­lu­ción islá­mi­ca ira­ní de 1979 y que duran­te 35 años fue la car­ta de triun­fo de Riad.

-Tur­quía tam­bién pare­ce haber pues­to fin a su apo­yo a los yiha­dis­tas des­de el 6 de febre­ro y la dimi­sión de Hakan Fidan, jefe del MIT (la inte­li­gen­cia mili­tar tur­ca). Ade­más, en la noche del 21 a 22 de febre­ro de 2015, el ejér­ci­to tur­co pene­tró ile­gal­men­te en Siria, a unos 30 kiló­me­tros de la fron­te­ra, para lle­var­se los res­tos de Sulei­man Shah, el abue­lo del fun­da­dor del Impe­rio Oto­mano, del mau­so­leo que el Tra­ta­do de Anka­ra atri­bu­yó en 1921 a Tur­quía en terri­to­rio sirio. Aun­que la ope­ra­ción inclu­yó un impre­sio­nan­te des­plie­gue de fuer­za, el ejér­ci­to tur­co no luchó con­tra el Emi­ra­to Islá­mi­co, cuyos hom­bres con­tro­lan esa zona. Los res­tos de Sulei­man Shah no fue­ron repa­tria­dos a Tur­quía sino sola­men­te tras­la­da­dos un poco más lejos, a otro pun­to en terri­to­rio sirio. Tur­quía mos­tra­ba así que no tie­ne inten­cio­nes de actuar en con­tra del Emi­ra­to Islá­mi­co y que man­tie­ne sus ambi­cio­nes anti-sirias.

Las posi­bles opcio­nes esta­dou­ni­den­ses

En Washing­ton se dis­cu­ten actual­men­te 6 opcio­nes:

-Aca­bar con el Emi­ra­to Islá­mi­co y des­truir Siria des­pués. Es el pun­to de vis­ta de Raytheon, pri­mer pro­duc­tor mun­dial de misi­les, pun­to de vis­ta que defien­de el cabil­de­ro de esa com­pa­ñía, Stephen Had­ley, ex con­se­je­ro de segu­ri­dad nacio­nal de Geor­ge W. Bush. Un pun­to de vis­ta que no vaya más allá de hacer la gue­rra por hacer la gue­rra, sin preo­cu­par­se por los intere­ses nacio­na­les. Nin­gún res­pon­sa­ble polí­ti­co apo­ya ese pun­to de vis­ta extre­mis­ta, refle­ja­do en los medios de pren­sa úni­ca­men­te para incli­nar la balan­za en el sen­ti­do de la gue­rra más amplia posi­ble.

-Apo­yar­se en el Emi­ra­to Islá­mi­co para des­truir Siria, siguien­do el mode­lo de las alian­zas esta­ble­ci­das duran­te la gue­rra de Viet­nam. Es el pun­to de visa del pre­si­den­te de la Comi­sión sena­to­rial para las fuer­zas arma­das, John McCain, quien pre­fie­re olvi­dar la caí­da de Sai­gón, en 1975. Resul­ta­ría extre­ma­da­men­te cos­to­so –unos 20 000 o 30 000 millo­nes de dóla­res anua­les duran­te un gran perio­do de años– ade­más de arries­ga­do e impo­pu­lar. Pro­vo­ca­ría de inme­dia­to una inter­ven­ción direc­ta de Irán y de Rusia y el con­flic­to toma­ría una dimen­sión mun­dial. Nadie, ni siquie­ra el pro­pio John McCain, es capaz de expli­car por qué Esta­dos Uni­dos ten­dría que empren­der una ope­ra­ción de ese tipo, en la que el úni­co bene­fi­cia­do sería Israel.

-Debi­li­tar al Emi­ra­to Islá­mi­co y pos­te­rior­men­te des­truir­lo coor­di­nan­do bom­bar­deos aéreos esta­dou­ni­den­ses con el uso de tro­pas alia­das en tie­rra, inclu­yen­do gru­pos de la «opo­si­ción siria mode­ra­da» –que ya no exis­te. Y des­pués uti­li­zar esos gru­pos de opo­si­ción (?) úni­ca­men­te para man­te­ner la pre­sión sobre Siria. Esa es la posi­ción con­tra­te­rro­ris­ta actual de la admi­nis­tra­ción Oba­ma, con un pre­su­pues­to de unos 4 000 o 9 000 millo­nes de dóla­res al año. Sin embar­go, aun supo­nien­do que se lle­ga­se a crear una «opo­si­ción siria mode­ra­da», resul­ta impo­si­ble ima­gi­nar de qué mane­ra la US Air For­ce logra­ría aca­bar con el Emi­ra­to Islá­mi­co cuan­do ya fue inca­paz de des­truir a los tali­ba­nes en Afga­nis­tán en 13 años de gue­rra con­tra ellos, sin entrar a men­cio­nar aquí lo suce­di­do duran­te la inter­ven­ción mili­tar de Esta­dos Uni­dos en Soma­lia o el actual estan­ca­mien­to de las tro­pas de Fran­cia en Mali.

-Con­te­ner al Emi­ra­to Islá­mi­co y des­pués debi­li­tar­lo pau­la­ti­na­men­te has­ta redu­cir­lo a un tama­ño acep­ta­ble. En esa opción la prio­ri­dad sería pro­te­ger Irak y los com­ba­tes impor­tan­tes se des­pla­za­rían hacia Siria.

-La opción del ase­dio. El obje­ti­vo ya no sería com­ba­tir al Emi­ra­to Islá­mi­co sino ais­lar­lo para evi­tar su pro­pa­ga­ción. Las pobla­cio­nes que se hallan bajo su con­trol se verían aban­do­na­das a su��suerte. Es la opción más eco­nó­mi­ca… pero es tam­bién la menos hono­ra­ble. Es la opción que defien­de Ken­neth Pollack.

Con­clu­sión

Los fac­to­res ante­rior­men­te men­cio­na­dos per­mi­ten pre­ver lo que va a suce­der:

Den­tro de unos meses, qui­zás inclu­so hacia fina­les de mar­zo, Washing­ton y Tehe­rán lle­ga­rán a un acuer­do glo­bal. Esta­dos Uni­dos reanu­da­rá los con­tac­tos con Siria, segui­do de cer­ca por los Esta­dos de Euro­pa, inclu­yen­do a Fran­cia. Se des­cu­bri­rá enton­ces que el pre­si­den­te al-Assad no es un dic­ta­dor, ni tam­po­co un tor­tu­ra­dor. Y a par­tir de ese momen­to comen­za­rá el fin de la gue­rra con­tra Siria mien­tras que una ver­da­de­ra coa­li­ción inter­na­cio­nal se dedi­ca­rá a redu­cir la enver­ga­du­ra de las fuer­zas yiha­dis­tas. Y cuan­do aca­be todo, la CIA se encar­ga­rá de enviar los yiha­dis­tas sobre­vi­vien­tes al Cáu­ca­so ruso o la región chi­na de Xin­jiang.

<:ver_imprimer:> <:recommander:recommander:> Facebook Twitter Delicious Seenthis Digg RSS

[1] Alter­na­ti­ve Futu­res for Syria. Regio­nal Impli­ca­tions and Cha­llen­ges for the Uni­ted Sta­tes, Andrew M. Liep­man, Brian Nichi­po­ruk, Jason Kill­me­yer, Rand Cor­po­ra­tion, 22 de octu­bre de 2014.

[2] “This Is Obama’s Last Foreign Policy Chan­ce”, Les­lie Gelb, The Daily Beast, 14 de enero de 2015.

[3] “Shif­ting Reali­ties in Syria”, The Edi­to­rial Board, The New York Times Sun­day Review, 24 de enero de 2015.

[4] Natio­nal Secu­rity Stra­tegy, Whi­te Hou­se, 6 de febre­ro de 2015.

[5] Con­fron­ting the Isla­mic Sta­te. An Assess­ment of U.S. Stra­te­gic Options, Policy Report by J. Dana Stus­ter & Bill French, Fore­word by Maj. Gen. Paul Eaton, Natio­nal Secu­rity Net­work, 10 de febre­ro de 2015.

[6] “Joint reso­lu­tion to autho­ri­ze the limi­ted use of the Uni­ted Sta­tes Armed For­ces against the Isla­mic Sta­te of Iraq and the Levant (Pro­po­sal)”, por Barack Oba­ma, Vol­tai­re Net­work, 11 de febre­ro de 2015.

[7] “Ash Car­ter Seeks Fresh Eyes on Glo­bal Threats”, Dion Nis­sen­baum, Wall Street Jour­nal, 24 de febre­ro de 2015.

[8] El AIPAC (Ame­ri­can Israel Public Affairs Com­mit­tee) es el prin­ci­pal gru­po de pre­sión sio­nis­ta en Esta­dos Uni­dos. «Ken­nedy, el lobby y la bom­ba», por Lau­rent Guye­not, Red Vol­tai­re, 2 de mayo de 2013.

[9] “Ex-Ambas­sa­dor: CIA Wrong On Not Wan­ting To Arm Syrian Rebels”, Akbar Shahid Ahmed, The Huf­fing­ton Post, 22 de octu­bre de 2014.

[10] «Lea­der Sees New Syria, Without Iran Ties», Jay Solo­mon y Nour­ma­las, Wall Street Jour­nal, 2 de diciem­bre de 2011.

[11] Abbu Sak­kar, jefe de una bri­ga­da del Ejér­ci­to Sirio Libre se come el cora­zón y el híga­do de un sol­da­do sirio en un video que él mis­mo divul­ga en mayo de 2013. Sobre las fecho­rías del Ejér­ci­to Sirio Libre –hechos que la pren­sa occi­den­tal nun­ca lle­gó a refle­jar – , ver la con­fe­ren­cia de la perio­dis­ta rusa Anas­ta­sia Kopo­va.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *