El futuro del Medio Oriente

Hace meses que Barack Oba­ma vie­ne tra­tan­do de modi­fi­car la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se para el Medio Orien­te para poder eli­mi­nar el Emi­ra­to Islá­mi­co con ayu­da de Siria. Pero no logra con­cre­tar esa modi­fi­ca­ción. Por un lado, por­que duran­te años estu­vo repi­tien­do cons­tan­te­men­te que el pre­si­den­te Assad tenía que irse. Y tam­bién por­que sus alia­dos regio­na­les apo­yan al Emi­ra­to Islá­mi­co en con­tra de Siria. A pesar de eso, la situa­ción va evo­lu­cio­nan­do len­ta­men­te y final­men­te debe­ría lograr­lo. Pare­ce, por el momen­to, que todos los Esta­dos que apo­ya­ban al Emi­ra­to Islá­mi­co han deja­do de hacer­lo, abrien­do así el camino a una redis­tri­bu­ción del jue­go.

JPEG - 18.8 KB

El mun­do está pen­dien­te de la con­clu­sión de un acuer­do glo­bal entre Washing­ton y Tehe­rán –bajo el ridícu­lo pre­tex­to de poner fin a un pro­gra­ma ató­mi­co mili­tar que no exis­te des­de 1988, cuan­do ter­mi­nó la gue­rra entre Irak e Irán. El ver­da­de­ro obje­ti­vo del acuer­do entre Washing­ton y Tehe­rán será garan­ti­zar la segu­ri­dad de Israel a cam­bio del reco­no­ci­mien­to de la influen­cia ira­ní en el Medio Orien­te y en Áfri­ca.

Sin embar­go, es pro­ba­ble que el espe­ra­do acuer­do se con­cre­te úni­ca­men­te des­pués de las elec­cio­nes legis­la­ti­vas que ten­drán lugar en Israel el 17 de mar­zo de 2015. La posi­ble derro­ta de Ben­ya­min Netan­yahu vol­ve­ría a for­ta­le­cer los víncu­los entre Washing­ton y Tel Aviv y faci­li­ta­ría el acuer­do con Tehe­rán.

En ese con­tex­to, las éli­tes esta­dou­ni­den­ses están tra­tan­do de poner­se de acuer­do sobre su futu­ra polí­ti­ca, mien­tras que los alia­dos euro­peos de Esta­dos Uni­dos se pre­pa­ran para ali­near­se con lo que será la nue­va polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se.

La búsqueda del consenso en Estados Unidos

Al cabo de 2 años de polí­ti­cas incohe­ren­tes, Washing­ton tra­ta aho­ra de lograr un con­sen­so sobre lo que debe­ría ser su polí­ti­ca en el «Medio Orien­te amplia­do».

-1. El 22 de octu­bre de 2014, la Rand Cor­po­ra­tion –prin­ci­pal tan­que pen­san­te del com­ple­jo mili­ta­ro-indus­trial– modi­fi­ca­ba radi­cal­men­te su posi­ción. Des­pués de haber hecho cam­pa­ña a favor de la des­truc­ción de la Repú­bli­ca Ára­be Siria, la Rand Cor­po­ra­tion aho­ra afir­ma que, en este momen­to, lo peor que podría suce­der para Esta­dos Uni­dos e Israel sería la caí­da del pre­si­den­te sirio Bachar al-Assad [1].

-2. El 14 de enero de 2015, Les­lie Gleb, pre­si­den­te emé­ri­to del Coun­cil on Foreign Rela­tions (CFR), el club de las éli­tes esta­dou­ni­den­ses, adver­tía con­tra las divi­sio­nes que exis­ten en el seno de la admi­nis­tra­ción Oba­ma y que ame­na­zan su auto­ri­dad a nivel mun­dial. El CFR acon­se­ja­ba por lo tan­to crear una espe­cie de nue­va «Comi­sión Baker-Hamil­ton» para revi­sar a fon­do la polí­ti­ca exte­rior [2].

-3. El 24 de enero, el New York Times publi­ca­ba un edi­to­rial don­de res­pal­da­ba el vira­je de la Rand Cor­po­ra­tion y lla­ma­ba a un cam­bio radi­cal de polí­ti­ca hacia Siria [3].

-4. El 6 de febre­ro, la admi­nis­tra­ción Oba­ma publi­ca­ba su nue­va doc­tri­na estra­té­gi­ca. Y ya no se tra­ta­ba de garan­ti­zar la segu­ri­dad de Israel median­te la des­truc­ción de Siria sino crean­do una alian­za mili­tar regio­nal con las monar­quías musul­ma­nas sio­nis­tas. Cuan­do más, el Emi­ra­to Islá­mi­co («Daesh») podría ser uti­li­za­do para impe­dir que Siria lle­gue a desem­pe­ñar nue­va­men­te un papel polí­ti­co a nivel regio­nal [4].

-5. El 10 de febre­ro, la Natio­nal Secu­rity Net­work (NSN), un tan­que pen­san­te bipar­ti­dis­ta que tra­ta de difun­dir la geo­po­lí­ti­ca en Esta­dos Uni­dos, publi­ca­ba un infor­me sobre las posi­bles opcio­nes ante el Emi­ra­to Islá­mi­co. El docu­men­to pasa­ba en revis­ta unas 40 opi­nio­nes de exper­tos y con­cluía que es nece­sa­rio «con­te­ner y pos­te­rior­men­te des­truir» el Emi­ra­to Islá­mi­co bus­can­do el apo­yo de Irak, en pri­mer lugar, y de… la Siria de Bachar al-Assad. La NSN fue fun­da­da por Rand Beers, un ex con­se­je­ro de John Kerry actual­men­te con­ver­ti­do en sub­se­cre­ta­rio del Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad de la Patria [5].

-6. El 11 de febre­ro, la admi­nis­tra­ción Oba­ma pre­sen­ta­ba al Con­gre­so un pedi­do de auto­ri­za­ción para el uso de la fuer­za mili­tar con­tra el Emi­ra­to Islá­mi­co, pedi­do que echa­ba a la basu­ra la idea de derro­car al pre­si­den­te Bachar al-Assad y de des­truir Siria [6].

-7. El 23 de febre­ro, el nue­vo secre­ta­rio de Defen­sa, Ash­ton Car­ter, reunía un gru­po de exper­tos en una cena de tra­ba­jo. Y estu­vo escu­chan­do sus opi­nio­nes duran­te 5 horas… sin reve­lar su pro­pio pun­to de vis­ta. Lo que que­ría el señor Car­ter era veri­fi­car por sí mis­mo el tra­ba­jo de la NSN. Entre los invi­ta­dos de Ash­ton Car­ter se encon­tra­ban no sólo el ex emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos en Siria, Robert Ford, y varios vie­jos espe­cia­lis­tas de los tan­ques pen­san­tes sino tam­bién Cla­re Lock­hart, cono­ci­da por sus noto­rios víncu­los con el mun­do de la finan­za, y tam­bién el pre­si­den­te de la Escue­la de Perio­dis­mo de Colum­bia, Ste­ve Coll, para eva­luar las posi­bles reac­cio­nes de los medios de pren­sa [7].

Lo que ha cambiado en el terreno

Varios fac­to­res han evo­lu­cio­na­do en el terreno duran­te los últi­mos meses.

-La «opo­si­ción mode­ra­da» siria ha des­apa­re­ci­do por com­ple­to. El Emi­ra­to Islá­mi­co la absor­bió. A tal pun­to que Esta­dos Uni­dos no logra encon­trar com­ba­tien­tes a quie­nes for­mar con vis­tas a la cons­truc­ción de una «nue­va Siria». El ex emba­ja­dor Robert S. Ford, hoy asa­la­ria­do del tan­que pen­san­te del AIPAC [8], el mis­mo emba­ja­dor que orga­ni­zó las mani­fes­ta­cio­nes que se regis­tra­ron en Siria en 2011 y que apo­yó a la «opo­si­ción mode­ra­da» has­ta el últi­mo momen­to, ha cam­bia­do ofi­cial­men­te su posi­ción. Aho­ra pien­sa que la úni­ca opo­si­ción real que exis­te en Siria se com­po­ne de yiha­dis­tas y que entre­gar­les más arma­men­to sería extre­ma­da­men­te peli­gro­so [9]. Retros­pec­ti­va­men­te resul­ta que el tér­mino «opo­si­ción mode­ra­da» no desig­na­ba a los com­ba­tien­tes civi­li­za­dos sino a sirios dis­pues­tos a trai­cio­nar su país alián­do­se a Israel, lo cual por cier­to ni siquie­ra ocul­ta­ban [10]. Des­de el pri­mer momen­to, esa opo­si­ción estu­vo diri­gi­da de fac­to por miem­bros de al-Qae­da –como el libio Abdel­ha­kim Bel­hadj y pos­te­rior­men­te el ira­quí Abu Bakr el-Bagh­da­di– y per­pe­tra­ba las peo­res atro­ci­da­des –inclu­yen­do el cani­ba­lis­mo [11]. En defi­ni­ti­va, todos esos líde­res son actual­men­te diri­gen­tes… del Emi­ra­to Islá­mi­co.

-El 28 de enero de 2015 –fecha de la res­pues­ta del Hez­bo­llah al ase­si­na­to de varios de sus res­pon­sa­bles en Siria–, Israel puso fin a su res­pal­do a las orga­ni­za­cio­nes yiha­dis­tas que ope­ran en Siria. Duran­te 3 meses y medio, Tel Aviv les había entre­ga­do armas, les había garan­ti­za­do cui­da­dos médi­cos en los hos­pi­ta­les mili­ta­res israe­líes y la avia­ción israe­lí había pro­por­cio­na­do cober­tu­ra aérea a las ope­ra­cio­nes de los yiha­dis­tas mien­tras que Tel Aviv jus­ti­fi­ca­ba sus incur­sio­nes aéreas con­tra Siria afir­man­do que se tra­ta­ba de impe­dir entre­gas de armas al Hez­bo­llah liba­nés. En defi­ni­ti­va, Tel Aviv ponía la segu­ri­dad de su fron­te­ra en el Golán en manos de los yiha­dis­tas, en detri­men­to de las fuer­zas de la ONU.

-El 30 de enero de 2015, el nue­vo rey de Ara­bia Sau­di­ta exclu­yó al prín­ci­pe Ban­dar y prohi­bió a todos sus súb­di­tos cual­quier for­ma de apo­yo al Emi­ra­to Islá­mi­co. El reino deja­ba así de desem­pe­ñar un papel en la mani­pu­la­ción del terro­ris­mo inter­na­cio­nal, fun­ción que le había con­fia­do la CIA des­pués de la revo­lu­ción islá­mi­ca ira­ní de 1979 y que duran­te 35 años fue la car­ta de triun­fo de Riad.

-Tur­quía tam­bién pare­ce haber pues­to fin a su apo­yo a los yiha­dis­tas des­de el 6 de febre­ro y la dimi­sión de Hakan Fidan, jefe del MIT (la inte­li­gen­cia mili­tar tur­ca). Ade­más, en la noche del 21 a 22 de febre­ro de 2015, el ejér­ci­to tur­co pene­tró ile­gal­men­te en Siria, a unos 30 kiló­me­tros de la fron­te­ra, para lle­var­se los res­tos de Sulei­man Shah, el abue­lo del fun­da­dor del Impe­rio Oto­mano, del mau­so­leo que el Tra­ta­do de Anka­ra atri­bu­yó en 1921 a Tur­quía en terri­to­rio sirio. Aun­que la ope­ra­ción inclu­yó un impre­sio­nan­te des­plie­gue de fuer­za, el ejér­ci­to tur­co no luchó con­tra el Emi­ra­to Islá­mi­co, cuyos hom­bres con­tro­lan esa zona. Los res­tos de Sulei­man Shah no fue­ron repa­tria­dos a Tur­quía sino sola­men­te tras­la­da­dos un poco más lejos, a otro pun­to en terri­to­rio sirio. Tur­quía mos­tra­ba así que no tie­ne inten­cio­nes de actuar en con­tra del Emi­ra­to Islá­mi­co y que man­tie­ne sus ambi­cio­nes anti-sirias.

Las posibles opciones estadounidenses

En Washing­ton se dis­cu­ten actual­men­te 6 opcio­nes:

-Aca­bar con el Emi­ra­to Islá­mi­co y des­truir Siria des­pués. Es el pun­to de vis­ta de Rayt­heon, pri­mer pro­duc­tor mun­dial de misi­les, pun­to de vis­ta que defien­de el cabil­de­ro de esa com­pa­ñía, Step­hen Had­ley, ex con­se­je­ro de segu­ri­dad nacio­nal de Geor­ge W. Bush. Un pun­to de vis­ta que no vaya más allá de hacer la gue­rra por hacer la gue­rra, sin preo­cu­par­se por los intere­ses nacio­na­les. Nin­gún res­pon­sa­ble polí­ti­co apo­ya ese pun­to de vis­ta extre­mis­ta, refle­ja­do en los medios de pren­sa úni­ca­men­te para incli­nar la balan­za en el sen­ti­do de la gue­rra más amplia posi­ble.

-Apo­yar­se en el Emi­ra­to Islá­mi­co para des­truir Siria, siguien­do el mode­lo de las alian­zas esta­ble­ci­das duran­te la gue­rra de Viet­nam. Es el pun­to de visa del pre­si­den­te de la Comi­sión sena­to­rial para las fuer­zas arma­das, John McCain, quien pre­fie­re olvi­dar la caí­da de Sai­gón, en 1975. Resul­ta­ría extre­ma­da­men­te cos­to­so –unos 20 000 o 30 000 millo­nes de dóla­res anua­les duran­te un gran perio­do de años– ade­más de arries­ga­do e impo­pu­lar. Pro­vo­ca­ría de inme­dia­to una inter­ven­ción direc­ta de Irán y de Rusia y el con­flic­to toma­ría una dimen­sión mun­dial. Nadie, ni siquie­ra el pro­pio John McCain, es capaz de expli­car por qué Esta­dos Uni­dos ten­dría que empren­der una ope­ra­ción de ese tipo, en la que el úni­co bene­fi­cia­do sería Israel.

-Debi­li­tar al Emi­ra­to Islá­mi­co y pos­te­rior­men­te des­truir­lo coor­di­nan­do bom­bar­deos aéreos esta­dou­ni­den­ses con el uso de tro­pas alia­das en tie­rra, inclu­yen­do gru­pos de la «opo­si­ción siria mode­ra­da» –que ya no exis­te. Y des­pués uti­li­zar esos gru­pos de opo­si­ción (?) úni­ca­men­te para man­te­ner la pre­sión sobre Siria. Esa es la posi­ción con­tra­te­rro­ris­ta actual de la admi­nis­tra­ción Oba­ma, con un pre­su­pues­to de unos 4 000 o 9 000 millo­nes de dóla­res al año. Sin embar­go, aun supo­nien­do que se lle­ga­se a crear una «opo­si­ción siria mode­ra­da», resul­ta impo­si­ble ima­gi­nar de qué mane­ra la US Air For­ce logra­ría aca­bar con el Emi­ra­to Islá­mi­co cuan­do ya fue inca­paz de des­truir a los tali­ba­nes en Afga­nis­tán en 13 años de gue­rra con­tra ellos, sin entrar a men­cio­nar aquí lo suce­di­do duran­te la inter­ven­ción mili­tar de Esta­dos Uni­dos en Soma­lia o el actual estan­ca­mien­to de las tro­pas de Fran­cia en Mali.

-Con­te­ner al Emi­ra­to Islá­mi­co y des­pués debi­li­tar­lo pau­la­ti­na­men­te has­ta redu­cir­lo a un tama­ño acep­ta­ble. En esa opción la prio­ri­dad sería pro­te­ger Irak y los com­ba­tes impor­tan­tes se des­pla­za­rían hacia Siria.

-La opción del ase­dio. El obje­ti­vo ya no sería com­ba­tir al Emi­ra­to Islá­mi­co sino ais­lar­lo para evi­tar su pro­pa­ga­ción. Las pobla­cio­nes que se hallan bajo su con­trol se verían aban­do­na­das a su��suerte. Es la opción más eco­nó­mi­ca… pero es tam­bién la menos hono­ra­ble. Es la opción que defien­de Ken­neth Pollack.

Conclusión

Los fac­to­res ante­rior­men­te men­cio­na­dos per­mi­ten pre­ver lo que va a suce­der:

Den­tro de unos meses, qui­zás inclu­so hacia fina­les de mar­zo, Washing­ton y Tehe­rán lle­ga­rán a un acuer­do glo­bal. Esta­dos Uni­dos reanu­da­rá los con­tac­tos con Siria, segui­do de cer­ca por los Esta­dos de Euro­pa, inclu­yen­do a Fran­cia. Se des­cu­bri­rá enton­ces que el pre­si­den­te al-Assad no es un dic­ta­dor, ni tam­po­co un tor­tu­ra­dor. Y a par­tir de ese momen­to comen­za­rá el fin de la gue­rra con­tra Siria mien­tras que una ver­da­de­ra coa­li­ción inter­na­cio­nal se dedi­ca­rá a redu­cir la enver­ga­du­ra de las fuer­zas yiha­dis­tas. Y cuan­do aca­be todo, la CIA se encar­ga­rá de enviar los yiha­dis­tas sobre­vi­vien­tes al Cáu­ca­so ruso o la región chi­na de Xin­jiang.

[1] Alter­na­ti­ve Futu­res for Syria. Regio­nal Impli­ca­tions and Cha­llen­ges for the Uni­ted Sta­tes, Andrew M. Liep­man, Brian Nichi­po­ruk, Jason Kill­me­yer, Rand Cor­po­ra­tion, 22 de octu­bre de 2014.

[2] “This Is Obama’s Last Foreign Policy Chan­ce”, Les­lie Gelb, The Daily Beast, 14 de enero de 2015.

[3] “Shif­ting Reali­ties in Syria”, The Edi­to­rial Board, The New York Times Sun­day Review, 24 de enero de 2015.

[4] Natio­nal Secu­rity Stra­tegy, Whi­te Hou­se, 6 de febre­ro de 2015.

[5] Con­fron­ting the Isla­mic Sta­te. An Assess­ment of U.S. Stra­te­gic Options, Policy Report by J. Dana Stus­ter & Bill French, Fore­word by Maj. Gen. Paul Eaton, Natio­nal Secu­rity Net­work, 10 de febre­ro de 2015.

[6] “Joint reso­lu­tion to aut­ho­ri­ze the limi­ted use of the Uni­ted Sta­tes Armed For­ces against the Isla­mic Sta­te of Iraq and the Levant (Pro­po­sal)”, por Barack Oba­ma, Vol­tai­re Net­work, 11 de febre­ro de 2015.

[7] “Ash Car­ter Seeks Fresh Eyes on Glo­bal Threats”, Dion Nis­sen­baum, Wall Street Jour­nal, 24 de febre­ro de 2015.

[8] El AIPAC (Ame­ri­can Israel Public Affairs Com­mit­tee) es el prin­ci­pal gru­po de pre­sión sio­nis­ta en Esta­dos Uni­dos. «Ken­nedy, el lobby y la bom­ba», por Lau­rent Guye­not, Red Vol­tai­re, 2 de mayo de 2013.

[9] “Ex-Ambas­sa­dor: CIA Wrong On Not Wan­ting To Arm Syrian Rebels”, Akbar Shahid Ahmed, The Huf­fing­ton Post, 22 de octu­bre de 2014.

[10] «Lea­der Sees New Syria, Wit­hout Iran Ties», Jay Solo­mon y Nour­ma­las, Wall Street Jour­nal, 2 de diciem­bre de 2011.

[11] Abbu Sak­kar, jefe de una bri­ga­da del Ejér­ci­to Sirio Libre se come el cora­zón y el híga­do de un sol­da­do sirio en un video que él mis­mo divul­ga en mayo de 2013. Sobre las fecho­rías del Ejér­ci­to Sirio Libre –hechos que la pren­sa occi­den­tal nun­ca lle­gó a refle­jar–, ver la con­fe­ren­cia de la perio­dis­ta rusa Anas­ta­sia Kopo­va.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: