Cin­co horas con Los Cin­co- Fidel Castro

Los reci­bí el sába­do 28 de febre­ro, 73 días des­pués que pisa­ron tie­rra cuba­na. Tres de ellos habían con­su­mi­do 16 lar­gos años de su más ple­na juven­tud al res­pi­rar el aire húme­do, malo­lien­te y repug­nan­te de los sóta­nos de una pri­sión yan­ki, des­pués de ser con­de­na­dos por jue­ces vena­les. Otros dos, que igual­men­te tra­ta­ban de impe­dir los pla­nes cri­mi­na­les del impe­rio con­tra su Patria, fue­ron con­de­na­dos tam­bién a varios años de pri­sión brutal.

Los pro­pios orga­nis­mos de inves­ti­ga­ción, aje­nos por com­ple­to al más ele­men­tal sen­ti­do de la jus­ti­cia, par­ti­ci­pa­ron en la inhu­ma­na cacería.

La inte­li­gen­cia cuba­na no nece­si­ta­ba en abso­lu­to seguir los movi­mien­tos de un solo equi­po mili­tar de Esta­dos Uni­dos, por­que esta podía obser­var des­de el espa­cio todo lo que se movía sobre nues­tro pla­ne­ta a tra­vés de la Base de Explo­ra­ción Radio­elec­tró­ni­ca “Lour­des”, al sur de la capi­tal de Cuba. Este cen­tro era capaz de detec­tar cual­quier obje­to que se movie­ra a miles de millas de nues­tro país.

Los Cin­co Héroes anti­te­rro­ris­tas, que nun­ca hicie­ron daño alguno a Esta­dos Uni­dos, tra­ta­ban de pre­ve­nir e impe­dir los actos terro­ris­tas con­tra nues­tro pue­blo, orga­ni­za­dos por los órga­nos de inte­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­nos que la opi­nión mun­dial sobra­da­men­te conoce.

Nin­guno de los Cin­co Héroes reali­zó sus tareas en bus­ca de aplau­sos, pre­mio o glo­ria. Reci­bie­ron sus hon­ro­sos títu­los por­que no lo bus­ca­ron. Ellos, sus espo­sas, sus padres, sus hijos, sus her­ma­nos, y sus con­ciu­da­da­nos, tene­mos el legí­ti­mo dere­cho a sen­tir­nos orgullosos.

En julio de 1953, cuan­do ata­ca­mos el Mon­ca­da, yo tenía 26 años y mucho menos expe­rien­cia que la que ellos demos­tra­ron. Si esta­ban en Esta­dos Uni­dos no era para hacer daño a ese país, o tomar ven­gan­za por los crí­me­nes que allí se orga­ni­za­ban y abas­te­cían de explo­si­vos con­tra nues­tro país. Tra­tar de impe­dir­los era abso­lu­ta­men­te legítimo.

Lo prin­ci­pal a su lle­ga­da era salu­dar a sus fami­lia­res, ami­gos y al pue­blo, sin des­cui­dar un minu­to la salud y el rigu­ro­so che­queo médico.

Fui feliz duran­te horas ayer. Escu­ché rela­tos mara­vi­llo­sos de heroís­mo del gru­po pre­si­di­do por Gerar­do y secun­da­do por todos, inclui­do el pin­tor y poe­ta, al que cono­cí mien­tras cons­truía una de sus obras en el aeró­dro­mo de San­tia­go de Cuba. ¿Y las espo­sas? ¿Los hijos e hijas? ¿Las her­ma­nas y madres? ¿No los va a reci­bir tam­bién a ellos? ¡Pues tam­bién hay que cele­brar el regre­so y la ale­gría con la familia!

Ayer, en lo inme­dia­to, que­ría inter­cam­biar con los Cin­co Héroes. Duran­te cin­co horas ese fue el tema. Dis­pon­go des­de ayer, afor­tu­na­da­men­te, del tiem­po sufi­cien­te para soli­ci­tar­les que invier­tan una par­te de su inmen­so pres­ti­gio en algo que será suma­men­te útil a nues­tro pueblo.

Fidel Cas­tro Ruz

Mar­zo 1 de 2015

10 y 12 p.m.

Fidel recibe a Los Cinco, 28 de febrero de 2015. Foto: Estudios Revolución

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *