Hablar de “Cin­cuen­ta som­bras de Grey”, es hablar de vio­len­cia de géne­ro- Jova­nia Liza­na Cor­tés

“Lo preo­cu­pan­te del con­te­ni­do de esta pelí­cu­la es el no reco­no­cer los actos abu­si­vos en la diná­mi­ca rela­cio­nal entre un hom­bre y una mujer, y sin ser capa­ces de cues­tio­nar la impo­si­ción (…) ponien­do a la figu­ra de mujer como un obje­to, vali­dan­do la vio­len­cia y repro­du­cién­do los este­reo­ti­pos”.

Des­de hace algún tiem­po, hemos veni­do escu­chan­do sobre la famo­sa nove­la “Cin­cuen­ta Som­bras de Gray” la que hace unos meses fue lle­va­da a los cines, sien­do una de las pelí­cu­las más vis­tas de los últi­mos tiem­pos.

La pelí­cu­la nos mues­tra a un mul­ti­mi­llo­na­rio, gua­po, con­quis­ta­dor, con un amplio repor­to­rio sexual, el que habría teni­do expe­rien­cias sexua­les trau­má­ti­cas en la infan­cia y satis­fa­ce sus deseos sexua­les a tra­vés de jue­gos ero­ti­za­dos bajo la diná­mi­ca amo – sumi­sa. Se ena­mo­ra de una mujer pobre, vir­gen, de 23 años, estu­dian­te y tra­ba­ja­do­ra, con his­to­ria de aban­dono en la infan­cia, que habría sido cria­da por un padras­tro, por­que su madre vivía ya con su cuar­ta pare­ja. Enton­ces me pare­ció una extra­ña pelí­cu­la de amor.

Aho­ra bien, esta intro­duc­ción, ana­li­za­da des­de el enfo­que de géne­ro, nos habla de una pelí­cu­la que tien­de a repro­du­cir los este­reo­ti­pos mas­cu­li­nos y feme­ni­nos enten­di­dos como creen­cias sobre las carac­te­rís­ti­cas de los roles típi­cos que los hom­bres y las muje­res deben tener y desa­rro­llar en una etnia, cul­tu­ra o en una socie­dad mar­can­do una evo­lu­ción dife­ren­te para hom­bres y muje­res y jus­ti­fi­can­do, muchas veces, una dis­cri­mi­na­ción hacia estas últi­mas. Estas dife­ren­cias se tras­for­man en difi­cul­ta­des que den­tro del pro­ce­so de socia­li­za­ción nos sepa­ran de los hom­bres, atri­bu­yen­do más poder a los hom­bres y des­va­lo­ra­ción a las muje­res.

Chris­tian y Anas­ta­sia, per­so­na­jes prin­ci­pa­les del films, son una pare­ja cuya diná­mi­ca rela­cio­nal está basa­da en una rela­ción de poder des­igual entre él y ella, la que podría­mos deno­mi­nar “Vio­len­cia de Géne­ro”. Y lo pode­mos reco­no­cer des­de el ini­cio de la pelí­cu­la, don­de las tác­ti­cas y estra­te­gias de seduc­ción basa­das en el poder y la domi­na­ción de Chris­tian Grey a Anas­ta­sia lla­man la aten­ción: por ejem­plo, duran­te una fies­ta ella se encuen­tra bebien­do con sus ami­gos y él lle­ga a “sal­var­la” sepa­rán­do­la drás­ti­ca­men­te de sus amis­ta­des.

Él la “ama tan­to” que la quie­re pro­te­ger. Chris­tian poco a poco comien­za a con­tro­lar la vida de la pro­ta­go­nis­ta, sepa­rán­do­la de sus ami­gos y fami­lia, ais­lán­do­la social­men­te. Le dice cómo actuar, beber, comer, tipos de anti­con­cep­ti­vos y mani­pu­la sus pla­ce­res sexua­les.

El con­trol como prue­ba de amor

Chris­tian se apa­re­ce en los luga­res menos pen­sa­dos, la cor­ta cuan­do ella habla, no le per­mi­te expre­sar­se, opi­nar, soñar… Se ins­ta­la en su hogar sin su auto­ri­za­ción y ven­de su úni­co medio de tras­por­te, su auto, sin pre­gun­tar­le antes.

La vio­len­cia de géne­ro se refie­re a todo acto que se ejer­ce con­tra la mujer por el hecho de ser­lo y que tie­ne como resul­ta­do posi­ble o real un daño físi­co, sexual, psi­co­ló­gi­co o emo­cio­nal, inclui­das las ame­na­zas, la coer­ción o la pri­va­ción arbi­tra­ria de liber­tad, inde­pen­dien­te que esto se de en el ámbi­to públi­co o pri­va­do.

Esta pelí­cu­la ense­ña a las muje­res que el dolor y la sumi­sión son eró­ti­cos, y a los hom­bres que las muje­res quie­ren un hom­bre que las con­tro­le. Per­pe­túa los están­da­res de abu­so, y sin embar­go se la pre­sen­ta como una his­to­ria román­ti­ca y eró­ti­ca para las muje­res.

Lo preo­cu­pan­te del con­te­ni­do de esta pelí­cu­la es el no reco­no­cer los actos abu­si­vos en la diná­mi­ca rela­cio­nal entre un hom­bre y una mujer. No ser capaz de cues­tio­nar la impo­si­ción, el poder dis­fra­za­do bajo encan­tos seduc­to­res y actos eró­ti­cos mer­can­ti­les. Poner la figu­ra de la mujer como un obje­to, vali­dan­do la vio­len­cia y repro­du­cién­do los este­reo­ti­pos que nos está cos­tan­do siglos decons­truir.

La pro­pues­ta de un “con­tra­to” de Chris­tian a Anas­ta­sia para tener una rela­ción entre ambos es entre par­tes des­igua­les, A pesar de eso ella, sedu­ci­da por la belle­za de Chris­tian, su dine­ro y su con­di­ción de “sal­va­dor” acep­ta sus con­di­cio­nes. Algu­nas cláu­su­las del con­tra­to que mues­tra la pelí­cu­la: Anas­ta­sia debía comer lo que la nutri­cio­nis­ta de Grey indi­que, los anti­con­cep­ti­vos debe­rían ser suge­ri­dos por la gine­có­lo­ga pro­pues­ta por él, no debía con­su­mir alcohol y las rela­cio­nes sexua­les solo serían con él y en el ámbi­to de la sexua­li­dad ejer­ci­da des­de la posi­ción amo – sumi­sa. Estos indi­ca­do­res son un cla­ro ejer­ci­cio de vio­len­cia que refle­ja la asi­me­tría exis­ten­te en las rela­cio­nes de poder entre hom­bres y muje­res. Per­pe­túan la subor­di­na­ción y des­va­lo­ri­za­ción de lo feme­nino fren­te a lo mas­cu­lino.

Duran­te la pelí­cu­la las esce­nas eró­ti­cas mues­tran a Anas­ta­sia como una “mujer obje­to”, pues ella nun­ca tie­ne la posi­bi­li­dad de prac­ti­car sus pro­pias fan­ta­sías sexua­les hacía Chris­tian, ella debe aco­mo­dar­se y ceder a las fan­ta­sías de él. La vio­len­cia y la sexua­li­dad no tie­nen la mis­ma raíz, por­que no son lo mis­mo, en reali­dad son opues­tos, pla­cer y abu­so son viven­cias con­tra­rias, sen­tir­se que­ri­da y sen­tir­se usa­da, sen­tir­se due­ña de sí mis­ma y pro­pie­dad del otro son con­tra­rios, no se debe per­mi­tir que estas sen­sa­cio­nes se mez­clen.

Cada mujer debe bus­car y expe­ri­men­tar lo que desea y que ese pro­ce­so de expe­rien­cia pro­pia le dirá si está bien o mal para ella. Es la pro­pia mujer la que debe des­cu­brir y ele­gir lo que le gus­ta pero a la vez asu­mir la ple­na res­pon­sa­bi­li­dad de los actos a nivel per­so­nal como social. Estos actos eró­ti­cos mer­can­ti­les y la vio­len­cia se rela­cio­nan, pues se ejer­ce una sexua­li­dad sin con­sen­ti­mien­to o con some­ti­mien­to por cau­sas socia­les.

La mer­can­ti­li­za­ción del pla­cer no solo sig­ni­fi­ca ven­der y com­prar, sino deja­ción del pro­ce­so crea­ti­vo per­so­nal. Que está liga­do más bien a los estí­mu­los de los medios de comu­ni­ca­ción, cuyas imá­ge­nes son vio­len­tas, machis­tas, racis­tas y des­truc­ti­vas ligan­do el pla­cer sexual al some­ti­mien­to de la mujer. Esta se pre­sen­ta como sin volun­tad pro­pia cuyo obje­ti­vo debe ser satis­fa­cer deseos de quien la some­te.

Hay que refle­xio­nar sobre los moti­vos del record de ven­ta de las “Som­bras de Grey” y pen­sar qué nos pasa a muje­res y hom­bres al sobre­va­lo­rar estos actos de seduc­ción con indi­ca­do­res tan abu­si­vos, con­tro­la­do­res y mani­pu­la­do­res.

* Femi­nis­ta y Tra­ba­ja­do­ra Social.
elmo​rro​co​tu​do​.cl. Extrac­ta­do por La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *