Des­pia­da­do des­plo­me del oro negro- Omar R. García

En Latinoamérica se activan los movimientos sociales
Los movi­mien­tos socia­les de la región lati­no­ame­ri­ca­na se acti­van en
con­tra de un méto­do noci­vo. (Foto: www​.tarin​ga​.net)

Des­de el ini­cio del segun­do semes­tre de 2014, el pre­cio del petró­leo comen­zó a caer y ha man­te­ni­do una ten­den­ciala baja que aún no ha encon­tra­do piso. El des­plo­me se hizo más nota­ble cuan­do reba­só la barre­ra psi­co­ló­gi­ca de los 70 dóla­res por barril. Diver­sos son los aná­li­sis que han tra­ta­do de expli­car esta situa­ción. Las tesis van des­de una cons­pi­ra­ción orques­ta­da por Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos del gol­fo Pér­si­co con­tra Rusia, IránVene­zue­la, has­ta los que ase­gu­ran que es un vai­vén natu­ral del mercado.

En medio de estas pos­tu­ras extre­mas exis­ten dos hechos obje­ti­vos difí­ci­les de sos­la­yar: el incre­men­to de la pro­duc­ción en Esta­dos Uni­dos (tam­bién en otros paí­ses) y el estan­ca­mien­to de la eco­no­mía mun­dial, espe­cial­men­te de la euro­pea, lo que supo­ne una sobre­sa­tu­ra­ción del mer­ca­do petro­le­ro en un esce­na­rio de reduc­ción de la demanda.

Sin pre­ten­sio­nes de ago­tar el tema, tra­ta­re­mos de abor­dar otras impor­tan­tes cau­sas que, a nues­tro jui­cio, están inci­dien­do de for­ma com­bi­na­da, direc­ta e indi­rec­ta­men­te, en la actual coti­za­ción del oro negro.

Gue­rra de mercados

En noviem­bre, cuan­do el des­cen­so de los pre­cios se ace­le­ró, los miem­bros de la OPEP se reu­nie­ron en Aus­tria para defi­nir una estra­te­gia con­jun­ta ante la preo­cu­pan­te situa­ción. Allí con­fron­ta­ron dos pos­tu­ras: una enca­be­za­da por Vene­zue­la e Irán, que pro­pu­sie­ron redu­cir la pro­duc­ción para defen­der los pre­cios; y otra enca­be­za­da por Ara­bia Sau­di­ta y res­pal­da­da por la mayo­ría de los emi­ra­tos del gol­fo Pér­si­co, que sub­ra­ya­ba la nece­si­dad de man­te­ner el volu­men actual.

¿Por qué Ara­bia Sau­di­ta y otros paí­ses del Orien­te Medio se nega­ron a defen­der los pre­cios? Esta posi­ción pare­ce irra­cio­nal si se cal­cu­lan los miles de millo­nes de dóla­res que dejan de ganar cada vez que el pre­cio de cada barril se redu­ce en un dólar. Sin embar­go, el aná­li­sis no pue­de enca­mi­nar­se por lógi­cas eco­nó­mi­cas pri­ma­rias, sino por rum­bos que nos lle­ven a enten­der los intere­ses geo­eco­nó­mi­cos y geo­po­lí­ti­cos que hay detrás de esta postura.

Ara­bia Sau­di­ta, jun­to con Qatar, Kuwait y los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, ha esta­do obser­van­do con preo­cu­pa­ción cómo Esta­dos Uni­dos y Cana­dá incre­men­tan pau­la­ti­na­men­te sus pro­duc­cio­nes de petró­leo por el méto­do no con­ven­cio­nal cono­ci­do como frac­king. En el caso esta­dou­ni­den­se, la suma de esta con las pro­duc­cio­nes con­ven­cio­na­les sobre­pa­sa los nive­les pro­duc­ti­vos del rei­no wahabita.

Este nove­do­so “bom­beo” con des­tino local redu­ce las impor­ta­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas, espe­cial­men­te las pro­ce­den­tes de Áfri­ca y tam­bién del Orien­te Medio. Con­se­cuen­te­men­te, los pro­duc­to­res afri­ca­nos se han vis­to obli­ga­dos a bus­car nue­vos mer­ca­dos para sus inven­ta­rios y los han encon­tra­do en Asia y Euro­pa, don­de Ara­bia Sau­di­ta está bien posi­cio­na­da y a los que no está dis­pues­ta a renunciar.

La perforación petrolera por fracking supone un serio riesgo ambiental
La per­fo­ra­ción petro­le­ra por frac­king supo­ne un serio riesgo
ambien­tal. (Foto: es​.wiki​pe​dia​.org)

Al mis­mo tiem­po, el mer­ca­do chino ha atraí­do a otros pro­duc­to­res, como Vene­zue­la y Rusia, que han fir­ma­do con el gigan­te asiá­ti­co sen­dos con­tra­tos millo­na­rios para abas­te­cer­lo de cru­do y gas.

Esta recon­fi­gu­ra­ción del mer­ca­do ener­gé­ti­co asiá­ti­co, cata­li­za­do por el frac­king en Esta­dos Uni­dos y el estre­cha­mien­to de las rela­cio­nes ener­gé­ti­cas entre Chi­na, Rusia y Vene­zue­la, con la pre­sen­cia, ade­más, de Irán y otros paí­ses pro­duc­to­res, ha sido deter­mi­nan­te para que Ara­bia Sau­di­ta, en vez de defen­der los pre­cios, haya comen­za­do una lucha por los mercados.

Riad y sus alia­dos del Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo tie­nen a su favor tres ven­ta­jas fun­da­men­ta­les: gran­des reser­vas de hidro­car­bu­ros, bajos cos­tos de pro­duc­ción y gran­des reser­vas de divi­sas, lo que les per­mi­te afron­tar por más de un año bajos pre­cios del petró­leo sin gran­des con­tra­tiem­pos fis­ca­les ni económicos.

Pero el des­plo­me no solo ha teni­do como cau­sas los fac­to­res obje­ti­vos y con­di­cio­na­dos apun­ta­dos. Antes de que los pre­cios lle­ga­ran a los 70 dóla­res por barril se supo de impor­tan­tes des­cuen­tos hechos por Ara­bia Sau­di­ta en sus ven­tas a Esta­dos Uni­dos y diver­sos mer­ca­dos asiá­ti­cos con el fin de for­ta­le­cer o ganar nue­vas cuo­tas de mer­ca­dos, ace­le­ran­do la caí­da en pica­da de las cotizaciones.

Con la reduc­ción de los pre­cios, Ara­bia Sau­di­ta logra­rá hacer incos­tea­ble la pro­duc­ción de petró­leo median­te frac­king. Según espe­cia­lis­tas, esta for­ma de obte­ner cru­do, ade­más de repre­sen­tar un serio peli­gro para el medioam­bien­te, se hace ren­ta­ble con un pre­cio del barril por enci­ma de los 70 dóla­res. Igual­men­te, el des­plo­me de las coti­za­cio­nes fre­na­rá la explo­ta­ción de vie­jos yaci­mien­tos y de aque­llos ubi­ca­dos en aguas pro­fun­das, así como las nue­vas inver­sio­nes, con el con­se­cuen­te impac­to tan­to para las empre­sas pro­duc­to­ras como para los mer­ca­dos financieros.

¿Ses­go geo­po­lí­ti­co o efec­tos colaterales?

Ade­más de luchar por cuo­tas de mer­ca­do no debe­mos olvi­dar que Ara­bia Sau­di­ta man­tie­ne con Irán una vie­ja dispu­ta por la hege­mo­nía regio­nal. Riad no ve con bue­nos ojos los tibios avan­ces de las nego­cia­cio­nes entre Tehe­rán y el 5+1 (Esta­dos Uni­dos, Rei­no Uni­do, Fran­cia, Rusia y Chi­na, más Ale­ma­nia) sobre el pro­gra­ma nuclear ira­ní, ni el ali­vio de las ten­sio­nes ni de las san­cio­nes. De lograr­se un acuer­do, este for­ta­le­ce­ría las posi­cio­nes per­sas en la zona, pues ten­dría menos obs­tácu­los finan­cie­ros para sus expor­ta­cio­nes de petró­leo y gas hacia Euro­pa y Asia. Es por ello que, con esta medi­da de fuer­za petro­le­ra, Ara­bia Sau­di­ta inten­ta poner sus pun­tos sobre las íes en una región cada vez más convulsa.

En el plano glo­bal, la dura opo­si­ción de la Casa Saud al frac­king no debe inter­pre­tar­se como un ges­to filan­tró­pi­co proam­bien­ta­lis­ta, ni como una acción anti­es­ta­dou­ni­den­se. Tan­to en Washing­ton como en Riad todos están cla­ros de que busi­ness are busi­ness. Más allá de los rela­ti­vos impac­tos que la ope­ra­ción sau­di­ta está pro­vo­can­do en peque­ñas y media­nas empre­sas petro­le­ras esta­dou­ni­den­ses dedi­ca­das a esta nue­va moda­li­dad de explo­ta­ción, el grue­so de la eco­no­mía nor­te­ña se verá esti­mu­la­da con la reduc­ción de los pre­cios del petró­leo, lo que redun­da­rá en un alien­to al con­su­mo y en un impul­so a la eco­no­mía doméstica.
Euro­pa es otra que res­pi­ra pro­fun­do con el nue­vo esce­na­rio. En medio de un cre­ci­mien­to estan­ca­do y a las puer­tas del invierno, la reduc­ción de los pre­cios de los com­bus­ti­bles es más que una bue­na noticia.

Y por si fue­ra poco, Bru­se­las y Washing­ton no dejan de fro­tar­se las manos al ver cómo Mos­cú hace mala­ba­res para sor­tear esta esca­ra­mu­za polí­ti­co-eco­nó­mi­ca. Sin duda, Rusia está entre los que salen per­ju­di­ca­dos en esta his­to­ria. Su prin­ci­pal fuen­te de divi­sas está cayen­do en medio de san­cio­nes finan­cie­ras, y las ten­sio­nes con­tra su mone­da no ceden. No obs­tan­te, Mos­cú cuen­ta con mer­ca­dos segu­ros, con unas reser­vas finan­cie­ras robus­tas y con la alian­za chi­na, pues en Bei­jing hay con­cien­cia de la impor­tan­cia de pre­ser­var la esta­bi­li­dad macro­eco­nó­mi­ca de su inmen­so vecino.

Y en Amé­ri­ca Lati­na, Esta­dos Uni­dos esbo­za una leve son­ri­sa, pues todo está salien­do como si lo hubie­ra dise­ña­do. El ate­rri­za­je de los pre­cios del petró­leo está ejer­cien­do sobre la eco­no­mía vene­zo­la­na una tre­men­da pre­sión, en un momen­to en que la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na está some­ti­da a una gue­rra eco­nó­mi­ca sin cuar­tel. Las ganan­cias petro­le­ras en Vene­zue­la repre­sen­tan alre­de­dor de 95 por cien­to de las divi­sas que ingre­san en el país. No obs­tan­te, esa nación cuen­ta con un impor­tan­te poten­cial eco­nó­mi­co y pro­duc­ti­vo no petro­le­ro capaz de equi­li­brar la balan­za a favor del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio que allí se desarrolla.

Ecua­dor es otro país lati­no­ame­ri­cano que ha vis­to con preo­cu­pa­ción la situa­ción actual de los pre­cios. Miem­bro tam­bién del ALBA, a pesar de la reduc­ción en los ingre­sos, ha encon­tra­do con éxi­to palia­ti­vos finan­cie­ros que le per­mi­ti­rán capear el temporal.

En fin, que con tan­tos “efec­tos cola­te­ra­les” favo­ra­bles a los intere­ses esta­dou­ni­den­ses, a muchos nos cues­ta tra­ba­jo creer que no hay un ingre­dien­te nor­te­ño en este ajiaco.

Lo cier­to es que aún no hay evi­den­cias sóli­das y la situa­ción actual se alza como un ejem­plo meto­do­ló­gi­co para apre­ciar la com­ple­ji­dad de las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les actua­les, la fron­do­sa inter­co­ne­xión de los con­flic­tos e intere­ses de todos los acto­res, gran­des, media­nos y peque­ños; la apa­ri­ción de nue­vas mani­fes­ta­cio­nes con­flic­tua­les; y el des­plie­gue de nove­do­sas pro­yec­cio­nes geo­po­lí­ti­cas con sus sub­ya­cen­tes intere­ses eco­nó­mi­cos deter­mi­nan­do el cur­so de los movimientos.

Esta gue­rra por los mer­ca­dos petro­le­ros en pleno siglo XXI, con impre­de­ci­bles con­se­cuen­cias geo­po­lí­ti­cas, se ha con­ver­ti­do en un intere­sen­te botón de mues­tra que reafir­ma la emer­gen­cia de una épo­ca mul­ti­po­lar, que car­ga con­si­go, aún, vie­jos peligros.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *